Ponemos a prueba una unidad final de la óptica Olympus PRO equivalente a un 600 mm f/4, un objetivo destinado a poder ser empleado a mano a pesar de su muy estrecho ángulo de toma de tan solo 4,1 grados. Un conjunto de detalles de refinada ingeniería óptica y mecánica parecen haberse conjuntado para ello.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO sobre una Olympus OM-D E-M1
M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO sobre una Olympus OM-D E-M1. Un equivalente a 600 mm de tan solo 227 mm de largo © Albedo Media, S.L.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO: diseño y desarrollo

A través de una entrevista realizada a los ingenieros de Olympus responsables del desarrollo de este objetivo, publicada por el medio japonés Digital Camera Magazine (1) hemos podido conocer algunas interioridades técnicas, que nos hablan –una vez más– de que crear un objetivo es una obra de arte, una labor de seres humanos (2).

Así, hemos podido saber que en la concepción original del M.Zuiko de 300 mm no figuraba el sistema de estabilización interno y que eso fue una decisión posterior que obligó a reconsiderar todo el esquema óptico. Y por extraño que parezca, esa incorporación no fue un «añadido» debido a una supuesta insuficiencia del sistema de estabilización en cinco ejes de las OM-D actuales, sino porque en un principio se pensaba que… ¡no sería posible hacer que los dos sistemas –cámara + objetivo– funcionasen armónicamente en conjunción! Pero se consiguió, creándose el «Synchro IS» que ofrece hasta 6 puntos de estabilización, y el esquema óptico se reconsideró desde cero.

Olympus M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO: mandos de control de estabilización y AF / MF
Olympus M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO: mandos de control de estabilización y AF / MF

Y a la pregunta de por qué no se alcanzó una estabilización de hasta 9 puntos –cinco de la cámara más 4 del objetivo– la respuesta es que –en el estado actual de la tecnología– forzar la marcha para llegar a esos 9 puntos, por un lado hubiese comprometido la precisión de la detección y por otro habría doblado al menos el tamaño de la unidad de corrección. Pero Mr. Yoshiaki Sueka, responsable de ese aspecto asegura que va a seguir «puliendo» el rendimiento del Synchro IS… Y añade que sería «un desperdicio» no aplicar el sistema a las focales más cortas, pero advierte que el Synchro IS opera de forma diferente –discretamente se deja caer que más eficiente– al sistema Dual IS de Panasonic.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO junto al teleconvertidor MC-14
El teleconvertidor MC-14 –a la izquierda– añade solo 1,5 cm y no supone desequilibrio del favorable reparto de masas del objetivo. Todo el conjunto, de la imagen se configura como a prueba de intemperie. © Albedo Media, S.L.

Un detalle que nos parece muy interesante –pues la experiencia personal nos ha demostrado su importancia– es todo el trabajo que se han tomado los ingenieros en hacer que este M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO no solo sea lo más ligero posible, sino que además, no tenga el centro de gravedad desplazado hacia delante, que no sea «cabezón». Ello se debe a que el desiderátum al inicio de su concepción era crear un equivalente a un 600 mm que pudiese manejarse a mano. Y nada de ello era fácil si se parte de la premisa de que –para un rendimiento de imagen dado– la dificultad de diseño de esta focal para Micro Cuatro Tercios es del doble de la equivalente para 24×26 mm.

Tras una encuesta de mercado, se determinó que la mayoría de los interesados en una óptica equivalente a 600 mm que pudiese ser manejada a mano eran fotógrafos dedicados a la observación de aves («bird watching») y por tanto los diseñadores del M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO se pusieron como meta que fuese capaz de representar correctamente las frecuencias asociadas a los finos detalles de las texturas del plumaje de las aves. Así, donde otras firmas ajustan su rendimiento MTF para 10 l/mm y 30 l/mm (3), en Olympus siguieron el estándar de 20 l/mm y 60 l/mm, el doble de «duro».

