Fujinon XF 90 mm f/2 R LM WR – Prueba de campo

Dentro de la tendencia marcada por Fujifilm de dotar a su serie X de objetivos fijos con carácter clásico pero con los máximos avances tecnológicos acaba de aparecer el Fujinon XF 90 mm f/2 R LM WR; un tele corto equivalente aproximadamente a un 135 mm con una gran apertura, máxima velocidad de enfoque y resistencia a la intemperie.

Los fotógrafos más veteranos recordarán como, antes de la proliferación de los objetivos de distancia focal variable, la maleta básica de cualquier fotógrafo “todo-terreno” se componía de un 28, un 50 y un 135 mm, equipo que cada cual ampliaba según sus necesidades específicas y su presupuesto.

Compacto, ligero, sobrio y rezumante de calidad. Así se presenta el nuevo tele corto de Fuji. El aro de aberturas de diafragma permite ajustes por clic en tercios de punto © Albedo Media, S.L.

Viendo la hoja de ruta de Fujifilm parece que pretende dotar a los usuarios de la serie X de aquellos estándares pues, además del ya existente XF 18mm f/2 y este XF 90 mm f/2 que hoy examinamos (con un ángulo de visión de 17,9º, el fabricante indica una equivalencia exacta en 135 de 137 mm. ), está prevista en los próximos meses la aparición de un 35mm también f/2 con lo que se cubriría el abanico mencionado.

Montado sobre la Fujifilm X-T1 en la que se realizó esta prueba presenta un perfecto equilibrio. © Albedo Media, S.L.
Montado sobre la Fujifilm X-T1 en la que se realizó esta prueba presenta un perfecto equilibrio. © Albedo Media, S.L.

A primera vista llama la atención el aspecto compacto y ligero así como el magnífico acabado habitual en todos los Fujinon de la serie XF. A pesar de estar dotado de una gran apertura (f/2), se ha logrado contener el peso (540 gr.) y el tamaño (75mm x 105mm); perfectamente equilibrado con la Fujifilm X-T1 con la que se ha realizado esta prueba, su compañera natural al tratarse del único cuerpo sellado de la marca.


En escenas complicadas se aprecia la nitidez y buen contraste que ofrece este Fujinon. f/2 1/2.700 s – ISO 200
(Esta imagen y todas las siguientes son los JPEG directos de cámara. Pincha en ella para verla a resolución nativa.)
© Fernando Galán

Predomina la sobriedad en el diseño, pues sólo encontramos las marcas del anillo del diafragma y una pequeña inscripción con la distancia focal junto al punto de anclaje al cuerpo de la cámara. Además, no dispone de conmutador para paso a enfoque manual ni estabilizador por lo que no hay que alojar ningún botón.

El XF 90 que estamos probando no tuvo problema en enfocar esas finas hierbas al primer intento a pesar de que predominase un amplio paisaje al fondo.  f/2 1/8.000 s – ISO 200.
© Fernando Galán


f/2 1/8.000 s – ISO 200. © Fernando Galán.

Así pues sólo dispone de un gran anillo para enfocar, perfectamente colocado y el mencionado control del diafragma en el lugar habitual que Fuji destina a toda su serie XF. Ambos de fácil manejo, precisos y sin holguras.

En este skyline de Madrid tomado desde el extrarradio, además de la espesa boina de contaminación que lo cubre, podemos apreciar –si buscamos mucho– el ligerísimo viñeteo que produce el Fujinon XF 90 en su máxima apertura.  f/2 – 1/9.000 s. – ISO 9.000. © Fernando Galán.

Llama la atención al tomarlo por primera vez un ruido interno como si hubiera algo suelto o roto. Evidentemente no se trata de nada de eso sino del motor lineal encargado del enfoque que supone una de las principales e importantes novedades de esta óptica.


f/4 1/2.000 s – ISO 200. © Fernando Galán

Se trata de un motor dotado de cuatro dispositivos magnéticos colocados simétricamente alrededor de las lentes encargadas del enfoque, un sistema que evita la torsión lateral y, lo más importante, consigue un enfoque preciso y muy rápido en, prácticamente todas las circunstancias.

Entre la gran apertura y la facilidad para enfocar, podemos lograr bellas imágenes con enfoque selectivo en pequeños y complicados puntos. f/2 1/6.400 s – ISO 200. © Fernando Galán

Aprovechamos para seguir exprimiendo el renovado sistema de enfoque de la X-T1 tras la actualización del firmware a la versión 4.0 y comprobamos con agrado cómo forman un gran equipo tanto en tomas estáticas de luminosidad reducida como para sujetos en movimiento. Cierto que, entusiasmados por los resultados intentamos combinar ambas circunstancias (luz reducida y movimiento) y, sin llegar a fallar, no resultaba tan brillante.


f/8 1/400 s – ISO 200. © Fernando Galán.

