Compartir

Los amigos de los objetivos “todo terreno” están de enhorabuena. Tamron, el fabricante que nunca se olvida de ellos, presentó este verano su nuevo 18-400 mm, hasta el momento el zoom más potente para cámaras réflex con sensor APS-C que ahora hemos tenido ocasión de probar.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Montaje realizado con el Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD en sus posiciones extremas. © Albedo Media

Este tipo de objetivos cuentan con incondicionales y detractores a partes iguales. Los primeros valoran su indudable versatilidad mientras que los segundos lamentan el peaje de calidad que hay que pagar para conseguir esa diversidad de uso. Con la introducción de este modelo, Tamron intenta convencer a estos últimos de que se puede encontrar el equilibrio.

Diseño

El lavado de cara que este fabricante está obrando en sus más recientes objetivos beneficia la estética de este zoom. Ahora prima la sencillez, y las aristas ligeramente curvadas que confieren un aspecto más sofisticado y, por tanto, de mayor sensación de calidad. A esto contribuye el aro metálico próximo a la montura.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
72 mm de diámetro de filtro y un parasol de pétalos incluido de serie en el Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD. © Albedo Media

Los interruptores de autofoco, estabilizador y bloqueo reciben el mismo tratamiento estético que sus hermanos de la gama profesional SP. Además, igual que éstos, se beneficia de sellado contra la intemperie y polvo. Una característica de agradecer y poco frecuente en este tipo de objetivos.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
En la montura apreciamos la junta de sellado con el cuerpo de la cámara. © Albedo Media

Si tenemos en cuenta la amplitud de su rango resulta pequeño cuando está contraído –124 mm–, aunque su longitud aumenta considerablemente al extenderse. Tanto, que más de una vez durante nuestra prueba de campo nos tocó escuchar la consabida frase de “con ese pedazo de objetivo bien podrás hacer buenas fotos…”.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLDº
A pesar de su tamaño compacto, cuando extendemos el zoom, impresiona su longitud. © Albedo Media

No obstante, su envergadura no llamará la atención a los acostumbrados a trabajar con súper teleobjetivos. No olvidemos que estamos hablando de una distancia focal máxima equivalente a 600 mm –640 mm para las APS-C de Canon–. Su peso contenido –710 g– también lo agradecerán quienes pasen jornadas enteras con este equipo. Más aún si tenemos en cuenta que con él se cubren prácticamente todos los rangos focales y, por tanto, no estaremos obligados a cargar con ningún otro objetivo.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Buenas terminaciones y diseño muy similar a la serie SP de Tamron. © Albedo Media

Quizá, ni siquiera con un macro, pues con su distancia mínima de enfoque de 45 cm, se consigue una relación máxima de ampliación de 1:2,9 que, aunque en rigor no llega a ser macro, se aproxima bastante y puede suplir las situaciones que nos surjan durante un día de viaje.

De serie incorpora un parasol de pétalos que se fija con firmeza y en ningún momento nos dio problemas de desacople. El diámetro del filtro es de 72 mm.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Botón de bloqueo para evitar el despliegue accidental del zoom durante el transporte del equipo. © Albedo Media

Manejo

En conjunto con la Canon EOS 7D que utilizamos para realizar la presente prueba de campo, resulta equilibrado y ligero; la objetivo es incluso más ligero que la propia cámara, por lo que se maneja muy bien. Dado su carácter y filosofía, sospechamos que con frecuencia viajará montado en cámaras más ligeras con las que, intuimos, también formará un equipo armónico.

Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
El Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD resulta ligero y compacto; equilibrado incluso con cámaras pequeñas. © Albedo Media

El zoom se controla a través de un gran anillo de goma que, lógicamente, realiza un gran recorrido, lo que obliga a un amplio giro de muñeca. No ofrece la misma resistencia al desplazamiento durante todo el movimiento. Si bien en los primeros y en los últimos pasos rueda con facilidad, durante las distancias intermedias hay que realizar algo más de fuerza, como si se quedase bloqueado aunque sin llegar a ese punto.

