Casi todos los fabricantes cuentan en sus catálogos con un 100 mm macro. Laowa, fiel a su idea de intentar diferenciarse de sus competidores, ha lanzado también un macro con esta longitud focal pero con un factor de reproducción 2x.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO. © Albedo

Este objetivo también se diferencia del resto en que, como su propia denominación indica –APO–, cuenta con lentes apocromáticas para reducir las aberraciones cromáticas. Su ángulo de visión de 24º lo convierte en un buen objetivo no solo para macrofotografía sino también para retrato y producto.

Se trata de una óptica de enfoque exclusivamente manual, como todos los de su catálogo hasta este momento, diseñado para cámaras con sensor de ‘formato completo’ (24×36 mm) con montura Canon EF, Nikon F y Sony E (FE).

Recientemente este fabricante –Venus Optics– anunció el lanzamiento de un objetivo de similares características para cámaras con sensor APS-C. En este caso contamos con una unidad con montura E que montamos sobre una Sony α7 III.

 Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO montado sobre la Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO montado sobre la Sony α7 III utilizada para esta prueba de campo . © Albedo

Las versiones para Canon EF y Nikon F difieren de la aquí probada en el número de palas del diafragma –13 para Sony, 9 para Canon y 7 para Nikon– y en que la versión para Canon incluye contactos para controlar el diafragma desde la cámara y, por tanto, desaparece del barrilete el anillo de diafragmas.

Diseño y manejo

El diseño tubular y estrecho de este objetivo no difiere mucho de sus competidores de otras marcas. La versión para Sony que probamos, sin embargo, mide unos 3 cm más que la de Canon y Nikon.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO montado sobre la Sony α7 III.
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO montado sobre la Sony α7 III. © Albedo.

Fabricado en metal, llama la atención que el conjunto de lentes –incluyendo la lente frontal como la trasera– se desplazan por el interior del tubo al variar la distancia de enfoque. Quizá para aumentar la protección en esta parte, en el embalaje original se incluye un filtro UV que acompaña al objetivo.

Con un estilo sobrio, sólo destaca un aro azul cobalto en el extremo frontal. Transmite sensaciones de calidad, buena construcción y resistencia. No encontramos, no obstante, juntas de sellado.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO
El conjunto de lentes se desplaza dentro del tubo del barrilete del Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO. © Albedo.

Cuenta con un ancho aro de enfoque próximo al final de la óptica y un anillo más estrecho para el control de diafragma cercano a la montura. Ambos aros son metálicos igual que el cuerpo del objetivo y se manejan con facilidad pues están dentados para facilitar el agarre. Ofrecen la resistencia precisa para evitar cambios involuntarios y, al tiempo, posibilitar su accionamiento.

La versión probada mide 15,5 cm de longitud y 72 mm de diámetro. Con una rosca para el filtro de 67 mm, el peso total es de casi 640 g. Estas medidas implican en la práctica un buen equilibro con el cuerpo para el que está pensado, que pesa prácticamente lo mismo que el objetivo. Su diseño alargado, sin embargo, unido al parasol que se incluye de serie, pueden hacer destacar demasiado el conjunto, pues pierde compacidad.

Resulta bastante cómodo de agarrar y sin apenas mover la mano podemos accionar tanto el foco como el diafragma. Este anillo cuenta con clics en cada paso entero. Hay un gran recorrido entre f/2,8 y f/4 que se va reduciendo progresivamente a medida que cerramos, llegando casi a desaparecer la distancia entre f/16 y f/22. Aunque no haya clics, podemos elegir posiciones de cierre intermedias –sin conocer el valor exacto, sin embargo–.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO
La versión para Sony de este Laowa carece de contactos en la parte trasera pero sí los tiene el de montura Canon. © Albedo.

Como viene siendo habitual en los objetivos de Venus Optics, en la parte central del barrilete encontramos indicaciones de la profundidad de campo. Esta opción siempre resulta muy interesante pero más aún en un objetivo de enfoque manual.

En el anillo de enfoque aparecen escritas la distancia mínima –0,25 m, aunque en realidad enfoca desde 0,247 m– y la máxima de 3 m antes de pasar a infinito.

Puesto que se trata de un objetivo completamente manual, no vemos ningún tipo de conmutador ni, por supuesto, contactos en la montura –salvo, como dijimos, en la versión para Canon–.

Rendimiento y calidad de imagen

A continuación, mostramos unas cuantas tomas a resolución nativa realizadas con en combinación con la Sony α7 III.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/160 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Doce elementos distribuidos en diez grupos forman este objetivo caracterizado, como comentamos al principio, por su apocromatismo. Dos de estas lentes son de vidrio de dispersión ultra baja.

