Ofrecemos, desde la CP+ de Yokohama, unas primeras impresiones de los nuevos objetivos para montura Sony FE, esto es la que montan las cámaras de la serie A7. Hablamos de los Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA, Sony FE 28 mm f/2, Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS y Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS.

Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA

Se trata de objetivos largamente esperados por los usuarios de las Sony A7 –cualquier objetivo es para ellos, largamente esperado– y especialmente cualquier «prime» y entre ellos, desde luego cualquier Zeiss. Así que el Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA ha sido uno de los más admirados y examinados.

Pero… lo expuesto en la CP+ no han sido más que muestras funcionales en los muy primeros estados de desarrollo, algo que se deja notar incluso en los acabados. Así que «ver, tocar, probar» pero ¡nada de hacer fotos con ellos!

Se nos ofrece, en la CP+, la oportunidad de una toma de contacto con unidades de preproducción de los nuevos objetivos presentados –más bien deberíamos decir anunciados– para el sistema FE. Todavía en estado bastante rústico, hace temer por un importante retraso en su comercialización. Nos permiten estimar lo que puedan suponer en cuanto a rendimiento futuro y sobre entrever –por sus grandes dimensiones y comprometidas formas– que la montura Sony FE, junto con el sensor 24 x 36 mm y una corta distancia de registro, si que supone un reto notable para el diseño de ópticas adecuadas.

Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA, el más "acabado de entre las muestras de preproducción de nuestra toma de contacto. © Albedo Media
Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA, el más «acabado de entre las muestras de preproducción de nuestra toma de contacto. © Albedo Media

Por «alusiones» comenzamos con el Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA, acoplado sobre su correspondiente cuerpo de Sony A7. Lo primero que llama la atención es su tamaño; no es grande, es inmenso. Se nos dirá que la cámara es pequeña para incorporar un sensor de 24 x 36 mm, mucho más pequeña que una DSLR® de 24 x 36 mm y ello es cierto, pero… el objetivo es muy grande. Para los que estén ya pensando en compararlo con un Zeiss Distagon T* 35 mm f/1,4 ZM, montado sobre una A7S, podemos decirles que no les falta un poco de razón, pero que existe una diferencia notable, y es que el Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA es autofoco. Y los motores ocupan espacio y el esquema de lentes debe ser distinto.

Pero a pesar de ello mantenemos nuestra –quizá atrevida opinión– tantas veces manifestada: el diámetro de la montura FE, en combinación con la corta distancia de registro («flange distance») y el captor de 24 x 36 mm representa un serio obstáculo para el desarrollo de ópticas luminosas y de alto rendimiento. (*)Superada esta diatriba, podemos decir que la muestra con la que hemos tenido la toma de contacto ofrece ya un muy buen acabado a pesar de ser de preproducción, si bien no cercana a la final.

Dispone de un auténtico aro de ajuste de aberturas de diafragma con ajustes en tercios de clic y el enfoque es interno, sin variación de la longitud física del objetivo. En la mano, resulta contundente, y mucho más equilibrado con una Sony A7 dotada de grip adicional, que con el simple cuerpo, como aparece en la imagen. El AF parece rápido lo que puede deberse a que este objetivo emplea un motor SSM de acción piezoeléctrica directa sobre los elementos internos de enfoque. Aunque el objetivo en sí no es sellado, lleva una junta tórica de sellado tras el elemento frontal.

Parámetros tales como Ø, largo, peso, etc., no son finales. Del esquema óptico tampoco se sabe nada oficialmente, pero hemos podido constatar de que sigue un esquema 11/8 de tipo retrofoco, y aunque en la Photokina pasada se habló de que estos objetivos estarían listos para febrero/marzo de 2015 de momento no hay fecha prevista de comercialización.

Sony FE 28 mm f/2

El Sony FE 28 mm f/2 obedece a unas proporciones muy sensatas, y recuerda mucho externamente al Carl Zeiss Sonnar FE  35 mm f/2,8 presentado junto con las primeras A7R y A7.
Ello nos parece muy coherente dentro de una línea de objetivos. Sobre una Sony A7 II se configura como un conjunto muy equilibrado y atractivo.

Pero hay más: esta óptica se propone como un objetivo «multi propósito» para aquellos usuarios que no desean andar cambiando de óptica, pero no les importaría acoplar accesorios conversores delante de la misma. Parece un detalle pequeño, pero no es lo mismo encontrarse con dos objetivos en la mano y el cuerpo con el sensor al aire que acoplar y desacoplar unos accesorios mediante un simple clic por la parte frontal.

Lo convertidores llevan el conjunto óptico al equivalente de un 21 mm rectilinear (0,75x) y al de un «ojo de pez» de 16 mm. Nuestras muestras acoplaban fácilmente con un «clic» y estaban my bien acabadas, con barriletes metálicos.

