Compartir

Un módulo de cámara con zoom óptico 10x compatible con los smartphones Moto Z de Lenovo. Esa es, grosso modo, la tarjeta de presentación del Hasselblad True Zoom, el “Moto Mod” más fotográfico de la familia de módulos de Motorola, que ahora ponemos a prueba sobre el terreno después de haber convivido unos días con él.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Anunciado el pasado mes de septiembre, durante la IFA 2016, el Hasselblad True Zoom es, en sí mismo, una cámara completa, con su sensor y su zoom óptico. Esto significa que, una vez acoplada a nuestro Moto Z Play de prueba –aunque es compatible con cualquier otro móvil de la familia Moto Z–, la cámara del smartphone queda desactivada.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Moto Z Play y Hasselblad True Zoom © Albedo Media

De referencia interna HB 4116, no parece un simple rebranding, aunque los seguidores de Hasselblad no encontrarán tampoco en este módulo el acabado de otros productos de la marca. Sí podrán apreciar, sin embargo, el detalle del pulsador pintado en el color anaranjado característico a la firma sueca, como en la reciente Hasselblad X1D.

Cámara de formato medio Hasselblad X1D... otra liga © Hasselblad
Cámara de formato medio Hasselblad X1D… otra liga © Hasselblad

Por suerte, tampoco el precio se parece al de otros productos de su catálogo, y estamos delante, pues, de la “Hasselblad” más asequible que nuestro bolsillo puede adquirir, apenas 300 €. Se trata, a nuestro entender, de un movimiento acertado por parte de la compañía, que apuesta por una mercado cada vez más clave en el mundo fotográfico, el de los smartphones, en detrimento de las cámaras convencionales, y lo hace de la mano de Lenovo, que parece estar haciendo un buen trabajo con su adquisición de la división de móviles de Motorola.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Las especificaciones técnicas del Hasselblad True Zoom se asimilan más bien a las de una cámara compacta de entrada de gama, con un sensor compacto de 1/2,3″ y 12 Mpx de resolución, que dan lugar a un tamaño de píxel de 1,55 µm. Cifras similares a las que encontramos en el propio Moto Z Play, que dispone de un sensor de 1/2,4″ de 16 Mpx, con un tamaño de píxel ligeramente más pequeño, de 1,3 µm. El rango de sensibilidades se mantiene entre ISO 100-3.200. Su grabación de vídeo se limita a la resolución Full HD, mientras que el Moto Z es capaz de grabar en 4K. Eso sí, añade la posibilidad de capturar en RAW –más concretamente, en formato DNG de Adobe–, así como un flash de Xenon más potente que el que solemos encontrar en un teléfono móvil. La edición RAW puede realizarse mediante el uso del software Hasselblad Phocus.

Software de edición RAW Phocus © Hasselblad
Software de edición RAW Phocus © Hasselblad

El módulo en sí es relativamente fino si tenemos en cuenta que incluye una óptica 4,5-45 mm, equivalentes a un 25-250 mm en paso universal, lo que corresponde a 10 aumentos ópticos. Esa es, de hecho, la principal razón de ser del Hasselblad True Zoom, pues prácticamente ningún smartphone del mercado incluye hoy en día un zoom óptico en su módulo de cámara, y menos aún con tantos aumentos, a pesar de los avances en cámaras duales.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Por supuesto, hay que hacer concesiones en lo que respecto a la características ópticas del zoom. Su luminosidad de f/3,5-6,5 limita bastante el potencial de este módulo, sobre todo en aquellas situaciones con luz escasa. De hecho, la cámara principal del propio teléfono incluye una abertura máxima de f/2 más favorable, aunque evidentemente se trata de una óptica de distancia focal fija. Seguramente habría sido más prudente optar por un zoom más reducido pero más luminoso; volveremos sobre este punto más tarde.

