No nos son ajenas las Sigma dp Quattro, pero tomar entre las manos un nuevo modelo de esta carismática serie siempre es una experiencia, en busca de cambios sutiles, mejoras… La dp3 Quattro incorpora lo que podríamos llamar «un tele corto de retrato» una focal equivalente a 75 mm.

Efectivamente, hace unas pocas horas nos hacíamos eco de la Sigma dp3 Quattro, con su objetivo Macro 50 mm f/2,8 que sobre el sensor APS-C de la dp3 Quattro se comporta como el 75 mm. En la mano, y siempre pensando que las unidades de feria son de preproducción, estas son nuestras impresiones:

• La cámara se siente mucho más ligera de lo que pueda hacer pensar a priori su ancho y particulares formas.
• En cuanto al AF, ya sabemos que no es de los más rápidos precisamente, y como ocurre un tanto con toda la serie. No es su punto fuerte y también hay que plantearse que una cámara con una equivalencia de unos 39 megapíxeles en base a su sensor multicapa Foveon, no es quizá una cámara para acción.
• Puesto que las dp Quattro no incorporan visor electrónico a nivel del ojo, recomendamos a los usuarios que prueben la lupa-visor de capuchón, que resulta muy útil. No es menos cierto que con ella acoplada, la dp3 Quattro pasa ya –estéticamente y por cuestión de volumen– de la categoría de cámara… ¡a la de artefacto!

En utilización práctica hemos observado un fenómeno que quizá tenga solución vía firmware a posteriori: después de hacer una toma, en el momento de visualizarla las tomas en pantalla, la calidad de los previos (jpeg) sobre la misma dejan bastante que desear, seguramente debido a la baja resolución del jpeg (no a la pantalla en sí, que es de buena calidad, del orden de los 920.000 puntos).

Por su parte, por mucho que hagamos juego de muñeca, de palma de mano y dedos, desde nuestro punto de vista, la ergonomía, siempre tan peculiar, con sus puntos fuertes, pero también con sus puntos débiles, no acaba de convencer.

La Sigma dp3 Quattro conserva el ADN de toda la serie Quattro, a la que se suma y complementa, con todo lo bueno y todo lo malo. Algo no puede decirse de esta serie de cámaras dotadas de sensor Foveon es que les falte personalidad y calidad de imagen. Antes bien todo lo contrario. Por su parte, cuando llegamos al ficticio mostrado de la nueva dp0 Quattro con objetivo de 14 mm… la cosa nos da que pensar. Pero en el fondo, es bueno que los diseñadores de un objetivo especial no sacrifiquen su calidad de imagen por cuestiones de estética. Desde luego para esta serie no parece que manden «los de Marketing».

En general, las impresiones de esta dp3 Quattro son un poco las de siempre en toda la gama, ofrece cosas interesante, tales como la gran calidad de sus imágenes (siempre que se tomen con ajustes ISO bajos, claro está) o la sencillez de la cámara en sí… pero no acaba de ser un producto redondo debido a sus inconvenientes (enfoque lento, velocidad en general de la cámara….¡y precio!), ligadas en gran parte al problema de mover archivos resultantes tan grandes. Y si bien es cierto que el último movimiento de Sigma respecto a sus sensores Foveon (con el X3) fue reducir esta cantidad de información a procesar (reduciendo el número de píxeles en 2 de sus 3 capas), aún hay mucho trabajo por hacer al respecto.


Sigma dp3 Quattro © Albedo Media S.L.

Quizá lleguemos a a decidir probar una dp3 Quattro, bajo condiciones de laboratorio y campo, pero mientras tanto, en las cambiantes condiciones de feria, hemos realizado una rápida toma, con el objetivo en ajuste macro. Haciendo clic sobre la imagen, podemos comprobar la calidad del detalle. Foveon aparte, tenemos claro que los objetivos Sigma montados en las dp Quattro son de calidad puntera. Y «por alusiones» debemos hablar de la Sigma dp0 Quattro.

Imagen tomada con la
Imagen tomada con la
Sigma dp3 Quattro @ ISO 100
[click encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Sigma dp0 Quattro

Lamentablemente, como ocurre en más de una ocasión en las ferias, más de un producto anunciado como novedad… se encuentra secuestrado bajo una vitrina. ¿Por qué razón? En la mayoría de los casos se trata de objetos de lo que antes sería «cartón piedra» y ahora plástico sin nada en su interior, esto es, «mock ups», «dummies» o –en español– ficticios. Que no funcionan, vamos…

La Sigma dp0 Quattro, con objetivo 14 mm f/4 equivalente a 21 mm sobre el captor APS-C es uno de esos productos «secuestrados». Se trata del último elemento de la familia Sigma dp Quattro (presentada en la pasada CP+ 2014), que se suma a las dp1 Quattro (28 mm f/2,8), dp2 Quattro (30 mm f/2,8) y dp3 Quattro (50 mm f/2,8) de la que ofrecemos nuestra toma de contacto más arriba.

No resulta fácil hacer tomas a través de las vitrinas y la espantosa iluminación reinante en las ferias –buena para lucir el producto paro mala por los reflejos– pero nuestro equipo sobre el terreno se las ha arreglado para conseguir una toma más que digna.

Por lo que se puede apreciar en la imagen, el tamaño del objetivo rompe un poco con el equilibrio del cuerpo…


Sigma dp0 Quattro con visor óptico accesorio © Albedo Media S.L.

Una de las razones para esta suerte de delirio es que el objetivo 14 mm f/4, que cubre un ángulo de toma de 91º, es telecéntrico y esa clase de diseño obedece a longitudes mayores de esquema óptico y barrilete. Desde luego, con esa cámara no pasarás desapercibido, pero la calidad de imagen anunciada, se dice, es espectacular.

 

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.