En la pasada Photokina 2016, Sony presentó la renovación de su modelo réflex tope de gama, la A99 II, que ya tuvimos ocasión de probar a pie de stand. Ahora, hemos podido manejar una unidad definitiva para probar en más profundidad sus características.

Sony a99 II con Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM.
Sony A99 II con Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. © Albedo Media

Lejos de centrarse en el desarrollo de su gama sin espejo, Sony demuestra con esta renovada réflex de 42,4 Mpx de resolución que no va a abandonar –al menos de momento– a los clientes de la montura A y que quiere seguir pugnando en la batalla de la réflex con sensores 24×36 mm.

Sony a99 II
La nueva Sony A99 II mantiene la línea del modelo anterior. © Albedo Media

Ergonomía y manejo

El aspecto externo sigue las líneas marcadas por su predecesora, aunque se ha reducido el tamaño aproximadamente un 8 %. Sigue mostrándose robusta y contundente, muy en la línea de lo que buscan los aficionados a las cámaras grandes y de tamaño y aspecto parecido a los modelos de la competencia.

Sony a99 II con Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM.
La Sony A99 II forma buen equipo con este Zeiss Planar. © Albedo Media

No resulta especialmente pesada –850 g–, y se maneja muy bien gracias a la generosa empuñadura que permite llevar la cámara en mano sin que se resienta la muñeca; al menos con el objetivo usado para esta prueba de campo: el luminoso Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM, con el que forma un magnífico equipo.

Sobre su carcasa de aleación de magnesio, se ha montado un cuerpo completamente sellado para ofrecer un conjunto resistente y que aguanta el uso continuado e intenso que se presupone recibirá de sus usuarios. En la misma línea, también se ha recubierto el sensor con un sistema antipolvo para prevenir la suciedad y facilitar la limpieza.

Sony a99 II
La generosa empuñadura facilita el manejo de la Sony A99 II. © Albedo Media

Para facilitar el trabajo, se han dispuesto multitud de botones, casi todos completamente configurables según el gusto de cada usuario. Aunque la mayoría se encuentran en la parte de acceso al pulgar de la mano derecha, también encontramos botones por delante y, como ya empieza a ser habitual, un práctico mando tipo joystick multifunción.

Sony a99 II
Doble ranura para tarjeta, multitud de botones configurables y un joystick multifunción. © Albedo Media

Tanta botonería, aunque bien ubicada y muy práctica, requiere un poco de tiempo para familiarizarse con ella. Lo mismo que el joystick, con el que hemos tenido más de una pelea hasta conseguir seleccionar la opción deseada. Al fin y al cabo, problemas menores propios del poco tiempo que pasamos con las cámaras y que se solucionarán con un uso continuado.

Tampoco podría faltar –en una cámara con vocación profesional– la doble ranura para tarjetas. Eso sí, ambas para tarjetas SD, aunque la primera admite también Memory Stick PRO. Esta doble ranura admite varias configuraciones, pero no el cambio automático de ranura cuando la primera tarjeta se ha llenado.

Sony a99 II
Cada conector lleva su propia tapa independiente. © Albedo Media

Visor y pantalla

A pesar de tratarse de una cámara réflex –con espejado parcial, como viene siendo habitual en Sony desde hace años– posee un visor completamente electrónico, de una gran calidad, eso sí.

Se trata de un OLED XGA de 2,36 millones de puntos, con una ampliación de 0,78x y una cobertura de campo del 100 % ,que ofrece una experiencia de visión muy similar a la óptica, con un rápido refresco, sin parpadeos y con blackout prácticamente imperceptible, incluso disparando en ráfaga. El punto ocular –más de 18 mm desde el marco– permite una visión con gafas sin pérdida de encuadre. Se ha recubierto de flúor para prevenir la suciedad y facilitar la limpieza.

Sony a99 II
La articulación de la pantalla facilita la toma desde ángulos complicados. © Albedo Media

Dado que se trata de un visor electrónico, se puede configurar para previsualizar el efecto de la exposición y otros ajustes de la toma, con la comodidad que eso implica para agilizar la captura. Dispone de sensor ocular para activar la visión a través de la pantalla –si se desea– cuando se aparta el ojo.

