Compartir

A principio de año Canon anunciaba la EOS 77D, un nuevo modelo de su gama de dos dígitos situado ligeramente por debajo de la EOS 80D y que ya pasó por nuestras manos en la CP+ de este año; casi una réplica de la 80D con algunas ausencias para poder rebajar el precio por debajo de la barrera de los 1.000 €.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D © Albedo Media

Efectivamente, si de algo se puede acusar a Canon no será de ausencia de oferta casi personalizada, porque entre las cámaras con nombres de millares, centenas y decenas, surgen dígitos intermedios para cubrir cualquier hueco que pudiera surgir.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D © Albedo Media

El posible usuario puede que encuentre exactamente lo que busca, pero también se quebrará la cabeza intentando averiguar qué le falta o qué le sobra a su objeto de deseo con respecto a ese otro un poquito más caro o más barato. En este caso, nosotros hemos hecho el trabajo por vosotros y hemos repasado las diferencias principales entre el modelo probado el año pasado y este que hoy tenemos entre manos.

Diseño y ergonomía

Empezaremos por el tamaño. Cuando desembalamos la cámara nos sorprendió lo poco que pesaba y su reducido tamaño: casi 200 g más ligera que la 80D y algunos milímetros de menos en las tres dimensiones. Conserva, sin embargo, una generosa empuñadura que facilita su agarre incluso –suponemos– con objetivos grandes –para la presente prueba de campo se ha utilizado unos de los objetivos ofrecidos en kit: el Canon EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM–.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D © Albedo Media

El resto del diseño no presenta ninguna sorpresa: Canon se mantiene fiel –o continuista– a las líneas básicas de toda su gama EOS y los usuarios pueden cambiar de modelo familiarizándose sin ningún esfuerzo con el nuevo. Todo está en su sitio; en el mismo sitio que estaba unos cuantos años atrás.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 59 mm – 1/500 s – f/5 – ISO 100 © Fernando Galán

Como nos encontramos ante un modelo de gama media, estos controles se parecen más a los de la gama alta que a los de la gama baja y así, agrada encontrar detalles como el panel LCD en la parte superior, los botones de ISO y cambio de modo de enfoque junto a esta, el botón AF-ON, o el dial para diafragmas separado.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 35 mm – 1/200 s – f/16 – ISO 100 © Fernando Galán

Se ha ahorrado, sin embargo, en la calidad de construcción y el aspecto general de la cámara, que se asemeja más a sus compañeras de gama baja. También desaparecen del dial de modos los C1 y C2 que encontrábamos en la 80D para que el usuario pudiera personalizar sus funciones preferidas.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 135 mm – 1/400 s – f/8 – ISO 100 © Fernando Galán

Otro detalle que aproxima más la 77D a los modelos de gama inferior lo encontramos en la batería: en vez de ser del tipo LPE6N, habitual en las gamas altas, lleva la LP-E17, más pequeña, ligera y con casi 400 disparos menos de autonomía. Hay que decir, no obstante, que durante la presente prueba de campo, manteniendo las precauciones habituales de economía, resultaron más que suficientes para una jornada “normal” de pruebas para el target de este cámara.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 18 mm – 1/60 s – f/5 – ISO 200 © Fernando Galán

Hablando de manejo, nos parece muy incómodo que el accionamiento del vídeo se encuentre en la misma palanca de encendido de la cámara. Ya nos quejamos de esto mismo cuando probamos la EOS 760D: cada vez que intentamos encender la cámara pasamos directamente a modo vídeo por error. Suponemos que con la práctica que implica el uso habitual, más prolongada que lo que dura una prueba de campo, se aprenderá a coger el tacto exacto para quedarnos en el punto intermedio al que corresponde el ON.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 35 mm – 1/50 s – f/5,6 – ISO 12.800 © Fernando Galán

Nos ha gustado, por el contrario, que disponga de un receptor extra de infrarrojos en la parte posterior para accionar el mando a distancia sin tener que apuntar al frente de la cámara: la primera vez que vemos esta interesante utilidad en una EOS; no sólo de selfies vive el mando a distancia…

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 42 mm – 1/100 s – f/5,6 – ISO 400 © Fernando Galán

Vemos otra opción curiosa en la posibilidad de configurar los menús de la pantalla en modo “estándar” o “guiado”. Resulta llamativa, sin embargo, esta utilidad pensada fundamentalmente para fotógrafos que comienzan, en una cámara catalogada, según el propio fabricante, para “entusiastas”.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 18 mm – 1/15 s – f/5,6 – ISO 6.400 © Fernando Galán

Sin salir del menú encontramos otra diferencia entre la cámara que nos ocupa y la siguiente del catálogo en el escalafón: mientras que aquella dispone de 26 funciones personalizadas, ésta sólo cuenta con 14. Por el contrario, la 77D permite clasificar las fotos escribiendo en los metadatos desde la propia cámara mientras que la 80D, no.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 35 mm – 1/30 s – f/5,6 – ISO 6.400 © Fernando Galán

Esta pantalla, de 3” de tamaño y 1.040.000 píxeles de resolución es táctil y se puede articular en todas las direcciones para trabajar desde cualquier ángulo cuando utilizamos el modo de visión directa. Lleva un revestimiento antisuciedad pero no antirreflectante como la 80D.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D © Albedo Media

El visor se parece más a los modelos de gama baja que a los de gama superior, quedándose en una cobertura del 95 % en vez del 100 % que ya se encuentra en la 80D.

