Una vez analizado el rendimiento de su captor en nuestro laboratorio de pruebas (*), nos llevamos de paseo los 42 megapíxeles de la nueva Sony A7RII. Nos acompañan además dos ópticas de lujo;  la óptica de 50 mm más pura y cara del mercado –quitando ámbito coleccionismo– el Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH y el novísimo Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH

Con una distancia de registro muy corta –la más corta en su clase para fotograma de 24×36 mm– la A7RII admite, mediante adaptadores, emplear una gran parte de las ópticas disponibles en el mercado para ese formato. En algunos casos, esos adaptadores hasta conservan la función AF, lo que supone una tentación para los poseedores de ópticas Canon EF, que buscan un cuerpo más ligero o incluso más silencioso, ya que la A7RII ofrece un modo totalmente silencioso en su modo de «obturación» electrónica.

Pero es la combinación de los objetivos pensados para las telemétricas Leica-M y esta A7RII una de las más tentadoras, sobre todo para aquellos que valoran la excelencia óptica unida a la compacidad, y no acaban de estar contentos con lo que Leica les ofrece en cuestión de cuerpos para esos objetivos. De hecho, por fuentes propias hemos podido saber que a no mucho tardar la propia Leica tiene previsto lanzar un nuevo sistema o cuerpo para tratar de luchar contra la tendencia de aquellos que compran objetivos Leica-M –nuevos o usados– para emplearlos sobre las Sony de la serie A7 y especialmente la A7RII para aquellos que se la puedan permitir.

alt

Sony A7RII con un Leica APO-Summicron-M 50 mm f/2 ASPH, acoplado mediante un adaptador Novoflex: una combinación nada barata pero que representa probablemente lo mejor de la óptica y los sistemas digitales en 24×36 mm en este momento

Para ello, no hace falta más que, por un lado, un simple adaptador de Leica-M a Sony FE, y por la precisión de su construcción nuestro preferido es el de Novoflex, y por otro lado –y eso es algo más difícil– un buen objetivo Leica-M.

Puestos a elegir nos hemos decantado por el que se supone es el mejor objetivo Leica-M actual, el APO-Summicron-M 50 mm f/2 ASPH, el objetivo mejor corregido dentro de la oferta de objetivos Leica-M de 50 mm de focal.

Sony_A7RII_PC_04_A.jpg
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH, increíble detalle al 100%
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

En cuanto a equilibrio de volumen, no se puede pedir más. El conjunto es discreto, si bien cuando se toma en la mano, se aprecia una alta densidad: aquí hay poco plástico y si metal y vidrio «del bueno». La idea, sobre todo, es explotar la alta corrección del objetivo en lo que se refiere a aberraciones cromáticas –es apocromático– sobre todo a su plena abertura de f/2.

Naturalmente se trata de un objetivo pensado para ser empleado con el sistema de enfoque por telémetro de coincidencia de los cuerpos de la Leica-M y sobre la A7RII deberemos hacerlo sobre un sistema de visor electrónico… que tiene muy poco que ver.

Podemos hacerlo de tres maneras:

• Por simple apreciación del enfoque, en general, sobre la imagen del visor, sin ayudas
• Por el sistema de «focus peaking» por el que se iluminan –en tono blanco, amarillo o rojo, a elegir– los perfiles del sujeto sobre los que se alcanza el máximo foco
• Por ampliación del punto de sujeto que deseemos –pudiendo hacer un recorrido de ese punto por casi todo el área del encuadre– y con distintos grados de ampliación.

Sony_A7RII_PC_03_A.jpg
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH, a f/2 enfoque MF sobre las gotas de rocío
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Tras nuestra prueba de campo, la primera opción la hemos encontrado arriesgada si lo que deseamos de verdad es un foco preciso a –por ejemplo– a la apertura máxima del objetivo a f/2.

A muchos les entusiasma el «focus peaking» y para nosotros no es precisamente santo de nuestra devoción: por un lado, puede distraer mucho del sujeto en sí, y por otro, en zonas de bajo contraste, con perfiles poco claro… no es casi apreciable su efecto. Y esto no es referido solo a la A7RII sino a la totalidad de las cámaras digitales que hemos probado.

En la A7RII –por defecto– pulsando el botón de función correspondiente en la parte superior, de la cámara, en la primera pulsación nos aparece sobreimpresionado el marco de enfoque; a la segunda pulsación se produce la primera ampliación y a una tercera pulsación una mayor ampliación.

