Vario-Sonnar T* 8,8-25,7 mm f/1,8-2,8 – Rendimiento

Labo DSLRMZ – La nueva Sony RX100 III se distingue especialmente por dos elementos clave diseñados por Zeiss: por un lado el visor electrónico al nivel del ojo y por otro el objetivo Vario-Sonnar T* 8,8-25,7 mm f/1,8-2,8 equivalente a un 24-70 mm sobre el sensor de 1″ de la cámara. Para este último, ofrecemos los resultados de nuestra prueba de laboratorio.

© Albedo Media, S.L.
	 El Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/1,8-2,8 (equivalente) aparece aquí en posición de toma...
© Albedo Media, S.L.
El Zeiss Vario-Sonnar T* 24-70 mm f/1,8-2,8 (equivalente) aparece aquí en posición de toma…


© Albedo Media, S.L.
	 ... y en este caso, retraído, mostrando la gran compacidad de la RX100 III en posición de transporte
© Albedo Media, S.L.
… y en este caso, retraído, mostrando la gran compacidad de la RX100 III en posición de transporte


© Sony Corp.
En esta imagen oficial se establecen relaciones de tamaño entre las lentes del objetivo y el sensor de una pulgada (1″)


© Sony Corp.
© Sony Corp.

Si no nos equivocamos, el Zeiss Vario-Sonnar T* que equipa a la Sony RX100 III es la óptica con mayor ratio de lentes aesféricas en su construcción: 9 de sus 10 elementos son aesféricos. Además, los responsables de su diseño se sienten particularmente orgullosos de haber empleado –según dicen, por primera vez en la óptica– dos lentes aesféricas cementadas (a la derecha). Ese grupo de lentes ocupa la posición central (rosada) del esquema óptico de la parte inferior, que muestra el objetivo en posición de toma.
© Sony Corp.
© Sony Corp.

Zeiss Vario Sonnar T* 24-70 mm f/1,8-2,8

(Nota: para mayor claridad empleamos las focales equivalentes)

Rendimiento (Archivos RAW)

Resolución

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
A la focal  equivalente de 24 mm, este objetivo –recordemos que de la notable luminosidad de f/1,8– muestra un resultado muy puntero en el centro ya para su plena abertura. Como era de esperar para un objetivo equivalente a 24 mm pero de la muy corta focal real de 8,8 mm, está limitado por difracción, y sus efectos se dejan notar pronto suavemente, para ser manifiestos para f/8 y especialmente para f/11.
Las esquinas… son otra cosa. en general para todas las aberturas, pero especialmente para f/1,8, f/2 y f/2,8 aparecen trufadas de una serie de aberraciones, de entre las que destacan las cromáticas, acompañadas de un muy fuerte astigmatismo.

Además, tenemos la sospecha de que ese desequilibrio entre centro y esquinas se debe en parte a la fuerte intervención en la sombra incluso sobre los archivos RAW, a fin de compensar la importante distorsión nativa en barrilete que se produce a esta focal equivalente de 24 mm y en menor grado a la equivalente de 50 mm: «enderezar» esa distorsión –insistimos, no ya en los JPEG, sino en los propios RAW– lo que se ha convertido en práctica común de muchos fabricantes, provoca «pixel stressing» y efectos peculiares en la reproducción de partes del sujeto, como ya comprobamos en su momento.
Las nuevas tecnologías en marcha, en base a sensores curvos, podrían ofrecer a los ingenieros nuevas alternativas para abordar estos problemas.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
Para la que sería la focal equivalente a 50 mm, el Zeiss Vario-Sonnar T* ofrece una calidad de imagen muy puntera en el centro y buena en las esquinas, si bien desde f/5,6 la difracción, como era de esperar en estas focales cortas, deja sentir su presencia. Pero el rendimiento es equilibrado, al tiempo que solo una ligera presencia de cromáticas y un muy ligero astigmatismo enturbian ya sutilmente la limpieza de la imagen.

