Compartir

Aunque cuando un fotógrafo piensa en iluminar lo primero que acude a su mente es un flash, los nuevos sistemas LED están consiguiendo que nos replanteemos muchas cuestiones. Más aún cuando por nuestras manos pasan equipos como el Rotolight AEOS, presentado en nuestro país hace unas semanas, y que hemos usado durante unos días para realizar la siguiente prueba de campo.

Rotolight AEOS
Entre los accesorios disponibles se encuentra esta práctica visera para recortar la luz. © Albedo Media

El primer argumento lo encontramos en la mayor versatilidad de uso: mientras que con un flash sólo podemos tomar fotos, con la iluminación continua también podemos grabar vídeo. Si, además, la luminaria pesa poco y tiene autonomía para trabajar sin cables, parece que poco más se puede añadir, pero cuando se comprueban los resultados resulta difícil no caer rendido ante sus atractivos.

Ergonomía y manejo

Evidentemente más grande que el NEO –el modelo de acceso del mismo fabricante que ya probamos con anterioridad– resulta, no obstante, relativamente pequeño y muy manejable. Sin batería ni accesorios pesa 1,4 kg, que se sostienen con comodidad gracias a sus grandes y útiles asas de aluminio.

Rotolight AEOS
El Rotolight AEOS se maneja con facilidad gracias a sus asas de aluminio y su poco peso. © Albedo Media

Con un diseño circular –característica de los modelos del fabricante– de 29,5 cm de diámetro, tiene un grosor máximo de 7 cm –sin batería– aunque esta medida sólo aparece en “la chepa” donde se aloja el acumulador. El resto del círculo presenta un diseño prácticamente plano.

Rotolight AEOS
El Rotolight AEOS, sin batería ni accesorios resulta casi plano. © Albedo Media

A pesar de estar realizada sobre una carcasa de plástico, la calidad de construcción parece robusta y fiable, aunque lamentamos que no esté protegido contra la intemperie, lo que permitiría utilizar el equipo en cualquier circunstancia.

Rotolight AEOS
Vista trasera del Rotolight AEOS. © Albedo Media

En la parte frontal, además de los LED encontramos el portafiltros: una lámina de plástico fácil de desmontar para situar bajo ella los filtros. Se incluyen cuatro en el pack: dos difusores, uno llamado “cosmético” –Peach– de color melocotón ligeramente cálido y otro de color magenta.

Rotolight AEOS
Con el AEOS se incluyen cuatro filtros: dos difusores y dos correctores de color. © Albedo Media

La trasera queda para los mandos de control, la pantalla LCD con la información, la batería y una profusión de conexiones que agradarán a todo tipo de usuarios por ampliar las posibilidades de uso: toma de corriente –15 V–, USB, DMX –entrada y salida– y mini jack para sincronizar con la cámara mediante cable y así emular un flash de alta velocidad.

Rotolight AEOS
Control DMX, USB y PC Sync para manejar el AEOS. © Albedo Media

La intensidad y la temperatura de color –desde 3.150 K hasta 6.300 K– resultan muy fáciles de cambiar con las ruedas de control. No tanto el resto de las muchas funciones disponibles ya que el justo tamaño de la pantalla LCD obliga a intuir –o aprender de memoria– las opciones y sus valores hasta lograr el efecto deseado.

Rotolight AEOS
Iluminación sin parpadeos y temperatura de color sin sorpresas, dos de las ventajas del AEOS. © Albedo Media

También en esta parte trasera encontramos la montura V para alojar una batería de 95 W/h, no incluida de serie. Un accesorio al que no le cae bien el término, pues consideramos necesario para sacar el máximo partido al AEOS en cualquier ubicación sin necesidad de cables de corriente. La batería original tiene una autonomía de unas 3 h de funcionamiento a máxima potencia.

