Secuencia dos, plano tres, toma cuatro…¿no era así?… como otros tantos, tras años de pura obsesión fotográfica, de mirar la vida desde la estática, congelándola en pequeños fragmentos entre mis tarjetas de memoria, mis negativos y alguna que otra placa, al final resulta que me va a llamar la antención el vídeo, el movimento y por ende un mundo totalmente nuevo, lleno de experiencias dignas de compartir.

Y es que pese a los muchos detractores que en principio asupiciaban un total hundimiento de los equipos híbridos dentro del terreno fotográfico, todo parece indicar que la captura videográfica se instaló definitivamente, para quedarse, dentro de nuestras cámaras. Son muchos los usuarios que dan el salto a la captura en movimento, como toda práctica, el vídeo marca a veces sus propias reglas y se impone orgulloso ante las manos neófitas de muchos, que tratamos de encajar / resolver, una secuencia desde el punto vista meramente fotográfico, lo que suele dar resultados cuanto menos peculiares.

La omnipresente Panasonic GH2, un equipo híbrido con altas prestaciones
La omnipresente Panasonic GH2, un equipo híbrido con altas prestaciones

Planificación

Esa sería la palabra idónea, el contendor léxico que aglutina buena parte del verdadero sentido y problematica del mundo videográfico, son tantísimas las variables y tan intrínsecamente relacionadas que no nos vendría nada mal poder preveer cada una de esas variables y manejarlas como constantes, limitando el umbral de error considerablemente. Pasamos de un territorio de producción individiual a un sistema de trabajo, mayoritriamente, en equipo, donde debemos escuchar y hacernos entender a partes iguales para que el resultado sea el esperado con el mínimo gasto humano y económico.

Los actores, técnicos de sonido, maquilladores, etc, todos son piezas del mismo puzzle y deben de tener la información bien clara, de la misma manera que nosotros, como directores de escena, debemos antender a cada una de las sugerencias que, siempre desde el cariño, nos trasmite nuestro equipo.

No es por lo tanto descabellado, contar al menos con una guión técnico que describa y desglose cada plano a captar, su duración y tipología ( plano medio, de detalle, picado,etc ) y porque no, si somos algo más mañosos, un pequeó story board, bordaría nuestras buenas intenciones de cara a poder mostrar al equipo y a uno mismo, lo que queremos hacer durante las sesiones de rodaje. Pensemos que en este terreno, casí todo se alquila y ganar tiempo, implica ahorrar fuerzas y dinero, algo que en producción audiovisual nunca sobra.

Ópticas clásicas, rentabilidad HD

Hemos insitido en este punto en otras ocasiones las ópticas clásicas de enfoque manual y sólida construcción, constituyen una soberbia y económica elección para capturar vídeo, atendiendo a su amplio desarrollo helicoidal de enfoque, la perfección y número de palas que conforman el iris de diafragma o el mero regocijo del material, que se impone ante nosotros con una solemnidad pétrea, desde luego, hay que usarlos para empatizar con estas sensaciones.

En terreno Micro Cuatro Tercios, en especial en el sumum híbrido, Panasonic GH2, las opciones pueden ir desde lo operativo hasta lo extravagante, la cantidad de adaptadores es por definición, infinita, así como el número de ópticas clásicas factibles de aclopar mediante tales dispositivos.


Una combinación apasionante…Zeiss Biotar 75mm f1,5 (Exakta)…

De éstas, destacamos todas aquellas que faciliten la narratica fílmica en especial todas las ópticas de diafragma lineal ( sin pasos delimitados físicamente con «clics» ) con las que poder hacer una suave transición de profundidad de campo, sin parones intermedios en su recorrido.


…Aunque esta tampoco se queda lejos, Olympus OM 50 f1,2

En cuestiones de luminosidad, prácticamente todas las ópticas fijas clasicas desarrollan valores bastante óptimos, f 2,8, f 2 e inclusive algún que otros f 1,2, puede formar parte de nuestro equipo sin arruinar nuestros bolsillos.

Por supuesto también es muy ponderable, las escalas visibles de hiperfocal, para realizar de manera consciente los trasfocos oportunos, delimitando o expandiendo de manera exacta la profundidad de campo a tenor de las exigencias del plano.

Menos es más… por supuesto, después de la edición por favor

En esto de la imagen en movimiento, existe cierto «horror vacui» al minutaje escaso, por ello y a tenor de salvarnos siempre las espaldas, la norma prescribe, contra males audiovosiales, grabar siempre considerablemente más metraje del estricatemente necesario, mayor número de planos y más largos, para que luego, en los procesos de edición y montaje, se pueda tener el material necesario para realizar fundidos de manera coherente, cortar e insertar planos de distintas escenas, mezclar tomas, en definitiva, para trasncribir la narrativa oportuna… no obstante, ya hablaremos más adelante de las virtudes o fracasos del montaje y su radical importancia en el proceso.

Algunas de estas primeras experiencias se vuelcan en el siguiente vídeo, el primero de esta serie, que con una narrativa sencilla, expone las virtudes, al menos a nuestro jucio, de uno de los mejores equipos híbridos del momento, Panasonic Lumix GH2 con varias combinaciones ópticas y  diversos modos de captura… señores, pasen y vean.

[vídeo]

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.