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
A la focal de 25,7 mm, equivalente a la de 70 mm, el Zeiss Vario-Sonnar T* es puntero en el centro y de muy buen rendimiento en las esquinas, con un comportamiento bastante limpio  de aberraciones en grado similar a la focal equivalente de 50 mm. La difracción se hace claramente presente para f/8 y f/11.
Recordemos que la óptica solo cierra hasta f/11, al tiempo que la Sony RX100 III incorpora un filtro de densidad neutra, con opción manual o automática, precisamente para evitar ajustes de abertura de f/16 o f/22, para los cuales la difracción sería muy alta.
Igualmente, reiterar que en una cámara digital, cuando hablamos de rendimiento de imagen ofrecida por el objetivo, lo hacemos en referencia al sistema formado por objetivo, sensor y firmware.

¡Procesador BIONZ al ataque!

¿Y qué ocurre con los archivos JPEG? Pues bien, está claro que los responsables del diseño del Zeiss Vario-Sonnar T* 8,8-25,7 mm f/1,8-2,8 han mantenido una fluida comunicación con los desarrolladores del firmware de la Sony RX100 III puesto que lo que hace el procesador BIONZ sobre los archivos RAW –ya «precocinados»– para convertirlos en JPEG no es una «intervención» es ¡un ataque en toda regla!

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

A 24 mm equivalentes, en el centro de la imagen, a f/1,8. La intervención del firmware para el JPEG a partir del RAW hace perder un poco de resolución en los detalles más finos, pero incrementa la acutancia

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.
A 24 mm equivalentes, en el centro de la imagen, a f/1,8. La intervención del firmware es drástica, hasta el punto de casi transformar la imagen


Las aberraciones en general y las cromáticas en particular, son aniquiladas… al tiempo que el astigmatismo, se compensa de forma bastante eficiente pero no al 100%.
Las correcciones por firmware van acompañadas de un apreciable incremento del microcontraste local y el general. Dicho de otra forma: los JPEG están procesados a tope.
Si bien la imagen se limpia considerablemente, y mejora de forma notable, la resolución, la capacidad de resolver detalles finos… es la que hay.
No es menos cierto que la acutancia –la sensación de nitidez– es alta.

Distorsión y viñeteado

© Albedo Media, S.L.
	 Imagen de un archivo RAW, abierto con software comercial (Adobe, etc.)
© Albedo Media, S.L.
Imagen de un archivo RAW, abierto con software comercial (Adobe, etc.)

© Albedo Media, S.L.
© Albedo Media, S.L.

Imagen del mismo archivo RAW abierto sin «precocinar» en un software propietario: la distorsión es apreciable y el viñeteado más que notable. A la focal equivalente de 24 mm el efecto es mucho más acusado


Resulta inútil –aún desde los archivos RAW– tratar de encontrar diferencias apreciables de distorsión y viñeteado para las distintas focales: los archivos RAW están obviamente «precocinados». Ahora bien, si nos saltamos las triquiñuelas de fabricantes y desarrolladores de software que trabajan de común acuerdo, vemos una vez más lo fuertes que pueden llegar a ser las correcciones sobre los propios archivos RAW «puros».
A efectos de usuario final, los resultados son más que correctos, con tan solo un poco más de viñeteado para la focal equivalente a 24 mm.

Nota: Acerca de los Protocolos de pruebas de DSLR Magazine

Zeiss Vario-Sonnar T* 8,8-25,7 mm f/1,8-2,8: conclusiones

Realizar un objetivo equivalente a un 24-70 mm con esos altos valores de luminosidad, para cubrir la nada despreciable diagonal del sensor de una pulgada y embutirlo en un barrilete retráctil para alojarlo en una cámara tan compacta como la Sony RX100 III, requiere valor de samurai, sentido de equilibrista, lentes aesféricas por doquier… y software. Mucho software. Aplicado sin piedad incluso a los archivos RAW, que deberían ser nativos.

A pesar de su alto nivel óptico, este Vario-Sonnar T* no puede ser considerada una óptica «pura», en el sentido que lo sería una óptica Leica-M, pero sobre la Sony RX100 III, a nivel de archivos finales JPEG ofrece los buenos resultado globales de imagen que esperan los exigentes usuarios de esta cámara compacta –con un PVPR del entorno de los 820 €– aunque esa imagen tenga mucho de «inventada cibernéticamente».

Ver: presentación de la Sony RX100 III
Ver: toma de contacto con la Sony RX100 III

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.