Anunciado en agosto de este año, ya se encuentra disponible uno de los objetivos más luminosos del mercado para cámaras sin espejo con sensores APS-C y MFT, el Samyang 35 mm f/1,2 y su versión equivalente para cine, el T/1,3. Aprovechamos tal ocasión para someter ambos modelos a sendas pruebas de campo.

Samyang 35 mm f/1,2 –y T/1,3– ED AS UMC CS
Tan sólo cambios externos entre la versión para cine –izquierda– y la fotográfica –derecha–. © Albedo Media

Disponibles con monturas Canon M, Fujifilm X, Micro Cuatro Tercios y Sony E, la unidad de pruebas corresponde a esta última y por ello realizamos el estudio acompañados de la Sony a6300 –una de las APS-C más rápidas y que ya tuvimos ocasión de probar–, tanto en la parte fotográfica como en la de vídeo.

Samyang 35 mm f/1,2 ED AS UMC CS
Buena presencia y tamaño compacto para este luminoso objetivo. © Albedo Media

Sólo el aspecto externo diferencia ambos objetivos pues se adapta a las necesidades de cada usuario. Así, el modelo para cine utiliza ruedas dentadas tanto en el anillo del foco como en el de diafragmas para que puedan mecanizarse mediante accesorios externos. Además, el cambio de diafragmas se realiza de manera lineal, sin interrupciones fragmentadas por «pasos», para evitar ruidos y micro trepidaciones de cámara durante la grabación.

Samyang 35 mm f/1,2 ED AS UMC CS
La ausencia de contactos caracteriza la montura del Samyang. © Albedo Media

Como viene siendo habitual en todos los objetivos de este fabricante, en ambos casos se trata de ópticas con enfoque manual. Carecen de cualquier tipo de automatismos y, por tanto, de conexiones con la cámara. De este modo se abaratan costes de fabricación que repercuten en una mayor calidad óptica con un precio muy inferior al que tendrían en caso contrario.

Retama
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/800 s – f/1,4 – ISO 100. © Fernando Galán
Girasol
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/640 s – f/2,8 – ISO 100. © Fernando Galán

Para ello hay que renunciar a los beneficios que otorgan los modernos objetivos que se comunican con la cámara: ni correcciones digitales vía firmware, ni datos EXIF, ni información para el TTL del flash. Es decir, nos encontramos ante una óptica pura que apreciarán especialmente los fotógrafos –y videógrafos– formados en la vieja escuela y acostumbrados a este tipo de objetivos pero que tampoco defraudará a quienes descubran por primera vez las delicias de un objetivo manual.

Buganvilla e Ipomea
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/3200 s – f/1,2 – ISO 100. © Fernando Galán
Higuera
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/1600 s – f/1,2 – ISO 100. © Fernando Galán

Se trata de una óptica exigente; los acostumbrados al enfoque automático posiblemente pierdan algunas tomas hasta que se habitúen a enfocar a mano, sobre todo con los diafragmas más abiertos. No obstante, las cámaras sin espejo para las que está pensado disponen de sistemas de ayuda al enfoque manual que facilitarán el trabajo.

Maquinaria de reloj
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/100 s – f/2,8 – ISO 200. © Fernando Galán
Lavanda
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/50 s – f/2,8 – ISO 200. © Fernando Galán

Se trata de un objetivo compacto, de buena factura y presencia. Con sus 420 g, pesa ligeramente más que el cuerpo sobre el que lo hemos probado, que apenas llega a los 400 g, por lo que el conjunto cabecea ligeramente. También sobresale en tamaño, más aún cuando lo utilizamos con el parasol de serie montado, pues a los 74 mm del objetivo hay que añadir otros 40 mm de este último. No obstante, dada la buena ergonomía de la Sony a6300, no supone ningún problema este volumen y resulta en conjunto muy manejable.

Macrolepiota
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/2000 s – f/1,4 – ISO 100. © Fernando Galán

El aro de diafragmas, metálico, dispone de un paso intermedio entre cada diafragma, no de dos como encontramos en otros objetivos (como decíamos más arriba, la versión para cine cambia de diafragma de modo continuo, sin pasos). El manejo es suave y preciso.

Vallado
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/100 s – f/4 – ISO 100. © Fernando Galán
Vallado
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/100 – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

El anillo de enfoque, también metálico y con una helicoidal de largo recorrido, ocupa prácticamente todo el barrilete del objetivo, lo que repercute en una magnífica facilidad de uso y precisión a la hora de enfocar. Ayuda mucho en la tarea de enfoque la serigrafía con las medidas –en metros y en pies– desde los 38 cm de distancia mínima hasta el infinito.

