Sony A7R II – Toma de contacto y análisis

Actualizado – Nos hemos desplazado recientemente a Londres, a los famosos «Pinewood Studios», para una presentación en directo y una toma de contacto con los nuevos productos Sony anunciados hace pocas horas, entre los que destacan las nuevas Sony A7R II, Sony RX100 IV y Sony RX10 II. Rasgo común a los tres modelos son nuevas versiones de sensor.

Estructura del nuevo sensor de 42,4 Mpx. de la Sony A7R II © Sony
Estructura del nuevo sensor de 42,4 Mpx. de la Sony A7R II © Sony

Así la Sony A7R II emplea el primer sensor BSI en 24×36 mm (formato original Leica) en una resolución de 42,4 Mpx. al tiempo que las Sony RX100 IV y Sony RX10 II comparten un nuevo sensor de una pulgada de tipo «apilado» (stacked), que incorpora, entre otras evoluciones una memoria DRAM en la estructura del propio sensor, y que –entre otras cuestiones– permite no solo «obturación» enteramente electrónica –ya presente en la versión anterior– sino también una lectura muy rápida, que evita la distorsión de objetos en rápido movimiento.

Entrada a los Pinewood Studios UK © Pinewood Studios
Entrada a los Pinewood Studios UK © Pinewood Studios

Vista del estanque-estudio exterior –73 x 18 m– con ciclorama «chroma» © Pinewood Studios

Escena en el tanque-escenario interior con ventanas, en 6 metros de profundidad y de 1,2 x 106 litros de agua © Pinewood Studios

En cuanto a los estudios Pinewood, prácticamente imposible describirlos por completo en el contexto de este artículo, por lo que vale la pena visitar su sitio web, pero como botón de muestra podemos decir que dispone del ciclorama con chroma al aire libre más grande de Europa y el único escenario para rodaje subacuático permanentemente lleno con 1.200.000 litros de agua, junto al que –para darle servicio– se ubica una compañía especializada en buceo.

No obstante, las estrictas normas de seguridad nos impidieron desplazarnos fuera del estrecho recinto habilitado para la presentación y toma de contacto con los nuevos productos, por lo que no pudimos fotografiar más allá de la pequeña terraza abierta y tampoco pudimos visitar todas esas maravillas… de cine.

Puesto que sobre las características técnicas de las tres nuevas cámara ya se había hablado con anterioridad (*), nos centramos en aspectos más relacionados con nuestro breve viaje –ida y vuelta en 12 horas a Londres– como son las primeras sensaciones transmitidas por las cámaras, de las que la Sony A7R II acaparó la máxima atención.

Comienza la fiesta, el menú está servido: unas pocas unidades de las nuevas cámaras y una amplia batería de objetivos entre los que no faltaban unos Leica y Carl Zeiss en montura Leica, con adaptador Novoflex a Sony FE


Esta Sony A7R II fue una de las más solicitadas

De esa forma, la presentación por parte de los distintos responsables de Sony nos sirvió para repasar lo que ya conocíamos a través de las notas de prensa, pero de alguna breve charla con determinados responsables de la firma, algo nuevo pudimos concretar.

Una de las cosas buenas de este tipo de «evento»: poder charlar con los responsables del diseño y desarrollo de la firma, «trastos» en mano.

Charlas con responsables de Sony

Así, por ejemplo, Mr. Yoma Hori, Product Manager de Interchangeable-Lens Camera Digital Imaging Pan European Product Marketing, nos respondió algunas preguntas concretas sobre el módulo de obturación de la A7R II. Como es sabido, el modelo original de la A7R recibió bastantes críticas por las vibraciones de la obturación.

En una primera aproximación, Mr. Yoma Hori se sintió un poco sorprendido cuando le indicamos que sabíamos que el módulo de la A7R estaba fabricado por Copal –un fabricante de obturadores «de toda la vida»– pero con la cautela «japonesa» debida, nos respondió todo lo que prudentemente pudo, y el resto lo anotó en su libreta, indicándonos «que quizá no pudiese contestar a todo»… y no se refería a que «no lo supiese».

