Londres – Después de varios modelos sin espejo que no terminaban de cuajar en el mercado, Canon por fin se ha decidido a escuchar a los usuarios y presentar un modelo capaz de plantar cara a las marcas que llevan varios años fabricando cámaras de ese tipo con demostradas cualidades. La EOS M5 llegará en noviembre a los escaparates con el Dual Pixel CMOS AF y conectividad Bluetooth como principales argumentos.

Canon EOS M5
Buen aspecto el de la Canon EOS M5 que recuerda a las réflex de la marca. © Fernando Galán.

Tanto las anteriores EOS M10 como la más avanzada M3 no dejaban de parecer compromisos por parte de Canon para demostrar que podían fabricar cámaras sin espejo. Sin embargo, sus prestaciones no llegaban a convencer ni a los usuarios de cámaras réflex ni a los aficionados a las compactas de sistema. Mientras, la competencia perfeccionaba el sistema con cámaras que demuestran que en el futuro se verán pocos espejos.

Por ese motivo, Canon adelantó en su sede a un reducido grupo de medios especializados la que será su primera mirrorless capaz de competir, de verdad, con otros modelos asentados. Orientada –en palabras de Canon– a fotógrafos profesionales que buscan un segundo cuerpo más reducido y a aficionados avanzados que no quieren cargar con peso durante sus salidas fotográficas.

Canon EOS M5
Pantalla abatible y diales bien ubicados, incluyendo un nuevo –en Canon– dial de compensación de exposición. © Fernando Galán.

Las intenciones se aprecian al comprobar el aspecto exterior: una réflex que ha encogido al lavarla en caliente: Poco más de 400 g para un cuerpo de policarbonato sin protección contra la intemperie.

Desde la clásica “joroba” que alberga el visor –esta vez electrónico– hasta la empuñadura y la disposición de los mandos… todo recuerda a los modelos más populares del fabricante, pero en mucho más pequeño. Sin embargo, monta elementos ya vistos en otras sin espejo, tales como el dial de compensación de exposición.

A pesar de su reducido tamaño, durante la breve toma de contacto comprobamos que resulta cómoda de manejar gracias a su empuñadura. Al menos con manos no excesivamente grandes pues no hay demasiada distancia entre ésta y el objetivo.

Tamaño reducido y buena ergonomía de la Canon EOS M5. © Fernando Galán

Para demostrar que van en serio, el corazón de esta M5 lo compone el potente procesador Digic 7 que trabaja las imágenes captadas por un sensor CMOS APS-C de 24,2 Mpx con el sistema de enfoque Dual Pixel CMOS AF que incorporan los modelos más recientes de las gamas altas de Canon desde que hiciese su aparición en la EOS 70 D.

Además de 49 puntos de enfoque de posición fija dispuestos en una cuadrícula de 7 x 7 que se pueden escoger directamente desde la cámara, mediante selección manual a través de la pantalla táctil se puede elegir un punto único entre toda la pantalla o entre 1 zona AF de 9 puntos mostrados en retícula de 3 x 3.

Dispone de reconocimiento facial y una sensibilidad de -1EV, así como luz de ayuda mediante LED. Para ayudar al enfoque manual se puede ampliar la zona elegida 5 o 10 aumentos.

Canon EOS M5
Tarjeta y batería se alojan en el mismo compartimento. © Fernando Galán.

El procesador, capaz de manejar catorce veces más información que su predecesor, permite alcanzar una ráfaga de 9 fps cuando se trabaja en modo de enfoque fijo –9 con AF continuo– y gestiona valores ISO hasta 25.600 –sin ampliación en forzado– con un control estricto del ruido similar al que se aplica en la EOS 80D.

Nos encontramos ante la primera cámara sin espejo de Canon que incorpora visor electrónico. Se trata de un OLED de tipo 0,39 con 2,23 Mpx de resolución que ofrece el 100 % de cobertura de visión y una capacidad de refresco de 120 fps. Se ha situado en el centro para ofrecer el deseado aspecto de réflex. Durante la breve toma de contacto realizada pudimos comprobar que ofrece una buena visibilidad.

La EOS M5, monta pantalla táctil de LCD de 3,2” y 1.6 Mpx de resolución. Bascula hacia arriba –85º– y hacia abajo –180º– y permite realizar ajustes mientras se utiliza el visor, tales como la selección del punto de enfoque. Una función interesante que ya ofrecen hace tiempo modelos de otras firmas, y que sin embargo, requerirá algo de práctica para alcanzar los resultados deseados.

Canon EOS M5
Menús y disposición de mandos no resultarán extraños a los usuarios de réflex Canon. © Fernando Galán.

Otro aspecto interesante lo encontramos en la estabilización óptica con objetivos compatibles para la realización de fotografías que, en el caso del vídeo utiliza un sistema de cinco ejes.

Ya que mencionamos el vídeo, efectivamente, la EOS 5M graba vídeo, pero no ofrece posibilidad de grabación en 4K, sino que se queda en Full HD a 60 p. Según los responsables de Canon, el usuario al que va dirigido este producto no necesita esa resolución de 4K ya que aún no está muy extendido entre los reproductores domésticos habituales y, quien lo desee, puede encontrar en el catálogo del mismo fabricante otras cámaras que sí graban en esa resolución.

Por supuesto cuenta con conexión Wi-Fi y NFC aunque la novedad más importante la encontramos en la posibilidad de conectarse a través de Bluetooth tanto con dispositivos móviles como con el ordenador. La batería tiene una duración estimada de unos 300 disparos y no existe la posibilidad de incorporar empuñadura u otro accesorio que permita aumentar la autonomía.

