Carl Zeiss 24-70 mm f/2,8: test

La Prueba

 El interés despertado por la Sony Alfa 900 parece más que justificado: un captor de 24 x 36 mm y 24,6 megapíxeles –por lo menos muy similar al de la Nikon D3X– en un robusto cuerpo profesional, a menos de la mitad de precio de las ofertas Canon y Nikon equivalentes da que pensar.
Pero en estos formatos se demuestra, día tras día que la óptica es decisiva….

Por esa razón, en DSLR Magazine hemos decidido publicar la primera prueba técnica de la que podríamos considerar la óptica “estándar” a la altura de las circunstancias: el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA.


La Alfa 900, en su configuración sin empuñadura opcional, con el que podemos considerar “su” objetivo zoom estándar.

Introducción

Desde DSLR Magazine, y desde el mismo momento de la presentación del sistema Sony Alfa, siempre nos hemos mostrado saludablemente críticos con el planteamiento original de la firma a la hora de configurar su sistema de ópticas, incorporando bajo el paraguas de su marca, bien diseños muy antiguos originarios la época analógica de Minolta y Konica Minolta, bien diseños más modernos pero de gama media/baja, en algunos casos muy dignos “clones” de ópticas ofrecidas por fabricantes independientes, pero en nuestra opinión, ópticas no idóneas para los altos requerimientos de algunos cuerpos Sony, y especialmente para la muy reciente Alfa 900 y para las anteriores Alfa 700, 350, 300 y 200, por ese orden.
A pesar de las críticas, rechazo y castigo sufrido por DSLR Magazine en relación a ello, resulta que el tiempo nos ha ido dando la razón, y así, Sony va introduciendo paulatinamente ópticas de alta gama Carl Zeiss ZA, y retirando silenciosamente los diseños más obsoletos.

Ahora que se dispone de ópticas a la altura de las circunstancias para la Sony Alfa 900, nos hemos puesto a la complicada tarea de ofrecer datos cuantificables de las ópticas Carl Zeiss ZA disponibles. Entre ellas figuran los Planar T* 85 mm f/1,4 ZA, Sonnar T* 135 mm f/1,8 ZA y Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA (1)
Y esta prueba es la primera de ellas.
Por supuesto que analizaremos también la propia cámara Alfa 900, por ejemplo en lo que respecta al tema que parece ser la obsesión actual general: el ruido.
Pero mientras tanto, no viene mal recordar que en estas cámaras digitales, los resultados que ofrecemos, son del “Sistema objetivo + captor”, no solo del objetivo en si.

Objetivo Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Producción

Carl Zeiss informa en el sentido de que los objetivos Carl Zeiss ZA son desarrollados por los ingenieros ópticos en la planta de Carl Zeiss de Oberkochen, en Alemania. Ello incluye también el desarrollo de todos los sistemas, protocolos  y dispositivos que permitan asegurar el control de calidad.
A partir de ahí, los objetivos son elaborados en una planta de producción de objetivos situada en Japón y elegida conjuntamente por Carl Zeiss y Sony, donde especialistas de la planta de Carl Zeiss en Oberkochen implementan el sistema de control de calidad a través de los muchos sistemas ópticos de medición de la propia Zeiss.
Además, Carl Zeiss realiza auditorías de la producción de forma regular.
La proximidad de esta planta de fabricación de objetivos a las plantas de producción de cámaras SLR digitales de Sony permite asegurar la coordinación de envíos sin riesgo de ruptura de la fluidez de suministros.

Ficha técnica

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Marca: Carl Zeiss
Montura: Sony Alfa (ZA)
Cobertura: 24 x 36 mm
Focales: 24-70 mm
Ángulos de toma: 84º a 34º (diagonal)
Focales equivalentes (“APS-C”): 36-105 mm
Ángulos de toma (“APS-C”): 61º a 23º (diagonal)
Abertura máxima: f/2,8
Abertura mínima: f/22
Diafragma: 9 palas (circular)
Lentes/grupos: 17/13
Lentes aesféricas: 2
Lentes en vidrio ED: 2
Sistema de enfoque: motor ultrasónico “SSM”
Distancia mínima de enfoque: 34 cm
Aumento a esa distancia: 0,25 x
Rosca para filtro: Ø 77 mm x 0,75
Dimensiones: Ø 83 mm x 111 mm
Parasol: en pétalos, metálico, flocado
Peso (fábrica): 955 gramos, sin tapas
Peso (real): 962 gramos, sin tapas
Peso del parasol: 51 gramos
Peso total, con parasol y tapas: 1.050 gramos
Precio aproximado: 1.750 €

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Manejo y tacto

Este objetivo obedece a una estética y tacto netamente “germanos” un poco al estilo de las ópticas Leica-R: sobriedad, limpieza de líneas, solidez. nada de lujos “cromados”… casi se podría decir que carecen de “diseño” sin o fuese porque ese mismo planteamiento es una forma de diseño bastante sofisticada.