Ergonomía y manejo

El módulo de Hasselblad está muy bien construido y transmite solidez, si bien se echa en falta una sensación más premium, aunque el uso de metales más nobles habría seguramente incrementado el peso y desequilibrado el conjunto. Hay que tener en cuenta que, en el mundo de la fotografía móvil, cada gramo cuenta, y esos 145 g del Hasselblad True Zoom se hacen notar en la balanza final.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Como ya comentamos en su momento durante nuestra toma de contacto en Berlín a los pocos días de su presentación oficial, el mecanismo de acoplamiento está muy bien conseguido, haciendo uso de potentes imanes, que permiten unir el módulo al móvil de una forma sencilla y segura.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Una vez unidos, no tenemos la impresión de que se trate de dos piezas separadas. Parece más bien que se trate de una cámara compacta más, gracias a la empuñadura y los controles físicos que añade el Hasselblad True Zoom, el botón disparador y la leva para ajuste del zoom. Sin embargo, si sumamos ambos pesos, módulo y móvil, superamos fácilmente los 300 g, un rango en el que podríamos encontrar algunas cámaras compactas con un zoom equivalente.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Contar con una empuñadura es un plus para los usuarios acostumbrados a disparar con su teléfono móvil. Nos recuerda, de hecho, al módulo LG Cam Plus que probamos junto el LG G5, aunque este último no se puede insertar “en caliente” como el Hasselblad True Zoom. Este último sí es hot swap, lo cual facilita enormemente las tareas de adición y sustracción del módulo.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Efectivamente, quitar el módulo es casi tan sencillo como ponerlo, pues solo hay que separarlo como si de dos imanes cualquiera se tratase. Es necesario aplicar cierta fuerza, lo que nos asegura que no corremos el riesgo de que se separen accidentalmente. De hecho, durante toda la prueba no tuvimos ninguna queja en este aspecto.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Ya sobre el terreno, echamos en falta un mejor agarre de la empuñadura; entendemos las limitaciones de espacio inherentes, pero seguramente la forma de la misma y los materiales empleados podrían ayudar en este aspecto. Eso sí, comparado con utilizar el smartphone solo, la sujeción del conjunto mejora notablemente, aunque el peso se hace notar, sobre todo si queremos guardarlo en el bolsillo.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Otro de los puntos a mejorar es la reactividad. El enfoque se nos antoja bastante lento, sobre todo en condiciones de luz escasa, donde se muestra muy dubitativo. De hecho, la operación del conjunto en general no está a la altura ni de una cámara compacta ni del smartphone sin dicho módulo acoplado. Asimismo, existen unos cuantos aspectos que deberían ser revisados, como el hecho de que el zoom se retracte con demasiada facilidad o como el hecho que se vuelva siempre a los ajustes por defecto al reiniciar la app de cámara. Otro ejemplo es el uso del estabilizador óptico incorporado, que se acciona al apretar el botón disparador a media presión, pero es lento en actuar y se pueden llegar a perder muchos instantes “decisivos”.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Por otro lado, un punto a favor es el hecho de hacer uso de la propia app de cámara del smartphone, lo que facilita las cosas, al quedar las tomas almacenadas en el mismo lugar sin distinción de haber o no utilizado el módulo. Existe además un modo ‘Pro‘ que permite ajustar manualmente la compensación de exposición, el índice ISO o el balance de blancos, entre otros; lamentablemente, este modo manual no incluye el control individual de la abertura de diafragma o el tiempo de obturación.

Modo de cámara 'Pro' del Hasselblad True Zoom © Lenovo
Modo de cámara ‘Pro’ del Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Aunque aún no está disponible oficialmente, está prevista una actualización de dicha aplicación móvil que incluirá modos de escena específicos de Hasselblad.

Modo de escena específicos del Hasselblad True Zoom © Lenovo
Modo de escena específicos del Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Otro punto que nos ha sorprendido positivamente es su autonomía. A pesar de que el Hasselblad True Zoom no lleva ninguna batería extra incorporada y, por tanto, hace uso de la batería limitada del Moto Z Play, esta parece no haberse resentido en exceso. Así pues, no necesita de cargador externo, y la carga del conjunto se realizar mediante el conector de tipo USB-C incorporado en el teléfono móvil. Este es uno de los aspectos más interesantes a destacar a la hora de comparar el módulo de Lenovo con una cámara compacta cualquiera, pues en este último caso necesitamos normalmente de un cargador y de una cable separados que debemos llevar encima.

El Hasselblad True Zoom guarda los ficheros RAW en formato DNG, de 25 MB cada uno © Lenovo
El Hasselblad True Zoom guarda los ficheros (JPG y DNG) en la memoria del teléfono móvil © Albedo Media

En esta misma línea, destacar otra ventaja del uso del módulo de Hasselblad respecto a una cámara compacta convencional, y es el hecho de poder usar misma memoria de almacenamiento del teléfono, mucho más conveniente que tener que pasarlo de la tarjeta de memoria de la cámara, motivo por el cual muchos usuarios fotografían directamente con el móvil, por su inmediatez innata. Los 32 GB de memoria interna del Moto Z Play que hemos usado pueden ser, además, ampliados mediante tarjeta microSD –que se inserta en el mismo compartimento que la SIM– y que el sistema operativo Android puede gestionar también como una ampliación de la propia memoria interna.

