Leica M Monochrom – Rendimiento y Muestras

Labo DSLRMZ – Con los preámbulos necesarios ampliamente explicados, seguimos poniendo a prueba a la polémica y deseada Leica M Monochrom. Analizando el rendimiento del sistema, su peculiar captor monocromo y los ajustes de imagen configurables… desde el laboratorio de pruebas a las tomas a pie de calle.

<img class="size-full wp-image-125664" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_Monochrom_frontsidleft_A-1.jpg" alt=" Leica M Monochrom con un espléndido Leica Summicron 50 f/2 © Albedo Media, S.L.» width=»550″ height=»434″ />  Leica M Monochrom con un espléndido Leica Summicron 50 f/2 © Albedo Media, S.L.

Leica M Monochrom: rendimiento Señal/Ruido

Metodología (Específica para este modelo)

A modo de instrucciones de uso, aportamos para mayor transparencia,  el «modus operandi» y contexto de nuestra prueba, así como algunos matices previos necesarios, modulados en esta ocasión en relación a la especificidad monocromática del modelo a testar:

– Para evitar intervenciones en la exposición de la toma original, no hemos recalibrado mediante software de edición el punto blanco de la cámara, no obstante al ser un modelo estrictamente monocromático, no existe tal ajuste en cámara, otorgando distintas conversiones de los colores reales en diferentes tonos de gris, a tenor de la respuesta espectral del captor y procesador.

– Como en otras ocasiones, el bodegón previsto incluye todo tipo de «maldades» que nos ayudan a exprimir al máximo los captores de los equipos, detalles pequeños, luces especulares, tonos pautados técnicamente para medir el ruido electrónico, texturas varias, controlando bajo iluminación de estudio una escena de amplia latitud.

– Aportamos los valores en JPG de cámara en el formato de calidad más alto (FINE) y los parches en formato RAW DNG, el revelador comercial empleado fue Lightroom en su versión 4.4, los archivos RAW son procesados con los ajustes por omisión, sin edición de ningún tipo.

– Dado que en esta cámara cobra especial atención los modos de nitidez y contraste de los JPG de cámara, para «no intoxicar» la prueba con variables que  afectan al ruido electrónico o gama tonal, hemos ajustado en todos los parches del Test de Señal/Ruido la Nitidez a su valor más bajo y contraste estándar.

– La comparación se realiza a todos los índices ISO del sistema desde ISO Pull 160 (subforzado) hasta 10.000 ISO.

<img class="size-full wp-image-125647" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_M_Monochrom_bodegon_A.jpg" alt="Test de Señal/Ruido – Leica M Monochrom © Albedo Media, S.L.» width=»550″ height=»827″ /> Test de Señal/Ruido – Leica M Monochrom © Albedo Media, S.L.


En nuestro análisis previo, insistíamos en la particularidad de este modelo, si ya el mundo Leica es un nicho bastante específico, la Leica Monochrom impone sus propias reglas, normas que tendrían que entenderse correctamente antes de criticar a ciegas la propuesta – que por supuesto tiene sus muchas áreas oscuras – ya que es radicalmente distinta al 99% del resto de las cámaras comerciales.

Si recorremos los parches de este primer test de rendimiento en señal/ruido, vemos cómo en términos de nitidez y gama tonal, la Leica Monochrom maneja perfectamente la escena hasta los 2.500 ISO, pudiendo subir aún hasta los 3.200 ISO – fracción de punto en este modelo de ajustes ISO específicos – sin ningún tipo de problema, valido tanto para las muestras en JPG FINE como para los parches RAW DNG.

Subiendo estos valores, el ruido en luminancia empieza a estar presente, si bien al omitir totalmente el ruido cromático  – no existe en este modelo tal cosa – su estética es más parecida al grano fílmico, sin llegar a estorbar realmente hasta cruzar la barrera de los 5.000/6.400 ISO.

Naturalmente esto dependerá también del grado de subexposición que encontremos en la imagen o zonas de la imagen, siendo más visible esta trama de ruido en luminancia en cualquiera de las zonas más empastadas.

Otro matiz importante que tenemos que tener muy en cuenta en todo el mundo Leica M digital es la elección de máscara de foco (microcontraste) y contraste global que queremos que tengan nuestros archivos, ya que los valores aquí posicionados en su mínima expresión para no entorpecer el análisis, dan una imagen suave, plana… con una sensación de nitidez menor de lo que realmente cabe esperar de un producto que supera los seis mil euros, óptica no incluida.

