Compartir

Niza – Después de probar la GFX 50S de formato medio y la compacta premium X100F de Fujifilm, realizamos ahora una breve toma de contacto de la nueva X-T20, que sustituye a la X-T10 en el segmento de las mirrorless de gama media de la compañía.

Fujifilm X-T20 © Albedo Media
La nueva Fujifilm X-T20 incluye un sensor APS-C CMOS X-Trans III de 24 Mpx © Albedo Media

Anunciada el pasado 19 de enero junto con la X100F, la Fujifilm X-T20 es la última incorporación de cámaras sin espejo con objetivo intercambiable de la Serie X de la marca. Con su renovado sensor APS-C CMOS X-Trans III de 24,3 Mpx y su nuevo procesador de imagen X-Processor Pro, la X-T20 podría considerarse como la alternativa asequible de la X-T2, actual buque insignia de la firma, junto con la X-Pro2. Para ello se prescinde de algunas características –como el cuerpo sellado contra la intemperie–, para conseguir un cuerpo más compacto –380 g– y un precio que se sitúa por debajo de la barrera psicológica de los 1.000 € –900 € solo cuerpo–.

Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media
La Fujifilm X-T20 junto con el Fujinon XF 50 mm f/2 R WR utilizado durante la prueba © Albedo Media

Para acompañar la X-T20 durante nuestra prueba, qué mejor que el Fujinon XF 50 mm f/2 R WR, anunciado también a finales del mes pasado. Compacto y ligero –apenas 200 g–, el nuevo objetivo de Fujifilm se suma a las otras dos ópticas fijas premium compactas de la compañía, el Fujinon XF 23 mm f/2 R WR y Fujinon XF 35 mm f/2 R WR. En este caso, hablamos de 75 mm equivalentes –en paso universal–, con una apertura máxima muy favorable de f/2. Además, como el resto de la serie, se trata de una óptica protegida contra la intemperie, aunque esta característica no será de especial utilidad junto con la XT-20.

Ergonomía y manejo

En mano, estamos delante de un conjunto bastante ligero y equilibrado. En menos de 600 g, tenemos una cámara con unas especificaciones muy capaces –seguramente con una mejor relación precio/prestaciones que su hermana mayor X-T2–, a la que sientan muy bien estas compactas ópticas premium Fujinon.

Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media
En menos de 600 g que pesa el conjunto Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR, disponemos de un equipo muy capaz © Albedo Media

A nivel de diseño exterior, encontramos pocos cambios respecto al modelo al que sustituye. Se mantienen los mismos diales así como su disposición, aunque se ha reubicado el botón de función “Fn”, que en la X-T10 estaba en la parte trasera junto a la pantalla y ahora se encuentra en el panel superior, en la posición donde antes estaba el botón rojo de grabación de vídeo. El accionamiento de la función de vídeo ha sido incluido como una posición más en el dial de modos situado a la izquierda en el panel frontal.

Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media
Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media

Otro pequeño cambio es la inclusión del modo “C” en el dial de compensación de exposición, del mismo modo que encontramos en la nueva X100F, pero también en la X-T2. Seleccionando esta posición podemos compensar hasta ±5 EV.

Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media
Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR © Albedo Media

La pantalla trasera abatible de 3″ es ahora táctil, una mejora bienvenida para este segmento. El visor electrónico, de 2,36 millones de puntos, ha incrementado su tasa de refresco, lo que permite una mejor experiencia de uso de este EVF, sobre todo teniendo en cuenta su generoso factor de ampliación de 0,62x.

Durante el escaso tiempo disponible para la toma de contacto pudimos comprobar el buen rendimiento de la nueva óptica, así como el de la X-T20, algo que era de esperar debido a que está equipada con el mismo “corazón” que encontramos en la X-T2, que ya probamos en su momento. No obstante, no tuvimos ocasión de probar su enfoque por seguimiento –que también ha sido mejorado respecto la generación precedente– ni la nueva funcionalidad de vídeo 4K, que deberá esperar a que dispongamos de un entorno de pruebas más favorable.

