Olympus E-3: manejo

Como herramienta profesional que es, la Olympus E-3 dispone de una amplia variedad de modos y funciones, que requieren un estudio en profundidad para poder abarcar, entender y aprovechar de forma eficaz.
Imposible conseguirlo en tan solo 12 horas de uso, y ello es una de las razones (solo una de bastantes) por las que el análisis en profundidad deberá esperar a disponer de una unidad de prueba.

 


 

 

03/11/07 Actualización: nuevas fotografías y piés de foto

Sin embargo, la E-3 ha superado con facilidad la prueba de utilizarla con razonable soltura sin disponer de manual de uso. Ello, por su parte, parece una buena demostración del buen trabajo realizado en lo que viene en llamarse la interfaz de usuario.

Autoenfoque y disparo

Como ya hemos comentado en el artículo “E-3: primeras impresiones”, el autoenfoque, al menos en combinación con los dos objetivos SWD probados, es rápido, preciso y silencioso.

Selección de un grupo de cinco puntos en área


Puede personalizarse incluso la forma de recorrerse la selección de los puntos del autoenfoque, así como retornar por defecto a uno de nuestra elección

A los 11 puntos visibles de enfoque visibles, que “esconden” 88 elementos de información, se suman interesantes opciones de selección del punto. A las ya habituales de selección automática del punto o la selección manual de uno de ellos, se suma la opción de escoger un área de enfoque abarcada por uno principal y cuatro colindantes (3 en zonas periféricas).

El disparo de la Olympus E-3 es –nos atrevemos a decirlo– simplemente perfecto. La tensión sobre el disparador es perfecta en cuanto a presión y absolutamente precisa en lo que respecta al punto en el que se va a producir el disparo. Ello nos permite, por ejemplo, disparar un solo fotograma aún en el modo de ráfagas de alta velocidad.
El retardo en el disparo es mínimo, y podría incluso mejorar el valor indicado por la firma, que es de tan solo 60 milisegundos.


El tiempo de retardo en el disparo es tan reducido que permite captar la acción al instante incluso sin ráfagas, con un solo disparo. Este pescador viajaba con dos gaviotas posadas sobre su barca cuando una de llas levantó el vuelo.
Zuiko digital 12-60 mm f/2,8-4 SWD a 60 mm, f/4,5 y 400 ISO
© Valentin Sama


El mecanismo dle espejo es especialmente refinado y seguro. Puede observarse que la inclinación en la posición alta de "cierre de espejo" es diferente de los 45 grados clásicos.

¿Lo mejor? El mínimo “mirror blackout time” o tiempo durante el cual se pierde la visión réflex entre disparo y disparo, que es el mejor resultado que hemos visto hasta la fecha. Puesto que ello viene acompañado de casi total ausencia de golpe de espejo así como de un sonido de alta calidad, si hubiese que dar puntos en este aspecto serían 10 sobre 10.
También en este aspecto el menor tamaño del espejo de una cámara 4/3 ayuda, pero dentro de ellas, es –además– la mejor.
De momento tenemos un disparo insuperable y un autoenfoque que parece serlo a falta de algunas pruebas de laboratorio adicionales… ¿qué más podemos analizar?

El visor

No esperábamos menos, pero el visor es de la categoría que una 4/3 profesional de merece. Con un aumento de 1,15 x, la Olympus E-3 ofrece un tamaño de imagen aparente similar o superior al de las cámaras profesionales y “prosumer” del resto de los fabricantes de cámaras para formato “APS-C” o de 24 x 36 mm.
La visión es además, nítida, clara y contrastada.


El panel de información en el interior del visor, puede ofrecer todos estos datos. Puede observarse que figura también el ajuste ISO

Algo que es poco conocido es el hecho de que en los visores réflex más usuales, el juste de dioptrías suele producir un cambio en el aumento ciado más que notable. En la E-3 se han conseguido que la variación sea prácticamente nula.
En una aproximación más reposada nos quedan por volver a comprobar dos aspectos.

