Samsung Galaxy Camera – Explorando nuevos horizontes

Combinación entre smartphone y cámara conectada, la Samsung Galaxy Camera es la apuesta de la firma surcoreana por el sistema operativo de Google. Con unas prestaciones nada excepcionales en lo fotográfico –como muchos medios ya determinaron en su día– la compacta de Samsung permite expandir sus posibilidades mediante el sinfín de aplicaciones disponibles para Android. Exploramos, pues, estos nuevos horizontes de la Galaxy Camera, no sin antes repasar sus principales características, apoyadas de imágenes de prueba.

El nombre de la Samsung Galaxy Camera ha vuelto a sonar esta semana, pues la versión sin conexión 3G se ha puesto ya a la venta al otro lado del Atlántico –habrá aún que esperar un poco para que esté disponible en nuestro país. La versión completa –con WiFi y 3G– ya lleva más de medio año de existencia, y aunque podemos encontrar numerosas pruebas y tomas de contacto en la red, somos de la opinión de que son más bien escasas aquellas que realmente se centran en los nuevos horizontes abiertos por esta (no tan) pequeña compacta.

Después de probar la Samsung Galaxy Camera durante varias semanas, ni la calidad de imagen ni su ergonomía en general nos han convencido; sin embargo, como veremos más adelante, el potente sistema operativo Android que lleva integrado permite expandir las posibilidades de este compacta a nuevos horizontes creativos... © DSLRMagazine
Después de probar la Samsung Galaxy Camera durante varias semanas, ni la calidad de imagen ni su ergonomía en general nos han convencido; sin embargo, como veremos más adelante, el potente sistema operativo Android que lleva integrado permite expandir las posibilidades de este compacta a nuevos horizontes creativos… © DSLRMagazine

No nos engañemos, no se trata de nuevos horizontes en cuestión de calidad fotográfica. En este punto somos de la misma opinión que ya han constatado muchos otros medios: la calidad de imagen deja mucho que desear. Nos referimos más bien al hecho de incluir un sistema operativo con muchas posibilidades, el Android de Google. Cierto, Nikon lanzó al mercado un modelo basado en Android antes que Samsung, pero lamentablemente lo hizo basándose en una versión (2.3) bastante más antigua que la incorporada por la Galaxy Camera, lo que reduce notoriamente sus posibilidades de evolución. La Samsung salió equipada directamente con la versión 4.1 (Jellybean), una apuesta mucho más acertada que la de Nikon a nuestro parecer.

 
La Samsung Galaxy Camera, a diferencia de su competidora Nikon S800c, viene equipada con una versión de Android reciente (4.1 vs 2.3) © DSLRMagazine

Y después de unas cuantas semanas con la cámara, hemos podido constatar la gran cantidad de funcionalidades que es capaz de ofrecer un sistema operativo como Android gracias a la inmensa biblioteca de aplicaciones disponibles. Podríamos incluso caer en la tentación de sugerir el tópico de que nuestra imaginación es el único límite, aunque para llegar a tal extremo deberíamos ser capaces de crear nuestras propias aplicaciones para Android.

 
Lamentablemente, la actual versión de la Samsung Galaxy Camera no permite realizar llamadas, pese a estar equipada con lo todo lo necesario (3G)... por suerte, podremos hacer uso de la aplicación de Skype para suplir esta extraña carencia © DSLRMagazine
Lamentablemente, la actual versión de la Samsung Galaxy Camera no permite realizar llamadas, pese a estar equipada con lo todo lo necesario (3G)… por suerte, podremos hacer uso de la aplicación de Skype para suplir esta extraña carencia © DSLRMagazine

Sin embargo, antes de seguir indagando sobre el terreno de las funcionalidades de la Galaxy Camera como una plataforma de múltiples posibilidades, daremos un breve repaso a sus características como cámara fotográfica mostrando algunas imágenes de prueba (recordamos que pulsando encima de la imagen obtendremos la versión en alta resolución), para después centrarnos en qué posibilidades nuevas nos ofrece gracias a las aplicaciones que podemos instalar.

¿Una cámara compacta más?