Esquema óptico del Olympus M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO
Esquema óptico del Olympus M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO. En rojo, figuran los dos elementos móviles para estabilización. Quedan indicados igualmente los elementos HR y Super ED © Olympus

Así, vidrios ópticos HR y Super ED se combinaron –en un esquema 17/10– no solo en clase sino también en posición dentro del esquema óptico a fin de alcanzar el bien equilibrio de masas antes citado, pero sobre todo un rendimiento muy alto en lo que respecta a las aberraciones cromáticas –también en las zonas desenfocadas de la imagen– y especialmente en un aspecto muy concreto: nulo viñeteo apreciable a la plena apertura de f/4. La razón no es otra que –además de para la fotografía de aves– este tipo de óptica se emplea mucho por parte de los fotógrafos amantes de la fotografía de aviones, y un fondo limpio libre de viñeteo es clave para aplicación tan peculiar. Se indica que cerrar el diafragma ligeramente respecto a ese valor de f/4 apenas si mejora el rendimiento. El «know how» óptico para llegar a ese rendimiento supuso –entre otras técnicas– poder pulir con precisión lentes muy delgadas a partir de «blanks» de vidrio óptico extremadamente delicado por su poca dureza. Debido a la probable aplicación de fotografía de aves, el objetivo se calculó para ofrecer una distancia mínima de enfoque extraordinariamente favorable –1,4 metros– y para un alto rendimiento de calidad desde infinito hasta esa distancia, a la que se cubre un sujeto de tan solo 5,4 x 7,2 cm de tamaño.

Curvas MTF comparativas del nuevo M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO para Micro Cuatro Tercios y el Zuiko Digital 300 mm f/2,8 original para Cuatro Tercios.
Curvas MTF comparativas del nuevo M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO para Micro Cuatro Tercios y el Zuiko Digital 300 mm f/2,8 original para Cuatro Tercios. Puede verse que el rendimiento del objetivo nuevo es superior en contraste, resolución y sobre todo grado de corrección del astigmatismo. © Olympus

Otra de las metas a alcanzar que se fijaron los ingenieros de Olympus fue superar en calidad de imagen –aparte del manejo a mano alzada– al mítico Zuiko 300 mm f/2,8 del sistema Cuatro Tercios. Y de hecho, lo mejora, sobre todo en el recorrido centro a esquina. El teleconvertidor 1,4x fue diseñado con el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO en mente y lleva su equivalencia a la de un 840 mm f/5,6 con una caída de rendimiento perfectamente aceptable, reflejado en un mayor astigmatismo hacia las esquinas.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO con teleconvertidor MC-14
El teleconvertidor MC-14 solo añade 1,5 cm de grosor al conjunto y lleva al M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO a la equivalencia de un 840 mm f/5,6 © Albedo Media, S.L.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO: en el campo

Y es esta óptica equivalente a un 600 mm f/4, con una impresionante distancia mínima de enfoque de 1,4 m, y con unos parámetros físicos de tan solo Ø 92,5 mm x 227 mm para 1.270 / 1.475 gramos sin / con adaptador para trípode (4) es la que hemos sometido a una prueba sobre diferentes campos de aplicación, que han ido desde la fotografía de aves a la de escenografía, pasando por la de deportes. Como comparación las ópticas con las que compite, son, por  un lado el Canon EF 600 mm f/4L IS II USM, con una distancia mínima de enfoque de 4,5 m y unas dimensiones de Ø 168 mm x 449 mm y un peso de 3.920 gramos, y por otro, el AFS-Nikkor 600 mm f/4E FL ED VR, con distancia mínima de enfoque de 4,4 m y dimensiones de Ø 166 mm x 432 mm para un peso de 3.810 gramos. Respecto a estabilización, el objetivo de Olympus promete 6 pasos (con el cuerpo) al tiempo que las ópticas de Canon y de Nikon, ofrecen 4. En cuanto a precios, hablaríamos de aproximadamente 2.500 € para la óptica de Olympus, 11.500 € para la de Canon y 12.300 € para la de Nikon. Siempre es bueno tener estos datos en cuenta a la hora «de tirarse al monte». Tal como indicábamos, hemos pedido la colaboración de diversos profesionales para la prueba de campo de esta óptica tan especial.

