Sigma 24-105 mm f/4 DG OS HSM – Todoterreno

 Dentro de la serie “Art” anunciada por Sigma en Photokina de 2012, el fabricante presenta ahora su todoterreno 24-105 mm con valor constante de máxima apertura en todas las distancias focales destinado a ofrecer la máxima calidad en cámaras réflex de captor 24x36mm.

Se trata del tercer objetivo de esta serie que busca la excelencia en las imágenes tras el 18-35mm f1,8 para formato APS-C y el 35 mm f1,4 para double frame que probamos a fondo hace ahora un año.

En esta ocasión se trata de una óptica pensada fundamentalmente para reportaje pues incluye la gama de focales más habitual para poder resolver cualquier tipo de escena: retrato, ambiente, paisaje o, incluso, arquitectura con la garantía que supone poder disponer siempre del mismo valor de apertura máxima.

Sigma 24-105 mm f/4 DG OS HSM en su posición más extendida: 105 mm. © Albedo Media, S.L.

Evidentemente, una óptica con estas pretensiones no podía pasar inadvertida y, por ende, su tamaño y peso llaman la atención nada más sacarlo del estuche. El filtro mide nada menos que 82 mm. Sin embargo, una vez montado en la cámara – recordar que está pensado para ser usado en cámaras con sensores 24x36mm – el conjunto resulta muy equilibrado. De hecho, pesa prácticamente lo mismo que el cuerpo de la Canon EOS 5D MKIII que hemos usado para realizar esta prueba de campo.

El Sigma 24-105 mm f/4 DG OS HSM en la focal más corta (24mm) ofrece un aspecto compacto. © Albedo Media, S.L.

Además, muy interesante para quienes no gusten de llamar la atención, para expresar su categoría “Art”, no busca llamativos anillos de colores sino una discreta “A” sobre un círculo plateado junto al conmutador de AF.

Una discreta “A” basta para identificar la serie de máxima calidad del fabricante. © Albedo Media, S.L.

El parasol de pétalos que acompaña a la óptica también contribuye a la discreción del conjunto pues no sobresale en exceso aunque cumple perfectamente su función. Y, lo que es más interesante, incluye un pequeño tope que asegura la posición correcta en todo momento y evita que se caiga durante el uso.

El parasol de pétalos del tamaño suficiente para cumplir su función no aumenta en exceso las medidas del objetivo. © Albedo Media, S.L.

La sensación de calidad se desprende ya al primer contacto entre las manos. El Composite TSC utilizado en su fabricación produce una sensación casi metálica. Los anillos de zoom y foco giran de modo preciso y firme; quizá demasiado próximos, al principio se puede complicar la tarea pero una vez nos acostumbramos  a su ubicación, resulta muy fácil y rápido usar uno u otro con diferentes dedos de la mano sin cambiar ésta de posición.

Aunque pensado para captores 24x36mm, también puede usarse con cámaras APS-C. © Albedo Media, S.L.

Gracias al motor supersónico HSM, el foco se puede ajustar manualmente aunque el conmutador se encuentre en posición AF, lo que sirve de gran ayuda para lograr el punto de enfoque exacto en situaciones difíciles. Para ello sirve de ayuda la ventana que muestra las distancias de enfoque en la que se puede ver que la mínima es de cuarenta y cinco centímetros.

Tras esta primera y positiva impresión, nos encontramos con un sol ocultándose tras los edificios que refleja sus últimos rayos en una fuente y que nos sirve para comprobar que, tal y como anunciaba el fabricante, las capas de revestimiento antirreflejo en las lentes reducen al máximo posibles destellos internos o caídas de contraste.

Por si quedaban dudas, madrugamos para retratar al sol naciente y aun insistimos avanzada la mañana. Efectivamente, sólo cuando los buscamos a toda costa, aparecen tímidamente algunos reflejos.

105mm f4 – 1/640.

Los revestimientos antirreflejos evitan el flare incluso a pleno contraluz. © Fernando Galán

74mm f10 – 1/400

24mm f8 – 1/125

24mm f8 – 1/400

La primera sorpresa desagradable nos la llevamos al comprobar que con el zoom en su focal más larga, ni los horizontes son “horizontales” ni las verticales “rectas”, combándose ambos hacia el interior a veces más de lo deseado, debido a una visible distorsión en acerico.

En la distancia focal de 105 mm podemos observar distorsión en acerico. 105mm f5 – 1/250. © Fernando Galán. 

105mm f9 – 1/1000

105mm f11 – 1/640

105mm f6.3 – 1/200

Para compensar este primer asombro hay que decir que las aberraciones cromáticas tampoco acuden fácilmente, aunque elaboremos composiciones con tendencia a visibilizar esos problemas, contra un cielo luminoso.

Muy pocas aberraciones cromáticas incluso con diafragmas muy cerrados.  35mm f22 – 1/30. © Fernando Galán.

24mm f22 – 1/30

Sí aparecen, sin embargo, viñeteados a máxima apertura (f4) bastante evidentes en todas las distancias focales que se mantienen incluso cerrando dos pasos y sólo comienzan a desaparecer a partir de f7.

Viñeteo importante a máxima apertura. 46mm f4 – 1/800. © Fernando Galán

95mm f4 – 1/200

68mm f4.5 – 1/1000

La calidad de imagen no defrauda y permite apreciar bastante nitidez incluso en escenas complejas. No obstante, en estas mismas escenas el foco no responde con la precisión y rapidez esperados. Lo mismo sucede en tomas nocturnas, poco iluminadas o trabajando en modo de visión directa, que tarda algo más de lo que nos gustaría antes de encontrar el punto de enfoque deseado.

Algo lento al enfocar escenas complicadas, el resultado final satisface plenamente. 105mm f4 – 1/250. © Fernando Galán

105mm f4 – 1/800

105mm f4 – 1/1600

68mm f4 – 1/40

Aunque no se trata de un objetivo pensado para usos deportivos, este Sigma 24-105 mm dispone de estabilizador de imagen interna OS conmutable lo que puede ayudar a resolver escenas en movimiento en las que el foco de seguimiento se comporta razonablemente bien.

Sin problemas al enfocar sujetos en movimiento. 105mm f4 – 1/160. © Fernando Galán

Eso sí, no intentes realizar una larga exposición en contrapicado con el zoom extendido pues por el propio peso del objetivo, se va comprimiendo por sí solo hasta quedar, en apenas unos minutos, en la posición de gran angular.

El fabricante permite cambiar la montura (en SAT) en caso de que decidamos cambiar de marca de cámara. © Albedo Media, S.L.

Lo anterior, parece algo incomprensible en un objetivo de esta calidad que, por otra parte, nos ha parecido una herramienta perfecta para resolver cualquier tipo de situaciones con la rapidez necesaria sin necesidad de tener que cambiar entre ópticas fijas o desembolsar grandes cantidades de dinero ya que este Sigma 24-105mm f4, que estará en las tiendas en torno a los 900 euros, permite actualizar el firmware gracias a su compatibilidad con el USB Dock de Sigma o cambiar de montura en caso de que nos cansemos de nuestra marca habitual.

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.