Los recién anunciados Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS y FE 600 mm f/4 GM OSS son los objetivos ‘tele’ más potentes que la compañía dispone para sus cámaras mirrorless de ‘formato completo’, y ya hemos podido realizar una primera toma de contacto. ¿Cumplen con las exigencias del público profesional al cual van dirigidos?

Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 (izquierda) vs Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III (derecha) © Albedo
Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 (izquierda) vs Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III (derecha) © Albedo

Con la mirada puesta en los juegos olímpicos de Tokio 2020, muchos fabricantes se afanan por disponer en su catálogo de todas las ópticas que los fotoperiodistas y demás usuarios profesionales pueden necesitar. Canon y Nikon, las dos compañías que han dominado este mercado en los últimos años, disponen desde ya hace tiempo de un abundante elenco de referencias para su sistema réflex profesional, algunas de las cuales han renovado recientemente. Otras compañías como Fujifilm también han lanzado algunos potentes teleobjetivos pensados para este tipo de usuarios, como el Fujinon 200 mm, aunque su presencia en eventos deportivos es todavía anecdótica.

Entre estas últimas, Sony es seguramente la mejor posicionada para hacer frente al ‘bipolio’ Canon/Nikon gracias al auge de su sistema sin espejo de ‘formato completo’, con el que ha conseguido situarse en las primeras posiciones de ventas. Si bien poca gente discute las bondades de sus cámaras de la familia alpha, la lista de teleobjetivos de la firma japonesa no puede compararse todavía con la de sus competidores.

Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo

El Sony FE 400 mm f/2.8 GM OSS, presentado hace apenas dos años, fue el pie de entrada a este segmento, y la llegada del nuevo Sony FE 400 mm f/4 GM OSS supone un refuerzo importante para poder hacer frente a este tipo de eventos de acción. Le acompaña también un nuevo súper zoom, el Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS, que complementa el Sony FE 100-400 mm G.

Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo
Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo

Con ellos ya son 51 el número de objetivos nativos para la montura E de Sony, que se jacta ahora de disponer de un completo catálogo de ópticas. Aún no estamos al mismo nivel que Canon y Nikon, pero desde luego no son opciones las que faltan. Ambas ópticas, que llegan a 600 mm, han sido diseñadas para fotografía de deporte y naturaleza, y buscan ofrecer un máximo rendimiento a estas focales manteniendo –dentro de lo posible– unas dimensiones comedidas.

Sony FE 600 mm f/4 GM OSS

El Sony FE 600 mm f/4 GM OSS es la décima referencia de la familia G Master, ópticas de alta gama que se caracterizan por ofrecer la mayor calidad de imagen posible, a un precio en consecuencia.

Como era de esperar, Sony no ha reparado en gastos en su nuevo súper teleobjetivo. Las curvas MTF presentadas por el fabricante muestran un comportamiento envidiable, con unas curvas prácticamente planas, con un rendimiento por encima –según pruebas internas– de sus equivalentes para réflex de Canon y Nikon.

Curvas MTF del Sony FE 600 mm f/4 GM OSS (expresadas en 10 y 30 pares de líneas por mm) © Sony
Curvas MTF del Sony FE 600 mm f/4 GM OSS (expresadas en 10 y 30 pares de líneas por mm) © Sony

A ello contribuye una lente XA de gran tamaño –la más grande fabricada hasta la fecha– situada en su complejo esquema óptico de 24 lentes distribuidas en 18 grupos; cuenta además con un revestimiento Nano AR para minimizar el ghosting y flare. Sony destaca también su diafragma de tipo circular conformado por nada menos que 11 palas.

Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo

A nivel de enfoque, Sony ha incluido dos motores lineales XD, más eficientes que los complejos motores supersónicos de tipo SSM que aquejan en general de una mayor fricción y hunting.

En cuanto al acabado, dispone del mismo panel de conmutadores con cuatro botones personalizables que encontramos en el barrilete del 400 mm, e incluso comparte el mismo diámetro para el aro de enfoque para mayor comodidad al cambiar entre estas ópticas. Encontramos también una ranura para filtro de 40,5 mm. Sony también habla de un sellado ‘profesional’ a la altura de las expectativas.

Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo

Por supuesto, todo ello se traduce en un precio de cinco cifras, aunque por debajo de lo que se podría esperar en un principio, pues los 14.000 € que se piden por él no son mucho más de los 12.000 € que cuesta el 400 mm. Cifras que están en consonancia con las características de este tipo de objetivos, similares a las que piden sus competidores más directos.

Sony FE 200-600 mm f/5,6-6,3 G OSS

El Sony FE 200-600 mm f/5,6-6,3 G OSS, por su lado, pertenece a la menos onerosa y exigente serie G de la compañía. Cuesta casi siete veces menos que el 600 mm G Master; su precio de ‘solo’ 2.100 € lo hace bastante atractivo para aquellos usuarios que buscan un zoom potente con un buen rendimiento.

