El anuncio estrella de Olympus en esta Photokina 2016 ha sido, sin lugar a dudas, la nueva Olympus OM-D E-M1 Mark II, la remodelación de su buque insignia. No obstante, se trata por el momento de un producto de pre-serie y se desconoce todavía cuando estarán disponibles las primeras unidades finales. A pesar de ello, hemos querido verla y tocarla para poder extraer unas primeras impresiones de esta prometedora cámara.

Además, no solo de jugar con la cámara se trataba, sino de poder conversar con los responsables de Olympus allí congregados, y valorar conjuntamente las mejoras de la nueva mirrorless de la compañía. En efecto, sobre el papel, se trata de una cámara realmente potente. Y veloz; muy veloz. Parece que Olympus no ha querido conformarse con una simple renovación, y la nueva E-M1 Mark II luce una hoja de especificaciones bastante impresionante, empezando por su ráfaga de nada menos que 18 fps por segundo. Cierto, con obturación electrónica; pero siguen siendo 18 fps. Y todo ello en AF-C, esto es, con seguimiento continuo de enfoque; con el enfoque bloqueado en la primera toma, llegamos a la cifra de 60 fps.

Olympus OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media
Más resolución y ráfagas más rápidas implican más datos a procesar; afortunadamente, la E-M1 Mark II incluye ahora una doble ranura para tarjetas SD, una de ellas compatible con la norma UHS-II © Albedo Media

Si bien la unidad que hemos tenido entre manos es de preproducción –no se nos permitía tomar imágenes de prueba con la misma–, se trataba al menos de una versión bastante avanzada y operativa en muchos sentidos. Las ráfagas son, en efecto, bastante impresionantes, y la velocidad de enfoque –uno de los puntos fuertes de la marca– no decepciona. Los 121 puntos en cruz y el sistema híbrido de enfoque Dual Fast AF son en parte responsables.

Pero para que todo esto sea posible hay que fijarse en su actualización más importante; el nuevo procesador de imagen TruePic VIII. Nadie pone en duda a estas alturas que las cámaras digitales de hoy en día tienen mucho de ordenador, y como en todo ordenador, el procesador central juega un papel determinante. Los responsables de Olympus son unánimes en este punto: la resolución ya no es el aspecto más importante –poca gente necesita más de 20 Mpx por imagen–, sino la velocidad. Y para ello se necesita un procesador de imagen muy potente.

Olympus OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media
La E-M1 Mark II incluye un nuevo sensor de 20,4 Mpx pero sobre todo, un nuevo procesador de imagen © Albedo Media

Ya lo hablamos en su momento en nuestra serie sobre procesadores de imagen; son los «corazones» de las cámaras en muchos aspectos, y de su potencia de cálculo depende en buena medida el rendimiento de la cámara. Ciertamente, es necesario disponer de un buen sensor digital –Olympus sigue apostando últimamente por los de Sony–, pero sin una potente electrónica detrás, no se puede aprovechar su potencial.

Olympus parece tener clara esta senda, y la velocidad es su prioridad en esta Olympus E-M1 Mark II. Esta velocidad se ha llevado también al nuevo visor electrónico que incorpora la cámara, un visor que no ha aumentado en resolución –se mantienen los 2,36 millones de puntos–, pero sí ha reducido notablemente su tiempo de respuesta –6 ms contra 16 ms en la primera E-M1– así como su tasa de refresco, que llega ahora a los 120 fps. Una actualización bienvenida y coherente con el resto de mejoras de la cámara, que acerca cada vez más la experiencia del EVF al visor óptico, y todo ello con las ventajas del electrónico.

Olympus OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media
La E-M1 Mark II incorpora un visor mejorado y una pantalla articulada © Albedo Media

La velocidad del procesador se utiliza también para la incorporación del nuevo modo «PRO Capture» que, una vez activado, permite empezar a capturar imágenes antes de pulsar por completo el disparador, para evitar así perder la toma deseada. Ciertamente, la batería se resiente con todas estas funciones, motivo por el cual Olympus ha decidido cambiarla por un nuevo modelo más grande, con 30-40% más de capacidad y, sobre todo, con un tiempo de carga que se ha reducido a la mitad.

Olympus OM-D E-M1 Mark II
La nueva batería de la E-M1 Mark II dispone de 30-40% más de capacidad © Albedo Media

La potencia del TruePic VIII –se habla de hasta 8 cores–, en combinación con nuevos algoritmos de reducción de ruido, permitirían también seguir mejorando los niveles de señal a ruido del buque insignia de Olympus. Es cierto que las mirrorless Micro Cuatro Tercios juegan en desventaja en ese sentido frente a cámaras con sensores de mayor tamaño, pero una vez más, la firma insiste en el equilibro entre prestaciones y tamaño, un argumento que gana peso cuando se valorar la gran calidad de imagen de sus objetivos M.Zuiko Digital. Al final y al cabo, se trata de una cuestión de preferencias.

Olympus OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media
La E-M1 Mark II incorpora también mejoras ergonómicas en sus diales y botones © Albedo Media

La Olympus E-M1 Mark II incorpora también un mejorado sistema de estabilización híbrida de 5 ejes en el cuerpo, pero que lamentablemente no hemos podido probar con garantías en este modelo de pre-serie. Según la especificaciones facilitadas por la firma, se conseguirían hasta 6,5 pasos de compensación si se combina con la estabilización óptica de la los nuevos objetivos IS PRO de Olympus, como por ejemplo con el nuevo M.Zuiko Digital ED 12-100 mm f/4 IS PRO, que pudimos probar recientemente. Un objetivo que, por cierto, combina bastante bien con la nueva E-M1 Mark II…

Olympus OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media
La Olympus E-M1 Mark II junto con el M.Zuiko 12-100 mm f/4 IS PRO © Albedo Media

Esperaremos a disponer de una unidad final de esta –tal como hemos avanzado– prometedora cámara, para poder pronunciarnos sobre los aspectos claves respecto a la calidad de imagen.

 

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.