Nota: en todas las imágenes tomadas con el objetivo, hacer clic para ampliar. Obtenidas sin ayuda de trípode o monopie.

Mediobarco

Hembra de Azor
Hembra de Azor; 1/4.000s f/4 – ISO 200; OM-D E-M1. Obturación electrónica silenciosa, distancia menor de dos metros © Mediobarco
Pájaro junto al agua, con reflejo
1/1.600s f/4 – ISO 200; OM-D E-M1 © Mediobarco
Hembra de Azor durante un baño
Hembra de Azor durante un baño; 1/1.600s f/4 – ISO 200; OM-D E-M1 en modo de obturación electrónica silenciosa, distancia menor de 2m © Mediobarco
Retrato de mujer, en estudio
La utilización atípica de un objetivo equivalente a 600 mm se refleja en esta atrevida utilización para un retrato con flash de estudio; 1/200s f/10 – ISO 200; OM-D E-M1 © Mediobarco
Retrato de mujer, en estudio
Y puestos a ser atrevidos, Mediobarco reta al sistema con una fotografía de retrato con el 300 mm y el MC-14, para un equivalente de 840 mm, colocando al sujeto desplazado, el punto menos favorable para el rendimiento del conjunto; 1/200s f/10 – ISO 200; OM-D E-M1 © Mediobarco

Mediobarco nos comenta:

…En mi estudio hago fotografía de moda y de producto. Desde que se presentó en el mercado el M.Zuiko Digital ED 40-150mm f/2,8 IS PRO, ya no lo quito de las cámaras. Su nitidez y velocidad de enfoque sin apenas ningún ruido me cautivaron desde el primer momento. Ahora disparamos todo con este objetivo. Cuando salgo del trabajo lo que me gusta es la fotografía de naturaleza y, cuando tengo algo de tiempo, la fotografía deportiva.

Tuve la ocasión de disfrutar hace unos meses de un M.Zuiko Digital 300mm f/4 IS PRO. Su hermano pequeño había dejado el listón muy alto y mi duda era si este nuevo objetivo estaría a la altura. Al desembalarlo, la primera impresión fue muy buena: peso contenido, impecable acabado y el detalle del soporte para el trípode con la zapata “Arca Swiss”.

Después de unas pruebas, he llegado a la conclusión que este objetivo es la herramienta definitiva para los que nos gusta “ir de pajarines”. Tamaño contenido, velocidad de enfoque, nitidez, peso muy ajustado y tan silencioso que hay que estar muy atento para oír algo cuando está actuando el enfoque. Y lo que ya lo hace imbatible es su distancia mínima de enfoque, que te permite ir tranquilo con una focal equivalente de 600mm sin miedo a perderte nada por estar fuera de foco. Para rematar la faena, y tal como se puede ver más arriba, se me posó una hembra de Azor a menos de dos metros de donde me encontraba. El disparo silencioso de mi OM-D E-M1 y esa distancia mínima de enfoque, me permitieron disfrutar de 20 interminables minutos de una rapaz mientras se daba un baño y yo le hacía unos cuantos cientos de retratos. Con cualquier otra cámara y objetivo me habría quedado sin «trofeo», bien porque no habría podido enfocar a la rapaz, bien porque esta se habría ido con el sonido del primer disparo de mi cámara.»

Sitio web de Mediobarco (Flickr)

Fernando Marcos Ibáñez

Nota: todas las fotografías, Zarzuela «Juán José», de Pablo Sorozábal, Teatro de la Zarzuela.

