Canon EOS-1D Mark IV: Prueba

Canon EOS-1D Mark IV: en la mano
Todos los que estén acostumbrados a utilizar una cámara réflex monocular de alta gama podrían hacer una transición a este nuevo modelo prácticamente “con los ojos cerrados”, pues mandos configuración y menús son muy similares a las “otras” EOS-1D actuales.
Merece una atención especial todo lo concerniente a las nuevas opciones de selección de puntos del también nuevo sistema AF, y desde luego todo lo concerniente a la función de vídeo.
Lo que si necesita una curva de aprendizaje más progresiva es todo lo relacionado con las múltiples funciones configurables y personalizables, que en ocasiones –para parámetros vitales– quedan “enterradas” en submenús.
No es menos cierto, que una vez configuradas, la cámara puede convertirse en una eficiente extensión de la mano y cerebro del fotógrafo, y un ejemplo de ello es poder ajustar rápidamente el valor ISO mediante el dial posterior.

Tanto el cuerpo como los mandos, pulsadores y tapas respiran solidez, y aún a temperaturas bajo cero, la batería nos dio muestras de su gran capacidad a pesar de utilizar la estabilización del objetivo de forma continua. La eficacia de los procesadores también debe poner su granito de arena.

El sistema AF ha respondido en la prueba de campo a la altura de lo prometido por las hojas técnicas de la firma, y así, aún con la focal máxima equivalente a 260 mm y a plena abertura de f/2,8, el enfoque ha sido no solo muy preciso en toda circunstancia, sino veloz y sin titubeos.

En lo que respecta al disparo, es correcto, si bien nos ha parecido notar un tiempo de oscurecimiento del visor un poco más largo de lo deseable: siempre ha sido complicado combinar ese deseable valor con el no menos necesario de una buena amortiguación, durabilidad y repetibilidad.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.