Como anticipo a una prueba de Labo DSLRMZ, hemos tenido ocasión de realizar una breve toma de contacto con una unidad final de la nueva Phase One XF, dotada de un respaldo Phase One IQ-3 de 50 Mpx. y un objetivo Schneider-Kreuznach 80 mm f/2,8 AF LS, equivalente aproximadamente a un 56 mm en el equivalente «de 35 mm».

Quizá convenga citar que estamos familiarizados con la serie anterior de cámaras Phase One, derivadas de diseños originales Mamiya, al igual que con todo la saga de las Mamiya 645, de las cuales fuimos beta tester para la 645 Super, antes de su introducción en el mercado.

La nueva Phase One XF sigue unas líneas más angulosas © Albedo Media
La nueva Phase One XF sigue unas líneas más angulosas © Albedo Media

De ahí, que las sensaciones de esta nueva Phase One XF, nos sean por un lado muy próximas –por lo que pueda heredar de la configuración de cuerpos anteriores– y al mismo tiempo podemos detectar con bastante rapidez, mejoras y diferencias. Porque esta nueva Phase One XF, sin renunciar a lo relacionado con las Phase One anteriores recupera ideas, versatilidad y funcionalidades originales de la Mamiya 645 Super –como por ejemplo el sistema de visor intercambiable– y que no estaban presentes en la Phase One 645DF+.

Pero podríamos definir la Phase One XF, como una cámara nueva diseñada desde cero, en la que sus creadores se han esforzado por desarrollar un sistema abierto al futuro, y al mismo tiempo mantener la máxima compatibilidad hacia atrás con el sistema Phase One.

La pantalla de inicio, sobre el respaldo, no puede ser más práctica en lo que se refiere a las cuatro opciones principales sugeridas © Albedo Media
La pantalla de inicio, sobre el respaldo, no puede ser más práctica en lo que se refiere a las cuatro opciones principales sugeridas © Albedo Media
La nueva Phase One XF es modular. Si contamos los "pines" de la interfaz del respaldo IQ3 y la del cuerpo de la cámara, veremos que hay cuatro "más" que, que permiten una comunicación de un nivel superior entre componentes. © Albedo Media
La nueva Phase One XF es modular. Si contamos los «pines» de la interfaz del respaldo IQ3 y la del cuerpo de la cámara, veremos que hay cuatro «más» que, que permiten una comunicación de un nivel superior entre componentes. © Albedo Media

Así, por ejemplo, el nuevo sistema de respaldos intercambiables IQ3 es lo más actualizado para la XF, debido a que cuatro «pines» conectores adicionales permiten una comunicación de banda más ancha entre respaldo, cuerpo y visores –se dispone, por el momento, de uno de prisma y uno «de capuchón» a nivel de cintura que hará las delicias de aquellos fotógrafos de moda que quieran volver a tener aquellas sensaciones y comodidades vividas en épocas pasadas– pero la XF es compatible con la serie IQ2 e IQ1.

Otras características clave adicionales de la Phase One XF serían:

  • Nueva plataforma AF «Honeybee» (abeja), basada en un CMOS específico
  • Cuerpo metálico con ingeniería de nivel aeronáutico
  • Nuevo sistema de alimentación compartida y de comunicación entre componentes personalizables
  • Sistema de disparo de flash Profoto integrado
  • Nueva electrónica integrada

En efecto, hemos dejado para el final una de las funciones más espectaculares por lo único de la misma y por estar pensada cara los requerimientos de los respaldos de 100 Mpx. «y más allá».
Tal como descubrimos ya con motivo de nuestra prueba de la Sigma dp2 Quattro, los dispositivos dotados de sensores de alta resolución son menos tolerantes con las trepidaciones, algo que fue corroborado posteriormente por Mr. Kazuto Yamaki, CEO de Sigma.

Los respaldos digitales para formato medio se mueven en la actualidad  habitualmente en bandas entre los 40 y los 80 Mpx. y hay que prepararse para la cultura «100Mpx.»

Imagen real de las indicaciones del sismógrafo integrado © Albedo Media
Imagen real de las indicaciones del sismógrafo integrado © Albedo Media

Así la Phase One XF emplea una caja de espejo optimizada frente a las vibraciones y trepidaciones, y por supuesto modo de cierre de espejo (Mirror up), pero además en el ajuste «Low vibration Drive Mode» la cámara no realiza el disparo hasta que tanto ella como el entorno no están «tranquilos», estabilizados: en la pantalla superior un sismógrafo nos indica el nivel de vibraciones del sistema, aún sobre trípode y en reposo aparente. En nuestra prueba, en un quinto piso, con la cámara apoyada en una mesa estable, podíamos observar muy pequeños picos de vibración, no lo suficientemente intensos como para impedir el disparo, pero el sistema era capaz de detectarlos.