Sony_A7RII_PC_05_A.jpg
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH a f/2, bokeh suave y estético
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

En cuanto a precisión de enfoque, esta última opción es absoluta, pero debemos tener en todo caso el sistema de estabilización activado, pues de lo contrario las trepidaciones nos darán «bastante guerra» para enfocar. Un punto adicional a favor es que –tal como hemos avanzado– podemos recorrer el fotograma para buscar el punto de enfoque ideal. Este es el sistema más preciso y lento, muy adecuado para tomas sobre trípode.

En nuestra experiencia, hemos llegado a la conclusión de que –con el tiempo– cada fotógrafo sabrá cuál de los tres métodos se adapta mejor a cada situación de toma, siendo el «focus peaking» el más versátil de todo a pesar de nuestras reticencias.

Sony_A7RII_PC_06_A.jpg
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH a f/2, foco selectivo sobre la textura de plástico negro
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Pero con esa combinación de una A7RII y un objetivo de la categoría de los Leica-M o los Zeiss ZM por poner solo dos ejemplos, el fotógrafo se verá recompensado por los resultados que ofrece la combinación de la excelencia óptica unida a la excelencia del medio digital que supone el captor de la A7RII, junto con el control absoluto y reflexivo que ofrece el enfoque manual.

Prueba de campor Sony A7RII + Leica Summcron APO 50 mm f/2 ASPH
Sony A7RII + Leica APO-Summicron-M 50mm f/2 ASPH, el viñeteo es visible en las máximas aberturas.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Debemos recordar en este punto, que la A7RII ofrece estabilización en el cuerpo «3+2 ejes» y que para aquellos objetivos no estabilizados, permite introducir la focal manualmente. En nuestro caso, con el APO Summicron-M 50 mm f/2 hemos conseguido tomas rabiosamente nítidas, a mano, a 1/6 de segundo.

Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS

Prueba de campo Sony A7RII + Sony 90 mm Macor f/2,8 G OSS
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS
Ya probamos esta óptica macro con la primera versión de la Sony A7R, y debido a su buen rendimiento, la usamos recientemente en la prueba de captor con excelentes resultados. A pesar de lo voluminoso de su tamaño el conjunto resulta cómodo si optamos por utilizar la propia óptica como centro de gravedad, posicionando una de las manos firme en su tambor y descargando sobre ese eje el resto de peso. La botonería presente tanto en cámara como en objetivo facilita el manejo de las distintas opciones de rango de distancias de enfoque y estabilización, tarea esta última que con esta combinación se reparte entre cámara y objetivo.

Sony_A7RII_PC_07_A.jpg 
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS, detalle centro-esquina a f/5
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

En el auge de este tipo de dispositivos de alta resolución tenemos que tener muy presente algunas normas, que sin ser nuevas son ahora más importantes que nunca:

La alta resolución hace que las exigencias ópticas obviamente sean más altas, en la práctica, esos 42 Mpx darán buena cuenta de cada logro o error que el objetivo proyecte sobre el sensor. Aberraciones cromáticas, astigmatismo, descentramientos ópticos con pérdidas asimétricas en las esquinas… o todo lo contrario, rabiosa nitidez en el centro del fotograma, soberbio contraste, etc.

Sony_A7RII_PC_02_A.jpg
Sony A7RII + Eyefi mobi. © Albedo Media S.L.
Aunque en esta imagen la Sony A7RII aparece con una tarjeta Wi-Fi, con la que es compatible, no debemos olvidar que la cámara ofrece tanto Wi-Fi como conectividad NFC integradas.

 

Eye_Fi


Las tarjetas Eyefi que aparecen en las imágenes de las pruebas de DSLR Magazine forman parte de un acuerdo comercial al respecto

Por ese mismo motivo, aunque contemos con estabilizadores ópticos u –como es el caso– óptico + desplazamiento de captor, todo cuidado con la obturación es poco, y así veremos muchas imágenes «micro trepidadas» que bajo otra cuantía de resolución pasarían por desapercibidas.
Sony_A7RII_PC_08_A.jpgSony_A7RII_PC_11_A.jpg
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS, foco selectivo a f/2,8 y 4 respectivamente
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

La profundidad de campo y los focos selectivos se vuelven en formatos grandes (24×36 mm) parámetros muy acusados por este aumento de resolución: mucho cuidado dónde se enfoca y bajo qué abertura de diafragma.

Sony_A7RII_PC_20_A.jpgSony_A7RII_PC_10_A.jpg 
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS, foco selectivo a f/2,8 y 4 respectivamente
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.
Sony_A7RII_PC_17_A.jpg
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS, foco selectivo a f/2,8
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Cómo toda óptica macro su uso se orienta más para tomas en proximidad, no obstante el buen rango tonal y resolución de la Sony A7RII pueden exprimir perfectamente su capacidad narrativa como tele corto, dando una estética muy apropiada para la toma callejera, lejos del omnipresente angular de 35mm.