Es de sobra sabido que el contraste, ya sea local o general, contribuye de una manera excepcional a la acutancia, a la sensación de nitidez – no siendo cuestión de enfoque realmente –  en aras de otorgar mayor flexibilidad y capacidad de decisión al usuario, Leica, desde sus primero modelos digitales, ofrece una tipología de archivos con mucho margen de edición.

No obstante, este mismo bodegón, resuelto con los valores de nitidez y contraste JPG por defecto (estándar) al valor de abertura de diafragma de máximo rendimiento del objetivo empleado, nos habla por si sólo de la verdadera capacidad descriptiva de la Leica M Monochrom.

Obviamente el RAW DNG es todavía mucho más elástico, pudiendo llegar a una calidad de archivo monocromo excepcional.

Summicron al diafragama de mayor rendimiento, ajustes JPG FINE por defecto (Nitidez/Contraste)
Summicron al diafragama de mayor rendimiento, ajustes JPG FINE por defecto (Nitidez/Contraste)
pinchar para ampliar © Albedo Media, S.L.

Para confirmarlo, realizamos un test separado de los modos de contraste y nitidez, evaluando el amplio margen de maniobra que los archivos JPG FINE de cámara soportan.

No encontramos problemas de halos o artefactos prácticamente hasta su ajuste más fuerte, (High) desde nuestro punto de vista algo innecesario con las ópticas Leica, que exprimen sobre esta M Monochrom sin filtro de paso bajo y pauta Bayer, buena parte de toda la calidad de su proyección óptica.
Al margen del precio, habiendo realizado el test con un Leica Summicron-M 50 mm f/2 no queremos pensar lo que daría ese nuevo «Apo» Leica 50 mm APO Summicron-M ASPH f/2 sobre una Leica Monochrom, quizás el estado del arte en óptica, sin concesiones de ningún tipo… ADN Leica 100%.
<img class="size-vertical wp-image-125665" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_M_Monochrom_Preset_Ani-600×901.gif" alt="Algunas de las combinaciones entre Nitidez y Contraste más interesantes © Albedo Media, S.L.» width=»600″ height=»901″ /> Algunas de las combinaciones entre Nitidez y Contraste más interesantes © Albedo Media, S.L.

ISO Pull 160
– Subforzado y Clipping

Aunque ya lo advierte el propio manual de la cámara, cuando utilicemos el subforzado de sensibilidad «ISO Pull 160» tenemos que prestar especial atención a no quemar las luces, dado que al ser un valor no nativo, resultante de la modificación interna de una toma realizada a su valor nominal más próximo ISO 320, la capacidad de recuperación de luces y latitud, es realmente menor, incluso bajo el protocolo RAW DNG.

Tanto es así, que al disparar bajo esta sensibilidad e intentar establecer reciprocidad con otros valores ISO, veremos cómo la exposición varía ligeramente, ocasionando quemados parciales (clipping) en las áreas de máximo brillo en esas tomas a ISO Pull 160.

Virados Digitales

Para los más nostálgicos, la cámara dispone de tres modos de virado digital – sólo visible en los archivos JPG – que van desde el Sepia hasta el tono Frío, pasando por el clásico «virado al selenio», los tres se pueden modular en dominantes más leves (suave) o más evidentes (fuerte) .

Desde nuestra opinión personal, encontramos de poca utilidad esta suerte de «emulación fílmica», sinceramente «no cuadra» demasiado en un modelo de tan altos vuelos, aunque dado que eliminarla no haría la cámara ni más asequible ni menos elitista, quien quiera usarlo que se sienta libre de hacerlo.


Virados digitales de la Leica Monochrom © Albedo Media, S.L.

Mundo en escala de grises

Como no sólo de tablas, gráficos y bodegones de control vive el tester de cámaras, nos lanzamos al exterior, a extrapolar las conclusiones sacadas en nuestro laboratorio de pruebas ya a pie de calle.

Sobre la latitud, no podemos más que recordar una de las más míticas películas de Kodak – ¿Se acuerdan, esa marca que hacía «carretes»? – Kodak Technical Pan, película en origen de reproducción de línea – Lith – que con un revelador ad hoc, se convertía en una de las emulsiones con mayor latitud y gradación tonal, por no hablar de su altísimo poder resolutivo, que podía llegar a alcanzar las 350 L/mm.


  La sensibilidad espectral ampliada al rojo, infrarrojo cercano, de la Leica M Monochrom, «abre» parcialmente las sombras, ganando latitud © Albedo Media, S.L.
Pues bien, a riesgo de divagar sobre nuestros muchos años de experiencia con soporte fotoquímico, visualizamos en las tomas realizadas con la Leica Monochrom un cierta analogía, tanto por su estética, como por su exuberante resolución.