Encuentro del Huebra con el Duero
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/100 s – f/11- ISO 100. © Fernando Galán
Encuentro del Huebra con el Duero
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/80 s – f/16 – ISO 200. © Fernando Galán

Con una distancia focal equivalente de 50 mm –70 mm para el sistema MFT– se convierte en un magnífico aliado como objetivo diario para afrontar la mayoría de situaciones en fotografía callejera o, incluso, de viaje. Situación, esta última, en que hemos realizado la mayor parte de nuestra prueba de campo, a veces se nos antojaba un poco largo, pero también así lográbamos, no sólo ángulos de visión más realistas, sino la posibilidad de realizar retratos.

Puerta de la torre octogonal de Freixo
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 s – f/8 – ISO 640. © Fernando Galán

Formado por 9 elementos distribuidos en 7 grupos, incluye dos lentes aesféricas en la parte trasera del objetivo, así como una lente frontal ED con recubrimientos multicapa especial –UMC–para reducir el flare y las imágenes fantasma. Situaciones que, de hecho, no han aparecido en ningún momento durante toda la prueba de campo.

Ropa tendida en Freixo
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Tampoco hemos encontrado ningún tipo de distorsión geométrica apreciable; quizá, si acaso, un ligerísimo acerico en los extremos. Del mismo modo, las aberraciones cromáticas hay que buscarlas con lupa en las situaciones en que habitualmente aparecen en otras ópticas y, ni aun así. Recordemos, una vez más que, al no haber contactos electrónicos, no hay ningún tipo de corrección óptica ni en la cámara ni posteriormente en el ordenador, por lo que se ve es lo que hay, sin trampa ni cartón.

Puerta
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 – f/2,8 – ISO 100. © Fernando Galán

El diafragma, de nueve palas, abre desde el mencionado f/1,2 hasta f/16 para prevenir la difracción, que asoma en los últimos valores de manera muy leve. El bokeh logrado con las aberturas máximas resulta muy progresivo y bastante circular, mostrando unas imágenes con cierto aspecto pretérito que se nos antoja muy interesante. También contribuye a esta naturaleza la ligera caída que se aprecia en los extremos de la imagen.

Embarcadero de La Congida en el Río Duero
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán
Playa de la Congida en el Río Duero
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

En la máxima abertura se aprecia un viñeteo bastante acusado que a f/2,8 casi no se encuentra y a f/4 ha desaparecido por completo. Bien es cierto que para apreciarlo recurrimos a una prueba sobre una superficie blanca y que en imágenes reales hay que esforzarse más para advertirlo.

Rollo de Vilvestre
Imagen tomada con Samyang 35 mm f/1,2 y Sony a6300 – 1/60 s -f/2,8 – ISO 2500. © Fernando Galán

Como dato curioso, indicaremos a nuestros lectores que, dado que en los datos EXIF no consta el diafragma con el que se ha realizado la fotografía, para poder informar debidamente sin el trastorno de anotar en cada toma el valor correspondiente, hemos recurrido a un pequeño ingenio. Equipados con una pulsera serigrafiada con los diferentes valores de abertura, tras cada fotografía real, tomábamos otra de nuestra muñeca con el diafragma usado. Algo más engorroso, cierto, que los metadatos, pero bastante más práctico que la tradicional libreta.

Pulsera de diafragmas
Esta pulsera nos sirvió durante la prueba de campo para saber con posterioridad el diafragma utilizado en las tomas que acompañan el presente artículo.

Samyang 35 mm T1,3 ED AS UMC CS

Por Andrés Villa y Manuel San Frutos

Su hermano con aires cineastasSamyang 35 mm T1,3 ED AS UMC CS goza de todas las virtudes de su mellizo fotográfico; excelente rendimiento general, compacidad, suavidad en el recorrido de enfoque manual y buen equilibrio entre tamaño y calidad.

Samyang 35 mm T/1,3– ED AS UMC CS
Samyang 35 mm T/1,3– ED AS UMC CS. © Albedo Media

La diferencia, ya comentada al inicio, parte de la lógica de uso de uno de los accesorios más comunes para esta área, los mandos de foco –follow focus–, por ello tanto el anillo de control de diafragma como el de enfoque se presentan al exterior físicamente mecanizados con ruedas dentadas para un perfecto acoplamiento, como es norma en todo equipo con tintes cinematográficos.

Samyang 35 mm T/1,3– ED AS UMC CS
Samyang 35 mm T/1,3– ED AS UMC CS. © Albedo Media

Si bien es cierto que no solo por «vestir» a un objetivo con estas galas se convierte de pronto en una óptica de cine, sobre todo si la tenemos que comparar con algunas referencias que le llevan unos cuantos ceros de ventaja en su precio final y por ende hace que recuperemos la cordura en el análisis de esta óptica «de cine» que da mucho más de lo que vale.

Por supuesto existe un peaje y una diferencia clara entre ópticas que comparten esquemas ópticos para fotografía y para cine, mundos cercanos pero con exigencias diferentes; lo malo es que en este camino a la perfección cada incremento en calidad o precisión se paga a golpe de lente y mecanizados no precisamente baratos, sin establecer una verdadera relación entre costes y beneficio… a menos que estemos a la cabeza de una trabajo profesional, de esos en los que se cobra al final, por darle dignidad al apellido.