Muestras de prueba

A continuación, mostramos unas cuantas tomas a resolución nativa realizadas con el Hasselblad True Zoom acoplado a un Lenovo Moto Z Play.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 70 mm (eq. 35 mm) – 1/125 s – f/4,9 – ISO 180 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 70 mm (eq. 35 mm) – 1/125 s – f/4,9 – ISO 180 © Albedo Media

En condiciones de luz favorables, obtenemos resultados equivalentes a las de una cámara compacta de entrada de gama, tanto a nivel de nitidez como de rango dinámico.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 135 mm (eq. 35 mm) – 1/640 s – f/5,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 135 mm (eq. 35 mm) – 1/640 s – f/5,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 95 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/5,2 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 95 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/5,2 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/6,5 – ISO 200 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/6,5 – ISO 200 © Albedo Media

Por supuesto, la gran ventaja del Hasselblad True Zoom es la posibilidad de tomar imágenes a una distancia focal equivalente de 250 mm con mínima pérdida de calidad, gracias a su zoom óptico.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/1.250 s – f/3,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/1.250 s – f/3,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media

Por otro lado, hay que tener en cuenta las limitaciones de difracción que acontecen incluso a f/6,5 en el compacto sensor de la Hasselblad; se trata además de una abertura máxima muy poco favorable, que restringe su uso a situaciones con un mínimo de luz.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/800 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/800 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media

El enfoque no es el punto fuerte de este módulo, tal como ya mencionamos previamente, por lo que será necesario más de un intento para poder conseguir algún resultado aceptable en sujetos en movimiento.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 250 mm (eq. 35 mm) – 1/250 s – f/6,5 – ISO 100 © Albedo Media

El Hasselblad True Zoom cuenta también con un modo Macro, que se puede usar al posicionar la óptica a su distancia focal más angular (25 mm).

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/3,5 – ISO 140 (modo Macro) © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/3,5 – ISO 140 (modo Macro) © Albedo Media

En cuanto a la sensibilidad, no aconsejamos subir mucho más allá de ISO 400, pues a partir de entonces el ruido es más que evidente. Se trata de una importante limitación, sobre todo teniendo en cuenta las reducidas aberturas máximas de su óptica zoom.

Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/3,5 – ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Lenovo Motorola Hasselblad True Zoom a 25 mm (eq. 35 mm) – 1/30 s – f/3,5 – ISO 400 © Albedo Media

Conclusiones

A nivel de diseño, el Hasselblad True Zoom es un producto bien acabado, con controles físicos y con un mecanismo de acoplamiento muy eficaz. No podemos decir los mismo de sus características técnicas, más bien a la par con una cámara compacta de entrada de gama. Sin embargo, si bien la comparación con una cámara compacta es técnicamente correcta, dicha comparación puede llevar a engaño en la práctica, pues una cámara compacta es un dispositivo aparte, lo que implica normalmente lidiar con otro cargador así como  efectuar otra gestión de archivos diferente, mucho menos cómoda que la gestión que se puede hacer directamente en el smartphone. Aquí radica, a nuestro modo de ver, la gran ventaja del módulo de Hasselblad: la posibilidad de añadir un zoom óptico de forma transparente para el usuario.

Por supuesto, ello significa acarrear más peso, y renunciar a ciertos aspectos, como el enfoque o la menor luminosidad de la óptica, pero el sencillo mecanismo de acople vuelve a ser una ventaja, pues para aquellas situaciones en las que no necesitemos de ese extra de zoom, siempre podemos volver a fotografiar con el smartphone aprovechando sus mejores virtudes. En este sentido, vemos aquí una cierta redundancia, pues al incorporar el Hasselblad True Zoom su propio sensor, estamos “llevando” encima dos sensores, lo que desde un punto de vista de ingeniería no sería la solución más óptima en economía de espacio.

Hasselblad True Zoom © Lenovo
Moto Z Play y Hasselblad True Zoom © Albedo Media

Por otro lado, no se trata de un módulo especialmente asequible, y lamentablemente solo es compatible con los Moto Z de Lenovo, por lo que habrá que valorar bien la inversión. Sin embargo, hay que reconocer que se trata de una familia de teléfonos muy atractivos y competentes en todos los sentidos –a la par con los últimos modelos de Samsung y Apple–, con lo que para más de un usuario puede ser la excusa perfecta para decidirse por los modelos de ‘Motorola by Lenovo’.

Finalmente, ese “elevado” precio no sería en sí un problema si Hasselblad optara por lanzar una versión más premium de su módulo, con un zoom de más corto alcance –un zoom 4x de 25-100 mm equivalentes bastaría en la mayoría de las situaciones– que permitiera ofrecer una luminosidad más favorable –quizá f/2-2,8 o no muy inferior–, que fuera similar al menos a la del smartphone a su distancia focal más corta, y ya puestos a pedir, con un sensor de mayores dimensiones. Con ese tipo de características, el Hasselblad True Zoom no tendría competidores.

Compartir
Raphaël Terris
Ingeniero en telecomunicaciones, especializado en procesado digital de señales y apasionado de la tecnología y la fotografía. Con trece años de experiencia en el campo de las comunicaciones móviles y por satélite, y más de siete años en la docencia universitaria, trabaja actualmente como periodista, divulgador y formador en tecnología y fotografía.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.