Fujinon XF 16 mm f/1,4 R WR – Prueba de campo

/Uno de los objetivos más esperados para el sistema X de Fujifilm, el angular luminoso “todo terreno” Fujinon XF 16 mm f/1,4 R WR, ha llegado a los escaparates y con ese motivo nos lanzamos a probarlo sobre su compañera natural, la X-T1 que, justo estos días, estrena firmware 4.0.

/Fujifilm X-T1 con el Fujinon XF 16
La presente prueba de campo se realizó montando el Fujinon XF 16 sobre la Fujifilm X-T1, perfecta compañera de este objetivo sellado. © Albedo Media, S.L.

Se trata de una óptica que, sobre el papel, ya resulta muy atractiva. Pese a la «comodidad» de una óptica Zoom, pasear por el campo con un gran angular fijo recupera el placer de tomar fotografías, moviéndonos en torno al sujeto para conseguir el mejor encuadre. Si añadimos que podemos abrir diafragma hasta f/1.4 se anuncian muchas alegrías.

/Fujifilm X-T1 con el Fujinon XF16
Perfecto equilibrio de pesos y tamaños entre el Fujinon XF 16 mm y la Fujifilm X-T1. © Albedo Media, S.L.

Este 16 mm resulta absolutamente equilibrado con la X-T1. Trescientos setenta y cinco gramos unidos a los algo más de cuatrocientos que pesa la cámara no sobrecargan el cuello aunque tengamos que cargar con el equipo durante largo rato.

El aspecto habitual de la serie XF de Fujinon con su acabado metálico y sensación de máxima calidad lo encontramos también en este objetivo. Magnífico el tacto del anillo de aberturas de diafragma en el barrilete y el del enfoque que permite pasar de posición AF a MF con un ligero desplazamiento y un firme clic.

/Fujion XF 16 sobre Fujifilm X-T1
Desplazando el anillo de enfoque hacia atrás se pasa a modo manual y quedan visibles las serigrafías indicando las distancias. © Albedo Media, S.L.

Al igual que con otras ópticas fijas de la serie XF y de la misma manera que ya hizo Olympus en su momento con los Zuiko M.Digitales, la escala de profundidad de campo e hiperfocal es visible sobre el anillo de enfoque tras deslizar el aro de correspondiente hacia abajo, comutador rápido e intuitivo entre AF/MF.

Gracias a él, podemos, no sólo ajustar el enfoque rápidamente con sólo calcular la distancia y la abertura, sino averiguar el punto hiperfocal en un instante, sin necesidad de recurrir a operaciones aritméticas (y explicar fácilmente el concepto a los fotógrafos noveles que no consiguen interiorizarlo).

/Fujion XF 16 mm
Escala de profundidad de campo serigrafiada en el anillo de enfoque como en los viejos (buenos) tiempos. © Albedo Media, S.L.

En este anillo también leemos antes de comprobarlo que bastan tan solo quince centímetros para que logremos enfocar. Es decir que, aunque la palabra “macro” no aparezca por ninguna parte serigrafiada, casi nos encontramos ante uno. Así, no sólo de paisajes vive este gran angular sino que, si en nuestro paseo, topamos con un detalle digno de inmortalizar no necesitamos cambiar de objetivo.

/Cardos
Ni recortando figuras contra el cielo aparecen aberraciones cromáticas. f/8 1/180 s. – ISO 200. © Fernando Galán.
En esta y en todas las imágenes siguientes, clic para ver a resolución nativa.

/Río Jarama
Perfecto para amantes de la naturaleza que gusten pasear sin cargar con pesados equipos pero no quieran renunciar a magníficas estampas. f/8 1/50 s  ISO 200. © Fernando Galán

Aunque por su corta distancia de enfoque este angular luminoso equivalente a 24 mm entra en el territorio macro, el efecto logrado difiere de los macro habituales; en parte por el ángulo de visión propio de un gran angular y en parte por la profundidad de campo y el foco selectivo que se consigue con ese valor máximo de apertura. Lo mejor es que, si utilizamos este objetivo sobre la X-T1, podemos abrir el diafragma al máximo, prácticamente siempre que lo deseemos, sin necesidad de recurrir a filtros de densidad neutra aunque haya mucha luz, ya que el obturador electrónico de esta cámara logra alcanza la vertiginosa velocidad de 1/32.000 s.

/Cardo
Poder obturar a velocidades altísimas nos permite abrir el diafragma al máximo incluso a plena luz del día. f/1.4 1/23.000 s. ISO 200. © Fernando Galán
/Fuente
f/1.4 1/17.000 s. ISO 200. © Fernando Galán

Para este Fujinon XF 16 mm f/1,4 se anuncia una velocidad de enfoque de 0,11s. En una prueba de campo carecemos de los medios técnicos para verificar ese dato pero sí podemos garantizar que no ha defraudado en ningún momento. Ni siquiera en condiciones de luz escasa o prácticamente nula. En todas las circunstancias en que hemos probado el enfoque automático, ha respondido con rapidez y precisión.

