Hace pocos días se ha presentado el accesorio «Lumu» –el resultado de un proyecto «Kickstarter»– que, en combinación con unas aplicaciones promete convertir nuestro dispositivo iOS, un iPhone, en un fotómetro. Hemos visto ya notas, y hasta algún «patrocinado camuflado», pero hemos pensado: ¿por qué no hacer una prueba contrastada? Y la cosa no es para menos, ya que el pequeño Lumu tiene un precio de 149 € –las aplicaciones son gratuitas– cuando un fotómetro de mano completo puede encontrarse en el entorno de los 200 €… y con medición de luz de flash, aunque sobre este último aspecto hablaremos más adelante. ¿Hasta qué punto las mediciones del Lumu son fiables, y qué puede aportarnos que no haga un aparato convencional?

iPhone con Lumu
No en todos los iPhone actuales queda el zócalo conector en la parte de arriba, pero no nos parece un problema insalvable… © Lumu
El Lumu, "bajo la piel", sin la calota difusora
El Lumu, «bajo la piel», sin la calota difusora © Lumu

Esta fotografía oficial nos ha ahorrado tener que destripar nuestra unidad de Lumu: teníamos que estar seguros de que bajo su calota hemisférica translúcida se albergaba un moderno sistema detector de luz y no una vieja célula CdS con sus problemas de memoria residual. El Lumu se anuncia como compatible con los iPhone 5s, iPhone6, iPhone 6s, iPhone 6 Plus e iPhone 6s Plus, pero hemos comprobado que funciona correctamente con modelos que se ven obsoletos, como por ejemplo el iPhone 4s.

El Lumu se ofrece actualmente en la configuración Lumu Pack, que permite medir luz incidente continua (reflejada por cuenta de la cámara del iPhone), y expresar las lecturas bien en valores EV, Lux o tiempos de obturación y valores de diafragma, ajustando el valor ISO. Para un futuro –y esto puede ser importante– se anuncia la aplicación «Lumu Power», que permitiría medir además luz de flash y temperatura de color. Pero eso es…para un futuro. De momento, además de la Lumu Pack se dispone de las aplicaciones Lumu Video y Lumu Pinhole (para fotografía estenopeica).

iPhone 4s con Lumu
Si no tienes un iPhone de última generación…no lo encuentres como pretexto para comprártelo: en nuestro 4s –casi un clásico ya– el Lumu funciona perfectamente. © Albedo Media, S.L.

Lumu: el manejo

Una vez descargada la aplicación el manejo es sencillo: encajamos «la bolita» –el Lumu– en el zócalo multiuso del iPhone, y abrimos la aplicación. Podremos acceder a varias pantallas, tal como se muestra más abajo:

Lumu: pantallas de aplicación
Pantallas una vez abierta la aplicación, de izquierda a derecha: menú de ajustes, modo de unidades en Lux y EV, modo de fotografía con valores para abertura de diafragma, tiempo de obturación y ajuste ISO, y finalmente modo de luz reflejada © Lumu

El menú de ajustes permite elegir entre cámara digital o para película (más sobre esto luego), ajustes en tercios, medios o pasos completos, ajuste de abertura máxima del objetivo (para no salirnos de rango), compensación para filtros (ND) y algo muy importante: calibrado del aparato. Una vez en marcha, el Lumu se maneja en el más puro estilo «smartphone»: desplazando con el dedo a un lado y a otro, cambiamos parámetros de sensibilidad ISO, valor de abertura de diafragma y tiempo de exposición. En el modo «Multi» podemos hacer varias mediciones, que nos van apareciendo en la zona inferior, marcadas en diferentes colores e interrelacionadas en una escala lineal. La medición se obtiene dando un toque en el área inferior. Si optamos –vía menú– por el modo de «medición de luz» en vez de el de «Foto», obtendremos valores de Lux (lx) y EV, con la cortesía en este segundo caso del ajuste ISO con el que estamos trabajando. Para trabajar en modo de luz reflejada, se toca la pantalla y un círculo marca el área de la medición… pero en realidad estamos usando la cámara y para eso nos basta con la aplicación y no necesitamos el Lumu. Se supone que se puede cambiar el «wallpaper», y se puede, pero –quizá no hayamos acertado– aparece muy desenfocado como para que podamos aprovechar una imagen muy concreta… quizá mejor, que aquí vamos a medir, no a ver la cara de nuestro sobrino favorito.

