Compartir

Con frecuencia olvidada en las opciones de compra por culpa del tristemente famoso duelo a dos bandas, Pentax  llega –al fin– al mercado de las cámaras de formato 24×36 mm con su K-1. Un modelo con argumentos de sobra como para convencer tanto a profesionales como a aficionados exigentes.

Pentax K1
El cuerpo de la Pentax K-1, aunque grande, resulta compacto y muy ergonómico. © Albedo Media

Empecemos citando brevemente algunos de estos argumentos: Avances tecnológicos poco habituales en una réflex, tales como el estabilizador de imagen, simulador de filtro de paso bajo, fotografías de alta resolución por desplazamiento de píxeles, GPS que permite el seguimiento de estrellas para realizar fotografía astronómica, un cuerpo de aleación de aluminio y magnesio completamente sellado y uno de los precios más bajos en cámaras con sensor 24×36 mm.

Pentax K1
Pentax K-1 con el zoom gran angular HD Pentax X-D FA f/2.8 15-30 mm ED SDM WR, uno de los objetivos utilizados para esta prueba de campo. © Albedo Media.

Robusta” nos viene a la mente al tomarla entre las manos. Que no grande o pesada, no confundir. Esta imagen contundente quizá se deba a una mayor relación entre profundidad y anchura lo que le confiere un aspecto más “cuadrado” que a su vez redunda en un mejor equilibrio.

Pentax K1
La Pentax K-1 con el Sigma Art 35 mm f/1.4, nuestro otro compañero durante esta prueba de campo. © Albedo Media.

Los generosos botones también contribuyen a ofrecer este aspecto pero resultan de gran utilidad durante el manejo. Y es que, prácticamente todas las funciones quedan al alcance de la mano sin necesidad de tener que recurrir a los menús. Con un poco de práctica y conocimiento de la cámara, hasta podrían variarse sin apartar el ojo del visor.

Librería vieja
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/50 s, f/4,5. ISO 100. © Fernando Galán

Una gran empuñadura parece diseñada a la medida de nuestra mano y resulta perfecta para sujetar la cámara incluso con un objetivo grande. Además, durante una parte de nuestra prueba de campo caminamos bastante tiempo con la cámara en la mano sin ayuda de correas y la muñeca no se resintió.

Hortensia seca
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/20 s, f/1,8. ISO 100. © Fernando Galán

Seguimos hablando del aspecto externo porque no deja indiferente. Tomando fotos en la calle, un aficionado curioso nos preguntó si se trataba de una Pentax de formato medio. Y es que, como ya dijimos en nuestra toma de contacto, recuerda a aquellos modelos legendarios del fabricante.

Tienda de lanas
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/60 s, f/1,8. ISO 100. © Fernando Galán

Se ha destinado muy poco espacio a la pantalla de la parte superior; el suficiente para poder leer los datos básicos. Si necesitamos saber más, se puede recurrir a la pantalla articulada donde, entre otras informaciones, encontramos una brújula con los datos de posicionamiento.

Cata de aceite
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/125 s, f/2,5. ISO 100. © Fernando Galán

También curiosa esta pantalla, sin duda, con el sistema de articulación más original que hemos visto. Cuatro “patas” unidas a un soporte separan la pantalla de la cámara; de este soporte vuelve a salir la pantalla para ofrecer nuevos ángulos de visión y permitir la toma a la altura de la cintura, a ras de suelo o facilitar su uso con sol directo orientando para reducir los reflejos. Con el “invento”, no sufre el cableado, ni la estanqueidad y da la impresión de que resistirá el paso del tiempo y el uso continuado.

Pentax K1
El sistema de articulación de la pantalla trasera de la Pentax K-1 no puede dejar indiferente. © Albedo Media.

Algo que parece que se han planteado como premisa los diseñadores de la K1, quizá con los fotógrafos de naturaleza en su mente, resistencia y durabilidad parecen garantizadas. Un cuerpo de aleación de aluminio y magnesio perfectamente sellado que le permite operar hasta a diez grados bajo cero, un sistema de limpieza del sensor mediante vibración ultrasónica y un obturador que, según las pruebas realizadas por Pentax, soporta hasta trescientos mil disparos.

Tendiendo la ropa
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/200 s, f/2. ISO 100. © Fernando Galán

Puesto que de trabajar en condiciones difíciles se trata, una especie de “linternas” de LED están repartidas en los puntos estratégicos para poder operar con poca luz. Estas luces se pueden configurar de manera individual e iluminan, la pantalla de información, los botones traseros y la montura para cambiar el objetivo.

