Compartir

Fujifilm amplía su familia Instax incorporando modelos con película en formato cuadrado. En esta ocasión se trata de la SQ6, una cámara totalmente analógica que tuvimos ocasión de probar durante su presentación oficial en Madrid la pasada semana.

Fujifilm Instax SQ6
Fujifilm Instax SQ6. © Albedo Media

Si la SQ10, presentada justo ahora hace un año, permitía guardar las imágenes en formato digital e imprimir tan sólo las copias deseadas con los ajustes que se nos antojasen, esta nueva cámara supone un regreso al pasado al eliminar cualquier atisbo de píxel.

En palabras de Eduardo López, responsable de negocio de la firma para el mercado ibérico, este regreso se debe a la apuesta de Fujifilm por la experiencia física con la intención de acercarse a la tendencia de la juventud actual que muestra gusto por las sensaciones táctiles. Lo demuestran, según explicó López durante la presentación, el aumento de ventas de los libros en papel, los discos en vinilo e incluso la fotografía instantánea, con un volumen de negocio actual superior al conseguido hace veinte años.

Eduardo López
Eduardo López, responsable de negocio de Fujifilm para la Península Ibérica durante la presentación de la SQ6 en Madrid. © Albedo Media

Aunque en el catálogo de este fabricante ya existían modelos completamente analógicos, la SQ6 es la primera que ofrece copias en formato cuadrado. Supone una evolución lógica acorde a la tendencia marcada por las redes sociales en que las imágenes cuadradas se imponen. De hecho, el propio diseño de la cámara recuerda intencionadamente al logotipo de Instagram.

Fujifilm Instax SQ6
Fujifilm Instax SQ6. © Albedo Media

Al mismo tiempo, con la proporción 1:1 se amplía 1,5 veces el tamaño de las copias obtenidas con respecto al formato mini habitual hasta ahora en las Instax. Así, la SQ6 ofrece fotografías instantáneas de 6,2 x 6,2 cm, igual que las logradas con la mencionada SQ10 y con la impresora Instax Share SP-3.

A diferencia de los modelos más populares de Instax, claramente orientados a un público más joven, la SQ6 pretende llegar a un rango de edad más amplio; un público de vida activa que utilizaría esta cámara para documentar sus aventuras.

Copias impresas de Instax
La decoración y las actividades manuales forman parte del atractivo de las copias impresas con la familia Instax. © Albedo Media

Para lograrlo, se ha optado por un diseño sobrio y elegante con intencionado aspecto retro. Ya que el cuadrado es el símbolo de esta nueva generación, la propia cámara no podía tener otro formato, aunque penalice por ello la ergonomía. Así, se ofrece en tres colores: oro rojizo, gris grafito y blanco perla; todos ellos elegantes y discretos.

Sus aproximadamente 12 cm de lado por 6 cm de grosor no la hacen precisamente pequeña, algo habitual en las cámaras instantáneas, aunque sí resulta compacta para trasladar con el objetivo retráctil contraído. El peso no supondrá lastre pues ronda los 400 g.

Fujifilm Instax SQ6
No se puede negar la elegancia del diseño de la SQ6 aunque penalice la ergonomía. © Albedo Media

Debido al tipo de público al que esta cámara va dirigida, en el desarrollo ha primado el diseño y la facilidad de uso más que la ergonomía. Así, la posición del visor en el lado derecho de la cámara o la ausencia de empuñadura, no facilitan especialmente la toma de fotos, aunque dudamos que esto importe mucho en las situaciones en que se usará la SQ6.

Fujifilm Instax SQ6
Las medidas aumentan con el objetivo extendido. © Albedo Media

Más hemos lamentado la ausencia de guías en el visor para compensar el error de paralaje que puede dar al traste muchas fotografías de los no experimentados con este tipo de cámaras, por otra parte, principales destinatarios del modelo. Nos explican desde Fujifilm que en el manual de instrucciones de la cámara se explica convenientemente este fenómeno y se ofrecen consejos para compensarlo sin ayudas visuales.

Fotografías tomadas con la Fujifilm Instax SQ6
Algunas copias obtenidas durante nuestra toma de contacto en las que experimentamos con los distintos modos. © Fernando Galán

Sí encontramos en el visor –de tipo Galileo invertido– una marca central y puntos objetivos de verificación de enfoque. El factor de ampliación de este es de 0,4x.

Además del modo automático en el que la cámara controla por completo la exposición y el enfoque, dispone de diversos modos específicos para situaciones concretas. Así, el modo “macro” limita el enfoque entre 30 cm y 50 cm, el modo “paisaje” enfoca desde 2 m a infinito y el modo “selfie”, ajusta las distancias de enfoque entre 50 cm y 2 m.

Fujifilm Instax SQ6
La sencillez en el manejo prima en la Instax SQ6. © Albedo Media

La potencia del flash también se adapta a las distancias según el modo elegido y permite compensar la exposición en  ±2/3 EV con los modos darken (oscurecer) y lighten (aclarar). Por último, cuenta con una interesante función de exposición múltiple para aumentar las posibilidades creativas.

Con esta misma intención creativa, se ofrecen tres filtros de color para adaptar al flash y conseguir tonalidades verdes, anaranjadas o violáceas en las tomas. El flash siempre funciona –incluso en modo paisaje– salvo que se desactive con el botón correspondiente. El tiempo de reciclado varía en función de la carga de las pilas pero dispone de un led indicador de disponibilidad.

Fujifilm Instax SQ6
El disparador, discreto pero accesible y cómodo. © Albedo Media

La cámara está alimentada por dos pilas de litio de tipo CR2/DL CR2 con una autonomía aproximada de 300 disparos.

Fujifilm Instax SQ6
Dos pilas de litio alimentan la SQ6. © Albedo Media

Suponiendo que el poseedor de la SQ6 realizará muchos autorretratos, se ha situado un espejo en el frontal de la cámara para facilitar los encuadres cuando se realicen este tipo de fotos. Con la misma intención cuenta con un disparador de retardo –10 s– y rosca para trípode.

Para la óptica se ha optado por un objetivo retráctil compuesto por dos lentes no cementadas y con una distancia focal de 65 mm –que corresponde a un angular de tipo 35 mm en paso universal– y un diafragma de f/12,6.

Fujifilm Instax SQ6
Cuesta un poco acostumbrarse a la posición del visor. © Albedo Media

Con el lanzamiento de la cámara, se anuncia también una nueva película con el marco negro. La Fujifilm Instax SQ6 estará disponible en las tiendas a finales de mayo a un precio oficial de 140 €. Una cifra atractiva para poder disfrutar de este divertido capricho, aunque el precio de la película –12 € el pack de 10 fotos– obligue también a volver al pasado pensando dos veces antes de disparar.

Compartir
Fernando Galán
Periodista de carrera, pronto se interesó por la imagen tanto (o más) que por las palabras y empezó a ganarse la vida con la fotografía, después con el diseño gráfico para volver de nuevo a la fotografía. Autor de diversos blogs literarios y fotográficos desde el año 2003, en la actualidad compatibiliza la enseñanza con la profesión y las colaboraciones en este medio.

1 Comentario

  1. La verdad que esta cámara tiene muy buena pinta. En su momento quise hacerme con la SQ10 pero el precio tan elevado me tiraba para atrás, me alegro de haber esperado para poder comprar esta. Como siempre la gente se quejará del precio de los cartuchos pero personalmente no me parece que sean tan caros.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.