Los convertidores afocales, no alteran la luminosidad del objetivo base –salvo una ligera absorción por las lentes– ni tampoco la distancia mínima de enfoque. Si antes solían producir mucha pérdida de calidad, hoy en día, con las lentes aesféricas que se emplean en ellos han demostrado dar una calidad excelente. Además, a través de menú se pueden prever correcciones de firmware para la combinación.

Sony FE 28 mm f/2 con los dos convertidores disponibles. Puede apreciarse el pestillo liberador respecto a la óptica base © Albedo Media
Sony FE 28 mm f/2 con los dos convertidores disponibles. Puede apreciarse el pestillo liberador respecto a la óptica base © Albedo Media
Acoplando el convertidor "ojo de pez" 16 mm al Sony FE 28 mm f/2 © Albedo Media
Acoplando el convertidor «ojo de pez» 16 mm al Sony FE 28 mm f/2 © Albedo Media
Sony FE 28 mm f/2 con convertidor "ojo de pez" 16 mm acoplado: la "cosa" comienza ya a ser llamativa. © Albedo Media
Sony FE 28 mm f/2 con convertidor «ojo de pez» 16 mm acoplado: la «cosa» comienza ya a ser llamativa. © Albedo Media
Los dos convertidores afocales disponibles para el Sony FE 28 mm f/2: no excesivamente grandes y con buen acabado. © Albedo Media
Los dos convertidores afocales disponibles para el Sony FE 28 mm f/2: no excesivamente grandes y con buen acabado. © Albedo Media
Sony FE 28 mm f/2 con el convertidor ultra gran angular 21 mm acoplado: el conjunto no supone dimensiones exageradas. © Albedo Media
Sony FE 28 mm f/2 con el convertidor ultra gran angular 21 mm acoplado: el conjunto no supone dimensiones exageradas. © Albedo Media

Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS

Este objetivo, a pesar de no ser de Zeiss, sino un Sony G, es otro monstruo del mismo estilo del Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA en el sentido del de lo voluminoso. Es cierto que los objetivo macro suelen ser un poco más largos que los normales de la misma focal, pero es cada vez menos necesario, merced a las lentes aesféricas y los grupos flotantes. No obstante hay que resaltar que esta óptica macro llega a escala 1:1 sin necesidad de tubos de extensión, a una distancia mínima de 28 cm.

En la mano, apreciamos una construcción en aluminio, cuyo anodizado parece estar en calidad de acabado todavía a unos cuantos pasos del final –recordemos que estamos ante muestra de preproducción– y el conjunto, a pesar de la contundencia parece relativamente armónico.

Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS. Puede verse el aro conmutador para el paso rápido de AF a MF © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS. Puede verse el aro conmutador para el paso rápido de AF a MF © Albedo Media

Los que están habituados a trabajar en macro en las escalas de reproducción del entorno de 1:2, 1:1 y no digamos superiores, saben que en ese ámbito la mayoría de las veces no tiene sentido tratar de enfocar, sino que resulta más práctico –quizá– seleccionar una escala de reproducción acorde al sujeto y acercarnos y alejarnos al mismo –con movimientos milimétricos– hasta verlo a foco- Pues bien, para eso pueden resultar muy útiles las escalas que lleva grabadas en su parte anterior el Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS.

Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS... casi "una bella bestia" © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS… casi «una bella bestia» © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS © Albedo Media
Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS © Albedo Media

Como es muy habitual en los objetivos macro y en algunos teleobjetivos, el Sony FE 90 mm f/2,8 Macro G OSS dispone de un limitador de rangos de enfoque, en este caso desde infinito hasta 50 cm y desde 50 cm a la distancia mínima de enfoque que tal como hemos comentado es de 28 cm. Ello hace que en autofoco (sobre todo de infinito a 50 cm) se produzca menos «hunting», con un AF más rápido. En la muestra probada observamos que se producen ciertos «saltos» al pasar de infinito a 1:1 pero debemos insistir en que se trata de muestras de preproducción. Igualmente, recordar que el objetivo está estabilizado internamente.

Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS

Para finalizar con esta toma de contacto, nos detenemos en el Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS, un objetivo estabilizado para uso general, y que parte de un extremo angular bastante interesante para una cámara de sensor 24 x 36 mm, no siendo nada despreciable tampoco la focal extrema.

Nuestras impresiones de toma de contacto con esta óptica se traducen en una sensación un tanto plasticosa, con una acción «zoom» muy dura y con un barrilete que se extiende mucho fisicamente a 240 mm. En lo que la estética, tampoco nos parece muy afortunada, si bien el tamaño es para esta óptica más lógico que para el Zeiss Distagon T* FE 35 mm f/1,4 ZA.

Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS © Albedo Media
Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS © Albedo Media
Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS © Albedo Media
Sony FE 24-240 mm f/3,5-6,3 OSS © Albedo Media

(*) Ver: encuentro con los responsables de diseño de los nuevos objetivos Sony FE

Fotos de Núria Agustí para @ Albedo Media S.L

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.