Mr. Yoma Hori, en un instante de su ponencia: enfatizó el buen funcionamiento en AF de los objetivos Sony A mediante adaptador con la Sony A7R II, tal como se muestra en la pantalla de más abajo.

Pero si nos confirmó que efectivamente el nuevo módulo para la A7R II está certificado para más de 500.000 disparos, que es más del doble de «lo mejor» ofrecido actualmente por otras firmas. Dio a entender –pero no reconoció– que estaba desarrollado por Sony en colaboración con un fabricante de obturadores (muy probablemente Copal) y que la mayor suavidad de funcionamiento se debía a la forma en que se frenaban las laminillas del obturador.

Nos comentó que el accionamiento de dichas laminillas era por motor –no por muelles– lo que permitía ese frenado progresivo al final de cada carrera. Pero… no le vimos muy convencido al realizar ese comentario y volveremos sobre el mismo, al igual que sobre si las laminillas eran de aluminio, titanio, fibra de carbono o algún otro composite, pero anotarlo lo anotó en su libreta: Mr. Yona Hori es Product Manager pero puede no conocer determinados aspectos de esos productos.

Unidades de preserie

Antes de seguir, debemos indicar que la toma de contacto se ha realizado con unidades de preserie –no finales– y que se nos pidió un poco de «clemencia» en nuestros juicios. Única limitación… salvo por la adicional de algunos de los nuevos modelos tenían sellada la compuerta para la tarjeta.

Sony A7R II: el módulo obturador, un poco de truco

En la práctica, a todas las velocidades, si que nos pareció percibir una menor rumorosidad, con un sonido no demasiado metálico. Como contrapartida, lo que antes se llamaba «mirror blackout», el tiempo de oscurecimiento del visor durante la exposición, no es especialmente breve… un sensor grande, con cuatro movimientos de obturador por toma y frenado «amorosamente», puede no ser muy rápido.

El módulo de la A7R II: es muy interesante el atípico acabado en diagonal del marco superior de la ventana del fotograma. Probablemente tenga que ver con la pauta de movimiento (¿en diagonal?) de las laminillas en las fases de frenado y arranque. Cuestión aparte es la forma de computar ciclos de durabilidad (ver más abajo).

Claro que los que quieran ir más rápido –en todos los sentidos– pueden usar la «obturación» (habrá que ir buscando otro término…) totalmente electrónica. Pero, ¡ojo!: si bien los nuevos sensores de las RX10 II y RX100 IV utilizan la arquitectura apilada (stacked) con la memoria DRAM y evitan con ello la deformación de objetos en rápido movimiento, el sensor BSI de 24×36 mm –aún muy mejorado– no emplea esa tecnología apilada, y por tanto habrá que ser prudentes con la obturación electrónica y los sujetos en movimiento rápido.

Actualizado: Indagando con un poco más de detenimiento en la ficha técnica de la A7R II hemos encontrado la temible «letra pequeña»: esos 500.000 ciclos de durabilidad que se anuncian para el módulo del obturador tienen «un poco –bastante– de truco» ya que se indican que son para el modo de funcionamiento de «primera cortinilla electrónica». Eso supone, según nuestros cálculos eliminar dos de cada cuatro movimentos de obturador que se debe hacer en una cámara «sin espejo» para cada disparo, en el modo normal, sin primera cortinilla electrónica… lo que nos hablaría de 250.000 ciclos de durabilidad comparativa. Lo que no está nada mal… pero no son 500.000 en el sentido tradicional entendido hasta ahora.

