Phase One IQ250, Muestras

Siguiendo con nuestro recorrido por los nuevos modelos de formato medio digital, el respaldo IQ250 de Phase One es otro de los agraciados en montar el nuevo captor CMOS Sony de 50 MPX que tanto está dando que hablar. Analizamos unas primeras muestras a plena resolución.

En la cámara Phase One 645DF+ se acopla «como un guante» el nuevo respaldo IQ250
. © Albedo Media, S.L.

Mucho ha llovido desde los primero modelos Mamiya 645, tras ser fagocitada por Phase One y asumir gran parte del diseño de los equipos actuales como adaptaciones de la Mamiya 645DF+ (autofoco), cuenta con dos cámaras dedicadas al formato medio digital (sistema 645DF+ o iXR para reproducciones) y un amplio elenco de respaldos digitales recorren sus series IQ1/2 y P+.

Nuevamente... el CMOS de Sony en formato 32,8 x 43,8 mm en 51,4 Mpx. © Albedo Media, S.L.
Nuevamente… el CMOS de Sony en formato 32,8 x 43,8 mm en 51,4 Mpx. © Albedo Media, S.L.
La propuesta de Phase One con la 645DF+ parte desde una arquitectura algo más abierta que la Hasselblad H5D en sus posibles combinaciones fílmicas o digitales (para bien o para mal según se mire).

Los objetivos a su vez se dividen en dos tipologías generales; los que incorporan el módulo de obturación central (con sincro de flash de hasta 1/1600 de segundo) firmados por Schneider Kreuznach o los Phase One que parten de un esquema más tradicional, derivando la obturación al sistema planofocal de la cámara, que puede conmutar entre uno y otro sin problemas dependiendo de la óptica montada.

Todas las muestras se realizaron una óptica Schneider Kreuznach LS 80 mm f/2.8.

Muestras a ISO 100, con luz controlada.

Similar a las tomas realizadas recientemente con la Hasselblad H5D-50c esos 50 MPX dan para mucho, en la base de sensibilidad -ISO 100- el comportamiento es excelente, una panoplia de calidad, nitidez y latitud, que hacen de las tomas con luz controlada un total disfrute técnico. Otra cosa será -como ya insistimos en relación a las muestras de la Hasselblad H5D-50c, que este exceso de detalle lo pueda aprovechar alguien en su trabajo diario.

f/11 1/80 seg. ISO 100. © Albedo Media, S.L.
f/11 1/80 seg. ISO 100. © Albedo Media, S.L.
  Clicar para ampliar
Actualmente nos consta que en muchos casos la elección de formato medio digital por parte de los profesionales en España forma más parte de una cuestión de estatus que de verdadera necesidad, dado que equipos «menores» dan ya una calidad sobradamente digna para el 95% de las ocasiones.

No obstante, si nos centramos en ese 5% restante donde sí es rentable y lógico usar un equipo de estas características, podemos ver matices interesantes más allá de la superlativa y evidente nitidez.

Matices centrados más en la estética que per sé, dan estos formatos mayores…algo similar a lo que pasaba en tiempos con las cámaras de placas 4×5″ u 8×10″.

Como sabemos, la profundidad de campo es realmente limitada en estos equipos, ya que los diámetros del iris que conforman los diafragmas son mayores para conseguir la misma proporción de luz (ej f/2,8 o f/4) por lo que tendremos siempre que «cerrar más» que en un equipo de 24x36mm para conseguir una relación de profundidad de campo equivalente.

Interesantísimo bokeh del Schneider Kreuznach LS 80 mm f/2.8 a
Interesantísimo bokeh del Schneider Kreuznach LS 80 mm f/2.8 a
f/11 1/80 seg. ISO 100 © Albedo Media, S.L.  Clicar para ampliar

Por contra esta misma razón hace que los objetivos aguanten mucho mejor la difracción al cerrar a números f que pudieran ni existir en otros formatos… ¿recordáis el f/64 de vuestro 120mm estándar en 4×5″?, obviamente esto implicará una dosis de luz complementaria, ya sea por mayor sensibilidad, tiempo o potencia lumínica (o una inteligente suma de todos los factores) para llegar al nivel de exposición/profundidad de campo requerido.