Zarzuela Juan José, de Pablo Zorozábal, Teatro de la Zarzuela
En esta imagen, realizada desde el patio de butacas, como todo el resto de las imágenes, realizada con una focal equivalente a 30 mm nos hacemos una idea del entorno y distancia de toma; 1/13s f/2,8 – ISO 1.000; OMD E-M5 MK II © Fernando Marcos Ibáñez
Zarzuela Juan José, figurante
Figurante; 1/50s f/4 – ISO 1.000; OM-D-E-M5 MK II © Fernando Marcos Ibáñez
Milagros Martín y Rubén Amoretti, Zarzuela Juan José
Milagros Martín y Rubén Amoretti; 1/125s f/4 – ISO 1.600; OM-D E-M5 MK II © Fernando Marcos Ibáñez
Ivo Stanchev, Zarzuela Juan José
Ivo Stanchev; 1/40s f/4 – ISO 1.000; OM-D E-M5 Mk II © Fernando Marcos Ibáñez
Carmen Solís, Zarzuela Juan José
Carmen Solís; 1/125s f/4 – ISO 1.600; OM-D E-M5 Mk II © Fernando Marcos Ibáñez

Fernando Marcos Ibáñez es un experto fotógrafo especializado en fotografía de danza y escenográfica, acostumbrado a trabajar con los más diversos equipos y nos comenta sus sensaciones con el objetivo …»cuando fotografías durante un ensayo general tienes que hacerlo desde el patio de butacas y, dependiendo del teatro, normalmente hay mucha distancia hasta la escena, sobre todo si hay orquesta en directo, como es el caso de esta sesión. El 300mm (600mm equiv) permite obtener detalles impensables de otra manera. El tamaño, ligereza de peso, la rapidez de enfoque y sobre todo la capacidad de estabilización de este objetivo lo convierte en una excelente herramienta de trabajo.»

Sitio web de Fernando Marcos Ibáñez

Benedetta Mascalchi

Estadio Santiago Bernabeu. Encuentro Real Madrid / Español

Benedetta Mascalchi con el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO
Acostumbrada a trabajarse los más dispares estadios de fútbol –de los que se conoce la iluminación al dedillo– con los largos teleobjetivos blancos de Canon, Benedetta causó sensación fotografiando a mano con el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO
Marcelo, del Real Madrid
Marcelo, del Real Madrid; 1/400s f/4,5 – ISO 2.000; OM-D E-M1 © Benedetta Mascalchi
Arias, de El Español, e Isco, del Real Madrid
Arias, del Español, e Isco, del Real Madrid; 1/500s f/4 – ISO 1.600; OM-D E-M1 © Benedetta Mascalchi
Zinedine Zidane, en una de sus primeras intervenciones como entrenador del Real Madrid
Zinedine Zidane, en una de sus primeras intervenciones como entrenador del Real Madrid; 1/640s f/4,5 – ISO 2.000; OM-D E-M1 © Benedetta Mascalchi
P. Diop, del Español e Isco del Real Madrid
P. Diop, del Español e Isco del Real Madrid; 1/640s f/4 – ISO 2.000; OM-D E-M1 © Benedetta Mascalchi
Cristiano y James, del Real Madrid
Cristiano y James, del Real Madrid; 1/640s f/4 – ISO 2.000; OM-D E-M1 © Benedetta Mascalchi

Para Benedetta, con su primera experiencia no solo con este objetivo sino con una cámara sin espejo, lo mejor ha sido el peso y el tamaño, ya que se trata de una óptica muy pequeña y muy ligera ¡sobre todo comparándola con los 600 mm para 24×36 mm que en ocasiones tiene que utilizar! Nos comenta que ha podido hacer tomas muy de cerca como por ejemplo la del primer plano del jugador y hasta al otro lado del campo. Hay que tener en cuenta que en estos partidos, una vez asignado un espacio, los fotógrafos –aún estrictamente acrediatados– no se pueden mover de un sitio a otro. Benedetta pudo usar tranquilamente el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO sin monopie durante todo el partido. Benedetta valora también mucho la alta luminosidad relativa del objetivo. Sin embargo, encuentra un poco escaso el límite ISO más alto utilizable, ya que lo considera a 1.600 ISO y ya muy al límite, 2.000 ISO. Estabilización aparte, para las rápidas jugadas del fútbol, piensa que sería ideal poder subir con más confianza hasta 4.000 ISO. Otro punto en el que se encontró menos confortable que con sus sistemas réflex habituales, es con el refresco del visor electrónico, a la hora de disparar en ráfaga, pero en conjunto encontró la experiencia muy positiva.

