Canon EOS 40D

La cámara Canon EOS 40D, sustituta de la EOS 30D ha quedado un tanto eclipsada en su presentación por la apabullante cifra de 22 megapíxeles ofrecida por la actual “reina” de Canon, la EOS 1Ds Mark III, y sin embargo, con un precio de aproximadamente 1.150 € representa una alternativa interesante a primera vista. En DSLR Magazine ofrecemos la primera prueba técnica independiente de este modelo.


Cámara en mano

En la mano, la Canon EOS 40D genera, en un primer contacto, una agradable sensación de confianza, de aparato sólido y de aspecto eficiente.
Quizá sea la combinación equilibrada entre peso y volumen, sumada a una distribución general de mandos que nos resulta familiar en una EOS: rueda delantera y rueda trasera “a lo EOS-1”, claro dial de mandos a la izquierda e hilera de botones a la derecha…
Es cierto que en una segunda e inmediata inspección esa sensación se diluye un tanto, sobre todo al comprobar el sistema de apertura de la tapa para la tarjeta CompactFlash, un tanto simplista, al igual que el de algunos acabados externos.
Una rápida mirada por el visor nos congratula de nuevo con la sustituta de la 30D: es claro, luminoso y de razonable buen tamaño aparente para tratarse de una cámara dotada de captor APS-C, con su clásico “factor” multiplicador de 1,6 x.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.