Compartir

Niza – Anunciada durante el pasado mes de septiembre en la Photokina 2016, la Fujifilm GXF 50S supone el retorno de la compañía japonesa al formato medio, esta vez en digital. A dos semanas de su lanzamiento definitivo, hemos tenido ocasión de probar las primeras unidades funcionales en un evento especial que la marca ha preparado para la prensa europea en la capital de la Riviera francesa.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
Fujifilm GFX 50S junto con Fujinon GF 63 mm f/2,8 © Albedo Media

Tal como se dio a conocer el pasado 19 de enero –coincidiendo con la presentación de las últimas Fujifilm X-T20 y X100F–, el próximo 23 de febrero saldrá a la venta la GFX 50S, cuyo cuerpo tendrá un precio de partida de 7.000 € y vendrá acompañado de tres ópticas del sistema GF –las Fujinon 63 mm, 32-64 mm y 120 mm–. De especial interés serán algunos de los accesorios que Fujifilm ha diseñado para su sistema de formato medio, como los adaptadores a montura H o el adaptador de cuerpo de cámara de GFX 50S a montante trasero de cámara técnica de placas, para poder emplearla como respaldo digital de las mismas.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
Fujifilm GFX 50S con Fujinon XF 63 mm f/2,8 © Albedo Media

Durante la pasada Photokina ya pudimos realizar, de hecho, una primera toma de contacto con la GFX 50S, donde analizamos en detalle sus características y su diseño, claramente inspirado en las otras cámaras de la Serie X de Fujifilm, lo que la firma ha llamado X-DNA (ADN-X). Ahora completamos nuestro análisis con una prueba de campo donde repasamos los aspectos más destacados de su ergonomía y manejo, además de aportar unas primeras imágenes de prueba a resolución nativa realizadas con la GFX 50S y los tres primeros objetivos Fujinon GF disponibles.

Ergonomía y manejo

Ciertamente, la Fujifilm GFX 50S no es tan compacta como la Hasselblad X1D, ni adopta las líneas estilizadas y minimalistas de esta última. Ambas pueden considerarse las primeras cámaras de sistema de formato medio digital sin espejo. Y si bien la firma sueca ha optado por reducir el tamaño al máximo gracias en parte a la ausencia del espejo réflex que encontramos en otras cámaras de formato medio de “primer precio” tales como la Pentax 645Z, Fujifilm ha preferido optar por un diseño más conservador y, sobre todo, funcional. Los usuarios de las mirrorless de la Serie X se encontrarán como pez en el agua con la GFX 50S, pues encontrarán todo “en su sitio”.

Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 © Albedo Media
La Fujifilm GFX 50S viene equipada con un sensor de Sony de 50 Mpx “personalizado” © Albedo Media

Al igual que las mencionadas Hasselblad X1D y Pentax 645Z, la GFX 50S viene equipada con el conocido sensor de 50 Mpx de Sony –51,4 Mpx para ser exactos–, que sigue la clásica pauta de Bayer RGB –para un sensor de formato medio X-Trans habrá aún que esperar–. Sin embargo, tal como insisten desde Fujifilm, se trata de un sensor personalizado siguiendo el diseño de esta última Firma, con micro-lentes optimizadas para la GFX. Su tamaño, de 32,9 x 43,8 mm, está lejos de los formatos medios que encontramos en las cámaras analógicas de la firma, siendo éste uno de los aspectos más críticos al compararse con las últimas DSLRs 24×36 mm de misma resolución, pero a precios más asequibles.

La Fujifilm GFX 50S no es tan compacta como la X1D de Hasselblad, pero su ergonomía es más convincente © Albedo Media
La Fujifilm GFX 50S no es tan compacta como la X1D de Hasselblad, pero su ergonomía es más convincente © Albedo Media

Sin embargo, ese plus de precio no se justifica solo por esa diferencia de tamaño de sensor, sino por muchos otros aspectos propios del formato medio clásico, entre los cuales destaca su ergonomía y manejo. En este aspecto, remitimos de nuevo a nuestra primera toma de contacto, donde pudimos apreciar el buen hacer de Fujifilm –acumulado durante su exitosa experiencia con la Serie X–, pero aprovechamos para destacar de nuevo el ingenioso sistema de visor electrónico extraíble, que permite tanto aligerar el peso en caso de que utilicemos solo la pantalla, como hacer uso del visor inclinable a nivel del ojo, de la marca, para poder disparar en diferentes posiciones según las preferencias del usuario.

