Prueba de la Sony RX0 – Una cámara ultracompacta profesional

Un pequeña gran cámara para proyectos creativos

Compartir

Presentada hace dos meses, la nueva Sony RX0 se asemeja, en su exterior, a muchas otras cámaras de acción del mercado; pero al revisar sus especificaciones nos daremos cuenta que no se trata de una action cam como las otras, algo que hemos podido comprobar de primera mano durante nuestra prueba.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

En su momento, fue anunciada como la cámara ultracompacta más avanzada, gracias a su sensor stacked de 1″, de tipo Exmor RS CMOS con una resolución efectiva de 15,3 Mpx. Un tamaño de captor más grande que el habitualmente usado para este tipo de cámaras, y que permite –por tanto– optar a una mayor calidad de imagen.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

Esta no es la única característica destacable de la RX0. Su óptica Zeiss Tessar T*, es otro de sus puntos fuertes, con una focal fija equivalente de 24 mm –en paso universal– y una apertura fija de f/4. Tal como indica su nombre, incorpora los multirrevestimientos propios de la firma alemana, una clara apuesta de nuevo para obtener la mayor calidad de imagen posible.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

¿Y cuál es entonces la finalidad de la Sony RX0? Ciertamente, por su formato y tamaño, puede ser usada como una cámara de acción al uso, puesto que la compañía la ha dotado también de la suficiente robustez para aguantar todo tipo de adversidades. En efecto, su cuerpo de aluminio extrarígido soporta caídas de hasta 2m y fuerzas de hasta 2.000 N, y es sumergible hasta 10 m de profundidad sin carcasa adicional.

No obstante si analizamos con detenimiento su hoja de especificaciones comprobaremos que incluye prestaciones no vistas hasta el momento en cámaras de acción, como una captura HFR -acrónimo de High Frame Rate– de hasta 1.000 fps en 1080p, dilatando el tiempo real de captura hasta 40x en slow motion grabando a 25p– o ráfagas fotográficas a una resolución nativa de hasta 16 fps. Especificaciones que normalmente encontramos en cámaras más grandes que superan la barrera de los 1.000 €, y que Sony ha integrado esta vez en su diminuta RX0.

Además, gracias a la capa de memoria DRAM apilada en su captor, la alta velocidad de lectura entre el procesador y el sensor permite que el molesto efecto de rolling shutter sea prácticamente inexistente, tal como pudimos comprobar durante nuestras pruebas de grabación de vídeo.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

¿Justifican estas características su precio de salida de 850 €? Si la comparamos con una de las últimas action cam del mercado, la GoPro Hero 6 –570 €–, será difícil encontrar suficientes argumentos que compensen los casi 300 € de diferencia, sobre todo si tenemos en cuenta que esta última dispone de una mayor facilidad de uso, una pantalla táctil –la de la RX0 no lo es– y de grabación interna 4K a 60 fps –la Sony RX0 solo graba en 4K vía HDMI hacia un grabador externo–.

Pero en nuestra opinión este no es su campo de batalla. La Sony RX0 está más bien pensada para aquellos fotógrafos y videógrafos más creativos que requieren de un cierto nivel de prestaciones pero que a la vez necesitan un cuerpo muy compacto y robusto que se pueda colocar allí donde con otras cámaras convencionales no sería posible.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

Dispone en su base de una rosca convencional para trípodes, si bien hubiera sido útil replicarla en la parte superior para otros accesorios, como es norma en equipos cinematográficos, aquí el tamaño impone sus reglas. No obstante existen ya en el mercado carcasas y jaula a medida que permite conectar todo tipo de accesorios para mejorar su ergonomía e incluir por ejemplo un monitor/grabador externo vía HDMI.

En este sentido, la RX0 no está pensada para una rápida puesta en marcha, y requiere de un cierto nivel de configuración y preparación. Sus pequeños botones no facilitan la tarea, así que la mayoría de las veces haremos uso de la aplicación móvil PlayMemories Mobile, que permite conectar de forma inalámbrica la cámara al smartphone vía Wi-Fi y controlar desde allí los parámetros principales.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

Controlar el enfoque desde la pantalla del smartphone es mucho más conveniente que hacerlo desde la minúscula pantalla de 1,5″ de la RX0, sobre todo si tenemos en cuenta la mayor legibilidad y calidad de esta primera –en el caso de disponer de un terminal relativamente reciente–. Sin embargo, echamos en falta el resalte del focus peaking en la app móvil, algo que solo se puede comprobar desde la RX0. Del mismo modo, el siempre útil modo cebra –que permite saber con antelación que zonas de la imagen pueden quedar sobreexpuestas– tampoco es transmitido a la pantalla del smartphone.

Aplicación móvil Sony PlayMemories Mobile conectada a la RX0 vía Wi-Fi © Albedo Media
Aplicación móvil Sony PlayMemories Mobile conectada a la RX0 vía Wi-Fi © Albedo Media

Durante nuestra prueba, la conexión entre el móvil y la RX0 fue bastante fiable, sin cortes imprevistos. Sin embargo, la velocidad de transmisión entre ambos parece estar limitada más allá del ancho de banda teórico ofrecido por la norma 802.11 –Wi-Fi–, pues al grabar a velocidades superiores a 25p en FHD la imagen puede verse entrecortada.

Si bien el uso de la pantalla del smartphone como pantalla externa es conveniente –¿indispensable?–, su uso repercute negativamente sobre uno de los puntos débiles de la RX0: su autonomía. Su pequeña batería puede agotarse en apenas unos minutos dependiendo del modo de grabación utilizado y de la temperatura ambiente. En algunos casos, la RX0 se apaga de forma automática debido a las elevadas temperaturas que se alcanzan en el interior después de una grabación prolongada.