Rotolight AEOS
Con la generosa batería montada aumenta el grosor del AEOS pero merece la pena por la autonomía que se consigue. © Albedo Media

En los cuatro ejes cardinales del Rotolight encontramos roscas de 1/4 para colocar sobre un trípode o fijar las viseras –disponibles como accesorio– que recorten la luz. Se incluye una rótula de bola fabricada en aluminio capaz de soportar hasta 5 kg de peso. Similar a las habituales para trípode, aunque robusta y precisa, no le hubiera venido mal una base universal de espiga para aumentar la estabilidad cuando se monta sobre pies de iluminación.

Rotolight AEOS
La rótula de bola se incluye de serie. © Albedo Media

En su defecto encontramos una rosca de 3/8 que nos obliga a incluir en el conjunto algún tipo de adaptador para mejorar la fijación o roscarlo directamente al pie con un adaptador de 1/4 con lo que se fragiliza ese punto de enganche. Casi nos fiamos más de las manos de un buen ayudante de iluminación que sujete la lámpara por sus buenas y cómodas asas.

Rotolight AEOS
Rosca de 3/8 para sujetar el AEOS a un pie de iluminación. © Albedo Media

Muestras

De forma similar a la que ya observamos en su hermano pequeño, la forma redondeada de los Rotolight ofrece una iluminación muy uniforme, suave y, sobre todo, natural. Carece de parpadeo visible por lo que otorga una luz constante constante donde no se aprecian variaciones de exposición ni de color aunque se dispare en ráfaga.

Imagen iluminada con Rotolight AEOS
Imagen iluminada con Rotolight AEOS, con difusor 250, situado a unos 150 cm de distancia. 0,3 s – f/22 – ISO 800. © Fernando Galán

Los 5.750 lúmenes de intensidad lumínica a 90 cm resultan suficientes para iluminar un retrato de cuerpo entero sin necesidad de utilizar valores ISO astronómicos o aperturas de diafragma excesivas. Si, además, se combina con luz natural u otras fuentes de iluminación –otro AEOS, por ejemplo–, aumentan las posibilidades de composición y los buenos resultados.

Imagen iluminada con Rotolight AEOS
Imagen iluminada con Rotolight AEOS situado a unos 150 cm de distancia. 1/60 s – f/2,8 – ISO 100. © Fernando Galán

Como indicábamos más arriba, resulta fácil cambiar la temperatura de color para conseguir el tono deseado. Se garantiza, además, un CRI –índice de rendimiento de color– de 96 y un TLCI –índice de consistencia de la luz para producciones de televisión– de 91, gracias a la utilización de la tecnología Accu-Colour propia de Rotolight.

otografía iluminada con Rotolight AEOS
Fotografía iluminada con Rotolight AEOS a unos 200 cm de distancia. 1/80 s – f/5,3 – ISO 400. © Fernando Galán

El Rotolight AEOS dispone de un modo de emulación de flash que duplica la potencia habitual de la luz continua durante un instante, por lo que ganamos un paso EV en la exposición. No obstante, si bien la luminosidad del AEOS puede resolver múltiples situaciones, resulta justa para competir con cualquier flash, incluso de poca potencia. No obstante tiene la ventaja de no necesitar tiempo de recarga por lo que se puede utilizar perfectamente con modos de disparo en ráfaga y sincronizar a velocidades altas.

Ofrece también posibilidad de calcular la apertura de diafragma necesaria en función del porcentaje de luz de salida y de la distancia al sujeto. Utilidad que no creemos muy necesaria puesto que el propio fotómetro de la cámara resuelve correctamente evitando tener que “bucear” por los –no muy intuitivos– menús del AEOS.

Fotografía iluminada con Rotolight AEOS
Fotografía iluminada con Rotolight AEOS a 150 cm de distancia, aproximadamente. 1/60 s – f/5,6 ISO 320. © Albedo Media

No sucede lo mismo con las interesantes funciones de desvanecimiento y efectos especiales. Totalmente configurables, gracias a ellas, podemos montar esquemas de iluminación para escenas de vídeo que recreen situaciones naturales con bastante credibilidad. Además, su reducido tamaño y autonomía, permiten camuflar la fuente de luz en casi cualquier lugar.