El EVF –tanto el estándar como el inclinable– dispone de un factor de ampliación de 0,85x y tiene una resolución QVGA –1.280 x 960 píxeles–, lo que da un total de 3,69 millones de puntos –3 puntos por píxel–. El resultado es de muy buena factura, y gracias al sistema de ampliación Live View con un factor de hasta 16,7x –equivalente a una ampliación del 200% de la imagen– resulta posible enfocar con suma precisión.

Al hablar del sistema de enfoque, hemos de recordar que la GFX 50S no incluye píxeles de detección de fase en el sensor, por lo que se basa únicamente en el AF por detección de contraste. Pero desde Fujifilm añaden que ello no supone un problema, pues el rápido y potente procesador “X-Processor Pro” incorporado en el cuerpo permite ofrecer una velocidad y precisión del AF de alto rendimiento. En este aspecto, hay que dar la razón a Fujifilm, pues durante nuestras pruebas pudimos, efectivamente, comprobar el buen funcionamiento del autoenfoque, incluso a máximas aberturas de diafragma. Quizá se muestre un poco dubitativo en condiciones de luz muy escasa, pero nada especialmente grave.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
Pese a que la Fujifilm GFX 50S solo dispone de enfoque por contraste, su AF es veloz y preciso en la gran mayoría de las situaciones © Albedo Media

El enfoque también se puede realizar usando la pantalla trasera articulable de la GFX 50S, pues incluye funcionalidad táctil. Esto es especialmente interesante cuando se usa sobre trípode y cuando se quiere enfocar de la manera más discreta y silenciosa posible, pues se evita así tener que presionar botón alguno.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
Fujifilm GFX 50S © Albedo Media

La pantalla trasera no es la única pantalla de la GFX50S. En efecto, el panel superior incluye un confortable y práctico panel LCD monocromo de muy bajo consumo, que durante nuestras pruebas hemos encontrado muy útil y funcional.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
La Fujifilm GFX 50S no dispone de dial específico para la compensación de exposición, pero sí de un botón dedicado que hay que mantener pulsado al mismo tiempo que hacemos girar la ruedecilla trasera © Albedo Media

Las ópticas GF, diseñadas desde cero para este nuevo formato medio digital de Fujifilm –motivo por el que presentan un viñeteado casi inexistente– disponen de bastante espacio en su barrilete, lo que ha permitido acomodar un nuevo modo “C” en el anillo de aberturas de diafragma, aparte del ya conocido modo “A”, que permite controlar las aberturas mediante el otro anillo. Además, gracias a un pulsador dedicado, estas dos posiciones pueden ser bloqueadas para evitar desplazamientos involuntarios del anillo de aberturas. En este aspecto, comentar que su recorrido nos parece demasiado suave, y en más de una ocasión nos hemos encontrado disparando a un valor de diafragma diferente al ajustado inicialmente.

Fujifilm GFX 50S © Albedo Media
Fujifilm GFX 50S © Albedo Media

A continuación, pasamos a mostrar algunas tomas de prueba realizadas con cada uno de los tres objetivos Fujinon disponibles para el sistema GF, haciendo especial hincapié en la óptica de kit, el GF 63 mm f/2,8, equivalente a un 50 mm aproximadamente en paso universal. Tal como nos señalan desde Fujifilm, si bien se trata de unidades de prueba plenamente funcionales, aún puede haber modificaciones de firmware de aquí a su lanzamiento comercial, que corrijan pequeños errores o desajustes de la cámara.

Muestras con Fujinon GF 32-64 mm f/4R LM

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 32-64 mm f/4 a 64 mm – f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 32-64 mm f/4R LM a 64 mm – f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media

Un interior natural, suave y escasamente iluminado –del famoso hotel “Le Negresco” de Niza– representa una buena elección para poner a prueba las capacidades de la nueva cámara sin espejo de formato medio de Fujifilm.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 32-64 mm f/4 a 40,3 mm – f/4 – 1/125 s – ISO 640 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 32-64 mm f/4 a 40,3 mm – f/4 – 1/125 s – ISO 640 © Albedo Media

Muy interesante la versatilidad del zoom Fujinon GF 32-64 mm f/4R LM, equivalente a un 25-50 mm, una gama de focales que no todos los fabricantes incorporan a sus catálogos.

