Presentada dos meses atrás en Photokina, la OM-D E-M1 Mark II es el nuevo buque insignia de Olympus y, seguramente, la mirrorless Micro Cuatro Tercios más rápida del mercado. A pesar de que el recién anuncio de su precio de venta oficial –2.000 €– ha suscitado cierta polémica, la compañía japonesa ha querido demostrar que las prestaciones profesionales de su nueva sin espejo de alta gama bien valen ese precio. Con tal propósito, la semana pasada organizó un encuentro en Ronda, donde pudimos poner a prueba la tan publicitada velocidad de esta cámara.

Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-40 mm f/2,8 © Albedo Media
La Olympus OM-D E-M1 Mark II, junto con el objetivo de kit M.Zuiko 12-40 mm f/2,8, equivalente a un 24-80 mm © Albedo Media

A pesar de que ya pudimos verla y tocarla durante la pasada Photokina, se trataba por entonces de un modelo de preproducción. Sin embargo, esas primeras impresiones ya dejaban entrever que no estábamos delante de una simple renovación de la primera E-M1; Olympus parece dispuesto a dar un salto cualitativo y apuntar directamente al sector más profesional.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s - f/4 - ISO 800 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s – f/4 – ISO 800 © Albedo Media

No se trata de una tarea fácil, en un mundo –el fotográfico– cada vez más competitivo y con márgenes de beneficio cada vez más exiguos. Sin embargo, Olympus no solo tiene una larga tradición en el mercado profesional, sino que dispone de un envidiable elenco de ópticas de reputada calidad, seguramente uno de los aspectos más apreciados por sus usuarios.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s - f/4 - ISO 800 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s – f/4 – ISO 800 © Albedo Media

Ciertamente, la calidad de sus objetivos –especialmente los M.Zuiko PRO de gama alta– logran compensar parte de las limitaciones de su sensor Micro Cuatro Tercios, uno de los más pequeños dentro del sector profesional, más propenso a utilizar sensores de tipo APS-C y (sobre todo) 24×36 mm.

Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 © Albedo Media
El relativamente pequeño Olympus M.Zuiko PRO 300 mm f/4, equivalente a un 600 mm montado sobre una OM-D E-M1 Mark II © Albedo Media

No obstante, tal como recordaban desde Olympus, se trata de valorar las necesidades de cada usuario, en función de la relación inexorable entre tamaño del equipo y calidad del mismo, y del consiguiente equilibrio entre ambos factores. Uno de los argumentos, el del equilibrio, más utilizados por la firma, que sigue insistiendo en las bondades de su sistema OM-D, al igual que lo hacen Fujifilm o Panasonic con sus respectivos sistemas sin espejo.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s - f/4 - ISO 1000 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 300 mm f/4 a 1/500 s – f/4 – ISO 1000 © Albedo Media

Sin embargo, no era la calidad de sistema OM-D el objeto principal del encuentro, sino la velocidad de la E-M1 Mark II, uno de los requisitos indispensables para muchos fotógrafos profesionales. La elección del enclaven de Ronda, en la provincia de Málaga, permitió a Olympus prepara diversos sets para poner a prueba algunas de sus más apreciadas características, como sus rápidas ráfagas, su sistema de estabilización mejorado y su nuevo modo Capture Pro.

Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-40 mm f/2,8 © Albedo Media
Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-40 mm f/2,8 © Albedo Media

Para aspectos de ergonomía y manejo, remitimos a nuestra primera toma de contacto ya mencionada. A modo de resumen, recodar que sigue la estética de su la primera E-M1, con una construcción de calidad, un cuerpo sellado, diales y controles de buena factura y un tamaño que sienta muy bien en mano.

Estabilización de 5 ejes hasta 6,5 pasos

Como no podía ser de otro modo, la compañía japonesa hizo gala de su efectivo sistema de estabilización de 5 ejes que equipa sus cuerpos OM-D. Ahora, en combinación con los nuevos objetivos con estabilización óptica IS, los equipos de Olympus son capaces de compensar hasta 6 pasos, o incluso hasta 6,5 pasos si se hace uso del último M.Zuiko 12-100 mm f/4 IS PRO presentado conjuntamente con la E-M1 Mark II durante la pasada Photokina, y del que ya realizamos una primera toma de contacto entonces.