Imagen iluminada con Rotolight AEOS
Imagen iluminada con Rotolight AEOS a 150 cm de distancia, aproximadamente. 1/250 s – f/5,6 – ISO 1600. © Albedo Media

Rayos de tormenta, fuego de una chimenea, sirenas de policía, coches que pasan por la calle… o cualquier otro efecto imaginado, se puede recrear parametrizando según necesidad o gusto, la intensidad, frecuencia e incluso el color de la luz. Con ello, los productores audiovisuales agradecerán el tiempo ahorrado en los montajes. El programa “Demo” muestra en carrusel todos los efectos disponibles, tal y como puede verse en el vídeo adjunto.

Conclusión

A pesar de que somos fotógrafos habituados al flash, no nos duelen prendas al decir que nos ha gustado mucho el Rotolight AEOS. Su tamaño reducido y escaso peso permiten trabajar en localizaciones como si de luz natural se tratase. No sólo por la ventaja evidente de comprobar los efectos al instante, sino por la bella luz que ofrece y la facilidad y precisión para cambiar el color.

Imagen iluminada con Rotolight AEOS
Imagen tomada en localización e iluminada con Rotolight AEOS, con filtro cosmético, a unos 150 cm de distancia. 1/100 s – f/5,6 – ISO 800. © Fernando Galán

Su precio de 1.100 € puede generar, eso sí, ciertas dudas. No obstante, quienes realicen simultáneamente foto y vídeo no se asustarán al ver esta cifra. Rotolight ofrece una amplia gama de accesorios interesantes entre los que se incluyen una cómoda bolsa de transporte en la que se pueden llevar dos AEOS con sus respectivos pies, filtros, tomas de corriente y todo lo necesario para una sesión en exterior.

Fotografía iluminada con Rotolight AEOS
Fotografía iluminada con Rotolight AEOS, con filtro cosmético, a unos 100 cm de distancia. 1/100 s – f/5,6 – ISO 2000. © Fernando Galán

Los productos Rotolight se distribuyen en España por XP Distribution.

Agradecemos a Samela Elis @samela.e  la colaboración prestada para la realización de esta sesión.

Compartir
Fernando Galán
Periodista de carrera, pronto se interesó por la imagen tanto (o más) que por las palabras y empezó a ganarse la vida con la fotografía, después con el diseño gráfico para volver de nuevo a la fotografía. Autor de diversos blogs literarios y fotográficos desde el año 2003, en la actualidad compatibiliza la enseñanza con la profesión y las colaboraciones en este medio.

2 Comentarios

  1. Exceptuando las fotografías de exteriores el resto me resultan apagadas y como en penumbra. Puede que se idease como un concepto polivalente, pero por las imágenes expuestas en el artículo, el Rotolight AEOS resulta más bien el “quiero y no puedo” y más a ese precio.

    • Estimado Narvik, todas las imágenes que constan en esta prueba se han realizado de manera premeditada con el nivel de iluminación buscado para generar un determinado ambiente o estética, no es una cuestión de ausencia de luz por parte del dispositivo. Si bien, como explicamos esta unidad no remplaza la potencia de un flash de estudio –tampoco lo pretende– creemos que este Rotolight AEOS bien podría usarse como herramienta polivalente para múltiples proyectos, fotográficos y videográficos. Sin duda la calidad material y portabilidad, así como sus accesorios otorgan también un interesante valor añadido, solventando todo tipo de situaciones con un mínimo equipo y cero dependencia alámbrica. Ahí es donde radica su potencial y donde se puede entender mejor su precio. No obstante, si habláramos solo de potencia, un vistazo a los datos técnicos alojados en los pies de imagen le dará más pistas sobre su capacidad como iluminante, hemos dejado visible en todos los casos la distancia respecto al sujeto fotografiado para que se puedan hacer cálculos sencillos de número guía en cada caso. En conclusión y tal como hacemos constar en el propio artículo, no podemos entender este equipo solo desde las exigencias de la fotografía estática, no tiene la potencia de equipos de flash más económicos, pero desde luego aporta –en conjunto– un sugerente balance como equipo de iluminación versátil, todoterreno, para foto y vídeo. Saludos

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.