Muestras con Fujinon GF 120 mm f/4 Macro

El Fujinon GF 120 mm f/4 Macro, con su focal equivalente a 95 mm, permite un delicado juego de separación tonal y perspectiva para fotografía de retrato, sobre todo si lo empleamos a su plena apertura de f/4. A aberturas de hasta f/22, será una importante herramienta en otro tipo de fotografía más técnica, merced a su capacidad de enfoque a distancias cortas.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 a f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 Macro a f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media

La focal equivalente a 95 mm del Fujinon GF 120 mm f/4 Macro será bienvenida por parte de los fotógrafos de retrato. Al mismo tiempo, podrá ser utilizada con cierto éxito para fotografía de producto gracias a su favorable distancia mínima de enfoque.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 a f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 Macro a f/4 – 1/60 s – ISO 400 © Albedo Media

Pensamos que los puristas del bokeh no tendrán mucho que objetar a la belleza del ofrecido por las nuevas ópticas Fujinon GF. A veces se ignora el hecho de que –tanto más importante que la abertura circular– lo es el cuidadoso y armonioso control de las aberraciones residuales, que no deberían reducirse a cero.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 a f/4 – 1/250 s – ISO 125 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 120 mm f/4 a f/4 – 1/250 s – ISO 125 © Albedo Media

Muestras con GF 63 mm f/2,8

El Fujinon GF 63 mm f/2,8 –equivalente aproximadamente a 50 mm– vendría a ser el objetivo de kit de base de la Fujifilm GXF 50S.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/3,2 – 1/110 s – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/3,2 – 1/110 s – ISO 100 © Albedo Media

A priori parece que unos cuantos puntos de diferencia de exposición entre luces y sombras no van a “obnubilar” a la nueva GFX 50S. Por su parte, el objetivo estándar de 63 mm ofrece una ya buena capacidad de ofrecernos foco selectivo con bello bokeh, incluso cerrando medio punto respecto a su abertura de f/4, una de las ventajas añadidas de los sensores de formato mayor al 24×36 mm y menores.

No solo las focales más largas permiten un buen control del foco selectivo, también la óptica “estándar” de 63 mm –equivalente aproximadamente al clásico 50 mm– ofrece una buena capacidad de discriminación, con un bello bokeh a su máxima apertura de f/2,8.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/8 – 1/125 s – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/8 – 1/125 s – ISO 100 © Albedo Media

La combinación de sensor de gran tamaño y cuidado firmware nos hacen esperar mucho de esta GFX 50S en lo que se refiere a rango dinámico, algo ya confirmado en otras cámaras de formato medio que incorporan este “chip” de Sony, o una variante anterior del mismo.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/8 – 1/110 s – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/8 – 1/110 s – ISO 100 © Albedo Media

La resistencia al flare –al menos para el Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR– es notable, sobre todo teniendo en cuenta que el valor de abertura de f/8 empleado para la toma, podría aproximarse ya a una zona en la que podrían aparecer efectos que degraden la calidad final.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/4,5 – 1/250 s – ISO 200 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm R WR f/2,8 a f/4,5 – 1/250 s – ISO 200 © Albedo Media

La distorsión del Fujinon GF 63 mm f/2,8 parece bien controlada, al tiempo que la gestión de la gama tonal del sensor de 50 Mpx de la GFX 50S “promete” a pesar de no seguir la tecnología X-Trans que ha hecho famosos los sensores de la gama APS-C de la compañía.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/4 – 1/250 s – ISO 640 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/4 – 1/250 s – ISO 640 © Albedo Media

La playa del “Paseo de los Ingleses” de Niza no es la de más fina arena del mundo… pero está en Niza y eso es un punto y nos sirve para poner a prueba la capacidad de enfoque selectivo de la focal estándar de 63 mm.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/5 – 1/250 s – ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/5 – 1/250 s – ISO 400 © Albedo Media

Pensamos que la delicada paleta de color que ofrecen las ópticas Fujinon en combinación con el firmware de la cámara, es muy coherente con las aplicaciones previstas para la misma.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/5 – 1/250 s – ISO 250 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/5 – 1/250 s – ISO 250 © Albedo Media

Uno de los puntos fuertes de la GFX 50S será sin duda la amplia gama tonal que es capaz de ofrecer su sensor de formato medio: el tamaño sigue importando para según qué aspectos.

Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 a f/4 – 1/600 s – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm GFX 50S y Fujinon GF 63 mm f/2,8 R WR a f/4 – 1/600 s – ISO 100 © Albedo Media

A la espera de someter a semejante tormento al resto de las ópticas Fujinon para la GFX 50S, parece que la resistencia al “flare” –al menos para el Fujinon GF 63 mm f/2,8– va a ser numantina.

Conclusiones

La serie X de Fujifilm va, año tras año, cubriendo los huecos que le quedaban, algunos resueltos ya con excelentes resultados –todas las cámaras de sensor APS-C–, otros se ven representados mediante un salto “creativo” con esta nueva referencia en formato medio digital sin espejo, GFX-50S.

Pudiendo colmar los deseos de captor en formato 24×36 mm demandado durante años por los aficionados y base de toda la rumorología amarillista del sector, la marca optó por un salto hacia delante, ubicando inteligentemente su producto tope de gama entre el elenco de marcas como Hasselblad, Phase One y Pentax.

Quedará por ver cómo asumen los fotógrafos profesionales de este segmento este nuevo equipo, con un precio considerado “de entrada” para formato medio digital. A la espera de pruebas más técnicas y del firmware definitivo, podemos augurar unos resultados a la altura de las circunstancias.

2 Comentarios

  1. Gracias por vuestro reportaje y por la importante labor que desarrolláis.
    Mientras leía el artículo, no podía evitar acordarme de la Sony A7R y su criticado obturador plano focal. Dicho obturador resultaba ser un autentico handicap por la trepidación que podía llegar a producir; llegándome incluso a condicionar aquella compra. En este sentido y por la propia naturaleza de esta cámara, debido a su mayor tamaño de sensor respecto a una A7R, ¿que tal ha sido la experiencia de usuario?.
    Muchas gracias por vuestro tiempo y por vuestro esfuerzo diario.
    Un cordial saludo.

    • Estimado Juanjo, gracias a ti por tus palabras, desde luego la labor diaria se hace más agradable percibiendo reciprocidad “por el otro lado”. Como bien dices el sistema de obturación es primordial –ya lo es en cualquier equipo– sobre todo con estas resoluciones. Respecto a las trepidaciones, en esta GFX 50S, así como en muchos de los últimos equipos probamos superiores a los 30 Mpx vemos ciertas microtrepidaciones en obturaciones que pudieran parecer “seguras” según las reglas clásicas –obturar al mismo valor de focal– pero en la prácticas no lo son tanto.

      Estas indicaciones son ya totalmente anacrónicas por dos motivos que cuestionan desde sus extremos su validez:

      – En caso optimistas y con sistemas estabilizadores mediantes, los tiempos de exposición pueden bajar mucho más de lo recomendado, ahí no podemos decir que Sony detente el mejor sistema y sigue siendo Olympus quien maneja mejor la estabilización en cámara con cinco ejes reales, más sinergias con las ópticas modernas como el nuevo M.Zuiko Digital ED 12-100 mm f/4 IS PRO

      – En el extremo opuesto, los sensores de altísima resolución no se llevan del todo bien por el momento con estos mecanismos de estabilización y son además verdaderos “chivatos” de cualquier microtrepidación que en otro sistema, a falta de resolución, simplemente no veríamos.

      A la conjunción de este ecosistema tenemos que sumar la variable electromecánica del sistema de obturación, como sabes en aras de poder desarrollar objetivos más compactos por un lado –al no disponer de obturador central como otros objetivos para formato medio–, pero también para poder conseguir tiempos de obturación de hasta 1/4000 s. y ofrecer un elenco óptico a un precio más razonable,Fujifilm a elegido un sistema de obturación plano focal.

      Por el momento los resultados a nuestro entender son buenos, pero con alguna toma un poco ausente de nitidez –creemos por causas de microtrepidaciones, solo perceptibles al ampliar– por debajo de 1/60 s . No obstante, tengamos en cuenta que el equipo probado en Niza no es aún final, le falta una pizca de firmware y por ende, será mejor esperar un poco para poderlo analizar a fondo.

      Saludos.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.