No descubrimos nada nuevo. En el aspecto fotográfico, la Galaxy Camera es una cámara compacta más que no sobresale en ningún aspecto particular. Un sensor BSI CMOS de 1/2.3″ y 16.3 Mpx de resolución, combinado con un objetivo de 21 aumentos ópticos (23-483mm equivalentes) y abertura máxima que no destaca por su luminosidad (f/2,8-5,9).

En condiciones de luz favorables, la compacta de Samsung puede ofrecer resultados dignos, aunque pensamos que existe, como suele ocurrir con muchas compactas actuales, una tendencia a saturar demasiado los colores.
	 ISO 100 (base), 92mm (equivalentes) © DSLRMagazine
En condiciones de luz favorables, la compacta de Samsung puede ofrecer resultados dignos, aunque pensamos que existe, como suele ocurrir con muchas compactas actuales, una tendencia a saturar demasiado los colores.
ISO 100 (base), 92mm (equivalentes) © DSLRMagazine

Ciertamente, con un rango de longitudes focales tan generoso y un cuerpo relativamente pequeño, es difícil realizar milagros. Los valores de apertura máxima del diafragma se resienten forzosamente, y la cámara no permite conseguir grandes resultados en condiciones de luz escasa. Tampoco ayuda el tamaño de sensor: aunque el rango de sensibilidades especificado va de 100 a 3200 ISO, pocas veces nos hemos atrevido a subir a más de ISO 400/800 durante las tomas de prueba.

En condiciones de luz escasa, ni tamaño del sensor ni la poca luminosidad del objetivo ayudan...
	 ISO 800, 486mm equiv. (longitud focal máxima), 1/10s, f/5,9 (apertura máxima a f=86mm)  © DSLRMagazine
En condiciones de luz escasa, ni tamaño del sensor ni la poca luminosidad del objetivo ayudan…
ISO 800, 486mm equiv. (longitud focal máxima), 1/10s, f/5,9 (apertura máxima a f=86mm)  © DSLRMagazine

Ya lo comentábamos en nuestras reflexiones sobre la Nikon S800c –la otra compacta Android– que los smartphones cada vez pisan más los talones a las compactas de entrada de gama. Una compacta debe ofrecer «algo más» que un teléfono móvil con cámara para que el consumidor valore su compra. Muchos fabricantes han decidido concentrarse en el mercado de las compactas de alta gama con sus objetivos zoom luminosos, a fin de poder conseguir resultados fotográficos inaccesibles con un smartphone (al menos, hoy en día). Otros, parecen optar por incluir un zoom largo con muchos aumentos ópticos como claro factor diferenciador. A este último grupo es al que pertenece la Galaxy Camera.

Toma angular con fuertes brillos, una escena complicada
Toma angular con fuertes brillos, una escena complicada
28mm equiv. © DSLRMagazine

Uno de los aspectos más determinantes en los que suele fijarse el potencial comprador de cámaras compactas sencillas –si ya dispone de un smartphone– es la capacidad de la cámara para «aislar» el sujeto principal del resto de la escena. Algo que normalmente está fuera del abasto de un smartphone cualquiera, pero que es relativamente fácil de conseguir con una cámara con un sensor más grande o equipada de un objetivo luminoso, debido a su capacidad de conseguir una profundidad de campo más pequeña. Es por este motivo que creemos que las compactas de alta gama, bien con objetivos luminosos (como la Fujifilm X20 o la Panasonic LX7), o bien con sensores «grandes» (como la Sony RX100, cuyo comparación con la LX7 le invitamos a leer)  parecen seguir un camino acertado para ofrecer a dichos potenciales compradores aquellas funcionalidades que vienen buscando. Con la Samsung Galaxy será difícil conseguir este tipo de funcionalidad, la única alternativa será hacer uso de una longitud focal muy larga…

La única forma de conseguir «aislar» el sujeto fotografiada con la Galaxy Camera será haciendo uso intensivo de las posiciones más «tele» de su objetivo
483mm equivalentes (longitud focal máxima) © DSLRMagazine

La Galaxy Camera da una impresión de solidez de construcción en las manos y sus dimensiones son más bien grandes para tratarse de una cámara compacta: es el precio a pagar para albergar una pantalla táctil de nada menos que 4.8″, un tamaño que no ha sido escogido al azar pues, como nos indicaba Daniel Molero –directivo de Samsung España– durante la entrevista que mantuvimos con él durante el pasado Samsung European Forum, se trata de obtener la misma experiencia de usuario que un smartphone Galaxy S III, de idénticas dimensiones en cuanto a diagonal de pantalla se refiere.