Utiliza la montura para objetivos EF-M que, hasta el momento cuenta con seis referencias, cuatro de distancia focal variable y dos fijas, con distancias focales que van de los 11 a los 200 mm.

Canon EOS M5
La Canon EOS M5 se entregará con el adaptador para poder usar toda la gama de objetivos EF y EF-S. © Fernando Galán.

Sin embargo, puesto que Canon busca a los usuarios de esta M5 entre sus clientes habituales, junto con la cámara se entrega –al menos en la fase de lanzamiento– el adaptador para poder utilizar los objetivos EF ó EF-S. Opción que, pensamos, servirá más para poder aprovechar los objetivos que ya se tienen que como elección de trabajo ya que al colocar estas ópticas la cámara se desproporciona y desequilibra al tiempo que la ergonomía se ve seriamente perjudicada. Al menos esa impresión obtuvimos durante el poco tiempo que pasamos con la pequeña M5 cuando probamos a montar un tele corto EF.

Canon EOS M5
Cuando montamos un objetivo EF –en este caso un 135 mm– se descompensa el equilibrio y se resiente la ergonomía. © Fernando Galán.

Canon EF-M 18-150 mm f/3,5-6,3 IS STM

Junto con la M5, Canon ha presentado hoy un nuevo objetivo especialmente pensado para ella y que se ofrecerá en kit. Se trata de un versátil zoom –estabilizado cuatro pasos– y con el motor STM de enfoque por pasos especialmente pensado para la grabación de vídeo y que empieza a ser habitual en todos los nuevos objetivos del fabricante.

Canon EF-M 18-150 mm f/3,5-6,3 IS STM
Canon EF-M 18-150 mm f/3,5-6,3 IS STM montado sobre la EOS M5. © Canon.

Con un peso acorde a la cámara para la que está pensado –300 g–, su esquema óptico lo componen 17 elementos repartidos en 13 grupos. El diafragma está formado por 7 palas.

Canon EF-M 18-150 mm f/3,5-6,3 IS STM
Canon EF-M 18-150 mm f/3,5-6,3 IS STM. © Canon.

Disponibilidad y precios

Se calcula que esta nueva cámara sin espejo de Canon esté disponible en las tiendas para el mes de noviembre a un precio previsto de unos 1200 € sólo el cuerpo y 1500 € en kit con el nuevo 18-150 mm.

Canon EF 70-300 mm f/4-5,6 IS II USM

En el mismo acto se anunció también la renovación del popular 75-300 que cuenta como principal novedad con un enfoque Nano USM y display LCD en el que se muestran los ajustes seleccionados.

Canon EF 70-300 mm f/4-5,6 IS II USM
Canon EF 70-300 mm f/4-5,6 IS II USM. © Canon.

Pensado para utilizarse tanto con APS-C como con cámaras de sensor 24 x 36 mm, el diseño óptico se ha renovado incluyendo ahora una lente de dispersión ultra baja.

Canon EF 70-300 mm f/4-5,6 IS II USM
Display LCD del Canon EF 70-300 mm f/4-5,6 IS II USM. © Canon

La pantalla de información muestra la distancia de enfoque, la escala de profundidades de campo, la trepidación de la cámara, así como la distancia focal que se está usando, indicando además las equivalencias cuando el objetivo se monta en cámaras con formatos de sensor distintos al 24 x 36 mm.

2 Comentarios

  1. Hola, me gustaría saber que tan necesario es el visor electrónico en estas cámaras. La construcción del cuerpo me atrae más el de la M6 y aunque carezca de visor electrónico, me pregunto si el problema se podría subsanar quizás moviendo el ángulo de la pantalla o por el contrario esta solución no sería factible.

    Estoy valorando la compra de la M6 o la M5 y si es necesario el uso del visor optaría por la M5.

    El uso que daría a esta cámara es, adquiriendo el 18-150, fotografía para viaje en la que quieres ir sin demasiado peso extra. También tengo objetivos de clase L pero eso sería como uso esporádico. Es el tema de uso de viaje en que si quieres hacer videos en exterior donde creo que podría tener los problemas de necesidad de usar el visor, cosa que no sé si se puede subsanar de otra forma.

    De la M5 a la M6 existe mucha diferencia de tamaño real para meter en la maleta? Me refiero a que parece bastante más abultada la M5 que la M6. Yo provengo de una EOS 40D en la que en ocasiones me las he visto complicado meterla con el equipaje de mano con un 24-70 L.

    Un saludo y muchas gracias por su atención.

    • Hola Ruben. La cuestión del visor es más una cuestión de preferencias hoy en día. Muchos fotógrafos acostumbrados a él no pueden prescindir de él, mientras que otros tienen suficiente con la pantalla para este tipo de cámaras. Eso sí, en ciertas situaciones –exteriores soleados–, el visor puede ser de gran ayuda, y si solo dispones de pantalla puede ser complicado subsanarlas. Dicho esto, el tamaño se incrementa, así como el volumen de la cámara, tal como señalas. Sin embargo, si piensas llevar contigo más de un objetivo, esto no tendrá mucha influencia en el volumen/peso total del equipo. Nuestra recomendación sería optar por la más EOS-M6 si pensarás solo llevar un pequeño objetivo estilo ‘pancake’ para disponer del menor peso/tamaño posible si esta es tu prioridad, pero si quieres trabajar con más de una óptica, entonces quizá la opción más idónea sería optar por una EOS-M5, la diferencia global no será tan grande, y además dispondrás del visor. Esperamos haberte ayudado. Un saludo.

Responder a Raphaël Terris Cancelar respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.