Manfrotto Pro Light – Para fotógrafos y videógrafos en acción

    Publirreportaje – La firma Manfrotto es conocida principalmente por sus trípodes, sistemas de soportes para iluminación de estudio y accesorios para ambos. Sin embargo, su línea de productos incluye diversas series especialmente completas y cuidadas de bolsos y mochilas para fotografía y videografía que bien vale la pena conocer. Como muestra de ello, vamos a hablar de dos nuestros productos favoritos dentro de la serie Manfrotto Pro Light.

    Un retrato de familia: Manfrotto Pro Light: y no están todos los miembros...
    Un retrato de familia: Manfrotto Pro Light: y no están todos los miembros…

    Antes de entrar en detalle, conviene reflejar el carácter general de la serie Manfrotto Pro Light, desarrollada “para fotógrafos y videógrafos que deban trabajar en localización, en movimiento”.
    Con esa actividad en mente, los equipos Pro Light, tal como su nombre indica, están calculados para soportar una rápida utilización profesional sobre el terreno, con la máxima ligereza y con el más alto nivel de protección interna.

    Sistema CPS de Manfrotto
    Sistema CPS de Manfrotto

    El corazón de cada bolso Pro Light está constituido por el “Camera Protection System” (CPS) de Manfrotto, conformado por una espuma especial “3D” de absorción de impactos para los divisores internos, que van recubiertos de tejido especial antiabrasión.
    Adicionalmente, paneles especiales refuerzan la estructura del conjunto.

    Correas, enganches, hombreras, todo está muy cuidado… hasta el detalle de las «agarraderas» para poder manejar la mochila de forma equilibrada, con las dos manos y que a su vez protegen los cierres.

    Ahora, bien, a todo lo que rodea a ese núcleo, se le ha prestado la máxima atención y desde luego, no solo la cosmética.
    Si los materiales y tejidos empleados son innovadores, detalles tales como ubicación de los bolsillos, tiradores de las cremalleras, soportes para los trípodes, y correas han recibido la máxima consideración por parte de los diseñadores.
    Se ha dedicado especial atención a las correas de cintura, que son ergonómicas y removibles: su diseño proporciona confort y estabilidad, evitando inclinaciones molestas.

    Pero… tal como hemos prometido, vamos a destacar dos de nuestros productos preferidos: las mochilas Manfrotto Minibee-120 PL y la mochila Revolver-PL.

    Manfrotto Minibee-120 PL

    Ahora, que viajar en avión se ha convertido en algo que roza lo surrealista por las normas aeroportuarias, que –parecía difícil– se han endurecido recientemente en lo que respecta al equipaje de mano, resulta muy interesante poder disponer de una mochila “de cabina” que nos permita por un lado pasar los trámites de la forma más ágil posible y por otro –aunque parezca obvio no menos importante– transportar nuestros equipos fotográficos de forma segura y fácilmente accesible a la hora de fotografiar.
    Y con la Manfrotto Minibee-120 PL podemos cumplir con ambos objetivos y además…llevar efectos personales.

    Con la Manfrotto Minibee-120 PL en acción
    Con la Manfrotto Minibee-120 PL en acción

    Naturalmente que la Minibee-120 PL mide solo…lo que tiene que medir: 46,50 x 32 x 28 cm (106,50 cm total), ya que las compañías aéreas permiten un término medio de 55 x 40 x 20 cm. o equivalente de suma (115 cm total). Pero además –a pesar de su alta resistencia– pesa solo 2,08 kg lo que nos deja un nada despreciable margen “de carga” de unos 7,5 kg, o algo más, hasta llegar a los 10 kg, según compañías. (*)
    ¿Y qué podemos «meter» en la Minibee-120 PL desde el punto de vista del equipamiento fotográfico?

    Manfrotto Minibee-120 PL, para «cabina de avión»: la organización interior es cuestión personal

    Pues… dependiendo de los gustos y habilidad de cada persona, una cosa está asegurada, por ejemplo:

    • Una cámara DSLR con un objetivo zoom 70-200 mm
    • Entre 4y 5 objetivos adicionales
    • Un flash
    • Accesorios varios

    Por supuesto, el sistema modular de divisores CPS permite modular el espacio a nuestro gusto y no falta un compartimiento posterior acolchado para portátiles de hasta 13” que permite extraerlo para control fácilmente.