El primero de ellos es si el mejor ajuste de dioptrías para las marcas de los puntos de enfoque coincide con el mejor ajuste para la nitidez de la imagen en la pantalla, y el segundo la legibilidad para usuarios con gafas de las indicaciones de la información en la parte inferior del visor, que nos ha parecido justa en una primera apreciación.
Lástima que las pantallas de enfoque sean intercambiables en taller y no por parte del usuario al estilo “OM”, pero por otro lado, las prestaciones especiales del “Live-View” cubren parte de esas posibles necesidades.

Live View

Le podemos regalar a Olympus el “slogan” de “I Love Live View”, pues una vez que se prueba se hace indispensable y sin querer meter el dedo en el ojo (solo un poco) podemos recordar a las firmas y analistas que lo denostaban y que ahora lo incorporan casi como si fuese invento suyo.
El modo Live-View de la Olympus E-3 incorpora avances muy prácticos (algunos ya disponibles en las E-410 y E-510).
Así, podemos disponer, en la pantalla, además de los niveles de información habituales y el  histograma en vivo, hasta tres clases diferentes de retículo sobreimpresos, lo que podría suplir en parte, para determinadas aplicaciones, las pantallas de enfoque intercambiables.



El Live-View nos permite apreciar los ajustes de temperatura de color…



… y también los de profundidad de campo, entre muchas otras funciones

Funciones cuyo efecto podemos ver en Live-View incluyen el ajuste de blancos, la compensación de exposición y la profundidad de campo.
Y sin embargo… ¡cuánto echamos de menos el “Modo A” de la Olympus E-330! Sabemos que en una cámara como la Olympus E-3 es casi imposible, por cuestión de diseño, pero..

La Olympus E-3, al igual que la E-410 y la E-510 ofrecen el equivalente del “Modo B” del Live-View. En este modo, la imagen ofrecida en el monitor posterior “viene” del captor principal, con todas las ventajas que ello supone, pero al disparar, el espejo (que estaba subido, con el obturador abierto), debe bajar, el obturador cerrarse, el módulo AF realizar el autoenfoque, el espejo volver a subirse y el obturador abrirse para realizar la exposición final. Ello conlleva un retardo acompañado del tableteo propio de los mecanismos involucrados. En el Modo A de la E-330, un segundo captor enviaba la imagen al monitor a espejo bajado, con visión réflex simultánea y el disparo se producía sin retardo.

En la Olympus E-3, frente a todos los otros modelos que ya ofrecen algún tipo de Live-View, incluidos los propios de la marca, la gran ventaja añadida es la pantalla orientable muy libremente, algo que solo ofrece también, por el momento la Panasonic Lumix L-10.

Zuiko Digital 12-60 mm f/2,8-4 SWD

Para probar un objetivo a fondo hay que ir al laboratorio. Y no podemos disimular qu estamos deseando disponer de una unidad de pruebas para poder realizar mediciones y  comparaciones prácticas, con sus gran rival que no va a ser otro que… el primero presentado con la E-1, el Zuiko Digital 14-54 mm f/2,8-3,5. Teóricamente no son comparables, especialmente por el motor SWD frente a motor sin núcleo del objetivo antiguo, pero… es el patrón a batir.
Tras este primer contacto, el nuevo 12-60 mm nos ha gustado, tanto más conforme avanzábamos en su uso.
El tacto de variaciones de focal es bueno: arrancó un poco más basto que el 14-54 mm pero tras unos pocos ciclos de uso funcionaba con suavidad.

Los motores ultrasónicos empleados en los nuevos objetivos "SWD" son de tecnología Olympus y al parecer, el acceso muy directo al grupo de lentes de enfoque es parte del secreto de su gran rapidez

A simple vista (insistimos: falta laboratorio), su grado de distorsión nos ha parecido algo más elevado que el del 14-54 mm y algo menor que el del 11-22 mm, siendo todos esos “grados” muy bajos, y especialmente el del 14-54 mm.

12-60 mm f/2,8-4 SWD a 60 mm (120 mm) f/5.0, a 100 ISO
Distorsión prácticamente inapreciable
© Valentin Sama

En el nuevo 12-60 mm nos ha parecido ver –a la focal de 12 mm–  una casi nula distorsión en los bordes del fotograma y una ligera distorsión en barrilete a aproximadamente 2/3 y “pico” del centro del fotograma, esto es, un poco antes del borde. A la focal de 60 mm casi inapreciable.
La resolución solo en base a las fotografías tomadas, parece muy buena… lo dicho..¡laboratorio!
Lo más probable es que, con el tiempo, este nuevo 12-60 mm sustituya al 14-54 mm, por coherencia en las cadenas de producción. Los juegos mecánicos, por cierto, son menores en el nuevo objetivo, y el volumen y peso muy aceptables dados sus parámetros ópticos.