Sus dimensiones son bastante comedidas teniendo en cuenta el rango de focales ofrecido. Además, dispone de un mecanismo de zoom interno, por lo que su longitud no varía con la focal. Su esquema óptico, formado también por 24 lentes aunque en 17 grupos, no dispone de las avanzadas lentes XA, pero sí de 5 lentes ED de extra baja dispersión.

Curvas MTF del Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS (expresadas en 10 y 30 pares de líneas por mm) © Sony
Curvas MTF del Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS (expresadas en 10 y 30 pares de líneas por mm) © Sony

Las curvas MTF no son, como era de esperar para este zoom, tan planas como las de la óptica fija, pero se sitúan aún así por encima de otros zooms de la competencia como Sigma o Tamron –siempre según las pruebas internas de Sony–. Su diafragma también consta de 11 palas, como el del 600 mm GM, así como el revestimiento Nano AR.

Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo
Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo

Sí se hacen concesiones, sin embargo, a nivel del sistema de enfoque, pues los motores lineales XD que encontramos en el G Master dejan paso a los menos potentes DDSSMDirect Drive Super Sonic Motor–. A pesar de ello, Sony destaca que su autoenfoque es rápido y preciso cuando se usa con sus últimos modelos de cámaras alpha. El barrilete, a diferencia del G Master, cuenta con solo tres conmutadores.

Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo
Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS + Sony α7R III © Albedo

Por supuesto, también es compatible con los teleconvertidores 1,4x y 2x de Sony para montura E, lo que permite llegar a los 1.200 mm; eso sí, sacrificando la luminosidad en consecuencia, pues a cambio de su comedido tamaño y precio, este zoom se conforma con una apertura máxima de f/5.6-6.3.

En la práctica

¿En qué se traducen todas estas especificaciones en la práctica? Después de pasar solo unas horas con estas nuevas ópticas es difícil sacar una conclusión definitiva sobre su calidad de imagen o su autoenfoque –los dos puntos más importantes de estas–, pero sí podemos hacernos una idea de su rendimiento.

Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 400 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © JG/Albedo

Lo primero que salta a la vista son sus considerables dimensiones; sin embargo, esto no se traduce en un peso exagerado, sino todo lo contrario. Es el caso especialmente del Sony FE 600 mm f/4 GM, que ‘parece’ casi ligero si nos atenemos a su tamaño: casi 45 cm de longitud para un diámetro máximo que supera los 160 mm.

Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © JG/Albedo

De hecho, como ya apuntábamos más arriba, se trata del más ligero de su categoría, aunque no por ello significa que podamos trabajar con él de forma ininterrumpida sin trípode, pues si sumamos el peso de cuerpo y demás accesorios, esos casi 4 kg se acaban notando. Y hablando del cuerpo de la cámara: a pesar de que sus dimensiones parecen diminutas con respecto al objetivo, se maneja de forma bastante cómoda, aunque ciertamente con un cuerpo más contundente como el de las Lumix S de Panasonic se trabajaría todavía mejor.

Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © Albedo
Sony FE 600 mm f/4 GM OSS + Sony α9 © JG/Albedo

El sistema de autoenfoque, crítico para los fotógrafos profesionales a los que están destinadas estas ópticas, nos ha parecido muy convincente; un comportamiento por parte ya esperado, pues las última ‘alpha’ de Sony han realizado grandes progresos en este sentido, especialmente en los algoritmos de enfoque por seguimiento de ojo o Eye AF.

Rendimiento y calidad de imagen

Nuestro primer escenario de prueba gira en torno a la fotografía de deportes, en concreto un partido de polo, donde podemos probar sobre todo las capacidades de seguimiento de estas ópticas en combinación con los últimos modelos de cámara de Sony. Por un lado, probamos el zoom Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS en combinación con la Sony α7R III, con la se consiguen resultados muy satisfactorios teniendo en cuenta el precio relativamente asequible de esta óptica.

Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 200 mm – f/5,6 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 640 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 200 mm – f/5,6 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 640 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 400 mm – f/6,3 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 800 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 400 mm – f/6,3 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 800 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 400 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 400 © Albedo

Por otro lado, ponemos a prueba el imponente Sony FE 600 mm f/4 GM OSS junto con la Sony α9, una combinación bastante más onerosa pero que, evidentemente, ofrece resultados superiores, tanto a nivel del tracking pero especialmente en lo que se refiere a la calidad de imagen: recordemos que hablamos de una óptica 7 veces más cara con un esquema óptico bastante más avanzado. En ambos casos, hemos configurado los objetivos a su máxima apertura.

Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 250 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 250 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 500 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 500 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 250 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 250 © Albedo

Es importante tener en cuenta que mientras que la Sony α9 dispone de una ráfaga de disparo más rápido y un sistema de AF con mayores prestaciones, el último firmware –v5.0– no incluye todavía el Eye AF para animales, algo que sí incorpora ya la Sony α7R III en su última actualización. Ello significa que esta última consigue mejores resultados cuando buscamos ‘clavar’ el foco en el ojo del animal –caballos en este caso–, aunque este ‘problema’ se solucionará en breve con la llegada del FW v6.0 para Sony α9, cuyo lanzamiento es inminente.

Este comportamiento se hace notar particularmente en nuestro segundo escenario de prueba, en el que pudimos retratar diferentes elementos de la fauna salvaje. Como en la prueba anterior, empezamos con las muestras de la Sony FE 200-600 mm f/5.6-6.3 G OSS en combinación con la Sony α7R III.

Sony α7R III  + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 200 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 200 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 200 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 200 © Albedo

Si bien el enfoque por seguimiento de ojo en animales no funciona todavía a la perfección, los resultados son bastante sorprendentes, teniendo en cuenta a distancia a la que nos encontramos y los diferentes elementos de distracción de la escena que pueden confundir en muchos casos al algoritmo de AF. Hacemos notar, no obstante, que la Sony a7R III no es compatible con el modo de enfoque de tracking cuando activamos el Eye AF.

Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 400 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 600 mm – f/6,3 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 400 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 200 mm – f/5,6 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 320 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 200 mm – f/5,6 – ¹⁄₁₀₀₀ sec – ISO 320 © Albedo

En todo caso, cabe resaltar el buen compromiso entre calidad de imagen y tamaño del nuevo zoom de Sony, que con un peso de poco más de 2 kg se hace sorprendentemente llevadero. No es el caso del nuevo 600 mm ‘G Master’, que no hace prácticamente concesiones en cuanto a calidad de imagen, como podemos observar en las siguientes muestras realizadas en combinación –de nuevo– con la Sony α9.

Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 500 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 500 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 1000 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 1000 © Albedo

También encontramos diferencias a nivel del bokeh ofrecido por el súper teleobjetivo de Sony, como apreciamos en las siguientes tomas. Recordemos que ambos objetivos incluyen un diafragma conformado por nada menos que 11 palas.

Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 250 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₁₆₀₀ sec – ISO 250 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 125 © Albedo
Sony α9 + FE 600mm F4 GM OSS – 600 mm – f/4,0 – ¹⁄₅₀₀ sec – ISO 125 © Albedo

Conclusiones

Como ya comentábamos más arriba, es pronto para sacar conclusiones definitivas, pero sí podemos aventurarnos a compartir unas primeras impresiones. Por un lado, el zoom Sony FE 200-600 mm de la serie G muestra un buen equilibrio en todas las facetas, y su muestra muy versátil, todo ello con un precio ajustado que apenas rebasa los 2.000 €. Es casi un 50% menos que lo que cuesta el Sony FE 100-400 mm de la serie G Master, así que se postula como una interesante alternativa para aquellos que necesiten de un mayor recorrido focal y no requieran de las ‘virtudes’ de la familia de más alta gama de Sony.

Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 209 mm – f/5,6 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 400 © Albedo
Sony α7R III + FE 200-600mm F5.6-6.3 G OSS – 200 mm – f/5,6 – ¹⁄₈₀₀ sec – ISO 400 © Albedo

Por otro lado, el superlativo Sony FE 600 mm f/4 de la serie G Master ofrece una calidad de imagen excepcional y un acabo de primer nivel, con un precio que podría ser más abultado si nos atenemos a sus especificaciones; de hecho, ‘sorprende’ que solo cueste 2.000 € más que el Sony FE 400 mm f/2.8 de la misma familia. Una óptica para especialistas y profesionales que llega justo a tiempo para poder ‘competir’ en los próximos juegos olímpicos, y aunque Sony todavía tiene un largo camino que recorrer para conseguir ganar terreno a Canon y Nikon en este tipo de eventos, es indudable que este nuevo lanzamiento ayudará a consolidar la compañía dentro de la fotografía deportiva pero también de naturaleza.

Dejar una respuesta

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre

       

Los comentarios en esta página pueden ser moderados; en tal caso no aparecerán inmediatamente al ser enviados. Las descalificaciones personales, los comentarios inapropiados, de extensión desmesurada o con demasiados errores ortográficos podrán ser eliminados. Asimismo, en caso de errores considerados tipográficos, el editor se reserva el derecho de corregirlos antes de su publicación con el fin de mejorar la comprensión de los mismos. Recordamos a los lectores que el propósito final de este medio es informar. Para recibir soporte sobre dispositivos o problemas particulares les invitamos a contactar con el correspondiente servicio de atención al cliente.