Rendimiento

La EOS 77D utiliza el mismo sensor CMOS de 24,2 Mpx de la 80D actualizando, sin embargo, el procesador al DIGIC 7, gracias a lo cual la gama de ISO nativo disponibles se amplía un paso por encima de aquella, llegando ahora hasta ISO 25.600 –IE 51.200 forzados– con resultados más que aceptables en las altas sensibilidades, como puede apreciarse en las muestras adjuntas.

Ambas comparten sistema de enfoque: 45 puntos en cruz tecnología Dual Pixel AF. En la práctica, obviamente, no se aprecian diferencias de funcionamiento resolviendo ésta tan bien como aquella tanto con sujetos en movimiento como en escenas oscuras, ya que la sensibilidad de visión es de -3EV. En este sentido, la EOS 80D permite realizar microajuste AF para los objetivos que lo necesiten mientras que la 77D, no.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 85 mm – 1/200 s – f/5,6 – ISO 25.600 © Fernando Galán

Nos damos cuenta de que la 80D se ha pensado más específicamente para fotografía de acción que ésta 77D en varios aspectos: un disparo por segundo menos de ráfaga –6 fps en este caso – quizá no se note mucho, pero sí que en ésta el buffer se llena tras un par de ráfagas cuando guardamos los archivos en RAW+JPEG y aquella disponía de mayor capacidad de almacenamiento momentáneo. También la velocidad de obturación máxima se queda en 1/4.000 s mientras que en la 80D llega a 1/8.000 s.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Aunque muchos busquen el “más rápido todavía”, 6 fps resultan más que suficientes para la mayoría de usuarios © Fernando Galán

Siguiendo con el modo de arrastre, encontramos otra diferencia al ver que la 77D no dispone de la opción de disparo silencioso. Sí dispone de intervalómetro programable, igual que la 80, pero en este caso no podemos utilizar el modo Bulb.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135 mm f/3,5-5,6 IS USM a 97 mm – 1/400 s – f/8 – ISO 100 © Fernando Galán

El flash incorporado de la cámara tiene un número guía de 12, como en la mayoría de los modelos similares y se puede compensar la exposición hasta +/- 2 –un paso menos que en la 80D–, sincronizando a 1/200 s –1/250 s en la 80D–.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D. © Albedo Media

En estos tiempos la conectividad se presupone en cualquier modelo que se precie. Por ello no podía faltar en la 77D que une el Bluetooth al Wi-Fi y NFC que ya encontrábamos en la 80D. Mantiene, sin embargo, la conexión USB 2.0.

Canon EOS 77D
Canon EOS 77D. © Albedo Media

La Canon EOS 77D puede grabar vídeo en Full HD hasta 60 fps. Los archivos resultantes se guardan en formato MP4 –la 80D guarda, además archivos MOV–. Tampoco dispone de salida de auriculares para monitorear la grabación de audio aunque sí tiene entrada de micrófono y se puede controlar el volumen de entrada.

Igual que ya veíamos en la 80D, dispone de estabilizador de 5 ejes para la grabación de imágenes en movimiento.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM a 67 mm – 1/60 s – f/5 – ISO 400. © Fernando Galán

Conclusiones

Puesto que durante esta prueba de campo hemos repasado qué le faltaba a la 77D con respecto a la 80D, podría parecer que se trata de una cámara poco capaz. Más bien al contrario; como indicábamos al principio, decidimos usar esa referencia debido a que Canon emplea en su denominación dos dígitos, título que el fabricante utiliza para señalar a su gama media.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM a 50 mm – 1/125 s – f/5 – ISO 1.600. © Fernando Galán

Podríamos haber manejado como parangón la EOS 800D y así la 77 habría dominado. Porque… ¿Qué es la EOS 77 D? Una gama baja crecida o una gama alta venida a menos. Tal vez ambas cosas: un puente entre un segmento y otro.

Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM
Imagen tomada con Canon EOS 77D y EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS USM a 42 mm – 1/20 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Una vez más la clave se puede encontrar en el precio: para reducirlo hay que acortar también prestaciones y aquí Canon ha optado por quitar a la 80D los atributos aparentemente menos importantes y ofrecer una cámara con la esencia de aquella por poco menos de 1.000 €. Si el usuario final no necesita esos “extras”, perfecto, porque esos 300 € de ahorro pueden servir para invertir en óptica.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.