En definitiva, haciendo del defecto la virtud, podemos usar esta reducida profundidad de campo para componer imágenes con interesantes relaciones de enfoque/desenfoque, el bokeh además es por norma muy suave en las ópticas probadas, tanto en Hasselblad como en el caso que nos ocupa -Schneider Kreuznach LS 80 mm f/2.8- en Phase One.

¿Capture One o Lghtroom?

Como ya comentamos, siempre que tocamos un equipo de formato medio digital, así como cualquier otra arquitectura atípica -del tipo Sigma/Foveon o similar-  hemos constatado verdaderas diferencias entre los procesados por omisión del revelador propietario de la marca del dispositivo y los reveladores RAW comerciales, Lightroom, Aperture, etc.

Diferencias de procesado, valores por omisión, fracción izquierda Capture One 7.2, fracción derecha Lightroom 5.2
Diferencias de procesado, valores por omisión, fracción izquierda Capture One 7.2, fracción derecha Lightroom 5.2

Pues bien, en el caso del sistema Phase One (cámara + respaldo) y su programa asociado Capture One, los resultados han sido tan drásticamente distintos, que merecen análisis por nuestra parte.
Diferencias de procesado, valores por omisión, fracción izquierda Capture One 7.2, fracción derecha Lightroom 5.2,  ampliación al 100%
Diferencias de procesado, valores por omisión, fracción izquierda Capture One 7.2, fracción derecha Lightroom 5.2,  ampliación al 100%

Lo más notorio es sin duda la nitidez, entendiendo este matiz aquí como una componente de varios procesos digitales de postprocesado, especialmente relacionados con la carga de máscara de foco o microcontraste.

Capture One trabaja valores por omisión para nuestro gusto demasiado irreales, algo que nos ha pasado en otras ocasiones con este conocido software de revelado, no es para nada dramático, ya que esos valores los podemos modular a nuestro gusto personal desde los muchos parámetros que afinan hasta el milímetro la sensación de nitidez «extra» en nuestras imágenes.

Hablamos por tanto de las diferencias establecidas entre dos programas en sus valores por omisión, exportando imágenes sin tocar o modificar ningún valor (dado que entendemos que no sería deontologicamente muy correcto si hablamos de probar objetivamente un sensor/cámara u óptica)

Como vemos en los parches publicados, otro de los factores especialmente hirientes son el contraste y exposición, mostrando en Lightroom (ajustes por omisión, versión 5.2) unas imágenes bajas en contraste, muy planas y algo subexpuestas, no relacionadas con la escena captada en la realidad.

Conversión a Blanco y Negro, con valores por omisión. Capture One 7.2.f/11 1/80 seg. ISO 100. © Albedo Media, S.L.  Clicar para ampliar
Conversión a Blanco y Negro, con valores por omisión. Capture One 7.2.f/11 1/80 seg. ISO 100. © Albedo Media, S.L.  Clicar para ampliar

En este sentido nuestra predilección, más clara y evidente aún que en el caso de Hasselblad + Phocus, fue revelar las tomas finales con Capture one. De hecho por mera curiosidad, realizamos idénticas pruebas con conversiones a blanco y negro (valores por omisión) en ambos reveladores, Capture One / Lightroom, llegando a las mismas conclusiones.

Mejor representación tonal, gama y exposición en Capture One, excesivo microcontraste (ajustes de máscara de foco por omisión demasiado agresivos) que en la versión revelada con Lightroom.

Con un comportamiento tan excelente en las sensibilidades bajas, ¿Qué ocurrirá con valores más atrevidos? y ante todo, compartiendo el mismo sensor que su competidora en Hasselblad, H5D-50c, ¿Qué diferencias  reales tendrá esta Phase One IQ250 respecto a la H5D-50c, en toda su gama de sensibilidad, nitidez, gama, etc?

Paciencia… lo veremos más adelante, con la profundidad que nos caracteriza.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.