Árbol a contraluz
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm. 1/400 s, f/11. ISO 100. © Fernando Galán

En definitiva, con la Pentax entre manos, me viene a la memoria una escena de una comedia en la que simulaban un anuncio de coches que decía: “Volvo, mazacote pero seguro”. Con la diferencia de que este aspecto de “mazacote” se olvida cuando comprobamos que cada milímetro se ha estudiado para ofrecer al fotógrafo la máxima confortabilidad y la mejor experiencia de trabajo en cualquier circunstancia.

Interior de un contenedor de vídrio.
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm.1/60 s, f/8. ISO 3200. © Fernando Galán

Tanto hemos dedicado a hablar del aspecto externo de la K-1 que parece que todo estuviera ahí pero nada más lejos de la realidad. Para empezar, un sensor de 24×36 mm y 36,4 megapíxeles de resolución, sin filtro de paso bajo para aumentar la nitidez pero con un sistema reductor del efecto moiré para aplicar en situaciones en las que se precise.

Dispone de dos tipos: uno suave en el que prioriza la resolución a la reducción y otro algo más agresivo para los casos en que este artefacto resulte más evidente.

Cortina
Sin simulador de paso bajo – Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán
Cortina
Con simulador de paso bajo nivel alto – Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

Ofrece la posibilidad de horquillado: se realizan tres disparos, el primero sin simulador, después con la reducción suave y por último con la reducción fuerte. Por otra parte, se puede eliminar el moiré en la propia cámara después de haber realizado la fotografía y eligiendo el grado de reducción deseado.

Con simulador de paso bajo nivel medio. Pentax K1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/5.6. ISO 100. © Fernando Galán
Con simulador de paso bajo nivel medio – Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

Para realizar este trabajo utiliza el mecanismo de estabilización ya que aplica microvibraciones al sensor. Porque, ya lo hemos mencionado, entre los avances tecnológicos que encontramos en la K-1 se halla el sistema de estabilización en cinco ejes por movimiento del sensor. Durante nuestra prueba de campo logramos estabilizar la imagen con tiempos de obturación de 1/20s y alguna a 1/15s. Por debajo de aquí ya nos aparecían trepidadas.

Calles de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/250 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Activarlo o anularlo resulta muy sencillo gracias al gran dial de acceso a funciones frecuentes que encontramos en la parte superior de la cámara. Se trata de un mando giratorio muy accesible para el dedo índice que se usa en combinación con otro gran disco en la posición del pulgar mediante el que controlamos la mencionada estabilización y otras ocho utilidades muy comunes: compensación de la exposición, ajuste ISO, disparo en ráfaga, horquillado, HDR, visualizaciones del visor, estabilización, recorte de sensor –por si utilizamos objetivos APS-C– y Wi-Fi.

El sol sale para todos
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/250 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Para manejar mejor las imágenes de alta resolución que genera la Pentax K-1, se le ha dotado de un nuevo procesador, Prime IV, que aumenta la velocidad de procesado y mejora la gestión del ruido provocado por la utilización de valores ISO elevados. Porque la K-1 anuncia valores que alcanzan los 204.800 a sensibilidad estándar.

Obras
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/125 s, f/1,8. ISO 100. © Fernando Galán

De manera oficial se nos ha solicitado a todos los medios que –por el momento– no se publiquen muestras con valores ISO superiores a 25.600. Por supuesto, respetamos sus deseos aunque no terminamos de comprender las razones porque incluso con valores superiores obtenemos resultados que ya quisieran otras cámaras.

Colección de Vespas
Montaje realizado para comprobar la manera en que afectan los diferentes valores ISO. En todos los casos, con Sigma Art 35 mm a f/11. © Fernando Galán

Cierto que, como siempre decimos, los valores máximos sólo se recomiendan para el caso en que presenciemos la llegada de extraterrestres a nuestro patio pero permiten tomas con ruido y persistencia del color muy utilizables con cifras menos “marcianas”.

