Compartir

Canon renueva uno de sus modelos de acceso más interesantes con esta nueva EOS 200D que hoy ve la luz y que tuvimos ocasión de tocar en directo durante la presentación a la prensa especializada en la sede madrileña de la firma.

Canon EOS 200D
Canon EOS 200D: ligera y cómoda. © Albedo Media

Orientada a un público que busca la sencillez e inmediatez sin renunciar a las prestaciones, el diseño y la conectividad configuran los elementos claves de esta cámara. Aunque más pequeña y manejable que los modelos de cuatro dígitos –que representan la gama básica de Canon– repasando la ficha técnica se comprende que ésta busca un cliente más entendido en fotografía, que ya tomaba fotografías con un teléfono móvil o una cámara compacta, pero busca una réflex para crecer en la afición.

Un tipo de usuario al que, además, le interesa el estilo y el diseño. Por eso, los avances tecnológicos internos vienen vestidos con tres opciones de color: al negro habitual se suman una carcasa completamente blanca y una elegante plateada con toques de símil piel. Estos dos modelos llegan acompañados de un nuevo objetivo 18-55 mm en acabado plateado para mantener la línea de estilo.

 

Canon EOS 200D
La Canon EOS 200D se ofrece en tres combinaciones de color diferentes. © Albedo Media

Efectivamente, esta pequeña EOS entra por los ojos y un numeroso sector del público agradecerá que se alegre el escaparate fotográfico. Durante la presentación se dividían las opiniones entre los partidarios del modelo bicolor y el blanco total, pero nadie dudaba del atractivo de ambos modelos frente a la sobriedad del clásico negro. El material utilizado para la empuñadura, que simula cuero, ofrece un tacto agradable y facilita el agarre.

Igual que sucedía con la EOS 100 D, el tamaño sorprende. Dicen desde Canon que se trata de la réflex con pantalla articulada más pequeña del mercado y, aunque no hemos podido comprobar esta afirmación, ciertamente resulta muy compacta, ligera y manejable. No por pequeña se nos cae de las manos pues la generosa empuñadura ayuda a su sujetarla con firmeza. La pantalla, abatible en todas las direcciones, permite un control táctil; una función cada vez más frecuente en todo tipo de cámaras, derivada del uso extendido de la fotografía con teléfonos móviles pero que muchos fotógrafos no terminan de aceptar como una utilidad realmente práctica.

Lo que sí pudimos comprobar es que el menú ha cambiado también para este 200D –del mismo modo que ya vimos en la EOS 77D o en la EOS 80D– para incluir una práctica guía de funciones que ayudará a quienes se inicien en la fotografía a comprender los conceptos básicos de velocidad, diafragma e ISO. Gracias a esta guía, muchos neófitos podrán entender mediante gráficos la diferencia entre usar un diafragma abierto o uno cerrado o cuando conviene utilizar un tiempo de obturación más largo. Una vez que esto se ha aprendido –o cuando ya se sabe– existe la posibilidad de regresar al menú convencional.

Canon EOS 200D
El menú se puede configurar para que muestre una guía de funciones. © Canon

Entre las novedades técnicas, la incorporación del Dual Píxel CMOS AF, que ya no puede faltar en ningún modelo de Canon, al nuevo sensor APS-C de 24,2 Mpx. Este nuevo sensor, en combinación con el, también nuevo, procesador DIGIC 7 –el mismo que incorpora la también nueva EOS 6D Mark II– permite alcanzar valores ISO de 25.600, llegando a 51.200 forzado. Para acercar la velocidad a este modelo, además del nuevo sistema de enfoque, se ha conseguido aumentar la velocidad de ráfaga a 5 fps –cuando se utiliza el visor óptico–.

Puesto que Canon busca los clientes para esta cámara entre los usuarios de teléfonos móviles y de redes sociales, ha optado por incluir un modo selfie que utiliza un filtro suavizado de piel y reduce la profundidad de campo. No podían faltar tampoco el resto de filtros creativos habituales –cámara de juguete, miniatura, acuarela, etc.– y, además, HDR. Con el mismo fin didáctico que la guía de funciones, una muestra ejemplo del resultado de los filtros puede verse en miniatura en la pantalla antes de ajustarlo.

Canon EOS 200D
La pequeña EOS 200D en nuestra combinación de color favorita sobre el nuevo accesorio protector. © Albedo Media

En una cámara así la conectividad importa, por eso, además de Wi-Fi y NFC, se incluye vinculación por Bluetooth y accesos directos para la publicación de imágenes en algunas de las redes sociales más importantes. Incomprensiblemente, entre estos accesos no encontramos el de Instagram.

Se trata, en definitiva, de una cámara que, aunque pequeña, puede satisfacer a un gran número de usuarios que, o ya saben algo de fotografía, o piensan que van a tener interés en aprender. su tamaño facilitará que no se “olvide” en casa por miedo al peso, pero sus funciones avanzadas –sin olvidar que se trata de una cámara de iniciación– permitirán a sus usuarios ir un paso por delante. El llamativo diseño añade un plus de atractivo.

En el otro extremo de la balanza, el ya conocido afán conservador de Canon que muchos ven como una virtud para garantizar la fidelidad de sus clientes y otros como una falta de imaginación para crear equipos realmente sorprendentes.

Compartir
Fernando Galán
Periodista de carrera, pronto se interesó por la imagen tanto (o más) que por las palabras y empezó a ganarse la vida con la fotografía, después con el diseño gráfico para volver de nuevo a la fotografía. Autor de diversos blogs literarios y fotográficos desde el año 2003, en la actualidad compatibiliza la enseñanza con la profesión y las colaboraciones en este medio.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.