Compartir

El fabricante coreano Samyang sigue apostando por su oferta de objetivos con distancias focales poco comunes en otros catálogos que brindan prestaciones de primera fila a precios razonables. En esa línea, recientemente anunció el primer objetivo autofocus para cámaras réflex Canon de “formato completo” (24×36 mm), un 14 mm con apertura máxima de f/2,8.

Samyang ya ofrecía en su catálogo un 14 mm f/2,8 y otro f/2,4 para montura Canon EF pero ambos con enfoque manual. La novedad del que ahora probamos radica precisamente en el enfoque automático que, hasta este momento, este fabricante sólo había incluido en sus objetivos para montura Sony E.

Diseño y manejo

A pesar de que este objetivo no goza de las siglas XP que simbolizan la gama más alta de la firma y que estrenó su gemelo en focal  que ya probamos unos meses atrás, presenta un diseño sobrio y elegante que transmite buenas sensaciones de calidad.

Samyang AF 14 mm f/2,8 EF
Samyang AF 14 mm f/2,8 EF. © Albedo Media

Con un acabado metálico, destaca por su ligereza, pues no llega a los 500 g de peso –485 g sin la gran tapa tipo capucha que cubre el parasol–. A pesar de llevar incorporado el parasol y que una gran lente domina el frontal, no resulta tan “cabezón” como otros angulares extremos y muestra un tamaño bastante comedido: 95,6 mm de largo, para un diámetro frontal de 90,5 mm.

Decíamos que el parasol de pétalos forma parte de la propia estructura del objetivo bajo el que vemos una gran lente torneada. Esto implica la dificultad para colocar filtros por lo que carece de rosca para ellos.

Samyang AF 14 mm f/2,8 EF
Samyang AF 14 mm f/2,8 EF. © Albedo Media

Está protegido contra la intemperie por lo que, además de los sellados internos, podemos apreciar una junta de goma en la bayoneta que se acopla a la cámara. Asimismo, la mencionada lente frontal está recubierta para alejar la suciedad y prevenir la grasa de los dedos.

Casi todo el barrilete lo ocupa un gran aro de enfoque metálico y dentado que gira sin fin y que podemos manejar aunque tengamos activado el AF. El conmutador para desactivarlo se encuentra en el lugar apropiado para manejar con el pulgar, pero sobresale tan poco que resbala el dedo cuando se intenta accionar y rara vez se consigue a la primera, teniendo que recurrir a la uña o a hacer fuerza con la yema del dedo variando la posición natural de manejo.

Samyang AF 14 mm f/2,8 EF
Samyang AF 14 mm f/2,8 EF. © Albedo Media

Lo cierto es que pocas veces –por no decir ninguna– tendremos que recurrir a él pues enfoca con rapidez y precisión en poco tiempo incluso con luz escasa. De hecho, durante la presente prueba no hemos necesitado nunca enfocar a mano y tan sólo hemos activado esta opción para acreditar su funcionamiento.

No dispone de más controles ni botones que los ya expuestos por lo que su uso no podría resultar más sencillo. Montado sobre la Canon EOS 5D SR utilizada para esta prueba la mayor parte del peso se lo lleva la cámara por lo que parece casi que no llevásemos objetivo y resulta muy cómodo y manejable.

Samyang AF 14 mm f/2,8 EF
Samyang AF 14 mm f/2,8 EF. © Albedo Media

Diseño interior y rendimiento

Un total de 15 lentes –7 de ellas especiales– divididas en 10 grupos forman el esquema óptico de este objetivo. Entre las especiales, 2 aesféricas, 4 de alta refracción y 1 de dispersión extra baja, todas ellas con recubrimientos múltiples.

Este esquema se ha dispuesto con la intención de reducir la distorsión geométrica, tan habitual en los angulares extremos como éste que, no llega a desaparecer. Incluso con la cámara equilibrada, sin alterar los ángulos de toma, se muestra un evidente distorsión de barrilete en ambos ejes.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8 EF tomada con la cámara nivelada para apreciar la distorsión geométrica. 1/500 s – f/2,8 – ISO 100. © Fernando Galán

No olvidemos que tenemos entre manos un objetivo con un ángulo de visión de 116º –para cámaras con sensor de 24×36 mm– a través del cual no resulta extraño ver la realidad alterada. Precisamente, esa particular visión del mundo hace que resulte especialmente atractivo tomar fotos con esta distancia focal.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/125 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Las aberraciones no llegan a desaparecer del todo, especialmente en las esquinas, en sujetos con fuertes contrastes de luz. No obstante se van disipando conforme nos acercamos al centro.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/60 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

En este punto, el fabricante recomienda desactivar en la cámara la función de corrección de aberración cromática del objetivo para mejorar el rendimiento del mismo. Al tiempo advierte que el resto de correcciones que ofrece la el fabricante del cuerpo no se encuentran disponibles para esta óptica. Tampoco está disponible –al menos en la fecha de elaboración de esta prueba– la corrección óptica vía software –Adobe Camera RAW–.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. .1/100 s – f/11 – ISO 100. © Fernando Galán

Por ello, los resultados que vemos son principalmente del sistema óptico, sin las mejoras de firmware o software que cada vez son más frecuentes para suplir las carencias técnicas de los objetivos.