Precisamente nos atreveríamos a situar el enfoque como uno de los puntos más destacables de este objetivo. Capaz de enfocar a una distancia mínima de tan solo sesenta centímetros algo poco habitual en un teleobjetivo (aunque sea corto), nos ha sorprendido encontrando el elemento deseado aunque este fuese tan fino como una rama de esparto entre un espartal. Trabajo realizado, además, con el máximo sigilo, lo que ayuda en la fotografía de naturaleza; aunque no esté pensado para este campo –Fuji lo anuncia como objetivo de retratos y deporte– ha demostrado su eficacia durante esta prueba en el seguimiento de aves o de pequeños animales.

Aunque pensado para retratos y deporte, la parte principal de esta prueba se realizó en la naturaleza y comprobamos que también responde perfectamente. Al fin y al cabo, los animales también son dignos de ser retratados. f/2 1/320 s. – ISO 200. © Fernando Galán

Tras varias persecuciones este pequeño gazapo quiso posar para nuestro Fujinon XF 90 mm y así poder apreciar el bonito desenfoque del fondo y la buena nitidez en la piel del animal. f/2 1/2400 s – ISO 1.600. © Fernando Galán

Hablando de animales, si arriba comentábamos que nos llamaba la atención el ruido de las lentes desplazándose en el interior del objetivo cuando el equipo está apagado, en el momento de encenderlo este sonido desaparece pero surge otro… como de respiración, como si el objetivo estuviese vivo. En el momento de encender la cámara, los imanes que accionan el motor de enfoque pasan a la acción y “sujetan” el grupo de lentes pero ahora cobra vida el diafragma que se abre y cierra ligeramente en torno a la medida que tengamos seleccionada.

Aunque un poco corto para fotografiar aves, su capacidad de respuesta al foco en seguimiento nos permite pillar alguna al vuelo si no está demasiado lejos. Cierto más cerca mejoraría bastante…  f/5.6 1/900 s – ISO 200. © Fernando Galán

Un diafragma de siete hojas redondeadas que abre hasta f/2 y cierra solo hasta f/16 con la intención, suponemos, de minimizar la difracción. No hemos encontrado, ni siquiera a máxima apertura, signos significativos de viñeteo.
No sólo, por supuesto, en los JPEG de cámara sino tampoco en los RAW aunque, como ya hemos comentado en alguna ocasión, sospechamos que estos archivos, más que “crudos” vienen algo “precocinados”, entre otros motivos porque, al abrirlo con nuestro revelador habitual (ACR), nos indica que el perfil de lente ya se ha aplicado. Esto nos impide conocer con exactitud cuánto hay de óptica y cuánto de firmware en la no aparición de los defectos clásicos de los objetivos. En cualquier caso, independientemente de la causa, bienvenida sea.


No sólo de grandes angulares viven los paisajes. Los teleobjetivos cortos como este también pueden ofrecer bellas estampas.
Ambas imágenes: f/8 e ISO 200. La izquierda 1/400 s; la derecha 1/450 s
© Fernando Galán

Si el mérito corresponde a las lentes, de ello se encargan las once que dispone distribuidas en ocho grupos, tres de ellas en vidrio ED de baja dispersión cromática y que logran una gran nitidez y contraste aunque, según nuestra percepción, sin llegar a los niveles de sus hermanos de aperturas máximas mayores.

Los aficionados a la fotografía deportiva encontrarán en este Fujinon un buen aliado. f/8 1/350 s – ISO 200. © Fernando Galán

Como ya es habitual en las últimas incorporaciones a la familia XF de Fujinon, este 90 mm viene protegido contra la intemperie por siete juntas situadas en los puntos más delicados y se indica que aguanta temperaturas de hasta diez grados bajo cero. Este punto, un quince de julio en plena meseta ibérica, no lo hemos probado…


f/4 1/1.800 s – ISO 200. © Fernando Galán

El precio de este objetivo acompaña sus buenos resultados y, por ello, alcanzarlo puede resultar más sencillo que agarrar una pompa de jabón.
f/4 1/280 s – ISO 400. © Fernando Galán

Por un precio que no llega a los novecientos euros, los compradores de esta óptica, con el sistema de autoenfoque como punto fuerte, encontrarán motivos suficientes de satisfacciones no sólo para retratos, como anuncia el fabricante, sino incluso para fotografía de naturaleza como hemos comprobado durante esta prueba de campo.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.