1Ds Mark III: a prueba

 La cámara Canon EOS 1Ds Mark III, con su captor de 24 x 36 mm y 21,1 megapíxeles efectivos, es uno de los más importantes objetos de deseo de los fotógrafos profesionales y aficionados muy exigentes. En DSLR Magazine hemos realizado una prueba técnica a fondo con especial énfasis en el rendimiento del tándem objetivo/captor.

 

De un vistazo

La EOS 1Ds Mark III sustituye a la EOS 1Ds Mark II e incorpora mejoras notables en una cámara que ya lo era de por sí.

El captor CMOS de 24 x 36 mm pasa de 16,7 Mp a 21, 1 Mp efectivos y quizá uno de los aspectos que más poder otorgue a la nueva cámara es el hecho de estar dotada de dos procesadores Digic III, que permite manejar hasta 5 f.p.s, el enorme fuljo de datos de ese captor; hasta 185 Mb/segundo.
Fundamental –parece ser que se comienza a reconocer– la incorporación de un sistema de prevención contra el polvo, si bien no es de tipo supersónico.

Otras mejoras son el procesador a 14 bit (antes 12 bit), los 19 puntos de enfoque en cruz de los 45 totales (antes 7), el sistema de medición vinculado al autoenfoque de 63 zonas (antes 21), el sistema Live-View (antes inexistente), el aumento del visor de 0,76 x (antes 0,7 x), indicación ISO en el visor (antes inexistente), la reducción opcional de ruido para ISO alto (antes inexistente), la estanqueidad mejorada (para la zapata del flash), la durabilidad del obturador hasta 300.000 disparos (antes 200.000) y el puerto USB 2.0 (antes 1.1).

El monitor posterior ha pasado de dos a tres pulgadas, pero sigue en el valor de 230 K, por lo que la resolución relativa ha disminuido, si bien ofrece mejores posibilidades de ajuste del brillo.
Debido al incremento en la densidad de píxeles, el tamaño del mismo sufre, pero solo ligeramente, y así pasa de ser de 7,2 µm en la Mark II a ser de 6,4 µm en la 1Ds Mark III, lo que, dicho sea de paso, no está nada mal. Además, se afirma que se ha mejorado la capacidad de concentración de luz de las microlentes, reduciendo el espacio muerto entre las mismas.



El peso del cuerpo, listo para el uso es ligeramente más bajo: 1.400 gramos frente a 1.500 gramos, gracias a una batería más eficiente.

Filosofía general

En una primera aproximación, la nueva cámara EOS-1Ds Mark III nos resulta muy familiar, y de hecho, la filosofía que guió la creación de la primera EOS-1 “analógica”, la primera del concepto EOS, sigue claramente visible en este último modelo alto de gama de la firma, lo que demuestra lo sólido del concepto.
Quizá la adición de un “joystick”, a pesar de su muy discreta presencia, sea la nota más “rompedora” en  las suaves líneas inspiradas en los diseños originales creados por Luigi Colani para analógica Canon T90.

Pero no estaría de más, dar un pequeño paseo por los mandos, como es nuestra costumbre desde hace ya muchos años.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.