La pantalla trasera –TFT de 3” y 1,23 millones de puntos– se articula en tres ejes gracias a un curioso sistema que no termina de parecer muy fiable para un uso intensivo y continuado. Habrá que esperar la experiencia de sus usuarios para saber cómo aguanta el paso del tiempo.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm
La articulación de la pantalla permite tomas a ras de suelo sin necesidad de arrastrarse. Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/125 s – f/4 – ISO 100. © Fernando Galán

Esta articulación permite lograr ángulos de toma complicados sin mucho esfuerzo por parte del fotógrafo, algo que se agradece según se van cumpliendo años… Tiene un detector de rotación de pantalla para girar la imagen automáticamente cuando se precise aunque, durante nuestra prueba de campo, esta utilidad no ha funcionado todo lo bien que se podría esperar y en más de una ocasión la imagen ha estado dando vueltas alrededor de la pantalla sin llegar a decidirse por una orientación.

Enfoque

Probablemente, el punto más destacable de esta nueva A99 II lo encontremos en el sistema de autoenfoque. Parte de su éxito radica en el –desde Sony– mal llamado «espejo traslúcido» –SLT– que incorporan las réflex de Sony desde hace años, y que es en realidad un espejado parcial, que es algo ópticamente diferente. Este espejo permite que la imagen vaya –al mismo tiempo– al sensor principal, con su propio módulo de enfoque por detección de fase, y al sensor especialmente destinado para enfocar, lo que garantiza la rapidez de la tarea.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/800 s – f/3,2 – ISO 100. © Fernando Galán

Colocado por encima del espejo, consta de 79 puntos de AF dedicados, lo que garantiza una alta precisión y profundidad. Estos puntos se encargan de la detección horizontal. Al mismo tiempo, tiene otros 15 puntos de AF reticulares que permiten reducir la influencia del patrón en el sujeto a enfocar.

Además, dispone de un sensor AF en el plano focal con 399 puntos que ofrecen una completa cobertura de la escena y se encargan de la detección vertical. El punto AF central muestra sensibilidad a f/2,8, muy apropiado para ópticas como la usada durante esta prueba de campo.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
El enfoque se mantiene aunque se interpongan objetos durante el seguimiento. Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/800 s – f/3,2 – ISO 100. © Fernando Galán

En la práctica, todo este sistema de enfoque contribuye a lograr la nitidez deseada en todo momento y en cualquier circunstancia, ya sea con sujetos en movimiento o con escenas de luz escasa. El punto central puede enfocar incluso con EV -4. Durante la presente prueba el enfoque ha funcionado con precisión y rapidez demostrando la utilidad del renovado sistema.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Incluso con luz escasa la A99 II enfoca con rapidez y precisión. Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/250 s – f/1,7 – ISO 2.000. © Fernando Galán

Para quien quiera asegurar sus retratos, el sistema dispone de la posibilidad de enfoque automático a los ojos, así como el reconocimiento de rostros.

Muestras

La resolución de esta renovada A99 II casi se ha doblado con respecto al anterior modelo, aumentando hasta los 42,4 Mpx repartidos en un sensor EXMOR R CMOS de 24×36 mm sin filtro de paso bajo.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/160 s – f/6,3 – ISO 200. © Fernando Galán

Conociendo la eficacia de Sony en la fabricación de sensores, no sorprende encontrar imágenes con una gran calidad y nitidez. Además, se ha aumentado la eficiencia en la recogida de la luz con la retroiluminación con capa antireflectante, algo de gran importancia ya que el sistema de espejado parcial SLT supone una pérdida en la cantidad de luz que llega al sensor.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/125 s – f/2,5 – ISO 100. © Fernando Galán

Como resultado, obtenemos imágenes con un amplio rango dinámico en casi todos los valores de sensibilidad, que van –como valores nominales– de ISO 100 a 25.600, pudiendo ampliarse hasta IE 50 a 102.400 –sólo para foto, eso sí–. Se consiguen imágenes plenamente aprovechables con valores inimaginables hasta hace poco tiempo, como puede comprobarse en la imagen de muestra.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Clicando en la imagen puede verse ampliada la zona marcada para comprobar el rendimiento de la a99 II con diferentes valores ISO. Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. f/11

Además, tenemos la impresión de que se ha minimizado el más que común problema de sobreprocesamiento que tanto acusábamos en muchas imágenes, no sólo procedentes de cámaras Sony, sino de otros fabricantes; ahora, la reducción de ruido se muestra bastante más armónica y sin una pérdida de detalle tan evidente.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/40 s – f/1,4 – ISO 200. © Fernando Galán

