La cada vez más completa gama de ópticas para montura Sony FE –para formato 24×36 mm– dispone desde hace poco de un objetivo de focal fija «estándar» asequible, el Sony FE 50 mm f/1,8, una óptica que seguramente acompañará muchas mochilas, y que tenemos ahora ocasión de probar.

Anunciado a finales de marzo, el nuevo «50 mm» de Sony es particularmente ligero –186 gramos en la balanza– y bastante más asequible que el otro objetivo «estándar» que encontrábamos ya en el catálogo de Sony para sus mirrorless 24×36 mm, el Sonnar T* FE 55 mm f/1,8 ZA, pues es casi cuatro veces más barato que este último; una buena noticia para los usuarios de las Sony A7, que podrán por fin disfrutar de un 50 mm nativo sin tener que desembolsar mucho dinero. Por supuesto, a diferencia del Zeiss, no destaca por su acabado ni por la calidad de los materiales empleados, pero ¿qué tal se comporta el nuevo Sony FE 50 mm f/1,8? Veámoslo a través de las siguientes muestras de campo.

Enfocando a f/1,8 sobre los desconchones de la columna, bokeh más que aceptable para el rango de precio
Enfocando a f/1,8 sobre los desconchones de la columna, bokeh más que aceptable para el rango de precio

Empezamos con el bokeh que, sin ser muy «limpio», nos parece más que correcto si recordamos que estamos ante un objetivo cuyo precio se sitúa por debajo de los 300 euros.

Foco selectivo sobre la columna
Foco selectivo sobre la columna

Gracias a su favorable apertura máxima de f/1,8, el nuevo estándar de facto para las cámaras sin espejo de la serie A7 permite realizar un buen enfoque selectivo. Sin embargo, no podemos destacarlo demasiado por la velocidad de su AF, bastante dubitativo en ocasiones.

Con este tamaño y bien acompañado con el obturador electrónico de todas las últimas Sony A, este "pequeñín" pasa desapercibido
Con este tamaño y bien acompañado con el obturador electrónico de todas las últimas Sony A, este «pequeñín» pasa desapercibido

Aunque parezca mentira, aún probándolo con los exigentes 42 Mpx que conforman el sensor de la Sony A7R Mark II, la calidad de imagen de este objetivo resiste, sin llegar a ser excelente, es más que suficiente para un amplio recorrido de acciones o trabajos, como óptica siempre montada en el cuerpo.

A plena abertura
A f/5,6, seguramente uno de los diafragmas de óptimo rendimiento
Sony_50_1_8_TC_03_AAA
De nuevo, plena abertura.

Sin embargo, a veces esta la calidad de imagen se resiente, con la aparición de muchos halos derivados de la gran aberración cromática cruzada presente –halos de contornos que son por un lado verdes y por otro magentas, difíciles de corregir digitalmente–.

Disparando a plena abertura, podemos percibir varios halos de aberración cromática
Disparando a plena abertura, podemos percibir varios halos de aberración cromática
Sony_50_1_8_TC_01_AAA
Incluso a f/5,6 las aberraciones cromáticas se hacen notar; está claro que debemos de exigir bajo el umbral de precio que esta óptica tiene.

No obstante, y a pesar de sus evidentes limitaciones, estamos delante de un buen compañero de viaje, compacto, ligero y, sobre todo, asequible.

Sony_50_1_8_TC_02_AAA
Capturando sombras a f/5,6

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.