Barra de bar
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/125 s, f/1,4. ISO 800. © Fernando Galán

Y ya que nos vamos por las nubes, hablemos de otra de las curiosidades de la K-1. Gracias al posicionamiento GPS, al sistema de estabilización y la brújula electrónica incorporada, resulta posible realizar fotografía astronómica sin la utilización de plano ecuatorial. Utilizando los datos de localización, la cámara calcula el movimiento de los cuerpos celestes y sincroniza con ellos el movimiento del sensor. Gracias a ello, podremos realizar fotografías nocturnas al cielo de larga exposición sin que las estrellas aparezcan movidas.

Nocturno
La Pentax K-1 puede realizar seguimiento de estrellas para evitar que éstas salgan como estelas en las exposiciones largas. Eso sí, la tierra ¡se mueve! – Con Objetivo Pentax 15-30 mm a 20 mm. 208 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Para comprobar esta función realizamos un par de fotos nocturnas a modo de simple demostración del mecanismo –saben los expertos que realizar buenas tomas de noche requiere paciencia y mucho tiempo y de esto último siempre adolece la prensa técnica–. A pesar de realizar exposiciones de tres y cuatro minutos, las escasas estrellas visibles en el cielo madrileño no se veían movidas pero… atención, como es lógico, al desplazarse el sensor, los objetos estáticos aparecen movidos. Por tanto, cuando en nuestra escena queramos incluir paisaje con astros habrá que recurrir a otros métodos.

Rocódromo
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm. 1/100 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Para facilitar aún más la tarea, la K-1 dispone de otra utilidad curiosa: configurar el disparador para que se mantenga abierto el obturador sin necesidad de mantenerlo pulsado. Basta con presionar para abrir y volver a presionar para cerrar.

¿Cuántas largas exposiciones han perdido nuestros lectores por haber olvidado el mando a distancia o el disparador de cable? Aunque, sin duda, sigue siendo la mejor opción llevarlo siempre encima, esta función tan simple solucionará muchas situaciones imprevistas…lo más gracioso del asunto es que esta opción “novedosa” existe bajo el conocido modo time “T” desde tiempo inmemorial en infinidad de cámaras clásicas y se perdió en la era digital, con alguna honrosa excepción.

Jardines de Sabatini
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/500 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

En Pentax han sabido aprovechar al máximo el sistema estabilizador a base de movimiento del sensor porque, como comprobará el lector, constantemente nos referimos a él para mencionar diferentes usos. Entre ellos, el denominado Pixel Shift Resolution. ¿En qué consiste? en la toma de cuatro imágenes sucesivas en las que el sensor se desplaza un pixel para lograr imágenes de altísima resolución.

Libros
Fotografía tomada con trípode y activando el el sistema Pixel Shift Resolution. Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 0.6 s, f/10. ISO 100. © Fernando Galán

Para comprender un poco mejor este sistema recordemos, a grandes rasgos, cómo funciona la toma de colores RGB según el patrón Bayer utilizado en la mayoría de captores convencionales: Para cada pixel, la información de color se extrae a través de un filtro rojo, verde o azul, la gama cromática completa –lo que llamaríamos la imagen en color convencional–  se interpola según el pixel vecino.

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/320 s, f/5. ISO 100. © Fernando Galán

El sistema de Pentax mueve un píxel el sensor en cada una de las cuatro fotografías sucesivas que toma de tal manera que logra captar todos los datos de color y detalle sin ningún píxel falso. Estas cuatro tomas son procesadas en un único archivo que también se puede guardar en formato RAW y procesar, si se desea, en la propia cámara.

Este proceso no es nuevo y de hecho podemos decir que parece estar de moda, pues en el mismo carro del multidisparo se metió Olympus con su ORF de altísima resolución, como ya probamos hace unos meses.

La mejora en la resolución resulta evidente a simple vista pero especialmente útil cuando necesitamos copias impresas a gran tamaño con el máximo detalle.

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/1000 s, f/1,6. ISO 100. © Fernando Galán

Eso sí, sólo se puede utilizar con sujetos estáticos. Cualquier movimiento, de viento, por ejemplo, estropearía el resultado. Por ello, obviamente, necesitaremos las máximas opciones de estabilidad: trípode, por supuesto, bloqueo de espejo y mando a distancia (puede utilizarse el teléfono móvil gracias a la conexión WiFi que mencionaremos más adelante).

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/4,5. ISO 100. © Fernando Galán

Por si acaso, la K-1 incorpora una función de corrección de movimiento que detecta los posibles desplazamientos del sujeto para minimizar los errores. Aun así, tanto Pentax como nosotros, tras las pruebas realizadas, recomendamos que el sujeto permanezca absolutamente inmóvil.

