X-M1 en la ciudad

    Publirreportaje – Para los que no dispongan de referencias previas sobre ella, el tomar en la mano por primera vez una Fujifilm X-M1 puede representar el inicio de un gran descubrimiento, éste puede llegar por vías paralelas; primero al ir conociendo su imponente dotación tecnológica y después al interactuar con su portable experiencia de uso.

    Ambos caminos son complementarios, pero puede asegurarse que aunque se obviase el primero –algo que en cierta forma sería una lástima– a través del segundo es seguro de que llegaría el convencimiento de que con la X-M1 se está ante un producto distinto, capaz de impactar por la gran calidad de imagen que ofrece…no obstante la experiencia de usuario es algo más que la calidad de imagen.

    La X-M1, aunque está dotada del mismo revolucionario sensor X-Trans en formato APS-C de los modelos Fujifilm X-Pro1 y X-E1, es una cámara muy pequeña, sobre todo si se monta sobre ella el nuevo objetivo compacto de tipo “pancake” Fujinon Super EBC XF 27 mm f/2,8 Aspherical, equivalente a un 41 mm de focal.

    Es de dimensiones tan contenidas que podría pasar por una cámara compacta de alta gama en lugar de por lo que es en realidad: una CSC que se integra plenamente en el sistema “X” de Fujifilm de objetivos intercambiables.

    De hecho, los diseñadores no solo la han hecho ligera, sino que han ubicado todos los controles clave en el lado derecho del cuerpo, pensando en el usuario final  o “target” de este tipo de cámara, versátil y portable.

    A pesar de esa mayor concentración de mandos, la accesibilidad es buena, y el usuario pronto se encontrará manejando con soltura el dial de modos de exposición (PASM) apoyado por un dial específico para la compensación de exposición o selección de parámetros, mucho más intuitivo y rápido de manejar que un acceso secuencial por menú.

    Otro tanto puede decirse de la rueda posterior, que permite seleccionar la abertura de diafragma en aquellos objetivos del sistema “X” que –como es el caso del Fujinon Super EBC XF 27 mm f/2,8 Aspherical– debido a su pequeño tamaño no incorpora aro de aberturas de diafragma.

    Esa misma rueda permite –presionando hacia abajo– ampliar la imagen si se opta por enfocar a mano para algún sujeto crítico. El “focus peaking”, ese resalte visual de perfiles, permite afinar el enfoque bajo esas circunstancias.

    La Fujifilm X-M1 es una cámara muy versátil, tanto para fotografía de calle como para viajes y escapadas a la naturaleza o paisajes urbanos, bajo esas forma de utilización es cuando la pantalla abatible muestra su utilidad… hacia arriba para tomas con punto de vista bajo o hacia abajo o con nuestra mano elevada por encima de una multitud o el borde molesto de una valla.

    Y además, con un poco de habilidad, esa misma pantalla puede mejorar el agarre, el “grip” de la X-M1 para tomas puntuales. Para situaciones de mucha luminosidad ambiente, el ajuste de menú específico que modifica brillo y contraste, hace maravillas.

    Tampoco hay que subestimar en absoluto la utilidad del pequeño flash retráctil. Es cierto que con un captor X-Trans que ofrece una calidad de imagen fuera de lo corriente a ajustes ISO de incluso 3.200 en la mayor parte de las ocasiones no será necesaria esa cierta “intrusión” que representa el flash, pero para rellenos a contraluz resulta muy útil, sobre todo dado que puede compensarse por separado la exposición de luz ambiente y la de flash.

    Respecto a los ajustes en toma, como en otras tantas compañeras de la serie X, se puden ajustar independientemente contraste, nitidez, saturación para los valores JPG en cámara, mientras que en paralelo grabamos esa misma toma en RAW – RAF es la extensión nativo de los archivos «crudos» de Fujifilm.
    Con una portabilidad y peso tan comedidos, se convierte en el perfecto compañero diario, una de las pocas cámaras que con ese tamaño, son capaces de plantar cara a la calidad de las cámaras réflex de segmentos superiores.
    Al heredar toda la tecnología de imagen de la X-Pro1 – actual buque insignia de la compañía – el usuario final tan sólo tiene que preocuparse por lo fundamental, captar aquello que le estimula, sin limitaciones impuestas por la ausencia de luz, contraste excesivo o las posibles pérdidas de nitidez tan habituales en otros equipos destinados al fotógrafo amateur.
    Ciertamente muchas cámaras compactas ofrecen «soluciones macro» con las que poder capturar nuestra realidad más cercana – valga la redundancia – si bien es cierto que estas posiciones se registran en su mayoría con una distorsión geométrica considerable, algo que no ocurre al ensamblar el pequeño y polivalente Fujinon Super EBC XF 27 mm f/2,8 Aspherical, logrando un equilibrio entre calidad y relación de ampliación más digno.
    Por todos estos motivos, la ciudad y sus contextos son por naturaleza el ambiente de la X-M1, una cámara de manejo inmediato y físicamente muy portable…una cámara con la que dejarse llevar entre calles y callejones, sorprenderse por lo que allí acontece y desvela a cada paso.
    Las tomas directas a blanco y negro con opciones de filtro de color para reinterpretar la gama en escala de grises de la escena, desarrollan una amplía muestra de tonos, sin empastar ni quemar las áreas más complicadas.
    De idéntica manera, los filtros digitales de emulación de película fotoquímica harán las delicias de aquellos que aún guardan sus «Velvias» o «Provias» en fundas de poliéster, admirando su belleza y particular estética.
    Cae la noche, la Fujifilm X-M1 con su sensor X-Trans CMOS de 16 megapíxeles saca sus mejores armas, sin el uso del flash, totalmente discreta e invisible, captura las escenas más noctambulas sin pérdida alguna de calidad.
    Incluso, en situaciones límite de contraste o exposición, los archivos finales ya desde sus versiones JPG de cámara gozan de una calidad superlativa, tomas a pulso más allá de los 3200 ISO, con atardeceres espectaculares y cielos infinitos, ricos en sugerentes tonalidades.
    Miles de escenas posibles, donde el usuario podrá expresarse libremente, la Fujifilm X-M1 es la primera cámara CSC Premium para todos los públicos y bolsillos…todo un mundo nuevo de imágenes se abren a tan sólo un «click» de distancia.

           

    Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.