Sitio web de Benedetta Mascalchi

Valentin Sama Rojo

Primer encuentro roller derby MadRiders vs RockNRollaz

Partido de Roller Derby
1/200s f/5,6 – ISO 6.400; OM-D E-M1 © Valentin Sama Rojo
Partido de Roller Derby
1/160s f/5,6 – ISO 6.400; OM-D E-M1 © Valentin Sama Rojo
Partido de Roller Derby
1/160s f/5 – ISO 5.000; OM-D E-M1© Valentin Sama Rojo
Partido de Rollerball
1/50s f/5 – ISO 4.000; OM-D E-M1© Valentin Sama Rojo

¿Quién nos iba a decir –hace unos años– que íbamos a poder disparar a mano, a 1/50 de segundo, con un equivalente a 600 mm cuando la «norma» es que habría que hacerlo en el entorno de 1/1.000 de segundo para evitar trepidaciones?

Encuentro de Roller Derby
1/160s f/5 – ISO 5.000; OM-D E-M1 © Valentin Sama Rojo

Valentín Sama Rojo, nos comenta:

…»este partido de roller derby se jugó en un polideportivo municipal donde la iluminación es más bien escasa, por lo que tuve que forzar subiendo el ajuste ISO, y además se trata de un deporte muy rápido por lo que no se debería alargar mucho el tiempo de obturación, buscando siempre el mejor equilibrio entre obturación, apertura e ISO. Para mis aplicaciones de prensa, incluso las tomas a 6.400 ISO son utilizables a pesar del ruido, ya que este es nítido.

En estos campos, la distancia a los jugadores es relativamente reducida respecto a la que puede haber en otros deportes por lo que pude conseguir detalles de primeros planos, estando… relativamente lejos, y de hecho, algunas tomas están realizadas a unos 20 m de distancia.

La distancia a la acción y la focal a veces hacían complicado seguir la acción y/o encuadrar, básicamente estaba muy cerca para un 600 y los jugadores van muy rápido, lo que en alguna ocasión me hizo difícil usar la óptica, pero esto es una circunstancia del tipo de evento/deporte.

Utilicé el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO llevándolo colgado mediante una Blackrapid cruzada durante todo el partido –aproximadamente más de 60 minutos– sin romperme la espalda; obviamente se notaba peso pero vamos… soportable teniendo en cuenta que además llevaba al cuello otro equipo: una Nikon D7000 con otro objetivo, ya que –a diferencia del caso del fútbol– podía moverme por unas zonas establecidas por la organización y la única precaución que tenía que tener era no golpear el equipo que iba colgando.

El objetivo parece robusto y bien acabado, y los controles iban finos y bien, por ejemplo para enfocar, bloquear el foco mediante la tecla F-LN y sostenerlo a la vez. El tamaño es muy compacto para ser un 600 y eso está genial, no solo para manejarlo, sino también para transportarlo: es relativamente sencillo de acoplar junto con la cámara en una mochila normal utilizando una funda convencional.»

Sitio web de Valentín Sama Rojo

Albedo Media: nuestras propias tomas

A diferencia de los anteriores especialistas, realizamos nuestras propias tomas de forma más ecléctica, lo que nos permitió también extraer amplias y variadas conclusiones.