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/640 s, f/4,5. ISO 100. © Fernando Galán

No hemos terminado de repasar las posibilidades del estabilizador de imagen porque basado en esta tecnología, la K-1 puede corregir automáticamente las inclinaciones indeseadas del horizonte hasta un máximo de ±2º y de ajustar la composición en el modo de visión directa hasta ±1.5mm.

Fuente
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm. 1/100 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Ya se ha comentado que la Pentax K1 integra GPS. Este módulo consume más batería y por ello podemos conectarlo según necesidad y establecer el tiempo que deseamos que permanezca en marcha. Previo a su uso se necesita una calibración de cámara que se realiza en breves instantes. Nuevamente los fotógrafos de naturaleza y viaje agradecerán esta utilidad que, además de geoposicionar las fotos sirve como ayuda para otras funciones ya mencionadas de la cámara.

Fuente
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm. 1/500 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Tampoco podía faltar la conectividad WiFi, sin NFC. Gracias a la aplicación Image Sync, podemos visualizar las fotos de la cámara, descargar la deseada en el dispositivo y, lo mejor de todo, utilizar el terminal como un completo mando a distancia con todas las funciones de la cámara en la aplicación, incluido el modo “bulb”. Aunque, por ejemplo, el seguimiento de estrellas no resulta compatible. La conexión se realiza rápidamente y, una vez configurada, la relación entre ambos equipos se mantiene por lo que las conexiones sucesivas con prácticamente instantáneas.

Parque infantil
Pentax K-1 con Pentax 15-30 mm a 15 mm. 1/30 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Con esta profusión de “inventos”, quizá a estas alturas de la prueba algún lector se esté preguntando cómo funciona la Pentax K1 tomando fotos con normalidad. La respuesta es fácil: como cabe esperar en una cámara de estas características.

La experiencia fotográfica resulta muy agradable. Ya hemos mencionado la abundancia de botones personalizables y la buena ergonomía. A ella contribuye un visor muy cómodo que ofrece cobertura de visión completa. Podemos personalizar la información que aparece, así como mostrar u ocultar la rejilla de ayuda al encuadre.

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/320 s, f/5. ISO 100. © Fernando Galán

Dispone de treinta y tres puntos de enfoque, veinticinco de ellos en cruz. Quizá uno de los puntos flojos de la K-1 en comparación con los modelos de la competencia. Sin embargo, no hemos notado ningún fallo al respecto. Enfoca rápido y preciso incluso con poca luz. Suponemos que a ello contribuye el sistema denominado por Pentax “Safox 12” que consiste en ampliar la zona de detección de autoenfoque que aprovecha mejor la luz que recibe.

Plaza de España de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/125 s, f/8. ISO 100. © Fernando Galán

Los fotógrafos de acción encontrarán otro punto negativo en la ráfaga, que tan sólo dispara 4,4 fotogramas por segundo. Quizá suficiente para el usuario tipo de esta cámara, pero lento para quien busque una cámara cien por cien deportiva. La cara buena de esta noticia es que la memoria “buffer” tarda en llenarse. Nosotros, que para nuestras pruebas de campo disparamos siempre en RAW+JPEG, no hemos tenido que esperar para la grabación de datos.

Jardines de Sabatini
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/125 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

Dispone de ranura para dos tarjetas, otro guiño hacia la vocación profesional de la K-1, eso sí, ambas tarjetas del tipo SD.

Posibilidad de HDR, exposición múltiple, filtros creativos… detallar todas las funciones de la Pentax K-1 nos llevaría demasiadas páginas, como demasiados días exprimirla tan a fondo como nos gustaría. Y todo ello por un precio que no llega a los dos mil euros.

¿Y los objetivos estarán a la altura de este sensor? Pensará alguno. Aquí surge otro tema interesante ya que Reflecta, distribuidor en España de Pentax, distribuye también Sigma. Por ello se les ha ocurrido la idea de ofrecer en kit la Pentax K-1 con los Sigma Art, de reconocida y probada calidad.

Pentax K1
En esta animación podemos apreciar la diferencia de aspecto que presenta la Pentax K-1 con cada uno de los objetivos utilizados para esta prueba de campo: el Sigma Art 35 mm y el impresionante Pentax 15-30 mm. © Albedo Media.