Mucho más controlados se mantienen los destellos, que aparecen ocasionalmente tan sólo cuando los buscamos a propósito con insistencia. En este caso, se muestran pequeños reflejos que no estropean la imagen final.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/160 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

Del enfoque se encarga un motor que, aunque el fabricante no especifica el tipo, realiza su trabajo de manera rápida, silenciosa y precisa.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/60 s – f/4 – ISO 100. © Fernando Galán

El objetivo carece de indicador de medidas de enfoque, aunque las especificaciones indican que su rango de operación de AF empieza desde una distancia mínima de 20 cm, con lo que conseguimos un factor de amplificación de 0,15. A pesar de esta medida favorable, obviamente no podemos hablar de tomas macro, dado el ancho ángulo de visión, pero sí podemos conseguir interesantes primeros planos con amplios contextos.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/320 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

El diafragma lo forman siete hojas que abren hasta f/2,8 y cierran hasta f/22. Los mejores resultados los obtenemos hacia las aperturas medias –f5,6 y f/8– reduciéndose bastante la nitidez cuando cerramos al máximo. En prácticamente todo el recorrido de diafragmas se aprecia una caída de nitidez importante en las esquinas, mucho más acusada en la apertura mínima –f/22–.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El viñeteado se acusa mucho a máxima apertura, aunque se reduce drásticamente con sólo cerrar un punto. A partir de ahí va desapareciendo progresivamente hasta que llegamos a f/11, donde ya no apreciamos ninguna sombra periférica.

 

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/100 s – f/11 – ISO 100. © Fernando Galán

Con una distancia focal tan corta hay que provocar los desenfoques. En realidad, en el tipo de imágenes habituales para este tipo de óptica –paisajes, arquitectura…– casi todo aparecerá siempre enfocado. Si realizamos enfoques selectivos, obtendremos un bokeh muy progresivo y poco marcado.

Comparado con…

Como indicábamos al principio, cuesta encontrar referencias similares en otras marcas. Por razones obvias, el primer vistazo hay que dirigirlo hacia los estantes de Canon donde encontraremos un interesante EF 14 mm f/2,8 L II USM, pero con un precio superior a los 2.000 €, que nos hará pensar dos veces si realmente necesitamos una distancia focal tan extrema.

Algo parecido nos sucederá si pensamos en el Zeiss Milvus 15 mm f/2,8 que, además de un precio cercano a los 3.000 €, no dispone de AF aunque sí de incuestionables argumentos ópticos de calidad. No olvidemos tampoco el Sigma Art 14 mm f/1,8, más luminoso y de buena factura, con una hoja de especificaciones impecable pero con un precio cercano a los 2.000 €, acorde a lo que brinda.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/50 s – f/2,8 – ISO 400. © Fernando Galán

Queda únicamente, por características similares y un precio bastante inferior –menos de 500 €–, el recién aparecido Yongnuo 14 mm f/2,8 que, aunque no hemos tenido ocasión de probar, intuimos por las especificaciones oficiales, que ofrecerá un rendimiento muy inferior al que ahora probamos.

Conclusiones

La peculiar visión que ofrece un angular extremo como el que ahora hemos probado invita a tomar imágenes diferentes que, con frecuencia, pueden resultar espectaculares porque muestran un punto de vista poco habitual.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/640 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

Seguro que buena parte de fotógrafos desearían disponer de una óptica similar en su maleta. No obstante, dadas las limitadas ocasiones en que puede usarse para no saturar el portfolio de esta particular visión, cuesta decidirse a realizar un desembolso importante para adquirir un buen objetivo de estas características.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/200 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

Aquí juega su baza el fabricante coreano intentando ofrecer el mejor equilibrio posible entre la calidad de imagen y el precio a pagar por ella; en este caso, unos 700 €. No podemos perder de vista esa cifra a la hora de valorar los resultados pues ya se sabe que, de existir el objetivo perfecto, no podríamos pagarlo o necesitaríamos una carretilla para portarlo.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. .1/60 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Por ello, si tuviéramos que resumir en una palabra este Samyang nos quedaríamos con “equilibrio” pues, aunque no destaca especialmente en ningún aspecto, tampoco nos atrevemos a suspenderle en ninguna categoría a pesar de haber obtenido algunas puntuaciones bajas.

Imagen tomada con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8
Panorámica realizada con tres fotografías verticales tomadas con Canon EOS 5D SR y Samyang AF 14 mm f/2,8. 1/200 s – f8 – ISO 100. © Fernando Galán

Recordemos, por último, que este objetivo se puede conectar a un ordenador mediante la Lens Station; un accesorio similar al USB dock de Sigma o Tap in console de Tamron que permite modificar los parámetros de autoenfoque y apertura, así como actualizar el firmware de la óptica.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.