Estas dos imágenes nos permiten comparar la extensión física para la focal de 24 mm (mínima) y para la de 70 mm (máxima).
No se trata de un objetivo compacto, pero sus dimensiones resultan muy proporcionadas al cuerpo de la Alfa 900.

Salvo en la base de acoplamiento de la montura, de perfil cónico, el resto del barrilete es enteramente cilíndrico, y ni siquiera los aros de enfoque y control del zoom resaltan del perfil, distinguiéndose solamente por el tacto de la goma. En el manejo, ello requiere un cierto acostumbramiento, a fin de “encontrar” los aros, pero se supera con facilidad.

La llamativa montura ZA es compatible con Konica-Minolta. En este caso, si bien la cámara incorpora el acoplamiento mecánico para el autofoco, el objetivo no lo lleva, el ser de motor ultrasónico…

… y sin embargo, la montura, en el lado del objetivo, tiene previsto el alveolo para permitir cobijar –extendido– el tetón en punta correspondiente al mecanismo de la montura de la cámara: todo muy cuidado.

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Motor de enfoque y selector

Este Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA emplea un motor de enfoque ultrasónico, suponemos que de diseño derivado de los Minolta y Konica-Minolta. Ello supone la ventaja de que disponemos de autoenfoque y corrección de enfoque manual en todo momento.

Además, en el lateral izquierdo del barrilete disponemos de un aro selector AF/MF, que permite conmutar el objetivo estrictamente en modo manual.
En el modo de autoenfoque, si presionamos el pulsador central, podemos retener el ajuste de enfoque por ejemplo para “preenfocar” a un punto por el que ha de pasar un objeto o ser en movimiento, o bien para recomponer.
E cuanto a rapidez, suavidad y silencio de operación el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA hace honor a la buena reputación de los objetivos de diversos fabricantes dotados de motores ultrasónicos.
Por cierto que, apoyado por el discreto iluminador auxiliar de la Sony Alfa 900, el objetivo consigue enfocar sin titubeos en niveles de iluminación… estigios.

El parasol es en robusto metal, y está flocado internamente contra los reflejos.

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Rendimiento

Tener que expandir el eje de valores ligeramente siempre es una buena noticia a la hora de evaluar los resultados de las pruebas de un objetivo, y este es el caso de este objetivo.
A la hora de comparar la altura de las “barras” de rendimiento resulta conveniente hacerlo observando “de reojo” el valor límite del eje vertical.

Resolución a 24 mm de focal
Soberbia resolución en el centro del fotograma, superándose las 70 líneas por milímetro (l/mm) ya a la plena abertura de f/2,8 y alcanzándose las 80 l/mm cerrando solo un punto, a f/4. Este alto rendimiento se mantiene con ligera caída desde 11 a f/22, con nada exagerada merma de contraste para f/16 y f/22 debido a la difracción.
Lo más impresionante de este objetivo para estos valores en el centro del fotograma es la corrección de la aberración cromática que es prácticamente total.

En las esquinas, aunque se aprecia la dificultad de cubrir el famoso “full frame” de 24 x 36 mm, los valores son francamente buenos dada la dificultad de la focal de 24 mm. Aquí se aprecian ciertos niveles de aberración cromática, que se dejan corregir bien desde ACR, y sin intervención, están mejor controlados para las aberturas de f/5,6 a f/11, ambas incluidas.
Unos ciertos niveles de astigmatismo y de aberración esférica son los responsables de que no se alcance el nivel del centro.
En conjunto, unos resultados soberbios, que se dejan ver en las tomas de campo.