Puede parecer que incorporar un sismógrafo a una cámara fotográfica es un poco “pasarse”, pero la realidad es que este sí que es un añadido necesario al hablar de estas resoluciones y más si pensamos en las “que vendrán más adelante”.

Es cierto que el nuevo diseño global de la Phase One XF tiene un contenido "toque nórdico" minimalista que se aprecia sobre todo desde el punto de vista del usuario. La empuñadura forma parte integral del cuerpo de la cámara, lo que aumenta la sensación de fiabilidad. © Albedo Media
Es cierto que el nuevo diseño global de la Phase One XF tiene un contenido «toque nórdico» minimalista que se aprecia sobre todo desde el punto de vista del usuario. La empuñadura forma parte integral del cuerpo de la cámara, lo que aumenta la sensación de fiabilidad. © Albedo Media
Pantalla superior © Albedo Media
Pantalla superior © Albedo Media

La misma pantalla superior de 1,6 pulgadas que nos muestra –a demanda– el sismógrafo, es táctil, al igual que la posterior de 3,2 pulgadas, situada en el dorso del respaldo IQ3. Aquí se nota mucho el trabajo de integración, con un diseño minimalista de alta legibilidad, cada una de ellas en su estilo, pues la posterior es de tipo «retina», a fin de poder mostrar previsualizaciones de alta calidad de las imágenes y con un solo toque aumenta al 100%.

La estética de estas pantallas se integra muy bien con la del nuevo Capture One PRO.

Phase One XF © Albedo Media
Phase One XF © Albedo Media

Para los que lo prefieran, hay mandos configurables, tanto en tres ruedas sobre la empuñadura, como pulsadores y teclas, también sobre el respaldo. En nuestra breve toma de contacto inicial, no nos resultó difícil «hacernos» con el sistema, por simple e intuitivo, pues son tres ruedas para tres funciones: ISO; tiempo de obturación y abertura de diafragma (¿necesitamos algo más?) si bien no es menos cierto que fuimos asistidos por expertos de Innovafoto.

Phase One XF: AF «Honeybee»

Pero uno de los puntos claves de la nueva Phase One XF es el sistema de autoenfoque Honeybee («Abeja»), que parece se diferencia de forma notable en el tipo de sensor utilizado: el HAP-1 AF.

© Phase One
© Phase One

Así, aunque por lo que podemos ver el principio general de funcionamiento no difiere del utilizado en las réflex monoculares, donde el sensor AF habitual es de 55 píxeles, el del Honeybee HAP-1 es de 1000 píxeles, de tamaño mucho mayor y los algoritmos de cálculo asociados al parecer se defienden muy bien en escenas con riqueza de planos.

Como puede verse, el espejo tiene dimensiones propias... de formato medio. En este objetivo Schneider-Kreuznach 80 mm f/2,8 AF LS para el AF y el MF, se mueve todo el conjunto de lentes. Queda recordar que la Phase One XF dispone de obturación planofocal hasta 1/4.000 s y "se entiende" con los objetivos "LS" de obturación central (*), para una sincronización con flash electrónico hasta 1/1.600 s. © Albedo Media
Como puede verse, el espejo tiene dimensiones propias… de formato medio. En este objetivo Schneider-Kreuznach 80 mm f/2,8 AF LS para el AF y el MF, se mueve todo el conjunto de lentes. Queda recordar que la Phase One XF dispone de obturación planofocal hasta 1/4.000 s y «se entiende» con los objetivos «LS» de obturación central (*), para una sincronización con flash electrónico hasta 1/1.600 s. © Albedo Media

Todavía no hemos podido realizar una prueba extensa del sistema, pero en la primera toma de contacto nos pareció que respondía con una rapidez más que digna, para hablar de un formato medio en el que se mueve toda la masa de lentes del objetivo.

Relacionado con este AF, el fotógrafo puede introducir el dato de la hiperfocal para cada objetivo, y a demanda se puede solicitar al HAP-1 que retorne automáticamente a ese punto.

