Compartir

Le faltaba a la serie Art de Sigma el objetivo que hoy traemos a nuestro banco de pruebas y que ya tuvimos ocasión de saborear durante la pasada edición de Photokina: un 85 mm muy luminoso y de gran calidad, capaz de soportar las actuales cámaras de alta resolución tales como la Canon EOS 5Ds R que utilizamos para nuestro examen.

Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art
Incluso montado sobre la EOS 5Ds R impresiona el tamaño del Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art. © Albedo Media

Con una estética similar y acorde a los anteriores objetivos de la serie Art, impresiona al desenfundarlo el tamaño y peso de este objetivo dominado por su imponente lente frontal, que lleva a 86 mm el diámetro de filtro. No podía ser de otra manera cuando tenemos entre manos una óptica en busca de la excelencia.

Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art
La montura de latón cromado incorpora junta de sellado. © Albedo Media

Para ello, bajo un barrilete de TSCThermally Stable Composite, habitual en los Sigma Art– encontramos 14 lentes distribuidas en 12 grupos que se encargan de lograr la máxima nitidez y calidad en las imágenes. De ellas, dos de vidrio de dispersión especialmente baja –SLD– y una aesférica.

Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art
La lente trasera se desplaza con el movimiento de foco. © Albedo Media

Gracias a este juego de lentes, la calidad de imagen lograda a lo largo de todo el fotograma satisfará los ojos más exigentes: exquisita nitidez, buen contraste y ausencia de artefactos.

Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art
En la ventana con las distancias de enfoque encontramos una tímida orientación de profundidad de campo. © Albedo Media

Obviamente, este conjunto ha de pesar. En concreto, 1.140 g, unos 300 g más que el cuerpo de la 5Ds R sobre el que lo utilizamos, pero que están bien repartidos por lo que se consigue un buen equilibrio en mano. Más aún, gracias al gran tamaño del tambor –ocupado casi por completo por el enorme aro de enfoque–, se puede sostener el equipo con firmeza y comodidad.

Envidia Kochina
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/100 s – f/1,4 – ISO 640. © Fernando Galán

No olvidemos que, aunque es apto para múltiples usos, esta distancia focal –de 28,6º de visión– resulta idónea para retratos. Por tanto, utilizaremos este objetivo, sobre todo, en sesiones de trabajo, por lo que no lastraremos la ya dolorida muñeca del fotógrafo durante tiempo excesivo.

Jerónimo Martínez
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/200 s – f/1,4 – ISO 3.200. © Fernando Galán

Siguiendo con el aspecto exterior, mide casi 95 mm de diámetro y más de 12,6 cm de largo –sin tener en cuenta el parasol–; habría, pues, que añadir a la longitud total los aproximadamente 6 cm de este elemento imprescindible que se incluye de serie y que tiene forma de pétalos.

Rubén Pozo
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/100 s – f/1,4 – ISO 2.500. © Fernando Galán

La montura está realizada en latón torneado y cromado –igual que en toda la serie Art– para reducir la fricción y aumentar la resistencia. En ella encontramos un sellado de goma que previene la entrada de polvo y salpicaduras de agua. Se trata de la única junta estanca presente en el objetivo aunque, dada la calidad de construcción y las características del TSC, no resultan necesarias. La lente trasera se desplaza con el movimiento del foco por lo que esa goma ayudará a prevenir la entrada de polvo por ese punto crítico.

Luis Pastor
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/80 s – f/1,4 – ISO 1.600. © Fernando Galán

En la ventana donde figuran las distancias de enfoque se incluye una grafía que indica la profundidad de campo; sólo a f/8 y a f/16, pero se agradece dado lo poco frecuente que resulta encontrar esta información en los objetivos actuales.

Aperturas de diafragma.
Animación realizada con las diferentes aperturas para comprobar el efecto del desenfoque del Sigma 85 mm f/1,4 DG HSM Art. [clicar para acceder] © Fernando Galán
Ya que hablamos de enfoque, este es operativo desde 85 cm hasta el infinito. Y funciona bien; quizá no se trate del objetivo más rápido que ha pasado por nuestras manos, pero sí lo suficientemente resuelto para el fin que está pensado. El motor hipersónico –HSM– se encarga de que durante nuestra prueba no hayamos perdido un gesto ni un instante por dudas del foco en situaciones de luz normal o escasa. Durante nuestra pruebas en un concierto con iluminación tenue, este tampoco falló. No obstante, al buscar una toma en el interior de una habitación lóbrega, necesitamos varios intentos hasta lograr fijar el foco. No debemos olvidar que las habilidades del AF dependen también del sistema de la cámara, no solo del objetivo, y la EOS 5Ds R no es una cámara de acción.