Y es que, al igual que la celebérrima película técnica, el captor de la Leica M Monochrom goza de una sensibilidad espectral expandida al rojo, no coartada al 100% por filtros interpuestos delante del sensor, como es el caso de la mayor parte de cámaras digitales.

En la práctica, esta peculiaridad, hace que aún en escenas de máximo contraste, como es la situación captada más arriba, las zonas más densas de sombras «se abran» ligeramente, otorgando un grado de detalle extra, aún sin empastarse.

<img class="size-full wp-image-125655" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_M_Monochrom_muestras_A-4.jpg" alt="Filosofía telemétrica, predicción vs ráfagas y f.p.s., atención al chorro de agua y la paloma en pleno vuelo del margen izquierdo © Albedo Media, S.L.» width=»550″ height=»366″ /> Filosofía telemétrica, predicción vs ráfagas y f.p.s., atención al chorro de agua y la paloma en pleno vuelo del margen izquierdo © Albedo Media, S.L.
Complementando a esta excelente calidad de imagen, la propia cámara y su peculiar manejo, implican ciertas destrezas por parte del fotógrafo que quiera «domarla».

Todos los usuarios Leica reconocen que este tipo de equipos necesitan algo de «entrenamiento», su filosofía de toma, visor por telémetro y ajustes, necesitan ciertamente de… buenas dosis de paciencia.

Una vez hechos al sistema, podremos incluso captar situaciones de acción, atendiendo a nuestra capacidad de predicción y respuesta a los mandos… no esperemos nada parecido a las cadencias infinitas de fotos por segundo, hablamos de un tipo de toma captada con antelación en nuestra mente y sobre la que esperamos el momento exacto para disparar.

Quizás la predicción sea una de las grandes ventajas de los sistemas telemétricos, gracias a los marcos de coberturas y los márgenes libres en el visor – áreas que no forman imagen pero si nos orientan de la acción de la escena – podemos prever con bastante antelación las situaciones que vayan acontecer dentro de este contexto… hiperfocal e instinto son otras dos grandes herramientas para conseguir capturar el movimiento con este tipo de artilugios.

<img class="size-full wp-image-125659" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_M_Monochrom_muestras_A-1.jpg" alt="Tonos y más tonos de gris… ya desde el JPG FINE de cámara © Albedo Media, S.L.» width=»550″ height=»366″ /> Tonos y más tonos de gris… ya desde el JPG FINE de cámara © Albedo Media, S.L.
En años en los que el flujo de trabajo RAW es la norma, con herramientas de edición sofisticadas y virguerías digitales de todos los tipos en aras de conseguir un blanco y negro con calidad de archivo, resulta gratificante ensimismarse ante un JPG directo de cámara con cientos de tonos de gris, bien separados, con una riqueza en matices y fuerza narrativa impresionante.

Obviamente no vamos ahora a cambiar las reglas del juego, los beneficios de la edición RAW y sus reveladores digitales ad hoc están más que asentados, la respetamos y usamos a diario… ahora bien, con archivos JPG FINE tan pulidos, ¿Qué no podremos hacer con los RAW DNG de esta contundente Leica M Monochrom?

<img class="size-full wp-image-125663" src="https://www.albedomedia.com/wp-content/uploads/2013/07/Leica_M_Monochrom_muestras_A-3.jpg" alt="La medición estrictamente puntual de las cámaras Leica M – bien usada – puede ser un recurso narrativo © Albedo Media, S.L.» width=»550″ height=»366″ /> La medición estrictamente puntual de las cámaras Leica M – bien usada – puede ser un recurso narrativo © Albedo Media, S.L.
Haciendo del fallo la virtud, tenemos que reconocer que acostumbrados a manejar muchos equipos actuales, algunos anacronismos del mundo Leica nos molestan más que otros, entre ellos, el sistema de medición – prácticamente puntual sobre el cuadrado de coincidencia del visor telemétrico – hace que perdamos los estribos, al tiempo que tras cierto «reacondicionamiento» lo podamos usar de manera expresiva, teniendo muy presente el área sobre la que va realizar la medición.

Desde nuestras pruebas en laboratorio hasta las muestras realizadas en el exterior, con todos los inconvenientes y virtudes que destilan esta carísima y elitista Leica M Monochrom, llegamos a la conclusiones que una vez probada este «cacharro del infierno» se hace querer... desde luego es una verdadera pena tener que devolverla.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.