Muestras

A continuación, mostramos unas cuentas imágenes de prueba a resolución nativa realizadas con la Fujifilm X-T20 y el Fujinon XF 50 mm f/2 R WR.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 1.000 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 1.000 © Albedo Media

A plena abertura f/2, el foco selectivo está garantizado, por su equivalencia focal –en torno a 75 mm para el formato de 35 mm– se presta bien a las composiciones más cerradas, típicas en los objetivos de “retrato” clásico como el 85 mm, mostrando mayor elasticidad con la perspectiva.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 1.250 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 1.250 © Albedo Media

El comportamiento de esta óptica a f/2 es bueno, no exento de ciertas trazas normales para ese valor de apertura máxima y rango de precios. Al estar las dos tomas ligeramente en contraluz, éstas se realzan. La nitidez no alcanza su máximo rendimiento –que se conseguirá cerrando dos puntos–, las diferencias de calidad entre centro y esquina de fotograma muestran aquí su mayor distancia.

No obstante, el rango tonal del sistema resuelve bien la complicada gradación de tonos en la zona de sombra, sin empastar, y mantiene “bajo control” las áreas más brillantes.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/2.000 s – ISO 250 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/2.000 s – ISO 250 © Albedo Media

Si llevamos este contraste al extremo con una toma en clave baja iluminada puntualmente, la nitidez aumenta gracias a la estética elegida –el contraste siempre fue gran amigo de la sensación de nitidez– y la gama tonal vuelve a resolver con solvencia los tonos de piel escogidos como principales en la escena. No olvidemos que estamos ante muestras en JPEG, con cierto sobreprocesado; el rendimiento general bajo un flujo de trabajo RAW será siempre más respetuoso.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/5,6 – 1/180 s – ISO 250 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/5,6 – 1/180 s – ISO 250 (Modo monocromo) © Albedo Media

Bajo este esquema de luz, probamos –a un valor medio de diafragma– el modo monocromo. El diafragma escogido impone una mejora general en toda la imagen; además el propio sistema y modo de imagen desarrollan una buena gradación tonal dentro del conjunto de tonos principales –piel, tela de la butaca, parte del pelo a foco– y un contraste general más bien alto. Adolece, como las demás muestras presentes, de un excesivo procesado en el JPEG directo de cámara.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/4 – 1/60 s – ISO 1.000 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/4 – 1/60 s – ISO 1.000 © Albedo Media

Este sobreprocesado se hace notar más en las imágenes sin foco selectivo y relación de contraste más liviana a valores de sensibilidad ISO altos, mostrando ciertos artefactos de las transiciones tonales y una caída general de la nitidez por culpa de la acción de los reductores de ruido electrónico.

Imagen tomada con Fujifilm X-T2 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 2.000 © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X-T20 y Fujinon XF 50 mm f/2 R WR a f/2 – 1/60 s – ISO 2.000 © Albedo Media

En composiciones más cerradas, el procesador actúa de manera menos agresiva, respetando en ponderación el punto de foco y su gama tonal; sin embargo, la imagen sigue adoleciendo la acción de los algoritmos de reducción de ruido.

Conclusiones

Como podemos observar, aparte de ínfimos cambios en su diseño interior, prácticamente todas las novedades de la Fujifilm X-T20 están en su interior. Nuevo sensor –con un 50% más de resolución–, procesador renovado con mayor potencia de cálculo, algoritmos de AF mejorados, tasa de refresco del visor EVF incrementada… todas ellas mejoras nada desdeñables para una cámara de este segmento de precios, que la sitúan a un nivel de prestaciones similar al de cámaras de más alta gama dentro de la propia compañía.

Si estamos dispuestos a renunciar a ciertos aspectos –protección contra la intemperie, controles suplementarios, etc.– la X-T20 se presenta como una muy buena opción para aquellos usuarios que requieran de un alto nivel en calidad de imagen por debajo de la barrera de los 1.000 €.

Compartir
Raphaël Terris
Ingeniero en telecomunicaciones, especializado en procesado digital de señales y apasionado de la tecnología y la fotografía. Con trece años de experiencia en el campo de las comunicaciones móviles y por satélite, y más de siete años en la docencia universitaria, trabaja actualmente como periodista, divulgador y formador en tecnología y fotografía.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.