Planta de pascua
Esta plantita de pascua ubicada en una habitación lóbrega provocó nuestro único problema de enfoque durante toda la prueba de campo. Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/125 s – f/1,6 – ISO 100. © Fernando Galán

Si optamos por el enfoque manual, el gran anillo ya mencionado facilita la tarea. No hace falta accionar el conmutador para refinar el foco pues permanece activo, aunque tengamos seleccionado el AF. Se trata del mismo tipo de aro que vimos en el angular extremo Sigma Art 12-24 mm f/4 recientemente probado y que también incluyen los otros Sigma Art. Hablamos del sistema servo eléctrico que no presenta topes en los extremos de las distancias de enfoque. Funciona con la suficiente firmeza para evitar movimientos no deseados, pero con suavidad.

Bebé
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/20 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

Cuando se tiene un “1,4” en las manos, la tentación de no variar de diafragma nos invade. Se trata, sin duda, uno de los grandes atractivos de este objetivo, que permite enfrentarse a escenas de escasa luminosidad sin necesidad de poner a prueba los ajustes ISO límites de la cámara. El enfoque selectivo en estas situaciones resulta delicado y conviene afinar si no queremos fastidiar la toma, porque la profundidad de campo se reduce bastante. Algo, por otra parte, que no sorprenderá a los habituados a estas aberturas.

Como tampoco sorprenderá que con un diafragma tan abierto el viñeteo aparezca; se reduce radicalmente con sólo cerrar un punto; a f/2,8 aún quedan rastros de sombreado y ya a f/4 sólo se ven leves resquicios. Se trata de un comportamiento más o menos habitual. La buena noticia es que la última actualización de uno de los reveladores más populares Adobe Camera RAW ya incluye el perfil de este objetivo, que elimina de un plumazo cualquier sombreado periférico.

De la misma manera, se eliminarían las aberraciones cromáticas… si existieran; pero, por más que hemos buscado en los puntos críticos donde habitualmente aparecen, cuesta encontrar asomo de halos; ni siquiera ampliando las esquinas de las imágenes con sujetos contrastados contra cielos luminosos.

Plaza de Castilla
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/800 s – f/11 – ISO 100. © Fernando Galán

Los reflejos internos, flare e “imágenes fantasma” también brillan por su ausencia. Como tampoco resulta apreciable ningún tipo de distorsión, ni siquiera en los extremos de la imagen.

Torres de Chamartín
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/200 s – f/11 – ISO 1.600. © Fernando Galán

El diafragma de nueve palas ofrece un desenfoque progresivo y bello, como cabe esperar de un objetivo tan luminoso. Apreciamos, no obstante, en algunas imágenes que, a pesar de la curvatura de las palas del diafragma para ofrecer cierre circular, el bokeh muestra una forma poligonal.

Puesta de sol
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/160 s – f/8 – ISO 100. © Fernando Galán

Actualmente, este objetivo se encuentra disponible para monturas Sigma, Canon y Nikon. Estos últimos pueden disfrutar, además, del mecanismo de diafragma electromagnético que no todos los objetivos de Nikon poseen.

Torres de Chamartín
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/500 s – f/5,6 – ISO 100. © Fernando Galán

En definitiva, nos encontramos ante un objetivo muy completo al que pocos “peros” se le pueden poner. Ni siquiera el precio, ya que, en nuestra opinión, vale los aproximadamente 1.100 € que cuesta.

Madroños en Madrid
Imagen tomada con Sigma 85mm F1.4 DG HSM Art . 1/250 s – f/4 – ISO 250. © Fernando Galán

El equivalente en Canon ronda los 2.000 € aunque, eso sí, abre hasta f/1,2. El 85 mm f/1,4 de Nikon cuesta en torno a los 1.500 €, pero lleva más de cinco años en el mercado, con lo que eso implica –control de diafragma mecánico, entre otras cosas–. Puede resultar tentadora la opción de Tamron SP 85 mm f/1,8, más económica, limitando su abertura máxima a f/1,8. Por último, el espejo ante el que se ha mirado este Sigma, el Zeiss Otus Planar, es una magnífica referencia, aunque no apta para todos los bolsillos y que, además, obliga a enfocar a mano.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales y los comentarios inapropiados que no tengan que ver con el tema a tratar serán eliminados.