Utilización de objetivos Sony A sobre FE, mediante adaptador LA-EA3, con los buenos servicios de los 399 puntos AF del nuevo sensor: para el que sepa leer entre líneas…

Sony A7R II: el AF

Otro de los puntos clave de la nueva Sony A7R II, relacionado en cierta forma con el sensor, es el sistema AF. Con 399 puntos AF, a lo largo de la presentación, los responsables de su desarrollo se manifestaron muy orgullosos de su creación.
Y a la vista de nuestra primera toma de contacto con unidades de preserie de la A7R II pensamos que lo hacen con fundamento: el sistema funcionó con una rapidez, espectacular, nos pareció que tan rápido como lo mejor que hemos visto hasta ahora en cámaras CSC o sin espejo. Este comentario, que nos atrevimos a hacer, suscitó algunas sonrisas cómplices entre responsables de la firma.

Probamos el AF de la Sony A7R II con sus propios (buenos) objetivos...
Probamos el AF de la Sony A7R II con sus propios (buenos) objetivos…

… sin olvidar el MF con las ayudas al enfoque, mediante objetivos Carl Zeiss en montura para Leica con adaptador Novoflex, ambos provistos –muy inteligentemente– por Sony

El AF no solo es muy rápido, sino que el sistema de detección automática de los puntos de enfoque ofrece muy buena capacidad de discriminación, y así, en la muestra que ofrecemos, el enfoque se realizó con toda precisión –dentro de ese modo de automatismo– sobre la planta y no sobre la pared de ladrillos, que también ofrecía una pauta bastante atractiva, aunque menos estocástica que la de masa vegetal. (***)

Sony A7R II: el visor

Más de un fabricante, se ha dado cuenta de algo que ya sabían los buenos fabricantes de cámaras réflex: la calidad de imagen visual, no mejora directamente la calidad de la imagen fotográfica… pero ayuda a mejorarla al reducir la fatiga ocular y aumentar la claridad de la imagen para el ojo. Y por fin están dedicando esa atención a los visores electrónicos de las nuevas cámaras digitales: no se trata solo de ir aumentando las resoluciones de los módulos –el de la A7R II con aprox. 2,4 Mpx, va por el momento, por debajo de «lo último»– sino que es imprescindible dedicar un buen presupuesto a las lentes, al diseño óptico del sistema que ha de conducir esa imagen hacia nuestro ojo.

Panasonic aprendió la lección duramente con su GH3 y cada vez son más los fabricantes –incluyendo Panasonic– que emplean las mejores lentes aesféricas para sus visores. Este es el caso de la nueva Sony A7R II que además emplea multirrevestimientos antirreflejos Zeiss T* en esas lentes, por primera vez en una cámara con objetivos intercambiables.
En las Sony A7R II de prueba de la presentación de Sony en los estudios Pinewood, la nitidez de la imagen y el refresco eran buenos, si bien la imagen en general era un poco «blanda», con poco contraste y riqueza de color. Naturalmente, ese visor se dejará personalizar a través de menú, y recordemos –una vez más– que se trataba de unidades no finales.

El desideratum de Sony para su A7R II queda patente en esta pantalla de la presentación. Atención al procesador y sensor, a la supresión (reducción…) de la vibración y sobre todo al plan de objetivos: se anuncia que para 2016 se dispondrá de 20 capaces de maximizar la resolución de la A7R II… ¿y lo que venga?

Sony A7R II: la montura

No… No vamos a indicar una vez más que el diámetro de la montura «FE» nos parece muy comprometido con relación al tamaño de sensor y la distancia de registro (¡Cielos! Lo hemos hecho..) sino que los responsables de Sony, durante la presentación, citaron «que la montura era más robusta». Más vale que tengan razón y hayan «hecho sus deberes», pues no pasará mucho tiempo hasta que alguien suelte los tornillos de esa bayoneta metálica y compruebe si entre ella y el cuerpo metálico hay una pieza de plástico –como en la A7R, una mala elección– o algo más sólido… como una pieza metálica.
La pieza de plástico ha demostrado ser un punto conflictivo a la hora de emplear objetivos más bien pesados sobre las A7R II y no hace falta que sea muy pesado: puede ser el nuevo 90 mm f/2,8 macro, empleado sobre trípode.
Puede parecer prepotente decir que «en Sony van aprendiendo rápido», pero… «no se las saben todas», pero peinar canas y haber desmontado –desnudado– muchas cámaras te ofrece la ventaja… de la perspectiva.