/Toma nocturna de una copa de cerveza
Incluso a la luz de la luna menguante y una lejana farola, la velocidad y la precisión del enfoque asombran. f/1.6 1/15 s – ISO 6400. © Fernando Galán

/Puesta de sol sobre la Laguna de las Madres en Arganda del Rey.
f/2 1/18.000 s – ISO 200. © Fernando Galán

Quizá también haya contribuido a lograr ese resultado la versión 4.0 del firmware de la Fujifilm que acaba de estrenarse y que tiene sus principales mejoras precisamente en el enfoque: ahora entre otras mejoras, se puede elegir el número de puntos de enfoque en el modo “zona”, determinar el punto único de un modo más preciso en situaciones de poca luz o poco contraste, y un realizar un seguimiento de sujetos en movimiento sin perder el punto de enfoque.

/Cardo
Bellos desenfoques y ausencia de viñeteo a grandes aberturas. f/1.8 1/3.800 s – ISO 200. © Fernando Galán

En el frontal del objetivo podemos leer “Nano-GI”; se trata de un revestimiento sobre la superficie posterior de la lente G1 que altera el índice de refracción entre el cristal y el aire para reducir las «imágenes fantasma» y los destellos de la luz que incide en diagonal. Además de este, incluye otro revestimiento denominado por Fujifilm HT-EBC que se aplica a las superficies de todas las lentes para lograr una mejor calidad y nitidez y reducir todos los reflejos indeseados. Así sucede que, incluso intentado provocarlo, el «flare» prácticamente no aparece.

/Bosque de rivera
Intentando provocar reflejos sólo aparecen tímidamente. f/8 1/30 ISO 16.000. © Fernando Galán

/Cardos a contraluz
f/16 1/350 s –  ISO 200. © Fernando Galán

/Camino al amanecer
f/16 1/30 s – ISO 500. © Fernando Galán.

También contribuye a ello el diseño óptico de este Fujinon XF 16 mm: trece elementos distribuidos en once grupos en un sistema que incluye dos elementos aesféricos y dos elementos ED de dispersión extrabaja que reducen las aberraciones cromáticas y esféricas.

/Valla
No se observan deformaciones ni aproximándose al sujeto ni en los horizontes. f/8 1/220 s ISO 200. © Fernando Galán

/Vía del tren de Arganda
f/11 1/30 s ISO 250. © Fernando Galán

/Alpaca de paja
f/1.4 1/18000 s –  ISO 200. © Fernando Galán

Por ello, a veces nos olvidamos de que tenemos un gran angular en las manos pues no aparecen más deformaciones que las propias de la perspectiva, logrando unas imágenes bellas y naturales aunque aprovechemos al máximo esos quince centímetros que antes mencionábamos de distancia mínima de enfoque.

/Insecto sobre rosa
Los quince centímetros de distancia mínima de enfoque lo convierten casi en un objetivo macro aunque no se haya catalogado como tal. f/1.4 1/18.000 s – ISO 200. © Fernando Galán

/Estrella de lata
f/1.4 1/2400 s – ISO 200. © Fernando Galán

Otras dos siglas nos gustan en esta óptica: WR que hacen referencia a las nueve juntas de sellado que protegen al objetivo de salpicaduras de agua y polvo. Útil cuando llevamos una cámara como la XT1, también WR. Entre las protecciones contra las inclemencias climáticas se indica que este Fujinon funciona incluso a diez grados bajo cero. Difícil pensar en esa utilidad cuando durante esta prueba de campo los termómetros apenas han bajado de los cuarenta grados. Aunque este dato no se especifica en las características, damos fe de que tanto el objetivo como la cámara han resistido a estas altísimas temperaturas mejor que nosotros.

El Fujinon resiste salpicaduras de agua, polvo, temperaturas de hasta diez grados bajo cero y calor extremo… nosotros no. f/8 1/70 s – ISO 200. © Fernando Galán

f/11 – 1/105 s – ISO 200. © Fernando Galán

Ya hemos hablado del bello bokeh de este Fujinon aunque no comentamos que contribuye a ello su diafragma de nueve palas redondeadas capaz de abrir, como anunciábamos hasta f/1,4 y cerrar a f/16.


f/8 1/350 s. – ISO 200. © Fernando Galán

En definitiva, nos encontramos ante una nueva referencia clave en el catálogo de ópticas fijas de Fujifilm capaz de satisfacer a los ojos más exigentes. Aunque queramos ser críticos cuesta encontrar alguna pega a este objetivo que, sin duda, elegiríamos como compañero de aventuras.


f/2.5 1/170 s. – ISO 200. © Fernando Galán

Con un PVP de 1.000 €, no será ni pretende ser una óptica angular amateur, pero, claro, la calidad cuesta… ¿o no? f/5,6 1/1.600 s – ISO 200. © Fernando Galán
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.