La semana pasada, en la anterior prueba de campo de la Fujifilm X-Pro2 insistimos en la necesidad de poder abrir los archivos RAF (acrónimo del archivo RAW de Fujifilm) para poder juzgar realmente su calidad de imagen.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Detalle muy superior a su resolución nominal, propio del captor sin filtro de paso bajo X-Trans CMOS. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/600 s f/5,6 ISO 200.

Para nuestra suerte hace tan solo unos días Adobe lanzaba una actualización de su conocido revelador digital y gestor de imágenes Lightroom. Popular programa con el cual procesamos todos los archivos –siempre con los valores por omisión– para nuestras pruebas de campo y laboratorio.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
En la base de ISO la nitidez es realmente buena, así como la gradación tonal y latitud, incluso en escenas de buscado alto contraste. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/350 s f/6,4, ISO 200.

Pese a las modas imperantes, que cada vez nos gustan menos, de «achicharrar» los JPG directos de cámara con toda suerte de sobreprocesados –máscara de enfoque, saturación, contraste global– a primera vista confirmamos lo que suponíamos. Las versiones RAF (RAW) de Fujifilm de esta X-Pro 2 (unidad final) procesadas con los valores por omisión han dado claramente mejor en todos los parámetros básicos de análisis.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
A diferencia del JPG Fine directo de cámara, la versión RAF de las tomas muestran una nitidez total, sin los artefactos propios de un exceso de máscaras de enfoque. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/600 s f/6,4, ISO 200.

Nitidez

Aunque nos da cierta pena corroborar cómo en este modelo profesional de Fujifilm se ha perdido el buen hacer sobre los JPG directos, paradójicamente algo que en lo que fueron indiscutiblemente buenos en las primeras versiones de las serie X, X100, X-Pro1 y X-E1. Lo venimos comentando desde la segunda versión del X-Trans CMOS y la inclusión de fotocélulas de detección de fase, sea por esa pérdida de superficie, sea por elecciones estéticas sobre el procesado, la gama tonal se vio drásticamente recortada, sobre todo en las zonas de sombras más densas.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Atención la textura y detalle sobre el plano de foco, en la madera con forma felina. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/480 s f/6,4, ISO 200.

La buena noticia, reside en lo que se esconde en la versión RAF de los archivos. Insistimos mucho en este punto con cualquier tipología de sensor que se salga mínimamente de la pauta Bayer que predomina el mercado digital. A estas alturas todos los lectores saben de la peculiaridad y grandes ventaja del captor X-Trans CMOS, así como del muy particular y fundamental procesador de imagen.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Y aquí lo que todos recordamos como «nitidez», sin echar mano de las típicas artimañas digitales, atención al detalle en edificios y personas. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/250 s f/5, ISO 200.

La absoluta nitidez es, desde luego una de las grandes ventajas de todas las cámaras de las serie X, aquí se juntan como decíamos más arriba, dos sabias decisiones; patrón de fotocélulas atípico para una captura de color precisa sin la necesidad de filtro bayer y ante todo un procesado de la imagen muy complejo, que hace que gocemos de una resolución superior a la nominal.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Otra muestra clara de nitidez y latitud. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/210 s f/7,1 ISO 200.

Nosotros, sin ánimo de ponderar discursos de marketing no estamos tan de acuerdo con las manifestaciones de la compañía al respecto, donde anunciaban una resolución equivalente a 30 Mpx para su nuevo captor X-Trans CMOS III de 20 Mpx, lo que sí es cierto –totalmente– es que si sabemos manejar parámetros como la obturación, detalle fundamental para todos estos modelos de alta definición, volveremos a recrear en nuesta cabeza qué es realmente el concepto de nitidez de una imagen, más allá de su resolución nativa medida en millones de píxeles.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Ampliar hasta la fachada estriada del edificio «Nippon Koei», una carta de resolución en mitad de un entorno natural. Cero artefactos, buena nitidez, incluso en las frecuencias más altas. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/480 s f/6,4 ISO 200.

Como ocurre con otras tipologías de sensores sin filtro de paso bajo ni pauta bayer, una captura más pura tipo foveon.

Separación tonal / Latitud

Otro de los puntos fundamentales donde la versión RAW de los captores X-Trans han sido siempre muy solventes, sobre todo la primera y por lo que vemos esta última versión, la separación tonal y la latitud total de la escena.

Contamos de hecho con un margen de reserva de unos dos pasos enteros,  en situación de luces mal balanceadas tendremos que ser mucho más cautos dado que puede haber saturaciones parciales irrecuperables en algunos de los canales rojo, verde o azul. Nada que ver, con lo el drama actual respecto a sus JPG directos, ni en el modo menos contrastado de toma, «emulación de película Ngt.Std» conseguimos recuperar los empastes de las zonas de sombras, dando un contraste de base considerablemente mayor al que tiene la escena.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Imagen de forzado contraste en búsqueda de los límites de separación tonal y latitud del captor de la nueva X-Pro2. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/350 s f/5,6 ISO 200

Sin embargo los archivos RAF (RAW) de esta nueva Fujifilm X-Pro2 han demostrado, desde su valores por omisión y sin editar ni recuperar luces o sombras, manejar una latitud en escena muy óptima. Obteniendo detalle tanto en altas luces y como en zonas de sombra sin empastarse.