Planta de interior
Planta de interior 1/200s f/4 – ISO 6.400; OM-D E-M1© Albedo Media, S.L.
Ave acuática, primer plano
Anátida. 300 mm f/4 + MC-14 para un equivalente de 840 mm f/5,6. !/1.000s f/4 (5,6) – ISO 200; OM-D E-M1.
Tortugas
Tortugas asilvestradas. 300 mm f/4 + MC-14 para un equivalente de 840 mm f/5,6. !/320s f/4 (5,6) – ISO 320; OM-D E-M1.
Anuncio clásico del Edificio Capitol de Madrid
Anuncio clásico del Edificio Capitol de Madrid; 1/1.000s f/4 – ISO 200 OM-D E-M1 © Albedo Media, S.L.
Edificio Capitol, de Madrid
Toma de referencia de la imagen anterior, mediante un terminal móvil [reencuadrada horizontalmente]
Detalle del antiguo edificio Metrópolis,, esquina de Gran Vía y Alcalá, en Madrid
Detalle del antiguo edificio Metrópolis, esquina de Gran Vía y Alcalá, en Madrid; 1/500s f/4 – ISO 200 OM-D E-M1 © Albedo Media, S.L.
Vista desde la terraza del Círculo de BBAA, Madrid
Imagen de referencia de la anterior, tomada mediante un terminal móvil

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO: conclusiones

Suscribimos todo lo reflejado por los fotógrafos anteriores, y ya, basándonos exclusivamente en nuestra experiencia con esta óptica de Olympus, nos atreveríamos a opinar que una de sus particularidades es que –debido a lo avanzado de sus soluciones– resulta fácil «perderle el respeto» olvidándonos de que tenemos entre las manos un serio artefacto equivalente a un 600 mm, con su correspondiente estrecho ángulo de toma de poco más de cuatro grados. Nos explicaremos: la estabilización –que llega a los 6 puntos equivalentes– es tan buena, el objetivo es tan compacto y ligero, y la distancia mínima de enfoque tan corta –de hecho entramos en el territorio macro– que tendemos a manejarlo con una soltura y naturalidad que nos hace olvidar en cierta forma la potente herramienta que tenemos entre manos. Pronto nos encontramos manejando «este seiscientos» como si fuese un 50 mm. Y más que probablemente esa era la intención de los responsables de su desarrollo: ofrecer nuevas opciones a la fotografía con muy largas focales.

M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO, aro de enfoque
Al igual que otros objetivos de la serie PRO y alta gama de Olympus, el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO incorpora un modo de paso instantáneo a MF / AF accionando el aro de enfoque. En el caso de nuestra unidad de prueba, debimos acostumbrarnos a sostener el objetivo sin traccionar en exceso sobre este aro, so pena de cambio involuntario de modo

Sin embargo, existen algunos aspectos técnicos que –en nuestra opinión– debemos tomar en consideración . Uno de ellos es lo que personalmente llamamos el hecho de «fotografiar el aire». Si: el aire, que no el vacío. Cuando fotografiamos con muy largas focales, no solo lo hacemos al sujeto principal de nuestra toma, sino que incluimos también toda la masa de aire comprendida entre el mismo y nuestra cámara. Pensemos en un ejemplo: en un campo de fútbol, si nos situamos en un punto medio, la acción justo en las inmediaciones de una de las dos porterías puede desarrollarse a aproximadamente 75 metros de distancia. En algún caso, según la ubicación, podemos estar hablando de 110 m. Y eso es mucho aire, con sus partículas, imperfecciones, humedad y turbulencias, factores todos ellos que seguro que se dan a lo largo de un encuentro, con el césped previamente regado y el continuo «machaque» de las carreras de los jugadores. Si además, estuviese lloviendo… Quizá en una escena de surf pueda darse una situación similar. Ello hará que nuestras fotografías, realizadas a gran distancia, sean menos nítidas que las realizadas a las más cortas.