Viñeteado a 24 mm de focal
Iluminar con una focal de 24 mm un fotograma de 24 x 36 mm no es tarea fácil, y la ley del coseno acecha junto con la necesidad de ofrecer un objetivo dentro de unos parámetros de peso, volumen y economía (2) aceptables.
Por tanto, a la focal de 24 mm, y con motivos lisos, uniformemente iluminados, podremos apreciar la caída de iluminación hacia las esquinas, y ello en proporciones similares a las observadas en algunos objetivos para otros sistemas “full frame”, como por ejemplo el caso de la EOS 1Ds Mark III.
La recuperación es apreciable ya cerrando un punto, a f/4, y muy apreciable ya a f/5,6, estabilizándose para f/8.
Distorsión: en leve barrilete

Resolución a 35 mm de focal
A esta focal, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA se nos muestra en todo su esplendor de calidad germana: una “tarifa plana” de soberbio rendimiento, casi igualado en centro y esquinas.

Poco más podemos decir que no se extraiga del gráfico, y cerrar de f/2,8 a f/4 solo mejora muy ligeramente las esquinas.
De nuevo, en el centro la aberración cromática es inexistente en el centro, estando muy contenida en las esquinas, con niveles casi inapreciables. A la abertura máxima de f/2,8 el contraste es algo más suave, y también decrece para f/11 a f/22, debido a la difracción.

Viñeteado a 35 mm de focal
El viñeteado a esta focal es ya muy bajo, y se ajusta al inevitable óptico ya a f/5,6, quedando prácticamente compensado desde f/4.
Distorsión: inapreciable

Resolución a 50 mm de focal
En esta focal, “estándar” para el fotograma de 24 x 36 mm, el comportamiento del objetivo, también soberbio, es muy similar al ofrecido a la focal de 35 mm, si bien se experimenta un mejor rendimiento en el centro en general  en particular para f/5,6, en muy ligero detrimento de las esquinas. Ese ligero menor rendimiento se debe a una combinación de astigmatismo y aberración esférica, por ese orden.

En lo que se refiere a la aberración cromática, los rendimientos son tan buenos como a la focal de 35 mm, esto es… muy buenos.
El contraste se mantiene especialmente bien hasta f/16, lo que tiene su lógica, pues los efectos de la difracción son ya menos notables para estas focales (3).

Viñeteado a 50 mm de focal
Poco que objetar al nivel del viñeteado, que es muy similar al observado para la focal de 35 mm. Se deja observar a f/2,8, pasando a quedar controlado para f/4 y f/5,6.
Distorsión: inapreciable

Resolución a 70 mm de focal
A esta focal de “tele medio” pero la más larga de este zoom 3X, el centro aguanta con absoluta gallardía, al tiempo que las esquinas ceden un poco de terreno, si bien de forma “muy plana”, de tal manera que también a esta focal, como a 35 y 50 mm, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA se deja utilizar con total tranquilidad con absoluto desprecio a la abertura de diafragma elegida.

En este caso, la comentada ligera merma de rendimiento en las esquinas se debe más a la aberración de esfericidad, si bien va acompañada del astigmatismo.
La aberración cromática sigue siendo inapreciable en el centro, y controlable por ACR en las esquinas, de nivel algo superior a las focales de 35 y 50 mm.

Viñeteado a 70 mm de focal
A 70 mm el viñeteado sigue una pauta casi calcada del presente en la focal de 50 mm: normal para un fotograma de 24 x 36 mm.
Distorsión: muy leve, en acerico

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Resolución y viñeteado: en conjunto

Con el sistema conjunto del Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA y el captor de 24,6 megapíxeles de la Sony Alfa 900 hemos obtenido los valores más altos de resolución de entre los sistemas digitales probados hasta la fecha (4).
Por un lado, ello habla muy bien del cuidado puesto en el diseño, desarrollo y fabricación del objetivo, y por otro, de la influencia de la resolución de captor en la resolución final de la imagen… si la óptica acompaña.
Parece que, en la Alfa 900, estos dos elementos conjuntados rinden al más alto valor obtenido por nosotros hasta la fecha (en digital).

En lo que respecta al viñeteado, se confirma una vez más –y no debería ser una sorpresa– que iluminar correctamente el “full frame” de 24 x 36 mm en digital es –hoy todavía– una tarea titánica, si se quieren mantener los objetivos dentro de proporciones aceptables para los parámetros de focal y luminosidad dados.