Olympus M.Zuiko 12-100 mm f/4 IS PRO © Albedo Media
Con el Olympus M.Zuiko 12-100 mm f/4 IS PRO se pueden conseguir hasta 6,5 pasos de compensación en estabilización © Albedo Media

Una estabilización que no solo es útil en fotografía, sino también en vídeo. Efectivamente, una de las formas más visibles de las ventajas del sistema es la comparación de dos tomas grabadas con y sin el uso del modo ISImagen Stabilization–. Prueba de ella es el siguiente vídeo grabado en 4K –3.840 x 2.160 píxeles– a 25p, otra primicia para las sin espejo de Olympus, que también es capaz de en C4K –Cinema 4K–.

Ráfagas y seguimiento de AF

Con ráfagas de hasta 18 fps con seguimiento de AF/AE y de hasta 60 fps con AF/AE bloqueados en la primera toma, la E-M1 Mark II se sitúa en lo más alto del podio en su categoría. Se trata de valores posibles gracias, en parte, a la potencia de nuevo procesador de imagen TruePic VIII.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-100 mm f/4 a 100 mm – 1/1.000 s - f/4 - ISO 640 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-100 mm f/4 a 100 mm – 1/1.000 s – f/4 – ISO 640 [ver GIF animado] © Albedo Media

Uno de los sets permitía poner a prueba estas ráfagas, así como probar el seguimiento de enfoque de la E-M1 Mark II. El AF-C es uno de los puntos donde más dificultades han tenido las mirrorless en imponerse, sobre todo en comparación con las réflex equivalentes. Fujifilm con su última X-T2 para haber hecho los deberes, y Olympus no quiere perder la estela.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-100 mm f/4 a 1/2.000 s - f/4 - ISO 500 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 12-100 mm f/4 a 1/2.000 s – f/4 – ISO 500 [ver GIF animado] © Albedo Media

Sin embargo, las primeras impresiones son mitigadas: si bien la velocidad de ráfaga impresiona, es difícil sacar conclusiones respecto el AF-C –algunas de las tomas de nuestra prueba de ráfaga no estaban en foco– debido al poco tiempo disponible para las pruebas. Será necesario una futura prueba con más tiempo para poder sacar conclusiones más certeras.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 40-150 mm f/2,8 a 1/50 s - f/2,8 - ISO 400 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 40-150 mm f/2,8 a 1/50 s – f/2,8 – ISO 400 [ver GIF animado] © Albedo Media

El nuevo visor electrónico mejorado –con retraso de 6 ms y una tasa de refresco de 120 fps– se hace notar durante la prueba, aunque en ocasiones nos encontramos con algún blackout. Por otro lado, es importante hacer uso de tarjetas SD de alta velocidad para agilizar al máximo el flujo de trabajo, a ser posible en las dos ranuras disponibles de la E-M1 Mark II –si no, la cámara tiene la opción de seleccionar el slot con la tarjeta más rápida–. Eso sí, el tiempo de espera de la grabación en tarjeta es algo lento y, en ocasiones, puede resultar un inconveniente.

Modo Capture Pro

Se trata de otra de las nuevas características publicitadas por Olympus. Llevando el botón de disparo a media pulsación, el modo Capture Pro empieza a capturar imágenes –en alta resolución– de modo que, al pulsar enteramente el botón para realizar la captura final, la E-M1 Mark II dispone también de las 14 tomas anteriores. Esto permite evitar “perderse” el momento clave, especialmente útil en situaciones donde lo más importante es obtener un momento concreto de una acción que transcurre a alta velocidad.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 75 mm f/1,8 a 1/1.600 s - f/2 - ISO 1.600 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 75 mm f/1,8 a 1/1.600 s – f/2 – ISO 1.600 [ver GIF animado] © Albedo Media

El uso de este modo requiere cierta práctica, pero su utilidad es indiscutible. Aunque ello viene con un efecto secundario: un aumento considerable de la batería, pues la grabación continua de esas 14 últimas tomas mientras mantenemos el dedo en el disparador incrementan considerablemente el consumo de energía. Por suerte, hay que recordar que la batería de la E-M1 Mark II es aproximadamente un 40% más grande que la anterior, lo que permite usar todas las nuevas características de la cámara sin menguar en exceso la autonomía de la misma. Durante nuestras intensas pruebas –casi 1.000 fotografías tomadas en un par de horas–, la capacidad de la batería aún estaba a mitad, un valor bastante satisfactorio.

Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 75 mm f/1,8 a 1/1.000 s - f/1,8 - ISO 800 © Albedo Media
Imagen tomada con Olympus OM-D E-M1 Mark II y M.Zuiko 75 mm f/1,8 a 1/1.000 s – f/1,8 – ISO 800 [ver GIF animado] © Albedo Media

En este set también hicimos uso del obturador electrónico –que permite tiempos de obturación de hasta 1/32.000 s–, lo que redunda en un modo de operación totalmente silencioso.

Conclusiones

Está claro que la E-M1 Mark II no es un simple “lavado de cara” de la primera de su nombre. Su hoja de especificaciones es muy completa, y en algunos aspectos realmente destacable. Su acabado no defrauda, y su sensación en mano es reconfortante. Asimismo, su estabilizador de imagen es, como siempre, muy convincente, y es un plus en grabación de vídeo, sobre todo ahora que –por fin– graba en 4K e incluso C4K. El sistema de AF es muy rápido, pero a nivel del seguimiento de enfoque, habrá que esperar a realizar pruebas más concluyentes. Por otro lado, habrá que poner al otro lado de la balanza el asunto del precio, pues 2.000 € por el cuerpo no es una cifra a la que los usuarios del sistema Micro Cuatro Tercios están acostumbrados. Desde Olympus parecen confiados en que su E-M1 Mark II será un éxito; desde luego, argumentos no le faltan, pero los resultados de venta obedecen a otras reglas…

4 Comentarios

  1. Parece ser una gran cámara, esta Olympus. El precio, eso sí, me parece una apuesta arriesgada. El segmento de 1000-1500€ parecía bastante adecuado. Veremos qué pasa con este aumento de precio.
    Gracias, como siempre, por el reportaje y por vuestro trabajo.

    • Hola Mario. Muchas gracias por tu comentario. En efecto, se trata de una cámara muy potente y parece que Olympus ha subido el listón, pero a coste de subir el precio. Sin duda, se trata de una apuesta –con cierto riego, como todas las apuestas– que entendemos que Olympus habrá estudiado bien. Veremos qué tal responde el mercado a esta nueva estrategia; según las noticias que nos han llegado, sus responsables se muestran optimistas a la luz del volumen de reservas que manejan. Un saludo.

  2. Gran rival de la Fuji X-T2. Una vez probadas ambas ¿cual elegir? ¿para Fotografía de Viajes por europa? ¿como va de rango dinámico?. Aunque probablemente habrá futuras comparativas, podíais avanzar vuestra opinión.
    Enhorabuena por vuestra profesionalidad y contenido muy interesante.

    • Hola Jaime, gracias por tu comentario. A decir verdad, nuestra primera prueba de campo con la Olympus E-M1 Mark II ha sido demasiado breve como para sacar resultados totalmente concluyentes. Junto con la X-T2, son dos de las ‘mirrorless’ más rápidas del mercado, pero cada una con sus puntos fuertes que pueden hacer inclinar la balanza hacia un lado u otro en función de las necesidades personales. La X-T2 de Fujifilm saca ventaja en cuanto a la relación señal a ruido o margen dinámico, gracias a su sensor APS-C más grande y a su particular arquitectura X-Trans. Sin embargo, y justamente a causa de su sensor Micro Cuatro Tercios más pequeño, la Olympus es más rápida y cuenta con un tamaño más ajustado, no solo el cuerpo, sino también el conjunto de ópticas compatibles. Finalmente, dependiendo de la situación, el eficaz estabilizador de 5 ejes de Olympus también puede ser un argumento de peso a tener en cuenta. Para viajes, si quieres viajar más ligero, la Olympus sea seguramente la mejor opción; sin embargo, si vas a fotografiar escenas “complicadas”, la ventaja del procesador de la X-T2 puede ser determinante. Esperamos haberte ayudado. Un saludo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.