La serie X100 de Fujifilm es, seguramente, una de las familias más queridas por sus usuarios, que la compañía mima con cuidado con sus constantes evoluciones, no solo con actualizaciones frecuentes de firmware, sino con la introducción de nuevos modelos que van puliendo estas pequeñas pero potentes cámaras compactas premium de objetivo fijo. La última X100F es la cuarta versión de la serie, que integra importantes cambios en su interior, pero también algunos detalles renovados en su exterior.

La Fujifilm X100F es la cuarta versión de la saga © Albedo Media
La Fujifilm X100F es la cuarta versión de la saga © Albedo Media

Anunciada a principios de año, la Fujifilm X100F es la esperada renovación de la X100T, el hasta ahora buque insignia de las cámaras compactas avanzadas de la firma. Con un estilo inconfundible, la compañía ha mantenido prácticamente invariable la estética de su cuerpo –¿para qué cambiar algo que funciona?–, pero ha recurrido a la última tecnología de sus cámaras de alta gamaX-Pro2 y X-T2– para incorporar en su interior un sensor APS-C X-Trans CMOS III de 24,3 Mpx, así como un renovado procesador de imagen X-Processor.

Pocos cambios estéticos entre la Fujifilm X100F (izquierda) y la Fujifilm X100T (derecha), pero en su interior encontramos importantes actualizaciones © Albedo Media
Pocos cambios estéticos entre la Fujifilm X100F (izquierda) y la Fujifilm X100T (derecha), pero en su interior encontramos importantes actualizaciones © Albedo Media

Ello ha permitido no solo incrementar la resolución en un 50% respecto al modelo precedente, sino dotar a la X100F de un algoritmo de AF más veloz y potente, uno de los aspectos más demandados por sus usuarios. Mejoras que ya tuvimos ocasión de comprobar de primera mano durante nuestra toma de contacto realizada a los pocos días de su presentación oficial.

La Fujifilm X100F incluye una mejora del sistema de AF con 325 en el plano focal © Albedo Media
La Fujifilm X100F incluye una mejora del sistema de AF con 325 en el plano focal © Albedo Media

Ahora, con una unidad final en mano y más tiempo por delante, nos disponemos a analizar más en profundidad las novedades de la Fujifilm X100F, empezando por una comparación de su diseño con el modelo al que sustituye, la X100T.

Ergonomía y manejo

Las diferencias exteriores entre ambos modelos son mínimas. La X100F incluye pequeñas mejoras que marcan la evolución de cada modelo, sinergia entre los avances realizados en las gamas X-T y X-Pro. Así pues, encontramos un nuevo acabado para el anillo de enfoque manual –más grueso–, mejoras de operatividad en los diales superiores, la posibilidad de ajustar la sensibilidad ISO desde el dial de tiempos de obturación, o la incorporación del joystick en el panel trasero, estas dos últimas heredadas directamente de la X-Pro2.

A diferencia de la Fujifilm X100T (abajo), la Fujifilm X100F (arriba) permite ajustar la sensibilidad ISO desde renovado dial de tiempos de obturación © Albedo Media
A diferencia de la Fujifilm X100T (abajo), la Fujifilm X100F (arriba) permite ajustar la sensibilidad ISO desde renovado dial de tiempos de obturación © Albedo Media

También la botonería del panel trasero ha sido revisada, moviendo el botón de accesos directos «Q» convenientemente situado ahora a la altura del pulgar derecho.

La botonería de la Fujifilm X100F (izquierda) ha sido revisada con respecto a la de la Fujifilm X100T (derecha) © Albedo Media
La botonería de la Fujifilm X100F (izquierda) ha sido revisada con respecto a la de la Fujifilm X100T (derecha) © Albedo Media

Ante tal mimetismo entre todas sus versiones, a veces es necesario revisar los grabados y serigrafías de los mandos superiores como indicadores para saber con qué modelo estamos trabajando.

En ocasiones, es más rápido fijarse en la serigrafía del panel superior para distinguir entre ambos modelos © Albedo Media
En ocasiones, es más rápido fijarse en los grabados y serigrafías del panel superior para distinguir entre ambos modelos © Albedo Media

Una importante y bienvenida mejora es el nuevo modelo de batería, un cambio muy necesario debido a las limitaciones de autonomía de los modelos precedentes. Ahora, la X100F usa la referencia NP-W126/NP-W126S, idénticos modelos que los usados en las cámaras de objetivos intercambiables de la serie X-E, X-T y X-Pro. Opción que entendemos además interesante para la marca –por cuestiones de economía de escala– y para los usuarios de diferentes modelos de la serie X, al poder compartir uno de sus accesorios principales, baterías y cargador, entre todos los equipos.

La Fujifilm X100F utiliza ahora idénticas baterías que sus hermanos mayores (X-E, X-Pro y X-T) © Albedo Media
La Fujifilm X100F utiliza ahora idénticas baterías que sus hermanos mayores (X-E, X-Pro y X-T) © Albedo Media

Muestras

Siendo el rendimiento de su óptica –Fujinon Aspherical Super EBC 23 mm f/2– ampliamente conocido, recordemos que la Fujifilm X100 original se presentó en el sector en la Photokina 2010, pasamos a destacar los cambios de calidad final más notables en esta nueva y cuarta versión –X100F– tras la incorporación de su última versión de captor APS-C X-Trans CMOS III de 24,3 Mpx y procesador de imagen X-Processor.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/1500 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/1500 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

Como venimos contando en todas los últimos modelos que Fujifilm presenta dentro de su serie X, incluso en el más reciente modelo de su serie de formato medio digital GFX, los JPEG directos de cámara nos parecen algo sobreprocesados, especialmente en términos de contraste –local y global– así como algo subidos en saturación.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/280 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/280 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