Lo cierto es que, salvo para probar los límites del sensor, tampoco hemos tenido ocasión de subir el ajuste ISO demasiado. A ello nos ha ayudado la gran luminosidad del objetivo montado pero también el buen trabajo del estabilizador de imagen.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/8 s – f/1,4 – ISO 200. © Fernando Galán

Se anuncia un estabilizador de 5 ejes aunque, como ya hemos visto en otros modelos de Sony, se trata en realidad de un 3+2; es decir, de un trabajo repartido entre el cuerpo y el objetivo que logran reducir la trepidación hasta límites inesperados. Como logramos imágenes estables a 1/8 s sin trípode, nos atrevimos a probar a un paso menos, con resultados muy satisfactorios.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Al inesperado ajuste de obturación de 1/4 s y sin trípode logramos imágenes sin trepidación. Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/4 s – f/1,4 – ISO 100. © Fernando Galán

Entendemos que nadie quiera arriesgar tanto –nosotros tampoco lo haríamos en una situación real– pero esto indica que con tiempos de obturación más comunes –como 1/15 s–, podríamos trabajar bastante a gusto.

Si sumamos la capacidad de enfoque en penumbra, los altos valores de ISO admitidos, los largos tiempos de obturación tolerados y la gran luminosidad del Zeiss que llevamos, la noche no tiene misterio para esta A99 II y se muestra como una firme candidata para fotografías profesionales del mundo del espectáculo.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/50 s – f/1,4 – ISO 200. © Albedo Media

El procesador BIONZ X, con capacidad para procesar imágenes a 14 bits para los archivos RAW, se encarga de poner en orden los datos captados por el excelente sensor de esta cámara y de que los JPEG que vemos en las muestras lleguen correctamente elaborados.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/200 s – f/8 – ISO 6400. © Fernando Galán

También se ha cambiado el obturador, que ahora alcanza la nada desdeñable velocidad de 12 fps –8 fps cuando se utiliza el modo Live view–. No obstante, el búfer no ha dado la talla para esta velocidad de disparo y, a pesar de utilizar tarjetas de memoria rápidas –SDHCII 240 MB/s–, durante una sesión de acción, tras varias pasadas hemos tenido que esperar a que los datos se grabaran para poder seguir disparando.

Por otro lado, a la conectividad Wi-Fi y NFC, se une ahora el Bluetooth, así como la posibilidad de trabajar en remoto desde el ordenador.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/400 s – f/2 – ISO 100. © Fernando Galán

Vídeo

Los aficionados a la grabación de vídeo saben que tienen en Sony a un aliado. Por eso, esta A99 II permite grabación de vídeo 4K. Dispone, además, de una opción denominada “Fotograma súper 35 mm” que realiza una lectura de píxeles completa, sin agrupamiento, para lograr una mejor resolución.

Con una tarjeta de memoria apropiada –SDHC/SDXC de clase 10 o superior– se puede grabar vídeo en formato XAVC S y a 100 Mbps si se utiliza una tarjeta SDHC/SDXC UHS-I (U3). También permite la grabación S-Gamut y S-Log para lograr un amplio rango dinámico. Dispone además de funciones de cámara lenta y cámara rápida desde 1 a 120 fps en ocho incrementos, cámara rápida de 60x (50x), cámara lenta de 5x (4x) y graba en Full HD (50 Mbps).

Conclusiones

La renovación del buque insignia de Sony convence, sin duda… hasta que llega el momento de pasar por caja: un precio oficial de 3.600 € hace que revisemos la oferta de la competencia antes de tomar una decisión. Muy cercano, cierto, al de sus principales competidoras: la Canon EOS 5D Mark IV y la Nikon D810, pero éstas juegan con la ventaja de salida de la fidelidad a la marca de sus usuarios, algo que a Sony le cuesta más conseguir.

Imagen tomada con Sony a99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM
Imagen tomada con Sony A99 II y Zeiss Planar T* 50 mm f/1,4 ZA SSM. 1/160 s – f/3,5 – ISO 100. © Fernando Galán

La rapidez y efectividad del enfoque suponen una baza importante a su favor; la buena calidad de imagen se presupone en una cámara de esta categoría; la pantalla articulada suma puntos, sí, pero parece insuficiente argumento para inclinar la balanza; tan sólo el estabilizador parece un motivo capaz de convencer a los más dubitativos. Creemos, por tanto, que aunque lo merezca, pocos matrimonios logrará romper esta Sony A99 II y tan sólo los seguidores de la marca se dejarán enamorar por el nuevo modelo.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.