En cualquier caso, siempre resulta firme y no se producen cambios de focal indeseados. Aun así, para facilitar el transporte, dispone de un seguro de bloqueo en la posición más corta.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 50 mm. 1/250 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Al variar la distancia local, la lente trasera se desplaza también, lo que facilita el bombeo de partículas en el interior. No obstante, recordemos que este objetivo dispone de juntas y sellados que previenen la entrada de polvo y humedad por lo que ese riesgo se minimiza.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 89 mm. 1/100 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

El anillo de foco, mucho más pequeño, queda bloqueado cuando se utiliza el AF, no pudiendo afinar a mano el trabajo del foco automático. De esto se encarga un motor HLD con diferente par de torsión para ahorrar energía y enfocar de manera rápida y silenciosa.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 83 mm. 1/20 s – f/5 – ISO 800. © Fernando Galán

En la práctica, hemos observado que enfoca bastante bien en casi todas las situaciones, incluso con luminosidad reducida. No obstante, hemos sufrido dudas de foco en más de una ocasión al pasar de una distancia focal corta a la más larga, independientemente de las condiciones lumínicas de la escena. En estos casos, la operación de AF ha resultado imposible y para solucionarlo, hemos utilizado dos métodos: o pasar directamente a MF o acortar la distancia focal, enfocar, volver al tele y volver a enfocar. Así se solucionaba el problema; con la consiguiente pérdida de tiempo, claro está.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 110 mm. 1/60 s – f/5,6 – ISO 800. © Fernando Galán

En el día a día, este potente telezoom demuestra su verdadera valía: ser capaz de afrontar cualquier situación con tan solo un giro de muñeca. Su aumento óptico de 22,2 x permite que en una misma jornada podamos fotografiar un paisaje, una escena callejera, un retrato o un concierto sin cargar con un equipo pesado y sin cambiar de objetivo.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 138 mm. 1/40 s – f/5,6 – ISO 1.600. © Fernando Galán

Se presenta, por tanto, como un objetivo muy apropiado para llevar de vacaciones o para viajes en los que se requiera equipaje ligero al tiempo que se fotografía tan pronto una playa como un pájaro gracias a la amplitud de ángulos de visión diferentes que podemos lograr con él: desde 75º en la posición más abierta hasta tan sólo 4º en la posición más larga.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 18 mm. 1/13 s – f/3,5 – ISO 1.600. © Fernando Galán

El estabilizador óptico –accionable a voluntad– resulta de gran utilidad por no decir imprescindible en un objetivo de estas características. Como explicaremos más adelante, en gran parte del recorrido de este zoom, la apertura máxima es de f/6,3. Esto obliga a prolongar más de lo deseable los tiempos de exposición. Si a ello unimos que con frecuencia utilizaremos distancias focales largas –se supone que con esa intención se comprará este objetivo–, debemos prepararnos para un alto riesgo de trepidación en las imágenes; a menos que, si nuestra cámara lo permite, subamos el ISO.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 400 mm. 1/800 s – f/6,3 – ISO 100. © Fernando Galán

Durante nuestra prueba hemos comprobado como con las distancias focales cortas podemos disparar con tiempos muy lentos –1/13 s a 18 mm–. A medida que aumentamos la focal, las velocidades límite –como es de esperar– aumentan, pero a 1/20 s y con algo de pulso hemos conseguido imágenes nítidas a 200 mm. Con la distancia focal más larga, el porcentaje de errores a velocidad lenta se dispara y, aunque hemos fijado nuestro particular récord en 1/50 s, si queremos garantía total no deberíamos bajar de 1/100 s; lo cual no está nada mal para un súper teleobjetivo.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 200 mm. 1/20 s – f/6,3 – ISO 800. © Fernando Galán

Calidad de imagen

Su diseño óptico incluye 16 lentes distribuidas en 11 grupos que incluyen tres de baja dispersión, dos elementos aesféricos de vidrio moldeado y uno más híbrido. Con este esquema se pretende mantener a raya las aberraciones cromáticas y la distorsión.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 118 mm. 1/800 s – f/6,3 – ISO 100. © Fernando Galán

Durante nuestra prueba de campo hemos encontrado ligeros halos verde y púrpura en los bordes de las imágenes contrastadas que se corrigen con facilidad al aplicar la corrección correspondiente mediante software, bien en los archivos RAW –Adobe ya dispone de la actualización para este objetivo–, bien en los JPEG activando la corrección en cámara –en pruebas las correcciones de cámara siempre permanecen desactivadas–.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 355 mm. 1/500 s – f/6,3 – ISO 100. © Fernando Galán

Aunque los reflejos no llegan a disiparse por completo, lo cierto es que aparecen bastante controlados; más a medida que cerramos diafragma. Eso sí, siempre cuando los buscamos intencionadamente por lo que con ligeras correcciones de encuadre podemos eliminar de nuestra fotografía lo que las lentes no consiguen.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 18 mm. 1/100 s – f/11 – ISO 100. © Fernando Galán

Mucho más preocupante nos parece la distorsión, presente en todo el recorrido focal. Muy acentuada en barrilete a 18 mm que pasa inmediatamente a acerico tan pronto cerramos el ángulo de visión y se mantiene ahí casi a lo largo de todo el recorrido del zoom aunque de manera más discreta en la posición más tele.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 18 mm. 1/200 s – f/8 – ISO 800. © Fernando Galán

