Panasonic Lumix G2 – A prueba

Está claro, el mercado se activa por impulsos, modas más o menos pasajeras que van y vienen con mayor o menor éxito. Hace ya algunos años se impuso desde el terreno de la informática el uso táctil de algunos dispositivos, tablet pc, teléfonos inteligentes varios, recordemos el omnipresente iPhone o a su hermano sin terminal móvill, iPod touch, etc.

Incluso algunos ordenadores de sobremesa se dejaron seducir por estas ansias de tocar, pudiendo operar directamente sobre sus LCD táctiles.

En nuestra opinión y en lo que concierne a los equipos fotográficos, hasta la fecha, las incursiones en el terreno táctil han sido muy superficiales, valga la redundancia, sin llegar a exprimir una filosofía de uso donde el manejo directo sobre la pantalla, aporte un valor añadido real, al margen de cuestiones estéticas o un ahorro de botonería y por ende de espacio.

Y decimos hasta la fecha, porque todo apunta que este criterio empieza a cambiar, intuimos que algo tienen que ver los chicos de la manzana con sus dispositivos táctiles, sensibles a la presión, giros o posturas complejas, movimientos en definitiva que agilizan la operatividad final del dispositivo, que es de lo que se trata.

Bien es cierto que esta Lumix G2 no dispone de grandes alardes técnicos en su pantalla LCD táctil trasera, ni su resolución ni su sensibilidad están fuera de lo común, tampoco su tamaño o sus umbrales de basculación / movimientos. Aun comportándose correctamente en todos ellos no despunta en ningún valor concreto al respecto, ¿Entonces? ¿Qué nos hace vanagloriar tanto su propuesta de control táctil? ¿Donde se encuentra esa mencionada mejora?

Como en otras tantas ocasiones, las buenas ideas en este campo no siempre tienen que venir acompañadas por complejas tecnologías, es el concepto de toma el que realmente se ve afectado en este producto, no excluyendo su uso tradicional mediante botones, el manejo táctil abre nuevas puertas de control, más intuitivo y tras unos minutos de entrenamiento, considerablemente más rápido dependiendo el tipo de situación a captar.

Trasladando el punto de foco, mediante un puntero sobre la pantalla.

Podemos por ejemplo reposicionar el punto de foco de manera sencilla, así como discriminar el tamaño sobre el cual se accionara el autofoco por contraste, recordemos al igual que sus compañeras de la serie Lumix G, cuenta con uno de los sistema de autofoco por contraste más rápidos y fiables de este nuevo segmento de cámaras “mirrorless”, gracias a unos complejos y mejorados algoritmos de enfoque, superior incluso que algunas réflex de primer precio.

Podemos incluso cambiar el tamaño del área de foco…

 

…Y disparar tocando la pantalla, si activamos dicha función.

Disparar tocando la pantalla, útil en situaciones de extrema dificultad en el agarre de la cámara o modificar la temperatura de color por Kelvin, son otras de las muchas funciones que nos parecen interesantes. Ideal para fotógrafos con manos hábiles, que no necesiten imperiosamente índices de sensibilidad superiores a 1600 ISO y quieran además beneficiarse de un equipo reducido y liviano.

Modificando la temperatura por Kelvin…


…de manera sencilla, intuitiva y rápida.

De hecho todos los ajustes de captura son manejables desde el LCD de manera táctil, como decíamos más arriba sin excluir los accesos convencionales por el típico esquema de botonería en cruz, sumado a un dial de control con funciones de pulsación.

En nuestra opinión la mejor opción es hacer sinergia entre ambas maneras de operar y fusionarlas; mano izquierda para acciones táctiles, mano derecha botonería tradicional, el resultado es como era de esperar, soberbio. Algo que tras probarlo se echa de menos al coger otros equipos.

Estableciendo la exposición exacta, obturando y diafragmando, táctilmente.

Entrando en las funciones ya habituales en modelos táctiles, el revisado de fotografías permite desplazarse por las imágenes captadas arrastrándolas atrás o adelante con un simple movimiento de nuestros dedos, no es, si somos sinceros, tan sutil y refinado como algunas pantallas táctiles capacitivas de última generación pero cumple a la perfección con su cometido.

Arrastrando las imágenes captadas, listas para su revisión

En resumen y a la espera de ver la respuesta de otras marcas, podemos intuir que al margen de las modas, algún que otro modelo se hará eco de esta filosofía de toma, donde lo táctil, al fin, cumple una función coherente, agilizando considerablemente la funcionalidad del equipo.

Sin ir más lejos, la misma Panasonic cuenta ya con varias compactas con idéntico sistema de captura, entre ellas, destacables las presentadas hace bien poco en nuestra visita a Japón, FX70, de la que en breve hablaremos más extensamente.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.