Anunciado a principios de año, el Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS es el último objetivo que se incorpora al cada vez más extenso catálogo de ópticas de la compañía japonesa, la número 46 para ser más exactos.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

Sin embargo, la gran mayoría de los últimos desarrollos de la firma se orientan a cubrir los sensores de “formato completo” (24×36 mm) de sus cámaras mirrorless de las familias α7 y α9 (Sony FE), y si bien estas comparten la misma montura que las de formato APS-C (Sony E), la compañía parecía haber “olvidado” a los usuarios de la serie α5000 y α6000.

Algo difícil de achacar a la firma por otro lado, teniendo en cuenta el éxito que está cosechando últimamente con sus cámaras sin espejo de más alta gama –como la reciente Sony α7 III–, motivo por el cual está centrando sus recursos en ofrecer ópticas de alta calidad para este formato.

También es cierto que muchos usuarios de las mirrorless APS-C de Sony prefieren optar directamente por las ópticas compatibles con Sony FE –a pesar de ser más grandes y pesadas–, para poder dar el salto en un futuro, pero si el pequeño cuerpo de las cámaras de la firma ya es un problema con las α7 y α9, más patente es aún el desequilibrio con los cuerpos de las α6000, por ejemplo.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS junto con Sony α6500 © Albedo Media

El nuevo zoom “todo en uno” 18-135 mm f/3,5-5,6 nativo para APS-C es, por tanto, una buena noticia para aquellos que buscaban una óptica equilibrada a un precio razonable. Solo deseamos que, la próxima vez, Sony no tarde cinco años más en sacar otra óptica nativa para formato APS-C.

Diseño y manejo

Con una distancia focal equivalente de aproximadamente 27-200 mm en paso universal, se trata de una óptica bastante compacta y ligera, pues mide 8,8 cm de largo por un diámetro de 67 mm y su peso es de apenas 325 g. Algunos usuarios echarán de menos algún “mm” menos en el extremo angular –para llegar, por ejemplo, a esos anhelados 24 mm–, pero ello habría implicado un tamaño más grande.

Por supuesto, para ofrecer este recorrido focal en un tamaño tan comedido se ha debido sacrificar la luminosidad de la óptica, y así en este zoom debemos conformarnos con las aperturas máximas de f/3,5-5,6, valores por otro lado habituales en estas ópticas “todo en uno”.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

A pesar de las reducidas dimensiones, Sony no ha olvidado incluir en su interior un sistema de estabilización óptica (OSS), más que necesario para estas focales de trabajo. Asimismo, con una distancia mínima de enfoque 45 cm, es posible conseguir un interesante factor de ampliación 0,29x.

Su diafragma –que cierra a f/22 en su extremo angular y a f/36 en su extremo “tele”– dispone solo de 7 palas, aunque de tipo circular.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

Su construcción es relativamente sencilla, de factura correcta. En su posterior encontramos la habitual ventana rectangular para evitar la luz parásita. No obstante, la lente posterior se desplaza y puede bombear aire al interior.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

En su barrilete solo encontramos el clásico conmutador de selección de modo de enfoque –AF/MF–; el resto está ocupado por un generoso aro para el zoom y un –no tan generoso– anillo para el enfoque manual.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

En combinación con la Sony α6500 utilizada para esta prueba, el conjunto se muestra equilibrado, gracias en parte al buen agarre que ofrece el cuerpo debido a su prominente empuñadura.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media

En efecto, el equipo no sobrepasa los 800 g, y aunque visualmente pudiera parecer que el conjunto pudiera tener tendencia a cabecear –especialmente con el zoom extendido–, la ligereza del objetivo hace que el reparto de masas se mantenga centrado.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media

Muestras

A continuación, mostramos unas cuantas tomas a resolución nativa realizadas con el Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500. Para las imágenes procedentes de la conversión del archivo original RAW se ha utilizado la última versión del software de revelado Adobe Lightroom Classic con sus ajustes por defecto.

Después de probar el Sony FE 24-105 mm f/4 G OSS a finales del año pasado, y observar las importantes distorsiones en los archivos RAW antes de las correspondientes correcciones de software, nos dirigimos directamente a comprobar si este mismo comportamiento se da en esta nueva óptica de Sony.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 18 mm – 1/320 s – f/3,5 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 18 mm – 1/320 s – f/3,5 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 18 mm – 1/320 s – f/3,5 – ISO 100 (conversión RAW) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 18 mm – 1/320 s – f/3,5 – ISO 100 (conversión RAW) © Albedo Media

Efectivamente, en las anteriores tomas realizadas a su focal más angular –18 mm–, observamos un importante viñeteo en las tomas procedentes de la conversión RAW, producido por las sombras proyectadas contra la propia montura. En la versión JPEG, ya procesada, estos defectos son corregidos, aunque a costa de cambiar el ángulo de la toma.

Dependiendo de la escena fotografiada, este viñeteo es, por supuesto, más o menos aparente.

Otro defecto óptico ya observado con anterioridad y que también se aprecia aquí con claridad es la fuerte distorsión en barrilete que presenta el objetivo de nuevo en su posición más angular, tal como se puede apreciar en las siguientes tomas.

Hay que reconocer, eso sí, la eficaz labor de corrección realizada por el software interno de la cámara –a partir de la información proporcionada por el firmware de la óptica–, pues las versiones JPEG corrigen también perfectamente esta distorsión.

