Los usuarios de la serie X de Fujifilm ya pueden acceder a la nueva referencia de objetivos compactos pensados para un uso diario principalmente en fotografía callejera y de viajes. Hablamos del Fujinon XF 23 mm con apertura máxima de f/2 y protegido contra la intemperie. Un compañero perfecto de la X-Pro2 que utilizamos para realizar esta prueba de campo.

Fujinon XF 23 f/2 WR
El Fujinon XF 23 f/2 WR se entrega con un parasol de serie © Albedo Media

Quienes ya conozcan el Fujinon XF 35 mm f/2 WR se llevarán pocas sorpresas al tomar esta nueva óptica entre las manos pues comparten filosofía y, por tanto, aspecto: compacto, ligero, pequeño, elegante… prácticamente sólo se diferencia de su hermano en la grafía indicativa de la distancia focal.

Fujinon XF 23 f/2 WR
Más ancho en la parte más próxima a la cámara, su aspecto ayuda a que se vea poco a través del visor óptico © Albedo Media

Tan sólo 180 g de peso que esconden 10 lentes –dos de ellas aesféricas– distribuidas en seis grupos. El parasol, con forma cónica inversa, está incluido de serie, y junto con la tapa alargan visualmente sus apenas 52 mm de longitud que, con los 60 mm de diámetro máximo, le confieren un aspecto armónico. Su reducido tamaño de aspecto coniforme minimiza su entrada en el campo de visión cuando utilizamos el visor óptico de la X-Pro2 –o la X-Pro1–. Se ve, sí, pero poco.

Fujinon XF 23 f/2 WR
La junta de goma nos recuerda que nos encontramos ante un objetivo protegido contra la intemperie © Albedo Media

A la X-Pro2 le sienta muy bien; juntos no llegan a los 700 g, por lo que resulta un equipo excelente para llevar siempre encima y fotografiar la calle pasando prácticamente inadvertido. Además, sus 35 mm de distancia focal equivalente –63,4º de visión– le permiten enfrentarse airoso a las situaciones más comunes, incluyendo algún retrato improvisado; sin abusar, eso sí, y manteniendo las precauciones lógicas de esta distancia focal.

Edificio de viviendas
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/50 s – f/2 – ISO 1250 © Fernando Galán
Vía del tren y cantiles
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/60 s – f/16 – ISO 400 © Fernando Galán

Igual que la cámara, está protegido contra la intemperie –salpicaduras de agua y polvo– y se garantiza un funcionamiento incluso a temperaturas de -10º. Este extremo no lo hemos probado, pero sí el de la lluvia pues gran parte de la prueba de campo ha transcurrido en días lluviosos.

Bosque en otoño
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/45 s – f/8 – ISO 400 © Fernando Galán
Billete de 500 pesetas
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/80 s – f/2 – ISO 400 © Fernando Galán

Utiliza un motor de enfoque por pasos que funciona, desde los 22 cm, de modo silencioso, rápido y preciso. Durante esta prueba de campo no nos ha fallado ni siquiera en situaciones de escasa luminosidad. Recordemos que la X-Pro2 con su versión de firmware 2.0 incorpora casi todas las ventajas del potente sistema de enfoque de la X-T2, lo que también ayuda a los resultados.

Bosque en otoño
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/100 s – f/8 – ISO 400 © Fernando Galán
Muro
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/125 s – f/2 – ISO 200 © Fernando Galán

Posee un anillo de enfoque de tacto metálico –el mismo que todo el objetivo– de proporciones acordes al tamaño de la óptica, que permite realizar un ajuste fino del enfoque, aunque estemos utilizando el autofoco.

Calle nocturna
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/35 s – f/2 – ISO 2000. © Fernando Galán
Cielo
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/1250 s – f/16 – ISO 400. © Fernando Galán

El diafragma, de nueve palas, ofrece un desenfoque redondeado y muy progresivo. Se controla con un anillo que lleva muescas en cada tercio de paso y está serigrafiado con los valores enteros hasta f/16 –cierre máximo– y, en último lugar, la posición automática. Se maneja con comodidad y precisión.

Libros volando
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/55 s – f/2 – ISO 200. © Fernando Galán
Parque
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/300 s – f/11 – ISO 200. © Fernando Galán

Muestra un ligero viñeteo a máxima apertura que desaparece ya a f/4. Muy tenue en cualquier caso y sólo evidente en cielos muy luminosos o fondos muy claros. No obstante, como ya hemos comentado en repetidas ocasiones, las cámaras de la serie X de Fujifilm ya aplican el llamado «perfil de objetivo» –lens profile– directamente en la toma, incluso en los archivos RAW, por lo que no podemos saber qué parte de este buen resultado corresponde a la óptica pura y cual al firmware de la cámara de forma directa.

Bosque en otoño
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/120 s – f/8 – ISO 400 © Fernando Galán
Edificio en PAU
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/140 s – f/2 – ISO 1250 © Fernando Galán

La misma duda se nos puede plantear para las distorsiones y para las aberraciones cromáticas. Las primeras, directamente, no existen o no se aprecian y las segundas cuesta encontrarlas incluso en las escenas contrastadas donde resultan más frecuentes.

Fábrica de vigas
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/60 s – f/8 – ISO 400 © Fernando Galán
Espino blanco
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/250 s – f/2,8 – ISO 400 © Fernando Galán

Gracias a sus recubrimientos antirreflejos Super EBC –Super Electron Beam Coating– los destellos difícilmente asoman. Persiguiéndolo, un tenue flare se aprecia en los cielos soleados. La calidad de imagen se muestra bastante constante a lo largo de todo el fotograma, con ligerísimas caídas en las esquinas.

Museo Reina Sofía
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/60 s – f/16 – ISO 200 © Fernando Galán
Edificio en PAU
Imagen tomada con Fujifilm X-Pro2 y Fujinon XF 23 mm f/2 WR a 1/180 s – f/8 – ISO 1250 © Fernando Galán

En conclusión, se trata de un objetivo que los amantes del viaje ligero de equipaje sabrán apreciar y disfrutar en compañía, no sólo de «las grandes» de la marca como la X-Pro2 usada en esta prueba o la X-T2 sino también con las hermanas menores como la X-E2s o la X-T10 –sin olvidar el resto de catálogo de la familia X– pues por tamaño y peso le va bien a cualquiera de ellas. Más aún, si tenemos en cuenta que se puede encontrar en los escaparates de nuestro país por menos de 500 €.

2 Comentarios

  1. No puedo pasar por alto la baja calidad de las fotos del artículo, anodinas y mal expuestas. Ganaría mucho con unas fotos más trabajadas.

    • Estimado Juan, desde luego respetamos su opinión y sus gustos. No obstante hemos de matizar que las imágenes son muy descriptivas y claras con la calidad del objetivo y sus posibilidades. Sobre la exposición, daría para escribir un artículo entero, desde luego si solo nos fijamos en el histograma podemos perder gran parte de la estética de muchas de ellas, premeditadamente moduladas hacia un tipo de exposición u otra. Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.