Eso sí, se trata de una pantalla capacitiva de gran calidad y de alta resolución en formato 16:9 –1280×720 píxeles, lo que se traduce en algo más de 300 ppp– que ayuda mucho tanto a la visualización de las imágenes como a una utilización satisfactoria del sistema Android. Sin embargo, no es extraño que con una pantalla de estas características –y una clara tendencia a mostrar colores vivos y saturados– tengamos una mejor «impresión» de las fotos realizadas cuando las visualizamos en dicha pantalla que cuando optamos por visualizarlas en un ordenador o por imprimirlas… en cierto modo, la Galaxy Camera está pensada más para compartir las imágenes entre dispositivos móviles con características similares para evitar así alguna «decepción»…

Tampoco se trata precisamente de una cámara compacta ligera (300 gramos), con lo que si lo sumamos a sus «incómodas» dimensiones, podemos poner al límite el sistema de estabilización de imagen óptica integrada, puesto que el agarre de la cámara no es precisamente su punto fuerte.

El sistema de estabilización óptica a prueba
El sistema de estabilización óptica a prueba
ISO 800, 216mm equiv., 1/8s © DSLRMagazine

Pero las similitudes con el hasta hace poco smartphone más avanzado de Samsung, el Galaxy SIII, no se acaban aquí. La Galaxy Camera integra el mismo procesador QuadCore (cuatro núcleos) de 1,4 GHz con la intención de ofrecer la misma experiencia de usuario que con su smartphone. Y podemos afirmar que, en lo que se refiere al uso y manejo del sistema Android incorporado, la experiencia es fluida y satisfactoria, pero en cuanto a la interfaz de la cámara, nuestro parecer es todo lo contrario. La cámara es lenta, excesivamente lenta, y el interfaz de los controles (entre ellos los de exposiciones manuales) deja mucho que desear. Entendemos que no es una tara fácil la de combinar las funcionalidades de una cámara compacta con un sistema operativo como Android, pero el poco convincente resultado nos hace pensar que la Galaxy Camera, al menos a día de hoy, se trata más de un prototipo de prueba que un producto final. Reconocemos y valoramos la apuesta de Samsung por adentrarse en lo que seguramente sea el futuro de las cámaras (y no sólo compactas) en cuanto a sistemas operativos se refiere, pero también pensamos que debería haberse realizado un esfuerzo de integración aún mayor. No olvidemos que se trata de una cámara, y como tal, las funciones asociadas a la captura de imagen deberían prevalecer sobre el resto de funcionalidades.

La ergonomía de los modos de exposición deja mucho que desear, está claro que aún falta dar una vuelta de tuerca más para encontrar un modo eficaz de configurar los parámetros con la sola ayuda de una pantalla táctil...  También habrá que acostumbrarse también, por tanto, a tener la pantalla llena de huellas de nuestro pulgares
La ergonomía de los modos de exposición deja mucho que desear, está claro que aún falta dar una vuelta de tuerca más para encontrar un modo eficaz de configurar los parámetros con la sola ayuda de una pantalla táctil…  También habrá que acostumbrarse también, por tanto, a tener la pantalla llena de huellas de nuestro pulgares
© DSLRMagazine

En la misma línea de lo expuesto anteriormente, la autonomía de la Galaxy Camera no es, evidentemente, un punto fuerte de la cámara de Samsung. La batería de 1.650 mAh no es suficiente para hacer frente a un uso intensivo de su impresionante pantalla, con lo que no deberemos separarnos en ningún momento del cargador… Cargador que, por otro lado, es bastante pequeño y manejable, con lo que lo podremos llevar encima sin apenas notarlo. Una ventaja del cargador es la posibilidad de poder utilizarlo no sólo con la cámara sino también con otros smartphones de la compañía en el caso de disponer de alguno de ellos. Por otro lado, si no tuviéramos una toma de corriente cercana, la Galaxy Camera puede cargarse mediante la conexión a cualquier puerto USB estándar, una funcionalidad que deberían tener todas las cámaras compactas de hoy en día. Tampoco ayudará a la autonomía de la cámara un uso intensivo del sistema de localización GPS/GLONASS integrado, sistema que, por otro lado, se mostró bastante rápido durante nuestra pruebas.