Está claro que el pequeño cuerpo sellado de la RX0 no ayuda a disipar el exceso de calor generado por su circuitería interna, así que será necesario estar equipado de unas cuantas baterías para poder acabar con garantías nuestro proyecto, o bien de una batería externa para ir cargando la RX0, pues afortunadamente se puede cargar gracias a su puerto Multi-USB.

Por lo que respecta a sus atributos fotográficos, su sistema de AF –con reconocimiento facial– funciona bastante bien. Sus imágenes a alta resolución de 15,3 Mpx muestran un buen nivel de detalle, y aunque su rango dinámico está limitado por el tamaño de su sensor, hay que recordar que este es superior al de cámaras ultracompactas equivalentes.

Imagen tomada con la Sony RX0 en modo Foto – 1/4000 s – f/4 – ISO 400 © Albedo Media

En este aspecto, la apertura fija de f/4 de la RX0 puede ser un inconveniente en escenas con mucha luz, pues obligado –en prácticamente la mayoría de situaciones– a utilizar un filtro de densidad neutra ND –pues no hay ninguno incorporado en su interior–.

Imagen tomada con la Sony RX0 en modo Foto – 1/1600 s – f/4 – ISO 400 © Albedo Media

Por supuesto, las ráfagas de hasta 16 fps son bastante espectaculares para las diminutas dimensiones de su cuerpo. Recordemos que dispone de un obturador electrónico con un tiempo de obturación mínimo de hasta 1/32.000 s.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a su grabación de vídeo, la RX0 permite configurar multitud de parámetros. Para nuestra grabación hemos hecho uso de la configuración que permitía la mayor calidad de imagen posible, combinación del codec XAVC S y el modo de grabación 50p a 50M.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

Aquí hemos podido hacer uso también de los diferentes perfiles de la RX0, en concreto de la curva logarítmica S-Log2, que “aplana” la imagen pero permite disponer de todo el potencial del sensor durante la grabación para poder luego explotarlo en postproducción. En este último caso, hemos de tener en cuenta que la sensibilidad de trabajo pasa a ser de ISO 1.600, lo que ha hecho necesario –más que nunca– el uso de filtros ND para la grabación en exteriores.

Conclusión

Para entender bien la capacidad de este “pequeño gran producto” creemos que es necesario primero cambiar su ubicación en nuestra mente. Bajo el aspecto de una cámara de acción de gama alta –de hecho puede llegar a ser muy versátil en este campo– esta Sony RX0 oculta un equipo multidisciplinar especialmente concebido para proyectos creativos.

De manera análoga a las versátiles y carísimas “cámaras lápiz” que aún se usan en planos imposibles en la industria cinematográfica, este modelo está provisto de todas las herramientas suficientes para poder otorgar una calidad de imagen profesional a cualquier tipo de proyecto audiovisual.

Sony RX0 © Albedo Media
Sony RX0 © Albedo Media

Lástima que en este difícil encaje de prestaciones, tamaño y precio se queden fuera algunas mejoras de uso y quede patente un problema de autonomía. Usar este modelo al 100% de sus posibilidades implicará sí o sí contar con un gran juego de baterías, y no estará de más tampoco contar con unos cuantos filtros NDs… de hecho no nos extrañaría nada encontrar una solución comercial ad hoc de jaula con cajetín de filtros ND recortados a tamaño en breve.

Desde luego, desde el punto de vista de la producción, cualquier avance de software por parte de Sony para el control multicámara de un set de RX0s será bienvenido, de la misma manera que lo sería mejorar el control de ciertos aspectos de toma vía app o la gestión de los recursos energéticos cuando ambos dispositivos están enlazados.

Compartir
Raphaël Terris
Ingeniero en telecomunicaciones, especializado en procesado digital de señales y apasionado de la tecnología y la fotografía. Con trece años de experiencia en el campo de las comunicaciones móviles y por satélite, y más de siete años en la docencia universitaria, trabaja actualmente como periodista, divulgador y formador en tecnología y fotografía.

2 Comentarios

  1. Estoy interesado en la cámara de Sony RX0 pero tengo algunas dudas que me gustaría resolver.
    ¿Tiene el menú en español?
    ¿Trae el disco duro incorporado? ¿y las baterías con el cargador?
    ¿Trae el manual de instrucciones en español?
    Dado que no tiene estabilizador interno, que estabilizador seria aconsejable
    ¿No graba imágenes en 4K interiormente ? o sólo en un grabador externo?
    Si puede resolverme estas preguntas le quedaría muy agradecido. Un saludo

    • Hola Francisco. Podemos contestarte a algunas de tus dudas. En nuestra prueba utilizamos un modelo casi final con el menú en inglés –lo solemos hacer así para evitar posibles errores de traducción con las versiones de preproducción– pero en principio podrás configurarlo en otros idiomas, como el español. No podemos decirte nada sobre el manual de instrucciones porque nuestro modelo de prueba aún no disponía de él, pero la versión final que puedas comprar seguro lo incluirá. No lleva tarjeta de memoria incorporada –la tendrás que adquirir aparte– pero sí incluye la batería, el adaptador y el cable para cargarlo vía USB. En cuanto a la grabación 4K, efectivamente no se puede realizar de forma interna –el máximo es FHD–, solo es posible vía HDM –que permite, eso sí, una salida “limpia”–. Como estabilizador te recomendaríamos un gimbal, muy práctico con este tipo de cámaras ultra compactas. Esperemos haberte ayudado. Un saludo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.