Olympus frente a Leica


Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 Asférico

Este objetivo fue el primer «zoom estándar» presentado junto con la cámara profesional Olympus E-1 en el momento de la introducción del concepto del sistema Cuatro Tercios.
Los que lo han probado, conocen ya su gran rendimiento, sobre todo en lo que respecta a corrección de distorsiones y asombrosa distancia mínima de enfoque de 22 cm a todas las focales.

El manejo del aro de variaciones de focales es muy suave y exento de durezas a lo largo de toda la gama de focales.
En cuanto al aro para el enfoque manual, el motor sin núcleo incorporado en los Zuiko Digital, permite disponer simultáneamente de autofoco y enfoque manual. En el modo de enfoque manual, la operación se realiza en realidad eléctricamente, por acción sobre el motor, lo que exigen un cierto nivel de familiarización para aquellos que estén más habituados a un sistema de enfoque puramente mecánico. En este sentido, las sensaciones son muy similares a las obtenidas a través del manejo de un sistema ultrasónico de Canon o Sigma, por poner un ejemplo sencillo.
dosobjefrontB
Los recubrimientos de goma de los aros de control es de muy buen diseño y factura.
Tanto las variaciones de focal como las del enfoque se producen sin giro del aro anterior, lo que facilita la utilización de filtros polarizadores o de efecto y hace posible la utilización de un eficaz parasol en pétalos.
El parasol, en plástico, como es la norma ahora, dispone de ranurado antirreflejos en sus caras internas.

La montura posterior es metálica, y deja ver una calidad de fabricación del máximo nivel.
En conjunto, el Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 Asph ofrece una apariencia relativamente compacta, al estrecharse su barrilete ligeramente desde la base a la parte frontal.
Hay que decir, que, debido a su diseño telecéntrico, los objetivos Olympus para el Cuatro Tercios, han de ser relativamente voluminosos, especialmente en lo que se refiere al diámetro.
El objetivo Olympus Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5 Asph es semiestanco, a prueba de salpicaduras. Su firmware es actualizable por el usuario. El peso de este objetivo, junto con su parasol, es de 458 gramos.
A la focal más cortaA la focal más larga
A la izquierda el objetivo de Olympus, y la derecha el de Leica, muestran sus proporciones respectivamente a las focales de 14 y 54 mm (50 en el de Leica)

Leica D Vario-Elmarit 14-50 mm f/2,8-3,5 Asph

Este primer objetivo zoom diseñado por Leica específicamente para una cámara réflex digital con óptica intercambiable, hace historia al inaugurar la serie «D» (digitales réflex) de Leica, serie que se suma a la «M» (telemétricas) y a la «R» (réflex analógica) de la firma.
A simple vista, el nuevo objetivo de Leica parece bastante más voluminoso que el de Olympus con el que estamos realizando la comparativa, cosa que, a través de las fotografías, podemos apreciar se debe probablemente más a su diámetro frontal y medio que a la longitud en si, que es muy similar. El mayor diámetro del objetivo de Leica se debe, por una parte, a la necesidad de albergar y «dar juego» al grupo de lentes móviles que ha de aportar la estabilización óptica, y por otro, al empleo de una lente frontal asférica de diámetro relativamente grande.
Al igual que el objetivo de Olympus, tanto las variaciones de focal como las del enfoque se producen sin giro del aro anterior, lo que facilita la utilización de filtros polarizadores o de efecto y hace posible la utilización de un eficaz parasol en pétalos. En el caso de este parasol, el interior es liso, pero es posible que en las nuevas versiones a comercializar, se emplee un sistema ranurado.
En lo que se refiere a los aros para el enfoque y para la variaciones de focales, se ha optado por un material sintético de tacto muy agradable, que proporciona al conjunto una aspecto muy acorde con la estética Leica para los objetivos de la serie R. El ranurado de esos aros, muy fino, hace que resulte bastante difícil limpiar las partículas que con el uso se van introduciendo en los intersticios.
La acción del aro de enfoque es muy similar en modo de funcionamiento y tacto a la ya comentada para el objetivo de Olympus. En lo que se refiere al aro de variaciones de las focales, el funcionamiento, dentro de una suavidad notable, presenta mayores diferencias de resistencia a lo largo de su recorrido.
Al igual que el objetivo de Olympus, la factura general y el acabado de la montura metálica es de primer orden. El los rasgos diferenciadores externos principales del objetivo Leica D son, por un lado el conmutador externo que permite activar o desactivar el sistema de estabilización, y por otro… ¡la presencia de un auténtico aro de aberturas de diafragma!
lLeica D Vario-Elmarit: conmutador del estabilizador
Se trata de algo ya muy poco usual y que los fotógrafos exigentes suelen apreciar. El encaje de los clics y medios clics es correcto, aunque sin la contundencia sedosa de los objetivos Leica de la serie M. El peso de este objetivo, junto con su parasol, es de 555,5 gramos.
En lo que respecta al sonido del enfoque, tanto en el modo automático como en el manual, tanto en el objetivo de Leica como en el de Olympus, es prácticamente inaudible.
       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.