La mitad de nuestra prueba de campo se realizó con el Sigma Art 35 mm 1,4 y la otra con el Pentax 15-30mm f/2,8 cuyos rendimiento y sensaciones respectivos comentaremos en capítulo aparte, pero del que podemos anticipar muy buenas sensaciones.

Palacio de Oriente de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm.1/250 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

Cuesta encontrar puntos negativos en la K-1. Las cámaras de la competencia del mismo segmento carecen de casi todas las utilidades de este modelo. Quizá algunos fotógrafos piensen que no necesiten tantos “extras” aunque, en nuestra opinión, se trata de utilidades puramente fotográficas que elevan la experiencia mucho más allá de la toma convencional.

Acordeonista en el Palacio de Oriente de Madrid
Pentax K-1 con Sigma Art 35 mm. 1/160 s, f/5,6. ISO 100. © Fernando Galán

Sin embargo, por desgracia, optar por una marca minoritaria supone encontrar problemas constantes con las compatibilidades de accesorios (sistemas de flashes, por ejemplo u objetivos compatibles).

Fabricantes externos piensan sólo en los usuarios de las grandes marcas reduciendo las posibilidades de elección a los poseedores de Pentax u otros fabricantes que venden menos. Esperemos que gracias a apuestas tan sinceras y dignas como esta Pentax K-1, poco a poco este contexto “bipartidista” vaya cambiando.

Compartir
Fernando Galán
Periodista de carrera, pronto se interesó por la imagen tanto (o más) que por las palabras y empezó a ganarse la vida con la fotografía, después con el diseño gráfico para volver de nuevo a la fotografía. Autor de diversos blogs literarios y fotográficos desde el año 2003, en la actualidad compatibiliza la enseñanza con la profesión y las colaboraciones en este medio.

6 Comentarios

  1. Entiendo que no se puede pedir todo… Pero si hubiera llevado video “4k”, aunque fuera “solo” a 24fps, ya la habría encargado… Pero me encanta

  2. Mi experiencia con la Pentax K5 en cuanto a video no pudo ser más nefasta. Sobrecalentamiento, bloqueo de cámara, no podía filmar ni cinco minutos continuados, las señales de advertencia saltaban por doquier. La calidad de imagen era buena, muy buena, especialmente en el sensor de las “manchitas” parecía que disparabas con diapositiva… pero en general daba muchos problemas, incluso bloqueo, necesidad de quitar la bateria y volver a ponerla y fallo de nivel, fotos torcidas, todo eso con la que me mandaron del servicio técnico de Pentax, al cambiarla por lo de las “manchitas”, que luego me arrepentí. Espero que con la K1 se haya alcanzado la necesaria fiabilidad y eficiencia en las series K.

  3. Últimamente, veo una tendencia desmesurada, a que las cámaras réflex, tengan todas vídeo 4K. Entiendo que todo el mundo quiera tenerlo todo en un solo aparato. Tengo una K5-II que va de fábula y una Pentax K-1 recién adquirida, a las que no le echo de menos, que no tenga video 4K. He comprado una máquina de fotos, para hacer FOTOS; para vídeo ya tengo una cámara de vídeo. Además, mucha gente quiere cámaras de fotos con vídeo 4K y luego, no tienen un reproductor para apreciar esa calidad. ¿Para qué quieren entonces 4K?

    • Hola Juan. Por supuesto, hay usuarios que solo utilizarán la cámara para hacer fotos, pero la adición del vídeo –ahora en 4K– es una tendencia al alza en estos últimos tiempos y, a nuestro entender, siempre es positivo poder optar por esta funcionalidad. Por otro lado, el hecho que mucha gente no tengo un reproductor 4K no significa que no pueda beneficiarse de las ventajas de esta resolución, pues es posible realizar un diezmado a FHD aprovechando el extra de información del 4K. Un saludo.

  4. Hola tengo una Pentax K1, excelente cámara pero la 2ª vez que la use falló el disco o dial de selección de modo operativo, funciona sólo en manual. Agradeceré comentarios al respecto, independientemente de contactar al distribuidor en México, gracias.

    • Hola Antonio. Durante nuestra prueba no tuvimos ningún problema parecido al que nos comentas, seguramente se deba a un fallo de tu cámara, por lo que no podemos ayudarte. Te recomendamos que contactes con tu distribuidor, quizá ellos puedan decirte si esto ha ocurrido con otras cámaras. Un saludo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.