Tendríamos que echar la mirada atrás, dado que las publicaciones se amontonan en nuestra «hemeroteca mental», pero quizás este sea el primer artículo que dedicamos en exclusiva a un perfil de imagen JPG directo de una cámara.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_02_AAA
Está claro, no todos podemos ser Paul Strand…y mejor así . Fujifilm X-Pro2, JPG FINE emulación de película Acros

Los llamados modos de color, emuladores de película o perfiles de imagen, siempre han sido un territorio más propio del usuario lúdico/amateur que del profesional. En excepciones –justificadas casi siempre por el contexto– los fotógrafos han podido hacer uso de estos JPG directos de cámara para el envío rápido de material.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_05_AAA
Gama tonal moderada, algo recortada desde los medios tonos hacia abajo. Fuertes artefactos de imagen, debido a una excesiva máscara de enfoque. Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

Tras esta aclaración y conociendo nuestra orientación como medio, muchos de nuestros lectores deben de estar ya algo desorientados, ¿A cuento de qué dedicamos tal atención un mero conversor de JPG directo de cámara?…pues bien, entremos en materia, que el asunto lo merece.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_01_AAA
Dado que el contraste de base es muy alto, si lo usamos a nuestro favor en escenas «planas» podremos separar multitud de tonos. Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

No nos engañemos en asuntos fotográficos también las modas marcan las tendencias de los usuarios y éstos a su vez originan nuevas estrategias que finalmente se imponen en la industria, colándose «hasta la cocina» en otros segmentos, donde se pueden llegar a dar situaciones cuanto menos cómicas.

Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros
Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

De igual manera que el caché de muchos instagramer –a tenor de su influencia mediática– supera en mucho al de consolidados fotógrafos de oficio, esta moda por el sobreprocesado, la máscara de enfoque y los colores saturados, no es nueva.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_07_AAA
Jardines de Hama Rikyu, uno de los pulmones de Tokio. Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

Las típicas y tópicas discusiones sobre las herramientas y las tendencias –que si es mejor analógico/digital, que si Instagram está plagado de horteradas autoescapartistas– son a nuestro juicio todas bastante estériles, la tecnología o las tendencias nunca ha sido por sí solas el fin último, son un medio y como tal tenemos que tratarlas. El error es justamente cuando se entiende lo contrario, sobre todo en ciertos ambientes.

Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros
Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

A modo de coche de cola de la presentación de la nueva Fujifilm X-Pro2 han ido saliendo, cual espumillón de final de fiesta, una serie de análisis y opiniones a nuestro juicio algo desmedidas. En especial sobre este nuevo modo que emula la conocida estupenda –y por otro lado carismática– película Fujifilm Neopan 100 Acros.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_03_AAA
Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

Para los que hemos probado ambas partes –cámara y emulsión– nos resulta quizás un poco más fácil establecer criterio y como siempre, modular las opiniones más extremas (buenas y malas), esa es nuestra responsabilidad.

Fujifilm_X-Pro2_Acros_06_AAA
Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

En el delicado terreno de filtros y últimamente –está de moda– emulaciones fílmicas, no podemos perder nunca de vista que hasta la fecha se configuraban para el gusto del fotógrafo amateur.

Esto en la práctica se conforma en un mayor peso del procesado para aumentar el microcontraste (máscara de enfoque), una mayor saturación de color en los modos que así lo requieran, o toda una suerte de trazas digitales añadidas (viñeteo, dominantes, astigmatismo) que vienen a ensuciar la cuidada imagen digital captada, ello en pos de emular tal o cual soporte «clásico».

Fujifilm_X-Pro2_Acros_09_AAA
Fujifilm X-Pro2, JPG Fine directo, emulación de película Acros

El error desde nuestro punto de vista en este nuevo intento de emular un soporte clásico de referencia como es la película Fujifilm neopan Acros 100 –película que por cierto aún sigue vigente en algunos formatos, no la matemos antes de tiempo, por favor– está más ubicado por las expectativas creadas que por su calidad, que de por sí no es mala si sabemos a qué atenernos.

El contraste es alto, casi astronómico en las zonas de sombras, y así llegado un punto, el empaste convertirá todo gris muy oscuro en negro como por arte de magia.

Por contra, tonos medios hacia arriba la transición es más gradual, tenido igualmente un «empujón» agradable al final en las altas luces.

En el fondo –y no sabemos si es que en este crítico aspecto en la emulación se ha rozado la perfección– se trata de un comportamiento que se parece mucho al de la película Neopan Acros. Nos explicaremos.