La buena noticia es que, igual que comentábamos respecto a la aberración cromática, aplicando la corrección correspondiente mediante software, desaparece todo rastro de distorsión. Ídem si hablamos del viñeteado. En principio, poco preocupante para un objetivo poco luminoso y pensado para cubrir un sensor de tamaño APS-C. Por ello, sólo aparecen esquinas oscuras en la posición más angular y con la máxima abertura. En el resto de recorridos, tanto de diafragma como de zoom, apenas si aparecen rastros de sombras.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 44 mm. 1/60 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Ya que hablamos de diafragma, mencionar que está formado por 7 hojas y que puede abrir hasta f/3,5 en la posición más angular y hasta f/6,3 en la posición tele. Las aperturas mínimas varían desde f/22 a 18 mm hasta f/40 a 400 mm aunque, a decir verdad, pocas situaciones se presentan fuera de estudio en las que se pueda cerrar tanto el diafragma. Por el contrario, la escasa luminosidad supone un problema importante que obliga a subir el ISO más veces de las deseadas… el precio de la polivalencia. A pesar de disponer tan solo de 7 láminas, se consigue un bokeh bastante redondeado.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 400 mm. 1/500 s – f/6,3 – ISO 400. © Fernando Galán

La calidad de imagen se mantiene bastante uniforme en toda la superficie del fotograma, sin pérdida muy apreciable en las esquinas. En conjunto, la nitidez y el contraste resultan más que satisfactorias para la mayoría de situaciones a las que se va a enfrentar este objetivo.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 100 mm. 1/100 s – f/22 – ISO 400. © Fernando Galán

Conclusiones

Muchos aficionados a la fotografía, como parte inseparable de sus vacaciones, estaban esperando un objetivo como este desde hace tiempo. Lo prueba el éxito de ventas de los zoom más versátiles que ya se podían encontrar en el catálogo de Tamron.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 322 mm. 1/500 s – f/6,3 – ISO 100. © Fernando Galán

Si tenemos en cuenta la orientación de este objetivo, pocas pegas se le pueden poner: la esperada aberración cromática y la pronunciada distorsión se corrigen mediante software por lo que no supondrán un problema para la mayoría de los usuarios. Menos posibilidades de corrección tienen los reflejos, que el fotógrafo deberá solventar durante la toma. Nos preocupan más, no obstante, los ligeros problemas de foco que hemos sufrido a lo largo de la prueba, y que habrá que compensar con paciencia en dichas ocasiones.

Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3.5-6.3 Di II VC HLD
Imagen tomada con Canon EOS 7D y Tamron 18-400mm F/3,5-6,3 Di II VC HLD a 246 mm. 1/640 s – f/6,3 – ISO 100. © Fernando Galán

A favor la indudable versatilidad en un tamaño más que contenido y una calidad general de imagen por encima de lo esperado en un zoom de tan largo recorrido.

Su precio, cercano a los 800 €, no asusta a los fotógrafos profesionales acostumbrados a las cantidades que necesitan desembolsar para hacerse con un objetivo de calidad. No obstante, para el perfil de público al que va dirigida esta óptica, puede suponer un gasto que obligue a pensar dos veces su adquisición.

2 Comentarios

  1. Objetivo interesante para el que quiera un todo en uno, aunque existiendo cámaras como la Sony RX10 MIII con focales 24-600 mm y apertura f/2,4-4, no sabría por que decantarme. Una Canon 77D y el Tamron 18-400 no sale mucho más cara que la Sony, tiene sensor de mayor tamaño, pero pierde luminosidad. ¿Serían dichas cámaras equiparables en cuanto a calidad de imagen? (teniendo en cuenta que en la Sony, en muchas ocasiones podremos trabajar a sensibilidades más bajas).

    Un Saludo.

    • Hola Mario. Las aperturas de f/2,4-4 del objetivo del Sony deben ser consideradas en relación a su sensor de 1″ –factor de recorte 2,7x–, más pequeño que el formato APS-C para el que está diseñado el Tamron 18-400 mm –factor 1,5x para Nikon y 1,6x para Canon–. En este sentido, la pérdida de luminosidad de este último queda compensada por la mayor captación de luz del sensor más grande. De forma similar, a un mismo nivel de ISO, la calidad de imagen será superior en una réflex APS-C que en una Sony y será necesario usar una sensibilidad bastante más elevada en la RX10 para obtener el mismo nivel de ruido que esta última. El tema está es que cada una de estas soluciones tiene un enfoque diferente: mientras el Tamron va destinado a cámaras de objetivos intercambiables, la Sony RX10 es una “todo en uno” mucho más compacta. Un saludo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.