Puesto que en el medio “Web” se tiende a leer con gran rapidez, preferimos aclarar, insistir: no es que el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA  “viñetee” más de lo esperado en una óptica de su clase. Simplemente volvemos a constatar que iluminar bien fotogramas más pequeños que el "full frame" de 24 x 36 mm es más fácil, si bien los objetivos necesarios para ello, pueden resultar tan voluminosos como este mismo Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA o que los EOS EF o Nikkor FX necesarios para el 24 x 36 mm. La óptica de precisión impone sus leyes. Por supuesto que esa caida de iluminación puede levantarse vía firm/software, pero eso lleva parejo el incremento de ruido local.

En conjunto, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA  es un objetivo soberbio, que hace honor a su linaje. Un objetivo a la altura de los requerimientos de la Alfa 900. Un objetivo que tiene un precio respetable, si bien no superior al de otras ópticas equivalentes.

Notas

(1) El Vario-Sonnar T* 16-80 mm f/3,5-4,5 ZA no está disponible en estos momentos
(2) Una solución para una iluminación óptima sería emplear lentes de grandes (enormes) diámetros, pero ello supondría problemas insalvables en los aspectos comentados: se impone un compromiso.
(3) Una regla práctica indica que la difracción hace aparición para valores de abertura de diafragma equivalentes a aproximadamente la focal de un objetivo “dividida por cuatro”. Por ejemplo: 50 mm /4 = aprox. 11. Esto es: la abertura límite antes de difracción sería f/11.
(4) Dentro de los protocolos de prueba actuales, se pueden comparar las resoluciones obtenidas entre sistemas (cámara + objetivo) de distintos formatos.
ACR: Adobe Camera RAW

Presentación de la Sony Alfa 900
Prueba técnica de la Sony Alfa 700
Presentación de la Sony Alfa 700
Prueba técnica de la Sony Alfa 100
Rendimiento de objetivos Nikkor sobre la D3
Rendimiento de objetivos Canon sobre la 1Ds Mark III

Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA

Muestras 


Esta toma, de una situación estrictamente "encontrada", está realizada con un nivel de luz muy bajo, y a plena abertura, enfocando a mano (sobre trípode) en la punta derecha de la bellota.
Puede observarse el bello y armónico bokeh. Haciendo clic sobre la imagen se accede a un JPEG a tamaño completo.


Esta toma, realizada bajo una lluvia intensa a f/2,8, está disparada a 500 ISO. El enfoque es igualmente muy selectivo, pues la combinación de un objetivo de alta calidad incluso a plena abertura y la menor profundidad de campo del formato de 24 x 36 mm nos incita a ese tipo de aproximación.
Haciendo clic sobre la imagen se accede a un JPEG a tamaño completo.

Sobre la Alfa 900, dotada de la empuñadura opcional, el Carl Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/2,8 ZA  parece adoptar proporciones incluso discretas.


Gráficos de aberración cromática

Versión beta

Los gráficos siguientes, se publican por primera vez, y están en versión beta. Por ello, podrían –en un futuro–  ver afectada su forma de representación definitiva.

Se presentan las desviaciones en los ejes Cian/Rojo (C/R) y Amarillo/Azul (Y/B) tanto para el centro como para las esquinas.

En un objetivo ideal, perfecto, sin aberración cromática, serían unas “barras” absolutamente “pegadas” al eje vertical (de hecho inexistentes), algo muy parecido a los valores de los ejes citados para el centro, especialmente para la focal de 50 mm.
Cuanto mayor es el desplazamiento de las barras, mayor es la aberración cromática observada.

No son deseables ni los valores positivos ni los negativos, y ese valor de signo se refiere únicamente al sentido de la corrección necesaria, según los halos de color se encuentren a un lado u otro del punto neutro dentro del elemento de la imagen.

Como todos los gráficos, al principio necesitarán de un poco de esfuerzo para la interpretación, sobre todo hasta que se puedan mostrar gráficos correspondientes a otros objetivos.

Como pueden imaginar nuestros lectores, la adquisición de datos y presentación de estos valores representa un esfuerzo notable, y hemos preferido mostrarlos en esta presentación “beta” antes que esperar más tiempo.

Como bien podrán entender los más familiarizados con el mundo digital y el de las pruebas técnicas en particular, los valores ofrecidos se refieren única y exclusivamente al objetivo en cuestión sobre el captor de la Alfa 900, y ello antes del posible procesado a JPEG por parte del firmware de la cámara.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.