Película Fujifilm Acros en distintos formatos
La emulsión Fujfilm Neopan Acros 100 se ofrece –u ofrecía– en distintos formatos. Aquí aparece en formato 120 –rollos sueltos o packs de cinco– en 135-36 y ya lamentablemente extinta, en hojas sueltas precargadas Quikload- La incorporación de la emulación en la X-Pro2 es –en nuestra opinión– un «toque de campana de última vuelta» para esta emulsión. Al tiempo. © Albedo Media, S.L.

En nuestra opinión, en cierto momento, en la firma Fuji –antes de pasar a llamarse Fujifilm– y ante el éxito de las nuevas películas de alta tecnología, de grano tabular, cuya «bandera» más al viento era la emulsión Kodak T-Max 100, se debió de dar la orden a sus ingenieros químicos: ¡hay que desarrollar una película de grano más fino, y de mayor calidad que lo ofrecido por la Kodak-T-Max 100! La cosa no era para menos: Sebastiāo Salgado –en su época buena– no solo usaba Leica, sino que además usaba y publicitaba las películas Kodak T-Max…

El resultado fue la soberbia emulsión Neopan Acros 100, con solo un par de «pequeñas» pegas a nuestro buen entender, basada en nuestra experiencia de unas pocas décadas en el laboratorio: su sensibilidad efectiva, si deseamos conseguir algo de detalle en las sombras, se aproxima más a los 25 ISO que a los 100 ISO. Grano extremadamente fino, alta acutancia, limpieza tonal… pero eso tenlo claro: si la expones a 100 ISO y la revelas según las instrucciones, en lo que respecta al detalle en las sombras…lo tienes muy negro. Y el contraste… nos acordamos de aquello de «walk on the wild side».

No menos risa da pensar que la mítica Kodak Technical Pan fue en su origen una película de alto contraste –de línea que se llamaba en tiempos–, lo del revelador Technidol vino después, así como su fama en la separación de tonos y el uso masivo por todos los amantes de la alta resolución fílmica.

Los que trabajan con la –insistimos– soberbia Neopan Acros, han aprendido a exponerla a índices mucho más conservadores que los de su sensibilidad nominal, y a revelar con combinaciones de tiempos y fórmulas… propias.

Volviendo a la emulación, la textura de grano «digital» podríamos decir que es similar –en su ajuste más bajo, dado que podemos calibrarlo en varios niveles de intensidad– pero claro, tratándose de una emulsión de grano ultra fino tiene su gracia que en digital queramos hacer visible lo que en fotoquímico se lidiaba por hacer tan pequeño que pareciera imperceptible.

En busca de una mal entendida «acutancia» se ha forzado la imagen en términos de máscara de enfoque y si bien sin ampliar aguanta bien, al ver las imágenes al 100% los artefactos derivados de este efecto son visibles.

Una pena que en este alarde de tecnología Fujifilm no recupere el buen criterio respecto a sus JPG directos de cámara, algo que sin duda sí tenía el primer modelo de su gama profesional X-Pro1.

BN directo X-Pro1
Archivo BN, JPG directo de cámara de la Fujifilm X-Pro1, allá por el 2012

En definitiva, sinceramente no vemos a muchos profesionales usando esta emulación para sus proyectos y sí a muchos amateurs entusiastas encantados con la estética que esta emulación Acros digital que nos da la nueva Fujifilm X-Pro2. Estas expectativas son –a nuestro juicio– más justas y reales.

Por supuesto las tomas con la X-Pro2 –una gran cámara– con este ajuste pueden ser de alto interés, al margen de que emulen a tal o cual película…La estética de alto contraste siempre dio buenos resultados en blanco y negro, pero claro, quizás no todos somos Paul Strand, ni falta que hace.

2 Comentarios

  1. Luego de leerlos y ver claramente que no les gusta el Acros de Fuji, pueden publicar o enviarme una foto en byn en donde para ustedes sea una foto correcta en sus gamas de grises comparada con la de Acros?
    Creo que de esa manera me voy a dar cuenta de lo que explican en la nota.

    Muchas gracias

    • Estimado Ale, justo al final del artículo tiene una imagen JPEG de cámara de la X-Pro1 más respetuosa con la gama tonal original de la escena y menos sobrecontrastada. Ese exceso de contraste es justo lo que analizamos en este artículo dedicado a la versión digital –emulación– de la estupenda película monocroma Fujifilm Acros. Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.