Phase One XF: integración de “Profoto Air”

Desde la pantalla táctil superior podemos acceder, a través de la interfaz de usuario de la cámara, a la configuración del disparador Air de Profoto integrado en la propia Phase One XF, y de este modo podemos seleccionar el canal de disparo de nuestros equipos Profoto de iluminación y sincronizar nuestro estudio fotográfico sin ningún tipo de accesorio externo.

El nuevo sistema de gestión de energía, es mucho más eficiente en todos los sentidos. © Phase One
El nuevo sistema de gestión de energía, es mucho más eficiente en todos los sentidos. © Phase One

Phase One XF: alimentación

Los usuarios de sistemas Phase One anteriores, sabrán apreciar el nuevo sistema de gestión de la energía. Es cierto que seguimos utilizando dos baterías –iguales en este caso– pero el sistema puede «tirar» de una o de otra, siempre teniendo en cuenta que se priorizará la alimentación del respaldo. Llegado el caso, se pueden cambiar «en caliente», lo que es un gran avance.
Y ya que estamos hablando de «caliente»: los respaldos nos indican siempre a qué temperatura está operando el sensor.

Phase One XF: visores

Una de las grandes novedades de la Phase One XF son lo que justamente parece un anacronismo: los visores intercambiables comenzando por uno prismático y uno de capuchón, a nivel de cintura. Los que no han probado este último tipo no saben lo que se pierden… siempre que piensen solo en formato apaisado o cuadrado. Para tomas verticales se impone el prisma, pero el de capuchón es mucho más cómodo para ciertas tareas de fotografía de producto, puntos de toma baja… además, la ligera descontextualización de la imagen invertida lateralmente, puede ayudar en la composición a un fotógrafo experto. Y lo mejor de lo mejor: no se pierde el AF ni la medición TTL, que en más de un sistema esta última se ubica en el visor prismático. Un detalle a no olvidar: según el tamaño del sensor del respaldo utilizado… ¡insertar en el visor, sobre la pantalla de enfoque, la mascarilla correspondiente!

El pulsador superior es para la comprobación visual de la profundidad de campo y el inferior un disparador adicional, recomendado para el uso con el visor de capuchón. © Albedo Media
El pulsador superior es para la comprobación visual de la profundidad de campo y el inferior un disparador adicional, recomendado para el uso con el visor de capuchón. © Albedo Media
Puede apreciarse –en la base de la caja del espejo, ahora levantado– el objetivo para la medición de la exposición. Más próxima, la ranura hacia la que enviará un subespejo la información hacia el sensor AF. © Albedo Media
Puede apreciarse –en la base de la caja del espejo, ahora levantado– el objetivo para la medición de la exposición. Más próxima, la ranura hacia la que enviará un subespejo la información hacia el sensor AF. © Albedo Media

En la Phase One XF se mide mediante un sistema con lentes en el fondo de la caja del espejo. No hemos podido disponer de este visor para esta toma de contacto y lo ponemos en el «debe» de Innovafoto.

Phase One XF: conclusiones preliminares

Una toma de contacto breve no da para mucho más, y en espera de la posibilidad de algo más «profundo» –solo hay una cámara por el momento en España– podemos avanzar que las sensaciones son muy buenas, y desde luego muy superiores en todos los sentidos a las experimentadas con motivo de nuestra prueba del IQ250 sobre una DF645+.

Esta es solo una de las formas en las que se puede solicitar al sistema –además de los histogramas al uso– más información acerca del reparto de niveles de iluminación/exposición de todo el fotograma [clic para ampliar]. © Albedo Media
Esta es solo una de las formas en las que se puede solicitar al sistema –además de los histogramas al uso– más información acerca del reparto de niveles de iluminación/exposición de todo el fotograma [clic para ampliar]. © Albedo Media
La integración de cada componente de este sistema modular abierto al futuro y con respeto al pasado, nos ha parecido muy  buena y la interfaz de usuario, eficaz, sin alharacas, aunque el display de zonas de exposición por colores puede «echar un poco para atrás» en primera instancia… hasta que comprobamos su eficacia bajo luz intensa de exteriores.

Y hay otra buena noticia: aunque faltos de tiempo, si que pudimos realizar una prueba técnica que para nosotros es clave como es la comprobación de la precisión del AF, que nos habla –en un sistema modular, sobre todo– de la precisión de ajuste entre respaldo y cámara, no solo entre objetivo y cámara. Y el resultado fue simplemente perfecto.


(*) Compatible con 8 objetivos para planofocal, y 12 de obturación central (LS) y más de 40 clásicos.

Ver: presentación de la Phase One XF

1 Comentario

Comments are closed.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.