Bajo la niebla londinense, probando el sistema de localización GPS/GLONASS © DSLRMagazine
Bajo la niebla londinense, probando el sistema de localización GPS/GLONASS © DSLRMagazine

Cámara hyper conectada

La Galaxy Camera en un cámara realmente conectada. Dispone de prácticamente todos los protocoles de conexión habidos y por haber: 3G Quadband (cuatribanda), dual-band WiFi, WiFi Direct, Bluetooth, HDMI… aparte de los ya mencionados GPS y GLONASS. Pero esta impresionante lista de conexiones no es solo un conjunto de líneas de la hoja de especificaciones, sino que vienen asociadas a un conjunto de funciones con la idea de ofrecer al usuario nuevas funcionalidades y experiencias de uso.

La función Auto Upload permite, por ejemplo, guardar de forma automática las fotos en la nube, de modo a disponer de ellas desde cualquier lugar remoto, muy útil tanto para organizar nuestras imágenes pero también como medida de seguridad, al no depender del almacenamiento local de la cámara, ya sea el ofrecido por su tarjeta microSD o el contenido en sus 8 GB de memoria interna. De hecho, la popular aplicación de almacenamiento en la nube Dropbox viene instalada directamente en la Galaxy Camera, con lo que podremos hacer uso de ellas simplemente introduciendo nuestras credenciales de uso. Otro ejemplo, el Share Shot, que permite compartir las fotos recién tomadas mediante WiFi Direct con otros dispositivos.

Claro está, no podían faltar los archipresentes filtros «creativos», que pueden ayudarnos en más de una ocasión
Filtro de efecto «Vintage» © DSLRMagazine

Interesante es también la función de Voice Control (control por voz), que permite no sólo capturar fotos mediante una orden de voz («capturar»), sino también de manejar el zoom, activar el temporizador, rotar imágenes, borrarlas o compartirlas. Evidentemente, cuanto más compleja la acción menos útil nos parece, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades inherentes al reconocimiento de voz, pero sí que puede ser de gran ayuda para la toma de capturas que requieren no mover en absoluto la cámara, como cuando se hace uso de la longitud focal más larga y se quiere evitar cualquier trepidación.

Imagen en modo panorámico realizada mediante la ayuda de Voice Control
Imagen en modo panorámico realizada mediante la ayuda de Voice Control
483mm equiv.,© DSLRMagazine

Expandiendo horizontes

Si la Galaxy Camera ya lleva, de por sí, muchas funcionalidades integradas gracias a su multitud de conexiones y funcionalidades asociadas, lo más interesante de la cámara de Samsung es precisamente la integración de Android, que al tratarse de un sistema operativo completo, permite no sólo el uso de aplicaciones de otros fabricantes, sino también la expansión de sus funcionalidades mediante la creación e instalación de nuevas apps gracias al SDK ofrecido por Google. Este punto es especialmente importante para valorar realmente las posibilidades de expansión de la actual Galaxy Camera y de las que vendrán siguiendo el mismo principio. El sistema operativo «móvil» de Google, Android, al igual que el de Apple, iOS, ponen a disposición de los desarrolladores un SDK (Software Development Kit, o kit de desarrollo de software), que podemos instalar en un ordenador cualquiera, y a partir del cual podemos crear nuestras propias aplicaciones. Evidentemente, es necesario cierto nivel de conocimientos técnicos, pero esta posibilidad hace que nos podamos plantear prácticamente cualquier tipo de funcionalidad para nuestra cámara. Veamos, a continuación, algunos ejemplos de apps que algunos desarrolladores han puesto a disposición del mundo Android.