Botoneras y LCD

A algunos les sorprende la ausencia de “tambor” de selección de modos de exposición, pero la verdad es que su eliminación es coherente con el aligeramiento general del cuerpo y las mejoras en la estanqueidad. Nos gusta, personalmente, en una cámara profesional, la ausencia de los “programillas”, limitando los modos al clásico esquema “PASM”. Pulsar el botón "mode", y accionar la rueda trasera, nos lleva los modos a elegir, al tiempo que hacerlo sobre la delantera, nos lleva a la selección de los modos de foto a foto, ráfagas de alta o baja velocidad, autodisparador. Etc. Las funciones de las dos ruedas son conmutables entre sí.

Para nuestro gusto, un poco demasiado a la izquierda…

Para nuestro gusto personal la rueda posterior está un poco demasiado alejada del pulgar de la mano derecha (próxima al pentaprisma), pero no hay dos manos iguales, y por el contrario la ergonomía, el agarre y la estabilidad de la cámara en la mano son de alto nivel y ello sin la empuñadura. Para las tomas verticales (sobre todo si se repiten de forma continua), serán bienvenidos los mandos adicionales de la empuñadura adicional.

La Olympus E-3 es una cámara con casi “un botón para cada cosa” y eso es algo muy de agradecer. Es más costoso, pero nos evita tener que navegar excesivamente por los menús, salvo para programaciones de uso profundas.
Llegado el caso, a pesar de la complejidad de el enorme abanico de funciones que ofrece la E-3, se ha trabajado mucho sobre la interfaz de usuario, evolucionada inteligentemente a partir de las de las E-330, E-410 y E-510. Existen numerosos “atajos” que facilitan determinadas acciones.

Uno de ellos, por ejemplo (gracias por el truco, Martin!) permite cambiar rápidamente la grabación de una tarjeta CompactFlash a una xD: basta pulsar el botón “Info” para poder “iluminar” en el monitor en un par de toques de cursor el icono correspondiente (abajo, a la izquierda) y hacer el cambio.


Información completa del LCD del panel superior, información que nunca aparecerá de esta forma, simultáneamente. La legibilidad es bastante buena en comparación con otros productos

Y ya que hablamos de iluminar, podemos decir que el panel LCD de la parte superior pude iluminarse a voluntad y goza de iconos de un tamaño al menos muy aceptable.

Personalización

La Olympus E-3 permite configuraciones personales muy versátiles, y al efecto de facilitar esos ajustes todos ellos se han centrado en una misma localización: en la primera “llave herramienta” del menú, y dentro de ella, en agrupaciones de “llaves” que van, alfabéticamente, de la “A” a la “I”.



Para las decisiones que deseemos alternar con mayor frecuencia, el botón más utilizado para ello es el de “función” o “Fn”, ubicado en la parte superior derecha del dorso.


Unos pocos ejemplos de función rápida asignada sería del de retorno rápido a un modo de “calidad de imagen” preasignado. Esta opción permitiría, por ejemplo, estar trabajando continuamente en JPEG, y para una toma determinada, “pasar” a RAW o a RAW + JPEG, o a la inversa.
Existen al menos otras 11 funciones vinculadas a este pulsador, sin olvidar que pueden personalizarse otros muchos parámetros a través de otros diales y/o botones.

Impresiones provisionales

Mientras esperamos a poder realizar una prueba definitiva, durante varias semanas, pensamos que podemos afirmar que esta es la Olympus que esperaba tanto los fieles usuarios como las no menos pacientes ópticas Zuiko Digital de alta gama. La adición de los nuevos objetivos SWD y alguno que tenemos en lista redondean el panorama.

Todas las imágenes, salvo indicación en contra: © Olympus 

Otros artículos relacionados

Olympus E-3: muestras
Olympus E-3: primeras impresiones
Olympus E-3 más OM Zuiko 50 mm f/1,8

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.