Si embargo, no deja de sorprender que sea necesario este nivel de corrección en una óptica diseñada para cubrir un “modesto” sensor APS-C. Menos justificable en todo caso que en el Sony FE 24-105 mm f/4 G OSS, un zoom para “formato completo” (24×36 mm) especialmente compacto, más dado a este tipo de correcciones debido a las limitaciones intrínsecas de la montura.

A focales medias, el viñeteo desaparece rápidamente, pero la distorsión de barrilete es aún significativa en las muestras RAWs.

A medida que aumentamos la distancia focal estos defectos ópticos desaparecen por completo y podemos apreciar un alto nivel de detalle y contraste tanto es las muestras RAW como en las JPEG.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 38 mm – 1/320 s – f/4,5 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 38 mm – 1/320 s – f/4,5 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 38 mm – 1/320 s – f/4,5 – ISO 100 (conversión RAW) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 38 mm – 1/320 s – f/4,5 – ISO 100 (conversión RAW) © Albedo Media

Esta buena calidad de imagen se aprecia también es sus focales más “tele”. Combinado con el preciso y rápido sistema de enfoque de la Sony α6500, nos encontramos aquí en la zona donde mejor podemos exprimir las prestaciones de este zoom “todo en uno”.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 96 mm – 1/500 s – f/5,6 – ISO 800 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 96 mm – 1/500 s – f/5,6 – ISO 800 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/640 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/640 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media

La única limitación importante que encontramos en su focal más “tele” –135 mm– es su reducida apertura mínima de f/5,6, que invita a realizar tomas con luz suficiente.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/250 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/250 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/320 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/320 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media

A pesar de esta limitada apertura máxima, su posición más tele permite conseguir tomas con desenfoques satisfactorios.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/320 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/320 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media

No obstante, cuando la luz escasea, el sistema de estabilización de imagen permite utilizar tiempos de obturación relativamente rápidos, aunque no tanto como otros modelos de la competencia, con estabilizadores todavía más eficaces.

Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/40 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/40 s – f/5,6 – ISO 100 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/40 s – f/5,6 – ISO 800 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/40 s – f/5,6 – ISO 800 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/15 s – f/5,6 – ISO 1.600 (JPEG directo) © Albedo Media
Imagen tomada con Sony α6500 y Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS a 135 mm – 1/15 s – f/5,6 – ISO 1.600 (JPEG directo) © Albedo Media

Comparado con…

En el catálogo de Sony solo encontramos el también zoom “todo en uno” Sony E 18-200 mm f/3,5-6,3 OSS LE, que data ya de mediados de 2012. Con una distancia focal equivalente de aproximadamente 27-300 mm, su recorrido es aún mayor en el extremo “tele”, pero es un centímetro más largo y, sobre todo, un 40% más pesado.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media

Otra opción similar entre las referencias de la firma japonesa es el Sony E PZ 18-105 mm f/4 G OSS, presentado a mediados de 2013. Equivalente a un 27-158 mm en paso universal, se trata de una óptica de la serie G que incluye un zoom motorizado PZ –Power Zoom– y una apertura constante de f/4.

Conclusiones

El Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS supone una buena noticia para aquellos usuarios de las cámaras mirrorless de la compañía en busca de un zoom “todo en uno” nativo para formato APS-C. Ligera y con unas dimensiones ajustadas, se trata de una óptica equilibrada con los cuerpos de la familia α6000.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS junto con Sony α6500 © Albedo Media

Su precio –de aproximadamente 650 €– nos parecería correcto a la luz de sus especificaciones y de la calidad general de las tomas JPEG. Sin embargo, sus considerables trazas ópticas –viñeteo y distorsión, principalmente– de sus muestras RAW nos hacen considerar que el precio a pagar por la parte óptica del objetivo es algo desproporcionado.

Hasta la fecha, cuando los usuarios pagaban un cierto precio por un objetivo, lo hacían teniendo en cuenta su calidad óptica como una clara inversión a futuro, mucho menos obsolescente que el resto de los componentes del equipo fotográfico.

Bien es cierto que lo que se ha venido a llamar fotografía computacional está presente en todas las jerarquías de producto, las correcciones por software son el presente y futuro de todo nuestro ecosistema fotográfico, desde las cámaras de muchos miles de euros hasta los smartphones de unos pocos cientos. Estar en contra de este hecho sería por lo tanto negar la evidencia de todas sus ventajas, tenemos herramientas más pequeñas, más ligeras y relativamente más baratas gracias a la intervención –más o menos agresiva– de estas correcciones y, por ende, nunca nos postularemos en contra de ellas.

Otra cosa bien distinta es que al abrigo de éstas, se trabaje de manera soterrada desde los extremos, atribuyendo distancias focales que no son las que establecen las normas físicas y ópticas o realizando ajustes tan agresivos –pixel stressing– que la calidad de imagen general se vea resentida, más aún cuando tras toda esta intervención digital se ofrece un precio de salida quizás no demasiado justo para lo que esta óptica “sin aditivos” pueda ofrecer.

Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media
Sony E 18-135 mm f/3,5-5,6 OSS montado sobre una Sony α6500 © Albedo Media

En conclusión, las correcciones vía firmware son una importante técnica utilizada hoy en día por la mayoría de los fabricantes –en mayor o menor medida–, que permite diseñar objetivos más ligeros y compactos con prestaciones “equivalentes”. Creemos que su uso no debe ser evitado, todo lo contrario, pero ello debe ir de la mano de cierta transparencia y claridad por parte de los fabricantes, para que los usuarios puedan apreciar, en su justa medida, en que están invirtiendo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.