Si además contamos con la excepcional reserva en altas luces que tienen estos sensores, casi al límite de las tomas HDR, podemos acreditar una calidad de imagen y reparto tonal en la escena muy elevada.

La recuperación en altas luces sigue siendo tan buena como en la primera X-Pro1, una reserva de imagen cercana a dos pasos de exposición.
La recuperación en altas luces sigue siendo tan buena como en la primera Fujifilm X-Pro1, una reserva de imagen cercana a dos pasos de exposición. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/300 s f/5, ISO 200.

Señal/Ruido

El eterno problema del ruido electrónico que acompaña a la señal digital desde sus inicios fotográficos es sin duda otra variable importante, más aún cuando ésta se representa de manera totalmente diferente en los archivos RAW procesados, respecto a los JPG directo de cámara, como ya adelantamos en nuestra primera prueba de campo.

Recordemos que el ruido electrónico tiene en origen varias naturalezas –ganancia (sensibilidad) / calentamiento de sensor– y a su vez diferentes maneras de representarse –crominancia(falso color) /luminancia (textura)– examinamos algunas de estas variables en el nuevo buque insignia de Fujifilm.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Las imágenes bien expuestas y fáciles de entender en términos cromáticos de color y textura para el procesador han dado un rendimiento señal/ruido excepcional. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 23mm f/1,4 R. 1/160 s f/5, ISO 3200.

Las imágenes captadas en alta sensibilidad, más allá de 1600 ISO pero con una buena exposición y un contexto en escena favorable –colores y texturas fáciles de entender para el procesador, sombras bien expuestas– han dado unos resultados excepcionales, tanto que hemos tenido que revisar varias veces los metadatos de la imagen para corroborar que no no estábamos equivocando de sensibilidad, archivos RAW perfectamente usables a 3200 y 6400 ISO.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
La cosa se empieza a complicar, subexposición parcial, texturas y sutiles gradaciones en búsqueda de los límites de esta Fujifilm X-Pro2. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 35 mm f/2. 1/60 s f/5,6 ISO 10000

Si forzamos un poquito más la máquina y la empezamos a poner en aprietos con escenas en subexposición –parcial o total– y además metemos en la baraja texturas complejas y gradaciones cromáticas, ahí es donde se analiza los límites de un sistema y decimos sistema porque aquí trabajan de manera indisoluble sensor y procesador. Ya sea en cámara o en términos de algoritmos de procesado de terceros, como es el caso, al revelar el archivo RAF de mediante un editor de imágenes comercial.

Decidimos ir al límite de sensibilidad, bajo un entorno totalmente proclive al ruido electrónico, subexposición total y premeditada de la escena, de hecho si analizamos bien los datos de la toma caeremos en la cuenta de la poquísima luz disponible.

Fujifilm X-Pro 2, RAF convertido a JPG con Lightroom CC, valores por omisión.
Ejemplo de toma en subexposición total, importante revisar los metadatos de imagen adjuntos, toma nocturna a pulso al límite de sensibilidad de la X-Pro2. Fujifilm X-Pro2 + Fujinon XF 35 mm f/1,4 R. 1/25 s f/2,8 ISO 12800

Una toma toma nocturna a pulso donde la «sal y pimienta» afloran en la imagen, si bien en algunas partes no es del todo descartable y aún mantiene con dignidad el detalle, nosotros nos quedamos con el paso de sensibilidad anterior, 6400 ISO para escenas complicadas y usar el límite nominal solo en casos donde la escena no aloje problemas de subexposición. Si recordamos pruebas realizadas con la anterior X-Pro1, podemos afirmar que hemos ganado un paso de sensibilidad «real», allí donde marcamos un 3200 ISO como límite para su antecesora y ahora lo hacemos en 6400 en la nueva X-Pro2.

Fujifilm X-Pro2 captura RAW ¿calidad de imagen profesional?

Tras todos estos datos y conocer a fondo la serie X desde sus inicios, allá por el 2010, podemos constatar que en los términos fundamentales de calidad de imagen, nitidez, latitud, relación señal/ruido las imágenes han demostrado estar a la altura de lo esperado.

No podemos olvidar aquí la coherencia entre tamaño de ópticas y su calidad centro-esquina. Estos dos puntos que llegan a ser un drama en el mal llamado «formato completo» –24x36mm–,más aún desde que superamos los 30 Mpx y muchas ópticas pueden literalmente pasar a ser pisapapeles muy originales.

Haciendo alarde de mejoras, recordemos el sistema AF multivitaminado que ahora tiene esta nueva X-Pro2, su rápido encendido y gestión de las imágenes la hacen desde nuestro punto de vista, una cámara ideal para cualquier documentalista o fotógrafo de calle, con una calidad más que suficiente para poder elaborar un trabajo profesional.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.