    Manfrotto Minibee-120 PL, para «cabina de avión»: a mano lo más inmediatamente imprescindible

    De forma independiente, un bolsillo organizador ubicado en la parte superior aloja documentos, terminal móvil, pequeños medicamentos, chicles… ¡cada uno su vicio!
    Personalmente, como rara vez llevamos hasta 8 objetivos con nosotros, en parte del espacio llevamos una muda, la que –aún arrugada– en más de una ocasión nos ha permitido guardar una cierta dignidad tras la pérdida de nuestro equipaje de bodega. Si la Minibee te resulta algo pequeña, puedes pensar en la «Bumblebee», pero no ya pensando en llevarla como equipaje de mano.

    Manfrotto Revolver-8 PL

    La mochila fotográfica Revolver-8 PL, con sus dimensiones de 49 x 33 x 25 cm también entra dentro de las normas para “equipaje de cabina” y con sus 1,79 kg es algo más ligera aún que la Minibee-120 PL, pero ofrece características únicas para los fotógrafos que deben fotografiar fundamentalmente sobre la marcha, quizá con poco tiempo para liberarse de la mochila.

    Así, la Revolver-8 PL aparenta ser una mochila normal, con su exterior sobrio de gran acabado, pero el interior es realmente sorprendente, ya que la parte inferior de la mochila es un compartimiento giratorio y de ahí el nombre de “Revolver”.
    De esta forma, podemos –por ejemplo– transportar una cámara DSLR con un zoom 70-200 mm acoplado en la parte superior, incluso si la cámara está dotada de empuñadura, al tiempo que en la parte inferior rotativa podemos llevar hasta cinco objetivos adicionales.

    Manfrotto Revolver-8 PL: un sistema giratorio único
    Manfrotto Revolver-8 PL: un sistema giratorio único

    En la práctica, todo se traduce en que podemos acceder fácilmente en todo momento al contenido completo de la mochila, pero por separado: el compartimiento giratorio nos permite extraer los objetivos adicionales sin tener que abrir la mochila por completo.
    Y por su parte, el compartimiento superior nos permite llevar la cámara preparada, con el objetivo de nuestra elección y extraerla para su uso a través de una tapa específica.

    Por supuesto, que hay un alojamiento acolchado para el portátil y en el caso de la Revolver-8 PL admite aquellos hasta de 15,4 pulgadas de pantalla.
    Tanto la Minibee-120 PL como la Revolver-8 PL, disponen de anclaje para trípode. Adicionalmente, el tejido propio de las mochilas repele el agua y la radiación UV.


    Ahora bien, ambas mochilas son solo una pequeña muestra de lo que puede ofrecer Manfrotto en lo que respecta a bolsos y sistemas de transporte para equipos fotográficos y videográficos en general y la serie Por Light en particular.

    Así, dentro de esta serie Pro Light que nos ocupa, se dispone de una gama para cubrir cualquier necesidad:

    La original disposición interior de los Access Holsters, permite, a pesar de su contenido tamaño llevar una cámara con objetivo acoplado y al menos un objetivo adicional

    Access Holsters: para cuando pensamos llevar con nosotros una cámara con un objetivo acoplado, y quizá un objetivo adicional, con sus pequeños accesorios. Ello es posible, a pesar de su compacidad, por el ingenioso diseño interior.
    En cuatro tamaños distintos, dependiendo del largo del objetivo que pensemos llevar acoplado.

    Otras mochilas Pro Light:

    Manfrotto 3N1 con trípode Manfrotto 190 acoplado
    Manfrotto 3N1 con trípode Manfrotto 190 acoplado

    3N1 Backpacks o “Mochilas Tres en Uno”: además de las Minibee-120 PL y la Revolver-8 PL, mencionadas con detalle, el catálogo de mochilas Por Light incluye dos modelos de las “3N1”, que ofrecen la particularidad de poder transformarse a tres configuraciones de transporte distintas y de ahí su nombre: de mochila a bolso de hombro o a una práctica posición de trabajo frontal.
    Por su parte, la Multipro representa una alternativa profesional muy compacta si no necesitas la funcionalidad 3N1.