No obstante, los resultados son exponencialmente mejores si disparamos en formato RAW. Aquí es cuando a nuestro juicio podremos exprimir de mejor manera todas las bondades de este nuevo modelo y su clara sinergia entre óptica, nuevo captor y procesador, excelente para un tamaño de captor APS-C. Idénticas conclusiones a las que llegamos en su momento con X-Pro2, con la que comparte el renovado conjunto de sensor y procesador, según la cadena lógica de implantación de evoluciones entre series a la que Fujifilm nos tiene acostumbrados.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/280 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/150 s – ISO 200 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/280 s – ISO 200 (Conversión RAW) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/4 – 1/280 s – ISO 200 (Conversión de RAW) © Albedo Media

Bajo el formato RAW, una mayor latitud hace que podamos resolver sin problemas situaciones de alto contraste, mostrando más detalle tanto en altas luces como en zonas de sombras; especialmente en estas es donde notaremos una clara diferencia respecto al JPEG directo de cámara.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/5,6 – 1/210 s – ISO 200 (Conversión RAW) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/5,6 – 1/210 s – ISO 200 (Conversión de RAW) © Albedo Media

En busca de posibles limitaciones ópticas –recordemos que desde su primer modelo monta la «veterana» Fujinon 23 mm f/2– bajo un captor más exigente, nada mejor que analizar al 100% las muestras publicadas. Tras ello, constatamos que la calidad centro-esquina es bastante estable, sobre todo pasada la frontera de máxima abertura.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/3,2 – 1/60 s – ISO 6400 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/3,2 – 1/60 s – ISO 6.400 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

Los resultados a altas sensibilidades son bastante buenos en los JPEG directos, quizá algo sobreprocesados en contraste, haciendo que se empasten ligeramente las sombras, como ya hemos comentado. En formato RAW los resultados son excelentes.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/3,2 – 1/60 s – ISO 6400 (Conversión de RAW) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/3,2 – 1/60 s – ISO 6.400 (Conversión de RAW) © Albedo Media

Sin duda, la Fujifilm X100F es una de las mejores opciones como cámara de calle –lo que ahora viene llamándose street photography– debido a su solvencia en estas altas sensibilidades, tamaño final y operatividad.

Comparativa JPGE directo vs RAW (conversión realizada con ajustes por omisión por la última versión de Lightroom disponible)
Comparativa JPEG directo vs RAW (conversión realizada con ajustes por omisión por la última versión de Lightroom disponible)

Las tomas a ISO 6.400 son, de hecho, totalmente operativas, con un ruido electrónico armonioso, que no estorba. No se constatan tampoco problemas de desviación cromática y su calidad es más que suficiente para trabajar de manera profesional a cualquier nivel.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/2,8 – 1/20 s – ISO 6400 (JPGE directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/2,8 – 1/20 s – ISO 6.400 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

Por supuesto, a estas sensibilidades, se puede jugar con los modos de emulación de película –como por ejemplo el modo en blanco y negro ACROS– que permiten conseguir instantáneas de «cierto efectismo». Para nuestro gusto un tanto alejadas del original que pretende emular, pero sin duda llamativas.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/2 – 1/20 s – ISO 6.400 (emulación de película ACROS) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/2 – 1/20 s – ISO 6.400 (emulación de película ACROS) © Albedo Media

La respuesta de sistema de AF es muy favorable en ambientes con poca luz. Incluso con la luz de ayuda de AF desactivada –para pasar aún más desapercibidos–, los resultados en velocidad y precisión son muy satisfactorios.

Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/5 – 1/25 s – ISO 4000 (JPGE directo de cámara) © Albedo Media
Imagen tomada con Fujifilm X100F a f/5 – 1/25 s – ISO 4.000 (JPEG directo de cámara) © Albedo Media

Conclusiones

Sin lugar a dudas, Fujifilm parece haber hecho bien su trabajo con esta cuarta versión de la saga X100, incorporando el potente conjunto de sensor y procesador de los modelos de alta gama en su interior, y realizando pequeños pero reflexionados cambios exteriores que mejoran su ergonomía. Al mismo tiempo, se mantienen intactas aquellas características que la definen –como su visor híbrido y su compacta óptica de 35 mm equivalentes–, aspectos que para Fujifilm son claves y definen el carácter de la familia X100, tal como nos contaban recientemente sus responsables durante nuestra entrevista en la pasada CP+ 2017.

No obstante, aún siendo este esquema totalmente válido y muy operativo para el modelo que nos ocupa –los resultados generales con la X100F han sido muy satisfactorios– intuimos ya cierto límite en su rendimiento óptico de cara a la próxima renovación de la saga. Alguna que otra aberración residual en las esquinas, nos lleva a pensar que siguiendo la estela evolutiva de este modelo, quizás para su quinta entrega toque ya renovar su óptica fija para poder mantener este idóneo balance entre óptica, captor y procesador.

Fujifilm X100F (izquierda) vs Fujifilm X100T (derecha) © Albedo Media
Fujifilm X100F (izquierda) vs Fujifilm X100T (derecha) © Albedo Media

Estamos, pues, delante de una cámara muy bien acabada, con un posicionamiento muy claro, y que no defraudará a sus usuarios. Por supuesto, si su tamaño es reducido, no lo es tanto su precio, a la vez que no existen muchas alternativas que pueden competir de tú a tú con la X100F. Pero, para los actuales poseedores de la X100T, ¿justifican estas nuevas mejoras su renovación? A esta y otras preguntas intentaremos responder en breve en una futura prueba más técnica en la que comparemos el rendimiento de sus captores.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.