Lumu: la prueba

Tal como hemos dicho al principio, nuestro verdadero interés radicaba en conocer la fiabilidad del Lumu, no lo relacionado con su aspecto de «gadget» de diseño. Para determinar esa fiabilidad, primero preparamos nuestro laboratorio para poder iluminar en una gama representativa y extensa de valores, y acto seguido calibramos el Lumu vía menú. Podemos indicar que solo necesitó un ajuste de -01EV para ajustarlo a nuestro entorno de medición. La lista de valores que siguen son las mediciones arrojadas por el Lumu –a la izquierda– y por un popular fotómetro de 220 € de precio, a la derecha, cada una de ellas promedio de 10 mediciones:

  • 15,1 EV / 15 EV
  • 12,7 EV / 12,8 EV
  • 10,5 EV / 10,2 EV
  • 9 EV / 8,6 EV
  • 8,6 EV / 8,4 EV
  • 8,1 EV / 8,1 EV
  • 7,6 EV / 7,6 EV
  • 7,2 EV / 7,1 EV
  • 6,7 EV / 6,6 EV
  • 6,1 EV / 6,1 EV
  • 5,6 EV / 5,6 EV
  • 5 EV / 5,1 EV
  • 4,5 EV / 4,4 EV
  • 4 EV / 4 EV
  • 3,6 EV / 3,6 EV
  • 3,1 EV / 3,2 EV
  • 2,6 EV / 2,7 EV
  • 2,1 EV / 2,2 EV
  • 1,6 EV / 1,7 EV
  • 1,0 EV / 1,3 EV
  • 0,4 EV / Error (de aquí en adelante, sin respuesta por bajo nivel de luz)
  • 0,3 EV / Error
  • -0,2 EV / Error
  • -0,6 EV / Error
  • -1,1 EV / Error
  • -1,5 EV / Error
  • -1,9 EV / Error
  • -2,4 EV / Error
  • -2,8 EV / Error
  • -3,3 EV / Error
  • Límite del rango del sistema de iluminación de laboratorio

Conclusiones de la medición

Casi no podíamos creerlo, pero los resultados han sido espectacularmente buenos. Las discrepancias entre un dispositivo y otro no solo son mínimas, sino que además existe una correspondencia ligeramente mejor entre los ajustes de laboratorio y los ofrecidos por el Lumu. Además, en bajos niveles de luz, cuando el fotómetro comercial «tira la toalla», el Lumu sigue midiendo con precisión y buena proporcionalidad. Respecto al modo «cámara para película» vs «cámara digital» se supone que optimizaría las lecturas para compensar efectos de la Ley de Reciprocidad, lo que vemos más bien como una entelequia, salvo que se consigan introducir las base de datos de cada una de las películas existentes en el mercado…

Lumu: conclusiones generales

Queda la cuestión del precio y alguna otra consideración. En principio, para no ofrecer –por el momento– medición para flash, el Lumu se queda –en nuestra opinión– corto y caro como para que un fotógrafo opte por el en lugar de por un fotómetro completo, que solo cuesta entre 40 y 50 € más… y que además no sea tan fácil de perder como esta pequeña «bolita» de joya, aunque vaya en su estuche de cuero. Pero la cuestión sería: ¿está pensado el Lumu para fotógrafos que usan flash de estudio o para los usuarios que fotografían con su cámara fuera del estudio y que usan para casi todo el smartphone? En caso afirmativo, la «contrapregunta» sería… ¿pero alguno de esos captafotos hace algo más que fotografiar sin más con ese mismo smartphone?

La ventaja incontestable de un Lumu para los usuarios de iPhone es que con muy poca impedimenta adicional, «llevan» consigo un fotómetro de precisión. Eso sí: hay que contar con un consumo apreciable de batería. Solo el tiempo hablará del éxito o no del Lumu, pero en nuestra opinión la clave estaría en las aplicaciones, que es lo que lo diferencian de un producto convencional. A ese efecto está anunciada la «Lumu Power» y si de verdad el pequeño y simpático artefacto nos permite medir la temperatura de color con precisión…la cosa sería una pequeña bomba, ya que en ese caso empezaría a verse como realmente barato.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.