Lapse It es una aplicación dedicada al Time Lapse, es decir, a la combinación de imágenes tomadas a diferentes intervalos de tiempo. Si bien es cierto que existen otras formas de realizar time lapses, con Android podemos encontrar múltiples aplicaciones que realizan esta función de forma bastante fácil. En el ejemplo que nos ocupa, basta, básicamente, con configurar el intervalo entre cuadros para iniciar la captura. Una vez capturados todos los cuadros, la propia aplicación realizar el «renderizado» para obtener el resultado final. En la versión gratuita del programa, la resolución de salida está limitada a 240 píxeles, aunque esta restricción desaparece en la versión de pago.

Lapse It
Lapse It

AndrOCR es una aplicación de reconocimiento de textos OCR (Optical Characters Recognition o Reconocimiento Óptico de Caracteres). Se trata simplemente de realizar una foto donde aparezca una zona con un texto cualquiera para que el programa, mediante algoritmos internos de procesado de señal, reconozca y «entienda» los caracteres que forman dicho texto, de modo a obtener un fichero a su salida que pueda ser utilizado por cualquier aplicación. La aplicación es capaz de descargar automáticamente el diccionario del idioma escogido para ayudar al reconocimiento del texto. Es importante comentar que el éxito del reconocimiento dependerá de muchas condiciones, como la cantidad de luz de la escena fotografiada o el correcto enfoque sobre la zona de texto.


AndrOCR
AndrOCR
 


Spy Movement Detector es otra interesante app que puede tener diversas aplicaciones, entre ellas las relacionadas con aspectos de videovigilancia. Una vez iniciada y configurada, Spy Movement Detector se encargará de registrar –mediante captura de foto o de vídeo– cualquier movimiento que detecte enfrente de la cámara. Básicamente, consiste en un algoritmo que analiza la escena a través del objetivo y monitoriza posibles movimientos a través de la cantidad de píxeles que cambian en la imagen. Mediante las opciones de configuración, podemos seleccionar distintos grados de sensibilidad (que determina, de algún modo, la cantidad de píxeles que deben cambiar para considerar que ha habido un movimiento), así como el intervalo de captura de imágenes que la cámara analiza para detectar si se ha producido o no ese movimiento.
 


Spy Movement Detector
Spy Movement Detector

Spy Camera OS es una curiosa aplicación de tipo open source (código abierto o libre) que podría ser de utilidad en más de una ocasión. Se trata de poder realizar fotografías en modo «espía», es decir, sin que nadie se percate de que estamos realizando una captura en ese mismo instante. Para ello, la aplicación suprime cualquier tipo de indicio que pudiera delatarnos, como por ejemplo el hecho de mostrar la escena que se intenta captura en la pantalla de la cámara. Un observador externo cualquiera verá sólo la pantalla de inicio de Android, sin darse cuenta que en el fondo la aplicación se está ejecutando de forma minimizada, aplicación que también elimina cualquier tipo de sonido que nos pudiera delatar.


Spy Camera OS
Spy Camera OS

Conclusiones

La Samsung Galaxy Camera es una cámara cara (sobre los 400€) si nos atenemos simplemente a sus capacidades fotográficas como compacta. Al mismo tiempo, tampoco es tan «compacta», ni en cuanto a dimensiones (debido a su gran pantalla táctil de 4.8″) ni en cuanto a su peso, por lo que incluso podríamos encontrar CSC de precio y tamaño similar con prestaciones fotográficas muy superiores. Está claro entonces que su punto realmente diferenciador es la inclusión de la versión Jelly Bean de Android, que permite disfrutar de todo un ecosistema de aplicaciones disponibles para el sistema operativo de Google, todo ello sumado a sus grandes capacidades de conexión. No obstante, nuestra impresión después de unas semanas de pruebas, es que aún queda mucho camino por recorrer para conseguir una integración satisfactoria entre el sistema Android y las funcionalidades como cámara, pues tanto la ergonomía como la usabilidad no están a la altura de lo que Samsung podría ofrecer. Esperemos que las próximas versiones de cámaras con Android –ya sean compactas o CSC– dispongan de una integración más eficiente. Mientras tanto, sólo aquellos con ganas de experimentar encontrarán plena satisfacción en la Samsung Galaxy Camera.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.