Para completar la línea de objetivos fijos de gran luminosidad que Samyang Optics viene ofreciendo en los últimos meses, hoy se han presentado nuevos modelos especialmente pensados para cámaras fotográficas mirrorless: un 50 mm f/1,2 y un 21 mm f/1,4 al que hemos realizado una exhaustiva prueba de campo.

Samyang 21 mm f/1,4 ED AS UMC CS junto a su parasol
Tanto el objetivo como el parasol incorporado transmiten buenas sensaciones. © Albedo Media, SL.

Como viene siendo habitual en los modelos vistos hasta ahora del fabricante coreano, con la intención de abaratar costes sin renunciar a la calidad óptica o, dicho de otro modo: dedicando todos los esfuerzos del desarrollo de un objetivos a la óptica pura, el 21 mm que hemos probado carece de enfoque automático y de contactos electrónicos que lo comuniquen con la cámara.

Samyang 21 mm f/1,4 ED AS UMC CS, montado sobre una Fujifilm X-T10, con parasol
Montado en la pequeña Fujifilm X-T10 puede parecer un poco grande a pesar de su tamaño contenido. © Albedo Media, SL.

Los objetivos así fabricados reducen elementos electrónicos, algo de peso y, por supuesto, precio. Además, al no transmitir información a la cámara, se evitan los “precocinados” propios de muchas cámaras digitales. De tal manera que aquí no hay trampa ni cartón y vemos la imagen que ha captado directamente la óptica.

Samyang 21 mm f/1,4 ED AS UMC CS, vista de la montura

Ni enfoque automático ni contactos que transfieran información a la cámara; se trata de un objetivo enteramente manual. © Albedo Media, SL.

Aunque quien suscribe aprendió fotografía con equipos totalmente manuales en tiempos en que se miraba al autofoco de reojo como un advenedizo de dudoso futuro y escasa fiabilidad, los sistemas han avanzado tanto que nos hemos acostumbrado a que trabaje el objetivo por nosotros y cuando recibí el encargo de probar un objetivo de enfoque manual me entró un poco de pereza.

Samyang 21 mm f/1,4 ED AS UMC CS, sobre Fujifilm X-T10, con tarjeta Ejefi Mobi y batería
Aunque la X-T10 dispone de Wi-Fi, las tarjetas Eyefi Mobi facilitan el intercambio de archivos. © Albedo Media, SL.


Las tarjetas Eyefi que aparecen en las imágenes de las pruebas de DSLR Magazine forman parte de un acuerdo comercial al respecto

Tampoco las cámaras actuales son las de entonces y modelos tales como la Fujifilm X-T10, empleada para esta prueba de campo, ofrecen ayudas al enfoque manual que facilitan en gran medida la tarea. Además, los 21 mm de distancia focal de este Samyang (31,5 mm equivalentes) ayudan, con su amplia profundidad de campo a no fallar en el enfoque.

Compañía Albadulake: gimnasta en cuerda
Pocas distorsiones ópticas a pesar de tratarse de un gran angular. 1/170 s – ISO 200 © Fernando Galán

Pero, claro, con un f/1,4 en las manos… ¿Quién se resiste a trabajar siempre a máxima apertura? Además, para complicarlo más, nos atrevimos a realizar la mitad de la prueba con sujetos en movimiento. Vamos a ver qué pasó.

Compañía AlbadulakeCompañía Albadulake

La distancia focal de 21 mm (31,5 mm equivalentes) resulta óptima como objetivo todoterreno capaz de enfrentarse a todo tipo de situaciones. 1/55 s – ISO 200 © Fernando Galán

Empecemos por las sensaciones externas: impecable aspecto, buen tacto de materiales y peso suficiente como para entender que no tratamos con materiales plásticos pero no tanto que cargue nuestras muñecas. Sin tener un gran tamaño, junto a la pequeña X-T10 sí parece algo largo. Especialmente con el parasol que se acompaña de serie; también de muy buena factura aunque sorprende que sea de pétalos tratándose de un objetivo fijo.

Vasos de chupito, vacíos, sobre mesa, enfoque selectivo

A máxima apertura podemos apreciar en el bokeh la redondez de su diafragma de nueve palas; además, esa máxima apertura nos permite no tener que elevar demasiado el ISO en lugares poco iluminados. 1/60 s – ISO 1000 © Fernando Galán

El diafragma está formado por nueve palas que logran un bello bokeh redondeado. Resulta cómodo accionar el anillo para variar la apertura, en la zona más próxima al cuerpo. Dispone de indicadores serigrafiados desde f/1,4 hasta f/22 y un clic entre cada paso. Aunque a máxima apertura se aprecia algo de viñeteo, a medida que empezamos a cerrar comienza a desaparecer.

Girasol italiano Buen detalle y nitidez en centro y esquinas. 1/7.500 s – ISO 200 © Fernando Galán

Girasol italiano, a fuerte contraluz Incluso recortando sujetos contra cielos iluminados los halos se resisten a aparecer. 1/10.500 s ISO 200. © Fernando Galán

También se indican en el gran aro de enfoque las medidas: desde los 28 centímetros de distancia mínima hasta el infinito. Una ayuda extra al enfoque manual.

Espino

Como puede apreciarse por los valores de todas las tomas, trabajar a f/1,4 crea adicción aunque cueste afinar el enfoque. 1/2700 s – ISO 200. © Fernando Galán

 

Majuelo Incluso en escenas complicadas se muestra un buen contraste y detalle. 1/2.500 s – ISO 200. © Fernando Galán

Compuesto por ocho lentes dispuestas en siete grupos, incluye una lente de muy baja dispersión (ED) y tres lentes asféricas en vidrio óptico para minimizar la dispersión y aumentar la nitidez en toda la superficie del fotograma, sin que se aprecien grandes diferencias desde el centro a las esquinas.

Bollywood

La distancia mínima de enfoque de veintiocho centímetros y la relativamente corta distancia focal permiten ofrecer interesantes puntos de vista. 1/60 s – ISO 200. © Fernando Galán

Asociación Asamanvaya

Para lograr enfocar a sujetos en movimiento se requiere un poco de pericia y entrenamiento pero cuando se consigue los resultados no defraudan. 1/170 s – ISO 800. © Fernando Galán

Además, incluye un revestimiento múltiple para reducir los destellos fantasma y el «flare» y, efectivamente, hemos podido comprobar que aparecen poco y sólo cuando se buscan con insistencia.

ContraluzLos revestimientos antirreflejos cumplen perfectamente con su misión. 1/30 s – ISO 200. © Fernando Galán

A pesar de tratarse de un angular, se han controlado bastante las distorsiones y las aberraciones cromáticas, incluso en las esquinas, todo parece indicar que, efectivamente, se ha prestado atención a la parte óptica de este objetivo ya que, como decíamos, lo que se ve es lo que hay al no interferir para nada el firmware de la cámara en la corrección de supuestas imperfecciones.

CantilesComo objetivo de paisajes resulta un buen compañero. 1/120 s – ISO 200. © Fernando Galán

Se trata, en definitiva, de una opción muy interesante ya que acceder a una óptica fija de calidad razonable y una apertura máxima de f/1,4 por apenas cuatrocientos euros, no resulta habitual. Queda a decisión del usuario si resulta mayor el precio de tener que enfocar siempre a mano o si merece la pena. Al fin y al cabo, muchos fotógrafos prefieren siempre esta alternativa.

Los objetivos Samyang son distribuidos en nuestro país por Rodolfo Biber, S.A.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.