Sony A7R II y sus 42,4 megapíxeles

¿Qué tal se enfrentará el sistema de Sony –cámara más objetivos– al desafío de esa alta resolución? Se trata de la misma pregunta que todavía todos nos hacemos acerca de las Canon 5DS y 5DS R… y el sistema de objetivos EOS.
La prueba va a ser dura, y ni las primeras ampliaciones en papel que nos mostraron durante la presentación, ni la imagen que ofrecemos son todavía concluyentes.

Ampliaciones sobre soporte poliéster. Caras más bien serias.
Ampliaciones sobre soporte poliéster. Caras más bien serias.

A las copias, en soporte poliéster les faltaba garra y desde luego ahora mismo no soportarían la comparación con positivos realizados a partir de un sensor de 40 Mpx. por ejemplo de Hasselblad o Phase One.
Nuestra imagen, tomada a pulso, con un Carl Zeiss Vario-Tessar T* 24-70 mm f/4 ZA OSS a la focal de 70 mm, enfocando sobre la masa vegetal, nos hace ser bastante optimistas para cuando podamos realizar una prueba en condiciones en Labo DSLRMZ. Y no ya solo por la resolución, sino por la escala tonal que anticipamos.
También pensamos que ha llegado la hora de la verdad para los fabricantes independientes que en los dos últimos años han lanzado algún que otro «mejor objetivo del mundo»… y los que piensen hacerlo de ahora en adelante, incluyendo a Sony y las tres o cuatro firmas al parecer involucradas en la fabricación de sus objetivos.

Sony A7R II de preserie 1/400 s a f/5,6 y 100 ISO, con Carl Zeiss Vario-Tessar T* 24-70 mm f/4 ZA OSS a 70 mm de focal [clic para JPEG original]


Sony RX10 II y RX100 IV

Nuestros lectores ya conocen la novedad más importante de estas dos cámaras bien valoradas: el nuevo sensor apilado y la enorme velocidad en la gestión de los datos, que permite ráfagas rapidísimas y «obturación» electrónica con casi nula distorsión de los objetos en movimiento.

Las unidades de Sony RX10 II no invitaban a la introducción de tarjetas para fotos de muestra…

Debido a la situación de estos modelos de preproducción y a la falta –en el evento de Londres– de una situación favorable a su examen, reservamos su análisis a las unidades finales.

(*) Ver: presentación de los nuevos productos Sony y sus características

(**) Tal como hemos comentado más de una vez, con las cámaras sin espejo se da una paradoja (salvo en el modo electrónico): el obturador debe hacer más movimientos que en una réflex, ya que previa a la exposición debe cerrarse, ya que permanece abierto para que pueda llegar la imagen del sensor al visor o pantalla.

(***) Julio Gómez, nos ha descubierto –a través de un Twitt suyo– una entrevista de David Etchell a Kimi Maki, de Sony en el medio Imaging Resource. En esa entrevista se desvela una riqueza de  datos acerca del sensor de Sony que nos parece un auténtico tesoro. De hecho Julio ha titulado ese Twitt más o menos como «Kimi Maki explica por qué el sensor de Sony para la A7R II tiene exactamente 42 Mpx.»

Dado el interés de la entrevista, ponemos dos enlaces cortos, el primero hacia el original y el segundo para los menos versados en inglés, en traducción automática de Google al español. Dada la complejidad de la terminología empleada, no respondemos de esta segunda versión, pero la original… ¡Gracias Julio, David, y por supuesto Kimio Maki, un ingeniero japonés que no marea la perdíz!

Entrevista original

Entrevista en traducción automática de Google

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.