  Sony_A7RII_PC_14_A.jpgSony_A7RII_PC_13_A.jpg
Tomas callejeras con Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.
Sony_A7RII_PC_22_A.jpgSony_A7RII_PC_24_A.jpg
Tomas callejeras con Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

Sony_A7RII_PC_18_A.jpg Sony_A7RII_PC_19_A.jpg
Tomas callejeras con Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

Sony_A7RII_PC_21_A.jpg
Tomas callejeras con Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

Sony_A7RII_PC_26_A.jpg Sony_A7RII_PC_27_A.jpg
Tomas callejeras con Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS.
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Sony A7RII: Alta sensibilidad

Sony_A7RII_PC_30_A.jpgSony_A7RII_PC_34_A.jpg
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS a 6.400 y 12.800
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

En las pocas semanas que lleva disponible en el mercado la Sony A7RII mucho se ha hablado –en más de una ocasión de forma un tanto fantasiosa– de su capacidad de ofrecer imágenes de alta calidad a ajustes ISO «siderales». Por nuestra parte nos decantamos por realizar pruebas de laboratorio bajo situaciones controladas y de ellas dedujimos hace pocos días, que la calidad de imagen de la A7RII es notable si no sobrepasamos los valores de 6.400 ISO, y llegando al límite, 12.800 ISO.
En toda esta serie de tomas callejeras, algunas de ellas con luz marginal, podemos ver cómo los resultados se corresponden con lo observado en el laboratorio. De hecho, si la iluminación de las sombras –respecto a las luces– no es excesivamente baja, podemos operar hasta esa «línea roja» de los 12.800 ISO.

A notar, en este aspecto, que aunque la calidad de los JPEG ofrecidos por Sony en sus modelos A7 más recientes no hace sino mejorar, para operar a esos índices ISO altos, mejor «tiramos» de los RAW que de los JPEG, ya que estos últimos tienden a mostrar artefactos y sobreprocesado.
Y no nos engañemos: poder fotografiar hasta 6.400 ISO con una cámara dotada de un sensor de 24×36 mm y 42 Mpx es algo que no solo no podíamos soñar hace no tanto, sino que nos plantea retos y nuevas posibilidades casi por igual.

Sony_A7RII_PC_32_A.jpg
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS a 6.400 ISO
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

 

Sony_A7RII_PC_33_A.jpg
Sony A7RII + Sony 90 mm f/2,8 Macro G OSS a 12.800 ISO
[clic encima para imagen a resolución nativa] © Albedo Media S.L.

Sony A7RII: conclusiones en uso sobre el terreno
Cuando hablamos de las más recientes cámaras con sensores de 24×36 mm que osan pasar de la barrera de los 38 Mpx, como son las recientes EOS 5D S / R y la A7RII, llegando al entorno de los 50 Mpx, nos enfrentamos a un terreno desconocido hasta cierto punto, pero en el que se aplican de forma inexorable las más duras leyes de la óptica en lo que se refiere a la «cobertura de calidad» que puede ofrecer un objetivo, y hablamos de cobertura de centro a esquina.

Si ampliamos las imágenes captadas en esta prueba de campo a su tamaño real y recorremos la superficie del fotograma de centro a esquina, pronto podremos ver –tanto para el objetivo de Sony como para el de Leica… que una cosa es «el centro» y otra «los barrios», la periferia, las esquinas: en el objetivo de Sony se pueden apreciar las cromáticas y en el APO de Leica (7.000 €) una clara diferencia entre ambas zonas.

Y es que cubrir ese fotograma de 24×36 mm con una distancia de registro corta y una «boca» estrecha es como para que a cualquier ingeniero en óptica le entren sudores fríos.
Las pérdidas por microtrepidación deben tenerse en cuenta y en ese sentido es de alabar que Sony ofrezca un modo de obturación enteramente electrónica sin movimiento de cortinillas.

En nuestra opinión, la Sony A7RII es –con su avanzado sensor hibridado para foto y vídeo– una suerte de nueva «bestia», una especie de Fórmula 1– a la que habrá que ofrecer ópticas de la más alta calidad y tratar con un cierto respeto a la hora de realizar tomas «a pulso». Aunque las primeras experiencias con su sistema de estabilización nos han dado buenos resultados incluso con ópticas no estabilizadas la microtrepidación acecha.
Una cámara para obtener a mano tomas antes imposibles y para amarrar a un trípode para todas aquellas situaciones que lo permitan. Aunque nos miren con cara rara.

(*) Ver: rendimiento de captor de la Sony A7RII, comparativa

Ver: rendimiento de laboratorio del Leica APO-Summicron-M 50 mm f/2 Asph sobre la Sony A7R II

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.