En un interior, aún en tomas deportivas, pero en campos más pequeños, no tendremos ese mismo problema por las distancias más cortas, pero quizá nos enfrenemos a otro distinto: que los sujetos «se nos echen encima» y perdamos encuadre y sensación de lo que está pasando fuera del mismo. Quizá por eso en algunas de las fotos de producto oficiales el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO aparece con la mira especial acoplada.

Objetivo Olympus M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO montado sobre una OM-D E-M1
M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO con la mira especial para seguimiento de sujetos en rápido movimiento

Un segundo aspecto es de la apertura máxima a f/4, la distancia mínima de enfoque y la profundidad de campo. Según nuestra experiencia, en una primera fase de utilización de este objetivo tendemos a obsesionarnos con utilizarlo a su máximo valor de abertura de f/4, a la que da ya prácticamente su máximo rendimiento. Y sin embargo, a las distancias mínimas de enfoque que permite el objetivo, la escasa profundidad de campo nos puede jugar una mala pasada, pues quizá salga perfectamente nítido solo un aspecto del sujeto y no necesariamente el que más nos interese. Es algo de lo que Mediobarco, era consciente, cuando para sus retratos de las modelos cerró a f/10…

M.Zuiko Digital ED 40-150 mm f/2,8 IS PRO
Objetivo M.Zuiko Digital ED 40-150 mm f/2,8 IS PRO, equivalente a un 80-300 mm

Por estos y otros detalles, debería entenderse que una focal de 600 mm representa una opción muy concreta, que nos puede abrir nuevos horizontes –como cita en su análisis Fernando Marcos– pero asumiendo que para determinadas aplicaciones puede resultarnos más flexible una óptica zoom, como puede ser el M.Zuiko Digital ED 40-150 mm f/2,8 IS PRO, con su equivalencia a un 80-300 mm. Sin embargo, si conocemos bien nuestra posición relativa a los sujetos previsibles, el 300 mm puede ser no ya superior sino imprescindible: un ejemplo sería la ya comentada fotografía de aves, desde un «hide» frente a un comedero o bebedero –caso de Mediobarco– y otro, tomas de coches de competición –en circuito o en rally– para las que sabemos por dónde van a pasar los coches en cada momento. Y naturalmente, para un escenario, como ha citado ya Fernando Marcos. ¿Lo ideal? Tener los dos…

Una cosa si parece clara: tras probar el M.Zuiko Digital ED 300 mm f/4 IS PRO parece difícil volver a los monstruos equivalentes para 24×36 mm.


Nota: los archivos de cámara de Mediobarco, Fernando Marcos, Benedetta Mascalchi y Valentín Sama Rojo –como fotógrafos independientes– están finalizados bajo el flujo de trabajo propio de cada autor y pueden incluir ajustes personalizados, tales como ligeros reencuadres, temperatura de color, y enfoque.

(1) Ver portada del numero correspondiente donde se entrevista a los Srs. Manabu Yoshi, Hara Kento, Kenji Ono y Yoshiaki Sueoka. (vía 4/3 Rumors)

(2) En palabras de Mr. Kazuto Yamaki, CEO de Sigma Photo

(3) Para los nuevos objetivos Sony G Master, la firma presume de trabajar para 50 l/mm pero muestra resultados de 30 l/mm

2 Comentarios

    • Muy interesante su aportación, Pascual, tanto en el comentario como a través del enlace, cuyo contenido relacionado hay que leer con detalle. Benedetta no encontró grandes pegas sino más bien experimentó un poco de «choque de culturas» –réflex vs sin espejo– al ser, tal como comenta Ud. la primera vez que empleaba ese sistema. Parte de la posible «culpa» si la hubiese, sería probablemente nuestra, pues quizá –es posible– no le supimos configurar la E-M1 de la mejor manera posible. En todo caso, la experiencia fue positiva y para el próximo partido, seguiremos sus consejos. Y estamos en año de Photokina, y para cuando nos demos cuenta, es probable que estemos hablando de nuevos modelos de cámaras y no solo de Olympus. Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.