En las muestras adjuntas puede observarse el buen nivel de detalle obtenido en todo tipo de tomas. Detalle que se mantiene casi invariable en toda la diagonal del fotograma, con muy poca pérdida en las esquinas. Los resultados se continúan similares durante todo el recorrido de diafragma y en las distintas distancias de enfoque.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/160 s – f/11 – ISO 100. © Fernando Galán

La versión para Sony que aquí probamos incorpora un diafragma de 13 palas que abre desde f/2,8 hasta f/22. Se consigue un desenfoque completamente redondeado. Algo muy de agradecer en un objetivo en el que, con frecuencia, buscaremos áreas desenfocadas.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/160 s – f/22 – ISO 400. © Fernando Galán

La distorsión geométrica resulta casi imperceptible; apenas un ligero combado en acerico en los extremos de la imagen.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/320 s – f/5,6 – ISO 500. © Fernando Galán

A máxima abertura se aprecia un tenue oscurecimiento de las esquinas que desaparece casi por completo a f/4 y definitivamente a f/5,6.

Estos buenos resultados en todos los apartados se complementan con el que, probablemente, suponga el punto fuerte de este objetivo: la ausencia de aberraciones cromáticas. Debido a que la inclusión de lentes apocromáticas en su esquema óptico, no hemos encontrado aberraciones en las muestras realizadas. Ni siquiera en las situaciones más habituales.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/100 s – f/16 – ISO 100. © Fernando Galán

Los reflejos sí aparecen cuando los buscamos, pero discretos y bastante controlados. En situaciones normales no han de suponer un problema pues no lo suponen, como decimos, ni siquiera provocándolos.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/100 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

La distancia mínima de enfoque a 25 cm y su factor de ampliación de 2:1 suponen otra de las grandes ventajas de este objetivo con el que también se puede enfocar a infinito. La mínima profundidad de campo obtenida a distancias cortas implica una dificultad añadida para lograr el foco en el punto deseado.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/200 s – f/5,6 – ISO 400. © Fernando Galán

Las ayudas al enfoque que proporciona la cámara suponen un apoyo imprescindible, aunque implican una pérdida de tiempo que puede lastrar el uso de este objetivo en determinados trabajos. Aun así, hemos utilizado el objetivo en un festival de danza, con sujetos en movimiento poco iluminados con resultados satisfactorios.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/250 s – f/2,8 – ISO 3.200. © Fernando Galán

Comparado con…

Comentábamos al principio de la prueba que las opciones de comparación se reducen cada vez que probamos un objetivo Laowa pues todos ellos tienen siempre un matiz que los distingue y hace únicos. Esta categoría –los 100 mm macro–, no obstante, se encuentra muy reñida pues se trata de un producto demandado y que casi todos los fabricantes ofrecen.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/100 s – f/22 – ISO 500. © Fernando Galán

Sony cuenta en su catálogo con un macro 100 mm f/2,8 similar al que encontramos en casi todas las marcas. Apropiado para quien no quiera enfocar a mano, tiene un precio oficial de 1.000 €, una distancia mínima de enfoque de 35 cm y un factor de ampliación de 1:1, lo normal en casi todos los macros 100 mm.

Muy similar a este, Tokina ofrece un 100 mm macro f/2,8 en su serie FíRiN con una distancia mínima de enfoque de 30 cm y un rendimiento muy bueno tanto en tomas macro como retratos. Este objetivo, además, cuesta más o menos lo mismo que el Laowa probado y cuenta con sistema de autoenfoque incorporado.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/800 s – f/4 – ISO 100. © Fernando Galán

Algo más barato, en torno a los 400 €, encontramos el Samyang 100 mm f/2,8 ED UMC Macro. De enfoque manual, igual al Laowa aquí probado, con una distancia mínima de enfoque de 30 cm y un rendimiento en cuanto a nitidez muy aceptable.

Conclusiones

El factor de ampliación 2:1 y las lentes apocromáticas distinguen a este Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO de sus competidores en un segmento de mercado concurrido.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/60 s – f/11 – ISO 400. © Fernando Galán

Los 590 € que hay que pagar por él lo sitúan en la media por lo que el precio no supondrá un factor determinante en la compra salvo que se compare con el original de Sony.

La ausencia total de aberraciones, el alto nivel de detalle, escaso viñeteo y distorsión y, en general la buena calidad de imagen que se consigue con este Laowa, suponen importantes argumentos a favor a la hora de tomar la decisión.

Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III
Laowa 100 mm f/2,8 2x Ultra Macro APO + Sony α7 III. 1/160 s – f/22 – ISO 400. © Fernando Galán

Sus posibles compradores tendrán que valorar hasta qué punto les importa que haya que realizar el enfoque a mano o la ausencia de contactos para la transmisión de metadatos. Puntos que, para nosotros, suponen los principales aspectos negativos de un objetivo que destaca por una magnífica calidad de imagen.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.