En conclusión a esta reflexión a vuelapluma, podemos decir que la versión cinematográfica Samyang 35 mm T1,3 ED AS UMC CS tiene una de las mejores relaciones calidad/precio que hemos podido observar, como ya ha pasado con otras ópticas de esta firma. La respiración de foco es importante, por lo que habrá que tener especial cuidado con tomas de exigente composición y cambios de enfoque en el proceso… Pero, en suma, se trata de una estupenda opción para muchos usuarios con «ganas de rodar», ya sea por diversión o por sus primeros trabajos.

Excelente relación calidad / precio

Muchos usuarios sentirán pereza ante estos quehaceres y, sobre todo, ante la necesidad de tener que utilizar siempre el enfoque manual; nada que objetar, a todos nos gusta la comodidad. Prescindir de los automatismos, sin embargo, nos permite la posibilidad de contar con un objetivo extremadamente luminoso por un precio aproximado de 380 €, algo impensable en otro tipo de ópticas. Al final, el consumidor tendrá que decidir qué precio prefiere pagar: el económico o el laborioso.

4 Comentarios

  1. Muchas gracias por el artículo, estoy bastante interesado en este objetivo, si bien me planteo pasar de un formato de sensor apsc a fullframe en montura sony-e este podría ser uno del los motivos por los que me quedaría en apsc. Es una lástima que no tenga chip para al menos saber que diafragma estás usando.

    Otra cosa aparte, me he enamorado de la pulsera con los diafragmas: ¿donde podría llegar a conseguirla?

    • Hola Rodrigo. Efectivamente, la buena relación calidad/precio con la contrapartida de la ausencia de contactos de los objetivos Samyang obligan a plantearse muchas cuestiones. La pulsera de diafragmas es todo un hallazgo de esos que se encuentran rara vez navegando. No recuerdo bien dónde la compré pero creo que en páginas tipo Aliexpress o Deal Extreme las puedes encontrar. Busca por «pulsera de diafragmas»; creo recordar que tenían un precio simbólico: en torno a un euro.
      Gracias

  2. Hola Fernando (y Andres y Manuel…),
    lo primero, felicidades por el blog y por el análisis tan concienzudo qué realizais.
    La duda que me surge es la siguiente:
    Comentais que con la Alpha 6300 (sensor APS-C) este objetivo equivale a un 50 mm…no sería 35 mm? Si no entiendo mal este objetivo es dedicado para sensor APS-C, y por tanto si su rango es 35 mm, cómo va a equivaler a un 50 mm?
    Si pudieseis responderme la duda estaría muy agradecido, estoy interesado en un 35 mm y no quiero meter la pata!

    Saludos

    • Gracias por tus palabras Oier, es un error común confundirse entre formatos y equivalencias en las distancias focales, la distancia focal real (medible físicamente) de este objetivo desde un punto concreto de la óptica hasta el plano focal es de 35 mm. Ahora bien, si lo que queremos es saber su equivalencia para un formato conocido –por norma 24 x 36 mm, paso universal, mal llamado últimamente «formato completo»–, sobre el que se hacen todas las conversiones de focal para entender la cobertura visual de tal o cual óptica, lo primero que tendríamos que definir es el tamaño de sensor para hacer los cálculos. En el caso que nos ocupa estamos ante un captor de tamaño APS-C de unos 23,6 x 15,7 mm, menor que el 24 x 36 mm comentando como referencia, todas las equivalencias se trazan desde la diagonal del sensor, esa distancia es la que da la referencia del nuestra óptica con una distancia focal «estándar», la más cercana al ángulo de visión humano (aunque esto también tiene muchos matices). Haciendo cálculos básicos puedes dar con la diagonal de cada uno de esos «rectángulos» y con ello saber cual sería la distancia focal más cercana al ojo humano para cada formato; en el APS-C de Sony, Nikon, Pentax y Fujifilm la diagonal es cercana a los 30 mm (28,35 mm) y para el 24 x 36 mm cercana a los 45 mm (43,27 mm). Por diferentes conveniencias técnicas históricamente se redondeó a 50 mm para 24×36 mm por lo que para conseguir una imagen en cobertura equivalente tendríamos que usar aproximadamente un 35 mm para el formato APS-C. Todo esto sería mucho más sencillo si desde el principio habláramos de ópticas de Xº de cobertura diagonal y no de distancias focales, una medida que como ves está sujeta siempre a referenciarse contra la diagonal del formato y establecer una equivalencia con el formato antiguamente más usado, el paso universal de 24×36 mm. Esperamos no haberte liado más con tanto número y al menos arrojar algo de claridad técnica al asunto, un cordial saludo

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.