    Las tres opciones «3N1» de las «Tres En Uno» de Manfrotto

    De la “Bug Backpack” a las “Telephoto Lens Backpack: si la simpática Bug es la más ligera de las pequeñas mochilas fotográficas, ello no debe despistarnos en cuanto a su capacidad, ya que acepta hasta una DSLR con un 300 mm acoplado, además de hasta cuatro o cinco objetivos adicionales, portátil etc.

    De la pequeña «Bug» a las Telephoto

    Ahora bien, si hablamos de superteleobjetivos, quizá haya que pensar en las mochilas especiales para ese tipo de equipo, y así la TLB-600 PL Backpack permite transportar una DSLR con un 600 mm acoplado… y los accesorios que te atrevas a cargar en su entorno.

    Entre los dos extremos tenemos la mochila  Manfrotto Multipro-120 PL, que es considerada por muchos como «el sueño de un fotógrafo».

    Manfrotto Multipro-120 PL: esta mochila nos deja optar, bien por acceso tradicional frontal a la cámara, bien por acceso lateral y además, un bolsillo lateral colocado estratégicamente permite acceder por separado a un objetivo alternativo preferido o a un flash.
    Algo que encantará a los más viajeros –la Multipro-120 PL es «equipaje de cabina»– es que un compartimiento expandible permite llevar más efectos personales, como ropa ligera de repuesto.

    Con un interior de tratamiento CPS enteramente modulable, la Manfrotto Multipro-120 PL puede albergar –con un peso para la mochila de tan solo 1,87 kg– por ejemplo:

    • Una DSLR con empuñadura y un objetivo hasta 70-200 mm
    • Tres o cuatro objetivos adicionales
    • Un flash y accesorios
    • Un portátil de hasta 13 pulgadas


    Pro Light: Hablando de vídeo y cinematografía

    Video Case CC-193 PL
    Video Case CC-193 PL

    La doble cremallera de acción simultánea, permita una carga y descarga rápida de los equipos de vídeo
    La doble cremallera de acción simultánea, permita una carga y descarga rápida de los equipos de vídeo

    Video Cases: pensadas para equipos profesionales de vídeo, su diseño horizontal se adapta las formas típicas de las videocámaras de ese rango, y facilita la portabilidad de forma equilibrada. El sistema de doble cremallera en paralelo permite una rápida apertura de la tapa y accesibilidad máxima.
    En cuatro tamaños, desde 44 x 24 x 24 cm hasta 70 x 36 x 34 cm, y siempre muy ligeras: desde tan solo 1,08 kg hasta 2,57 kg.

    Mochila para vídeo Manfrotto Pro-V-410 PL

    Mochila para vídeo Manfrotto Pro-V-410 PL, mostrando el valioso contenido de su interior

    Video Backpacks: ¿Quién ha dicho que los videógrafos no tengan que hacer un cierto senderismo, ya sea rural o “urbano”? Por eso, algunos, también para sus equipos de vídeo, preferirán el concepto de mochila.
    Con las mismas ventajas de diseño de las fotográficas, los dos modelos de mochila para vídeo – Pro V-410 PL y Pro V-610 PL– se acomodarán a los equipos más avanzados.

    Y si vuestro equipo “no cabe” en ninguna de esas dos… lo más probable es que sois un auténtico, completo y complejo equipo de rodaje profesional, acompañado de equipo de iluminación, y os van a hacer falta los «Manfrotto Rolling Organizers”.

    Todas las mochilas y bolsos de la serie Manfrotto Pro Light incorporan funda protectora contra la lluvia y el polvo

    (*) easyJet no limita el peso, “con tal de que puedas subir por ti mismo el equipaje al compartimiento”
    Los productos Manfrotto son distribuidos por DiseFoto, S.A.

    Publirreportaje

           

    Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.